El tsu­na­mi no da res­pi­ro y bus­can evi­tar que los ni­ños pa­dez­can el desas­tre

Con jue­gos y can­cio­nes bus­can evi­tar que los ni­ños si­gan su­frien­do las con­se­cuen­cias del desas­tre

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Oc­ta­via no pier­de de vis­ta a sus hi­jos, mien­tras can­tan y jue­gan con otros ni­ños du­ran­te un ta­ller que tra­ta de ali­viar el trauma ge­ne­ra­do por el tsu­na­mi que de­vas­tó las ori­llas del es­tre­cho de la Son­da en In­do­ne­sia.

Pa­ra los edu­ca­do­res que ani­man es­te pro­gra­ma en una sa­la de fút­bol re­con­ver­ti­da en cen­tro de eva­cua­ción en la lo­ca­li­dad de La­buan, la idea es sen­ci­lla: el jue­go de­be per­mi­tir a los ni­ños ol­vi­dar du­ran­te un tiem­po lo que vi­vie­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na, cuan­do una ola gi­gan­te cru­zó el es­tre­cho que se­pa­ra las is­las de Ja­va y Su­ma­tra.

Se­gún los ex­per­tos, la tra­ge­dia si­guió a una erup­ción mo­de­ra­da del Anak Kra­ka­toa, “hi­jo” del le­gen­da­rio vol­cán Kra­ka­toa, que pro­vo­có un hun­di­mien­to sub­ma­rino de una par­te del vol­cán y el des­pla­za­mien­to de ma­sas de agua.

El úl­ti­mo ba­lan­ce has­ta la fe­cha da cuen­ta de 430 muer­tos, 1.495 he­ri­dos y 159 des­apa­re­ci­dos.

Oc­ta­via, de 30 años, jun­to con su ma­ri­do, su be­bé y dos hi­jos de tres y cin­co años se sal­va­ron. Pe­ro per­die­ron ca­si to­dos sus bie­nes.

“Mi ca­sa fue arra­sa­da por las olas”, ex­pli­ca a la AFP Oc­ta­via, sen­ta­da so­bre una lo­na. De­trás de ella, la ro­pa se es­tá se­can­do. “Só­lo pu­de guar­dar al­gu­nos bie­nes. El res­to des­apa­re­ció”, des­ta­ca.

Afec­ta­dos psi­co­ló­gi­ca­men­te

En otros cen­tros de eva­cua­ción, se dis­tri­bu­yen ho­jas a los ni­ños pa­ra que di­bu­jen, así co­mo pe­lu­ches y ju­gue­tes.

En to­dos la­dos, los vo­lun­ta­rios de las aso­cia­cio­nes de ayu­da es­tán aten­tos a los sig­nos de trauma vin­cu­la­dos con el tsu­na­mi, co­mo la pér­di­da de ape­ti­to o las di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir.

“Hay mu­chos ni­ños afec­ta­dos psi­co­ló­gi­ca­men­te”, ob­ser­vó Di­na Ama­nah Ta­yu­sa­ni, de la aso­cia­ción Anak Ban­ten.

“Al­gu­nos per­die­ron a sus pa­dres. Mu­chos per­die­ron su ca­sa, sus co­sas”, aña­de.

Los mé­di­cos la­men­tan la fal­ta de me­di­ca­men­tos y de re­ser­vas de agua po­ta­ble y te­men una cri­sis sa­ni­ta­ria.

Cer­ca de 22.000 per­so­nas han si­do des­pla­za­das, y los ni­ños son cla­ra­men­te las per­so­nas más vul­ne­ra­bles, ex­pli­ca Mi­chel Rooi­jac­kers, de la or­ga­ni­za­ción Ya­ya­san Sa­yan­gi Tu­nas Ci­lik, uno de los so­cios de la aso­cia­ción Sa­ve The Chil­dren en In­do­ne­sia.

Ade­más de la aco­gi­da y la dis­tri­bu­ción de kits de hi­gie­ne, es­ta aso­cia­ción creó es­pa­cios pa­ra ayu­dar a los ni­ños en apu­ros.

“La si­tua­ción en los re­fu­gios tem­po­ra­les es­tá me­jo­ran­do pe­ro aún no es óp­ti­ma”, ex­pli­ca Rooi­jac­kers.

“Es muy útil. Mis hi­jos pue­den co­no­cer a otros ni­ños y así no se abu­rren”, ex­pli­ca Oc­ta­via. “Mi hi­jo me di­jo: ‘Ma­má, aho­ra es­ta­mos de va­ca­cio­nes’. Me pu­se a llo­rar por­que en reali­dad, su­fri­mos mu­cho”, co­men­ta.

Ele­van aler­ta por el vol­cán

En tan­to, In­do­ne­sia au­men­tó el jue­ves el ni­vel de aler­ta pa­ra el vol­cán que cau­só un tsu­na­mi en el es­tre­cho de la Son­da, y cu­ya ac­ti­vi­dad po­dría en­gen­drar una nue­va ola mortal.

Las aux­to­ri­da­des lle­va­ron el ni­vel de aler­ta a “ele­va­do”, es de­cir el se­gun­do más im­por­tan­te. La avia­ción ci­vil pi­dió a to­dos los avio­nes que evi­ten la zo­na.

Tam­bién ex­ten­die­ron a cin­co ki­ló­me­tros el ra­dio de la zo­na prohi­bi­da en torno al Anak Kra­ka­toa. Ins­ta­ron a los ha­bi­tan­tes a man­te­ner­se ale­ja­dos del li­to­ral, tras el tsu­na­mi que se aba­tió el sá­ba­do por la no­che con­tra las cos­tas del es­tre­cho, en­tre las is­las de Su­ma­tra y Ja­va.

Anak Kra­ka­toa es una pe­que­ña is­la vol­cá­ni­ca que sur­gió en el océano me­dio si­glo des­pués de la mor­tí­fe­ra erup­ción del vol­cán Kra­ka­toa de 1883, que de­jó más de 36.000 muer­tos. Es uno de los 127 vol­ca­nes ac­ti­vos de In­do­ne­sia.

El jue­ves, el Anak se­guía ex­pul­san­do nu­bes de ce­ni­zas, por lo que el ries­go era ma­yor pa­ra los bar­cos que na­ve­ga­ran por las in­me­dia­cio­nes.

“La gen­te [cer­ca del vol­cán] po­dría ser al­can­za­da por pie­dras ar­dien­tes, por el de­rra­me de [flu­jos] pi­ro­clás­ti­cos y es­pe­sas ce­ni­zas”, aña­dió.

“Re­zad por no­so­tros”

“He­mos in­cre­men­ta­do el ni­vel de aler­ta a cau­sa de un cam­bio en las ca­rac­te­rís­ti­cas de la erup­ción”, de­cla­ró el jue­ves a la AFP un res­pon­sa­ble del Ob­ser­va­to­rio del Kra­ka­toa, Kus Hen­dratno.

Los flu­jos pi­ro­clás­ti­cos no su­po­nen un ries­go in­me­dia­to pa­ra las ciu­da­des de la re­gión por­que el vol­cán se en­cuen­tra en una is­la en me­dio del es­tre­cho y ale­ja­da de los cen­tros de po­bla­ción. Pe­ro el cam­bio de ni­vel de aler­ta acre­cen­tó los te­mo­res de los ha­bi­tan­tes, ya asus­ta­dos an­te la idea de vol­ver a sus ca­sas.

“Re­zad por no­so­tros pa­ra que to­do sal­ga bien”, ro­gó por su par­te Suk­ma, agen­te de se­gu­ri­dad en Mu­tia­ra Ca­ri­ta Cot­ta­ges, cu­yos edi­fi­cios es­tán to­tal­men­te de­vas­ta­dos.

“Es­to me preo­cu­pa”, de­cla­ró Ugi Su­giar­ti, co­ci­ne­ro del ho­tel Au­gus­ta de Ca­ri­ta, una de las lo­ca­li­da­des más afec­ta­das por el tsu­na­mi. “Ya he si­do eva­cua­do”.

Cer­ca de 22.000 per­so­nas tu­vie­ron que aban­do­nar sus ho­ga­res tras el tsu­na­mi y aho­ra es­tán vi­vien­do en re­fu­gios.

El miér­co­les por la no­che, las au­to­ri­da­des ad­vir­tie­ron que el vien­to arras­tra las ce­ni­zas y la are­na has­ta las lo­ca­li­da­des de Ci­le­gon y Se­ran, en la is­la de Ja­va, y ex­hor­ta­ron a los ha­bi­tan- tes a lle­var ga­fas y mas­ca­ri­llas si sa­lían de ca­sa.

Las llu­vias to­rren­cia­les pro­vo­ca­ron inun­da­cio­nes en al­gu­nos sec­to­res, com­pli­can­do las la­bo­res de los so­co­rris­tas, y las­tran­do un po­co más la vi­da de las per­so­nas afec­ta­das por el tsu­na­mi.

Los mé­di­cos aler­ta­ron de la fal­ta de me­di­ca­men­tos y de agua po­ta­ble, ali­men­tan­do los te­mo­res de una cri­sis sa­ni­ta­ria.

Es la ter­ce­ra ca­tás­tro­fe en el ar­chi­pié­la­go en los úl­ti­mos seis me­ses, tras una se­rie de sis­mos en la is­la de Lom­bok en ju­lio y agos­to, y de un tsu­na­mi en Pa­lu, en la is­la de Cé­le­bes, que cau­só 2.200 muer­tos y mi­les de des­apa­re­ci­dos en sep­tiem­bre.

In­do­ne­sia, una de las zo­nas más pro­cli­ves a su­frir ca­tás­tro­fes de la Tie­rra, se en­cuen­tra en el lla­ma­do Cin­tu­rón de Fuego del Pa­cí­fi­co, don­de coin­ci­den pla­cas tec­tó­ni­cas y se pro­du­ce una gran par­te de las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y sis­mos del pla­ne­ta.

El 26 de di­ciem­bre de 2004, un tsu­na­mi des­en­ca­de­na­do por un sis­mo sub­ma­rino de mag­ni­tud 9,3 fren­te a las cos­tas de Su­ma­tra, en In­do­ne­sia, cau­só la muer­te de 220.000 per­so­nas de va­rios paí­ses del océano Ín­di­co, 168.000 de ellas en In­do­ne­sia.

El jue­go de­be per­mi­tir a los ni­ños ol­vi­dar du­ran­te un tiem­po lo que vi­vie­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na, cuan­do una ola gi­gan­te cru­zó el es­tre­cho que se­pa­ra las is­las de Ja­va y Su­ma­tra

Los mé­di­cos aler­ta­ron de la fal­ta de me­di­ca­men­tos y de agua po­ta­ble, ali­men­tan­do los te­mo­res de una cri­sis sa­ni­ta­ria

S. TUMBELAKA - AFP

La zo­na del es­tre­cho de la Son­da fue de­vas­ta­da por las olas gi­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.