Un año du­ro

El año que se va de­ja una es­te­la de con­flic­tos, muer­tos y des­pla­za­dos. Ha­ce un si­glo ter­mi­na­ba la Gran Gue­rra; hoy pa­re­ce es­tar con­ti­nua­men­te em­pe­zan­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

Las gue­rras, los en­fren­ta­mien­tos y las cri­sis mi­gra­to­rias mar­ca­ron el año que se va

El 2018 fue un año con­vul­so, vio­len­to y de­sola­dor. El nú­me­ro de re­fu­gia­dos y des­pla­za­dos en to­do el mun­do lle­gó al ré­cord de 70 mi­llo­nes, se­gún ci­fras de la Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos. Es­ta ten­den­cia sin pre­ce­den­tes en los des­pla­za­mien­tos y ex­pul­sio­nes ma­si­vas, que ya en 2014 su­peró al ma­yor nú­me­ro de re­fu­gia­dos y des­pla­za­dos en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad (lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do lle­gó a 60 mi­llo­nes), se ha man­te­ni­do cons­tan­te des­de 2011, cuan­do es­ta­lló la gue­rra en Si­ria.

Des­de lue­go ha ha­bi­do otros con­flic­tos en Áfri­ca y en Asia, así co­mo al­gu­nos de­sas­tres na­tu­ra­les, que han con­tri­bui­do a esa ci­fra. Pe­ro el con­flic­to si­rio y sus de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias fue el epi­cen­tro de esa tra­ge­dia ma­si­va que inun­dó a Eu­ro­pa y a va­rios paí­ses de Me­dio Orien­te con mi­llo­nes de de­ses­pe­ra­dos hu­yen­do en des­ban­da­da. Es muy po­si­ble que los his­to­ria­do­res al­gún día lo lla­men la ter­ce­ra gue­rra mun­dial, ya que ha si­do el con­flic­to más de­vas­ta­dor en que ha­yan par­ti­ci­pa­do di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te las po­ten­cias mun­dia­les, dio ori­gen al bru­tal y aso­la- dor Es­ta­do Is­lá­mi­co y se man­tu­vo en el tiem­po por la ter­que­dad de Was­hing­ton y sus alia­dos que du­ran­te años se ne­ga­ron a acep­tar la con­ti­nui­dad del ré­gi­men de Bas­har al As­sad en Da­mas­co.

La pre­sión del es­ta­blish­ment de Was­hing­ton y el po­der inusi­ta­do que co­bra­ron las agen­cias de in­te­li­gen­cia du­ran­te el go­bierno de Ba­rack Oba­ma fue su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner el pul­so en Si­ria du­ran­te ocho lar­gos años. Lo que, au­na­do a las desas­tro­sas con­se­cuen­cias de la in­ter­ven­ción en Li­bia y la caí­da de Muam­mar al Gad­da­fi, abrie­ron las com­puer­tas de la san­gría mi­gra­to­ria des­de el Áfri­ca y el Me­dio Orien­te que hoy tie­ne a Oc­ci­den­te en ja­que, des­de el ex­te­rior y tam­bién des­de el in­te­rior. Des­de el ex­te­rior, por los flu­jos de emi­gran­tes, que por mi­llo­nes con­ti­núan em­pu­jan­do las puer­tas de Eu­ro­pa. Y des­de el in­te­rior, por­que ese es­ta­do de co­sas ha si­do un po­de­ro­so cal­do de cul­ti­vo pa­ra el au­ge de los mo­vi­mien­tos na­cio­nal- po­pu­lis­tas en el Reino Uni­do, en Ita­lia, en Fran­cia, en Ho­lan­da, en Aus­tria, en Hun­gría, en Po­lo­nia y otros paí­ses eu­ro­peos.

Sin em­bar­go des­de que ha­ce unos días Do­nald Trump de­ci­dió re­ti­rar a Es­ta­dos Uni­dos de Si­ria, en lo que pa­re­ció la más ra­zo­na­ble de to­das sus me­di­das de go­bierno, ha en­fren­ta­do la ira del es­ta­blish­ment de Was­hing­ton, que

En Ni­ca­ra­gua, el ré­gi­men de Da­niel Or­te­ga y su es­po­sa, Ro­sa­rio Mu­ri­llo se co­bró la vi­da de más de 500 ma­ni­fes­tan­tes en una san­grien­ta re­pre­sión que se ha ex­ten­di­do des­de que em­pe­za­ron las pro­tes­tas a fi­nes de abril

con­si­de­ra la re­ti­ra­da del Le­van­te una ca­pi­tu­la­ción en fa­vor de la Ru­sia de Vla­di­mir Pu­tin, alia­do de As­sad. In­me­dia­ta­men­te el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis, anun­ció que de­ja­rá el car­go en fe­bre­ro; 48 ho­ras más tar­de, re­nun­ció el en­via­do es­pe­cial de Was­hing­ton pa­ra la Coa­li­ción con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co, Brett McGurk.

Nom­bra­do en el car­go por Oba­ma en 2015, McGurk de­bía pre­sen­tar re­nun­cia en enero de 2019; pe­ro de­ci­dió ade­lan­tar­la un mes pa­ra ex­pre­sar su des­con­ten­to con la re­ti­ra­da de Si­ria. Al­go que ha en­con­tra­do eco en los me­dios co­mo si se tra­ta­ra de una ba­ja sen­si­ble del go­bierno Trump. Pe­ro la re­nun­cia de Mat­tis, in­du­da­ble­men­te tam­bién mo­ti­va­da por la sa­li­da de Si­ria, fue un gol­pe du­ro y real pa­ra la Ca­sa Blan­ca, en mo­men­tos que en­fren­ta la re­pul­sa de los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos y de to­do el es­ta­blish­ment por la me­di­da. Y así, lo que — co­mo ha­ce cien años pa­ra ce­rrar 1918— de­be­ría ver­se y ce­le­brar­se hoy al ba­jar cor­ti­na al 2018 co­mo el fin del más san­grien­to con­flic­to in­ter­na­cio­nal en la his­to­ria, se ha con­ver­ti­do en un es­cán­da­lo más del in­ter­mi­na­ble ti­re y aflo­je en­tre Trump y Was­hing­ton.

Buen pri­ni­ci­pio, mal fin

El mun­do ha­bía em­pe­za­do el año re­la­ti­va­men­te en cal­ma, con el con­flic­to si­rio en ba­ja in­ten­si­dad tras la cam­pa­ña ru­sa y la de­rro­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co, lo que pa­re­cía pre­sa­giar bue­nos au­gu­rios.

Las au­to­cra­cias de Chi­na y Ru­sia afian­za­ban sus li­de­raz­gos: Xi Xin­ping era in­ves­ti­do co­mo pre­si­den­te vi­ta­li­cio al eli­mi­nar el ré­gi­men el lí­mi­te de dos man­da­tos pre­si­den­cia­les; y Vla­di­mir Pu­tin arra­sa­ba en las elec­cio­nes, pa­ra go­ber­nar Ru­sia has­ta 2024; o tal vez, co­mo de­cía el ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez, “has­ta que el cuer­po aguan­te”. Y Trump, con los es­cán­da­los de cos­tum­bre al in­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos, sien­do el de la lla­ma­da “tra­ma ru­sa” el que más ba­jas le ha cos­ta­do en su en­torno más cer­cano. Pe­ro en ge­ne­ral, con re­sul­ta­dos muy aus­pi­cio­sos pa­ra la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos.

Los ri­fi­rra­fes in­ter­na­cio­na­les, em­pe­ro, no se hi­cie­ron es­pe­rar. Pron­to el neo­yor­quino vol­vió a la car­ga con­tra sus alia­dos eu­ro­peos, a quie­nes fus­ti­gó por no des­ti­nar su­fi­cien­te pre­su­pues­to a su pro­pia de­fen­sa (lo que ter­mi­na re­dun­dan­do en un gas­to mi­li­tar es­tra­tos­fé­ri­co pa­ra Was­hing­ton) y cues­tio­nan­do las lí­neas maes­tras de la his­tó­ri­ca alian­za trans­atlán­ti­ca. Es­to ha lle­va­do a los lí­de­res eu­ro­peos es­te año a per­der to­da con­fian­za en Trump, a quien ven in­clu­so co­mo de­ma­sia­do in­dul­gen­te con el ex­pan­sio­nis­mo de Pu­tin. Lo que lle­gó al cul­men du­ran­te la cum- bre de Helsinki en ju­lio, cuan­do el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano se mos­tró muy ami­ga­ble con el ru­so, días des­pués de ha­ber amo­nes­ta­do se­ve­ra­men­te a los eu­ro­peos en la cum­bre de la OTAN.

Por esos días, Trump ini­ció tam­bién lo que se ha da­do en lla­mar “la ma­yor gue­rra co­mer­cial de la his­to­ria”, im­po­nien­do ele­va­dos aran­ce­les a los pro­duc­tos chi­nos; me­di­da que fue a su vez re­pli­ca­da por el go­bierno de Bei­jing pa­ra al­can­zar en agos­to un to­tal de US$ 50.000 mi­llo­nes en di­ver­sos ru­bros. Es­tas po­lí­ti­cas han ter­mi­na­do pro­vo­can­do al mis­mo tiem­po una an­tes im­pen­sa­da alian­za es­tra­té­gi­ca en­tre Chi­na y el Krem­lin, que aho­ra se han uni­do pa­ra ha­cer fren­te al pro­tec­cio­nis­mo de Trump y a las san­cio­nes.

En Amé­ri­ca La­ti­na, mien­tras en Mé­xi­co lle­ga­ba a la pre­si­den­cia el per­se­ve­ran­te can­di­da­to de la iz­quier­da An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, des­pués de dos in­ten­tos fa­lli­dos por ocu­par el si­llón de Be­ni­to Juá­rez, en Bra­sil iba a pri­sión Luiz Iná­cio ‘Lu­la’ da Sil­va, sím­bo­lo de la iz­quier­da en el con­ti­nen­te, en­vuel­to en el ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción en la his­to­ria de la re­gión, que pro­pi­ció la es­tre­pi­to­sa caí­da del po­der de su al­ma ma­ter, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. El año ce­rra­ría lue­go con la aplas­tan­te vic­to­ria del can­di­da­to de la ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro, lo que pu­so de ma­ni­fies­to que el har­taz­go de los bra­si­le­ños con la co­rrup­ción del PT y con la vio­len­cia en las ca­lles era bas­tan­te ma­yor de lo que se creía.

A fi­nes de agos­to, las san­cio­nes im­pues­tas por el go­bierno de Trump a Tur­quía, por cuen­ta de un pas­tor re­li­gio­so que —acu­sa­do de cons­pi­ra­ción— pur­ga­ba con­de­na en las cár­ce­les de An­ka­ra, cau­só el bru­tal des­plo­me de la li­ra tur­ca. El tem­bla­de­ral en los mer­ca­dos se hi­zo sen­tir has­ta la Ar­gen­ti­na, cu­ya frá­gil eco­no­mía en­tró en una cri­sis cam­bia­ria de la que el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri tu­vo que ser res­ca­ta­do por el FMI con una in­yec­ción de US$ 57.000 mi­llo­nes.

La dic­ta­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, sos­te­ni­da por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia cu­ba­nos, con­ti­nuó su en­lo­que­ci­da de­ri­va ha­cia el abis­mo en me­dio de la hi­per­in­fla­ción, la es­ca­sez, una bru­tal re­pre­sión in­ter­na y el éxo­do ma­si­vo de ve­ne­zo­la­nos que hoy se es­par­cen por mi­llo­nes en ca­si to­dos los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos des­de Ecua­dor has­ta Uru­guay.

En Ni­ca­ra­gua, el ré­gi­men de Da­niel Or­te­ga y su es­po­sa, Ro­sa­rio Mu­ri­llo, se co­bró la vi­da de más de 500 ma­ni­fes­tan­tes en una san­grien­ta re­pre­sión que se ha ex­ten­di­do des­de que em­pe­za­ron las pro­tes­tas a fi­nes de abril.

A me­dia­dos de oc­tu­bre, mi­les de per­so­nas em­pren­die­ron un éxo­do a pie des­de Hon­du­ras has­ta Es­ta­dos Uni­dos, en una im­pre­sio­nan­te ca­ra­va­na a la que se iba ple­gan­do gen­te has­ta al­can­zar cer­ca de 7.000 al­mas; en­tre ellos, tam­bién mu­chos gua­te­mal­te­cos. Va­rios de los ca­mi­nan­tes se en­cuen­tran hoy va­ra­dos en la fron­te­ra de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos tras cho­car re­pe­ti­das ve­ces con­tra el mu­ro de Trump. El go­bierno de Juan Orlando Her­nán­dez en Hon­du­ras, acu­sa­do de ile­gí­ti­mo por frau­de elec­to­ral y con va­rias man­chas de co­rrup­ción en el lo­mo, sos­tie­ne que “la ca­ra­va­na” fue una cam­pa­ña or­ques­ta­da y fi­nan­cia­da por la iz­quier­da de su país y el go­bierno de Ve­ne­zue­la.

Hay va­rios in­di­cios pa­ra pen­sar que Her­nán­dez pue­de es­tar en lo cier­to; pe­ro eso no qui­ta las con­di­cio­nes de vi­da pau­pé­rri­mas en Hon­du­ras, un país in­vi­vi­ble que des­de ha­ce años ex­pul­sa a ra­zón de 300 per­so­nas por día, hu­yen­do del ham­bre, la vio­len­cia y las ma­fias en­quis­ta­das en el po­der. Lo úni­co que hi­cie­ron los or­ga­ni­za­do­res de la ca­ra­va­na —no se sa­be fi­nan­cia­dos por quién— fue jun­tar a to­dos esos emi­gran­tes du­ran­te un mes y me­dio, pa­gán­do­les por per­ma­ne­cer en sue­lo hon­du­re­ño, y así cau­sar un gran im­pac­to cuan­do sa­lie­ran to­dos en tro­pel ha­cia las tie­rras de Do­nald Trump.

Vol­vien­do a Eu­ro­pa, las pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos en Fran­cia han da­do un gi­ro co­per­ni­cano al pa­no­ra­ma del pre­si­den­te Ema­nuel Ma­cron, que cie­rra un año pa­ra el olvido. De lí­der de la Eu­ro­pa li­be­ral y de­mó­cra­ta, ha pa­sa­do a ser un in­te­gran­te im­po­pu­lar más de las éli­tes eu­ro­peas ase­dia­das por el des­con­ten­to de las ma­sas. Las imá­ge­nes, ha­ce unos días, de los je­fes de Es­ta­do de las po­ten­cias del G20 acu­dien­do a fas­tuo­sas re­cep­cio­nes en Bue­nos Ai­res mien­tras Pa­rís es­ta­ba en lla­mas, no po­dían dar una pos­tal más con­tras­tan­te en­tre go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos en esos paí­ses.

Pe­ro la no­ti­cia que más cons­ter­na­ción cau­só en el mun­do fue el ase­si­na­to de un so­lo hom­bre: el pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi, tor­tu­ra­do, des­cuar­ti­za­do y di­suel­to en áci­do por el reino que di­ri­ge con mano de hie­rro el prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­di­ta Moha­med Bin Sal­man. El bru­tal ho­mi­ci­dio y sus de­ta­lles lla­ma­ron fi­nal­men­te la aten­ción del mun­do so­bre las atro­ci­da­des y la re­pre­sión del ré­gi­men de Bin Sal­man. Trump, sin em­bar­go, lo sos­tu­vo. Y aun­que en­fren­tó al­gu­nas ti­bias reacciones en Was­hing­ton —más que na­da, de­cla­ra­cio­nes pa­ra la tri­bu­na—, no re­nun­ció su je­fe del Pen­tá­gono, ni na­die acu­só al pre­si­den­te de “aten­tar con­tra la se­gu­ri­dad na­cio­nal” ni con­tra “los li­nea­mien­tos geo­po­lí­ti­cos de Oc­ci­den­te”. So­lo hay que tum­bar­se a Bas­har al As­sad por­que “Es­ta­dos Uni­dos no pue­de per­mi­tir a un dic­ta­dor en Si­ria”. En Riad, no hay pro­ble­ma.

AFP - A. EASSA

AFP - P. CAR­DO

La fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos fue tes­ti­go del pa­sa­je de mi­les de fa­mi­lias

El ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Kas­hog­gi cau­só cons­ter­na­ción en el mun­do en­te­ro.

M. NGAN - AFP

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos fue cri­ti­ca­do por sus po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias y el re­ti­ro de tro­pas de Si­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.