Opo­si­to­res a Al Asad se sien­ten aban­do­na­dos

Ocho años des­pués del ini­cio del con­flic­to en Si­ria, los opo­si­to­res, den­tro del país o en el exi­lio, di­cen ha­ber si­do aban­do­na­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - TONY GAMAL- GABRIL Y ROUBA EL-HUSSEINI

El po­der del pre­si­den­te Bas­har Al Asad pa­re­ce más fuer­te que nun­ca en un país de­vas­ta­do por la guerra. Gra­cias al apo­yo de Irán y de Ru­sia, el ré­gi­men ha mul­ti­pli­ca­do las vic­to­rias fren­te a los re­bel­des y los yiha­dis­tas has­ta re­cu­pe­rar dos ter­cios del te­rri­to­rio.

“Hoy es­toy bus­can­do una pa­tria”, di­ce de­cep­cio­na­do Cha­di Ma­tar, un jo­ven opo­si­tor si­rio na­ci­do en Da­ra­ya, cer­ca de Da­mas­co, re­fu­gia­do en Tur­quía des­de 2017.

El mi­li­tan­te de 27 años par­ti­ci­pó en las ma­ni­fes­ta­cio­nes pro­de­mo­crá­ti­cas que em­pe­za­ron en mar­zo de 2011. “No pue­do vol­ver a Si­ria mien­tras el ré­gi­men si­ga en pie. Y la ma­yo­ría de los paí­ses que de­cían apo­yar al pue­blo cie­rran sus fron­te­ras a los si­rios”, ex­pli­ca a la AFP.

El con­flic­to en Si­ria, que em­pe­zó en 2011, se fue ha­cien­do más com­ple­jo con los años y la par­ti­ci­pa­ción de paí­ses ex­tran­je­ros. Has­ta aho­ra de­jó más de 360.000 muer­tos y to­dos los in­ten­tos di­plo­má­ti­cos de paz han fra­ca­sa­do, con Asad to­da­vía en el po­der.

Ade­más el ré­gi­men es­tá con­si­guien­do rom­per su ais­la­mien­to den­tro del mun­do ára­be. Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos pe­ro tam­bién Ba­réin anun­cia­ron la reaper­tu­ra de su em­ba­ja­da en Da­mas­co.

Am­bos for­ma­ban par­te del gru­po de cin­co paí­ses del gol­fo que rom­pie­ron sus re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con el po­der en 2012.

“Pa­ra los paí­ses del Gol­fo, sus re­la­cio­nes con la opo­si­ción han ter­mi­na­do, aho­ra es­tán con el ré­gi­men”, in­di­ca el ac­ti­vis­ta Bi­lal Ba­youch, de la pro­vin­cia de Id­leb, el úl­ti­mo gran bas­tión de los re­bel­des del no­roes­te de Si­ria.

In­clu­so los lí­de­res de la opo­si­ción en el exi­lio, que par­ti­ci­pan en las ne­go­cia­cio­nes aus­pi­cia­das por la ONU en Gi­ne­bra, re­co­no­cen que el mo­men­to es com­pli­ca­do.

“Mien­tras el pue­blo si­rio mue­re de frío en los cam­pos de re­fu­gia­dos inun­da­dos por las llu­vias de in­vierno, al­gu­nos de nues­tros her­ma­nos ára­bes com­pi­ten por acer­car­se al cri­mi­nal”, in­di­có el vier­nes en Twit­ter el ne­go­cia­dor je­fe de la opo­si­ción, Nasr Ha­ri­ri.

Al prin­ci­pio de la guerra, va­rios paí­ses del Gol­fo, co­mo Ara­bia Sau­di­ta o Ca­tar, apo­ya­ron ac­ti­va­men­te la re­be­lión con fi­nan­cia­ción y ar­ma­men­to pe­ro su im­pli­ca­ción ha dis­mi­nui­do mu­cho.

“Sí, Bas­har el cri­mi­nal pue­de sa­lir vic­to­rio­so. Pue­de ga­nar fren­te a una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal cóm­pli­ce y fren­te a la ONU”, di­jo Ha­ri­ri, “pe­ro nun­ca po­drá ven­cer fren­te a la vo­lun­tad del pue­blo si­rio li­bre”.

Las ne­go­cia­cio­nes en Gi­ne­bra han que­da­do eclip­sa­das por el lla­ma­do pro­ce­so de As­ta­na, que em­pe­zó en 2017 aus­pi­cia­do por Ru­sia, Irán y Tur­quía, el gran apo­yo de los re­bel­des.

“Re­vo­lu­ción huér­fa­na”

“La opo­si­ción po­lí­ti­ca y mi­li­tar vi­ve ac­tual­men­te su peor fa­se”, apun­ta” Na­war Oli­ver, un ex­per­to so­bre Si­ria del cen­tro Om­ran, con se­de en Tur­quía.

Pa­ra los ex­per­tos, el ré­gi­men po­dría re­to­mar to­tal­men­te los te­rri­to­rios con­tro­la­dos por la co­mu­ni­dad kur­da tras su des­plie­gue el vier­nes en la re­gión de Man­bij (norte).

Id­leb si­gue sien­do el úni­co gran bas­tión in­sur­gen­te que no es­tá con­tro­la­do por el ré­gi­men. La re­gión es­tá do­mi­na­da por los yiha­dis­tas pe­ro tam­bién aco­ge a nu­me­ro­sos gru­pos re­bel­des.

En Id­leb rei­na una cal­ma re­la­ti­va des­de el acuer­do en sep­tiem­bre en­tre Ru­sia y Tur­quía pa­ra crear una “zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da” que se­pa­re los te­rri­to­rios in­sur­gen­tes de las re­gio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

Pa­ra Na­ji Mus­ta­fa, por­ta­voz del Fren­te Na­cio­nal de Li­be­ra­ción (FNL), una coa­li­ción re­bel­de apo­ya­da por Tur­quía, no hay que mi­ni­mi­zar los lo­gros de los in­sur­gen­tes.

“La re­vo­lu­ción re­sis­tió du­ran­te ocho años, fren­te a las gran­des po­ten­cias que lu­chan en el te­rreno”, apun­ta, en re­fe­ren­cia a Irán y Ru­sia.

Mus­ta­fa, que fue ca­pi­tán en el ejér­ci­to del ré­gi­men, de­ser­tó en 2012 pa­ra unir­se a los re­bel­des en la pro­vin­cia de Ale­po (norte).

A sus 38 años, es­tá de­ci­di­do a se­guir con la lu­cha, in­clu­so si es cons­cien­te de la reali­dad en el te­rreno. “Es una re­vo­lu­ción huér­fa­na, fue aban­do­na­da por el mun­do en­te­ro”, afir­ma. •

El con­flic­to en Si­ria de­jó has­ta aho­ra más de 360 mil muer­tos y to­dos los in­ten­tos di­plo­má­ti­cos de paz han fra­ca­sa­do, con Asad to­da­vía en el po­der

DELIL SOULEIMAN - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.