Un tris­te ré­cord

Con el ob­je­ti­vo de es­ca­par de la po­bre­za, en 2018 mi­llo­nes de per­so­nas de­ja­ron su ho­gar pa­ra bus­car re­fu­gio en otras tie­rras

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor GUI­LLER­MO ARIAS - AFP

Si se ha­ce un ba­lan­ce de los acon­te­ci­mien­tos de 2018, se pue­de fá­cil­men­te con­cluir que la mi­gra­ción ha si­do una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más des­ta­ca­das.

Mi­les de si­rios y afri­ca­nos bus­ca­ron al­can­zar cos­tas eu­ro­peas de­bi­do a las gue­rras y pe­nu­rias, otros mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos bus­ca­ron la fron­te­ra pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos (se cal­cu­la que 500.000 al año lo lo­gran clan­des­ti­na­men­te), los ve­ne­zo­la­nos se fue­ron en ma­sas hu­yen­do de una cri­sis pro­fun­da. Se­gún la ONU, el éxo­do ve­ne­zo­lano, que al­can­za unos 3 mi­llo­nes de per­so­nas, es el ma­yor mo­vi­mien­to ma­si­vo de po­bla­ción en la his­to­ria re­cien­te de Amé­ri­ca La­ti­na.

En dis­tin­tas par­tes del mun­do los mi­gran­tes es­ca­pan de con­flic­tos ar­ma­dos o de la po­bre­za. Per­ma­ne­cen ha­ci­na­dos en al­ber­gues en los ca­mi­nos ha­cia otros paí­ses, aje­nos a la bu­ro­cra­cia mi­gra­to­ria y a otras ba­rre­ras ame­na­za­do­ras. Mu­chos de­jan sus vi­das en el in­ten­to. Una tris­te reali­dad que gol­pea y ape­na a to­dos.

Del mu­ro a la hos­pi­ta­li­dad

An­te un fe­nó­meno en cre­ci­mien- to, va­rios go­bier­nos adop­ta­ron me­di­das du­ras con­tra la mi­gra­ción úl­ti­ma­men­te.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha til­da­do de “in­va­sión” a las ca­ra­va­nas de cen­troa­me­ri­ca­nos en la fron­te­ra con México y tie­ne des­ple­ga­dos a los mi­li­ta­res pa­ra con­te­ner­las. Ade­más, anun­ció que el cie­rre par­cial del go­bierno fe­de­ral du­ra­rá has­ta que se cum­pla su de­man­da de fon­dos pa­ra cons­truir un mu­ro en di­cha fron­te­ra. El pa­sa­do 28 de di­ciem­bre ame­na­zó con ce­rrar­la com­ple­ta­men­te si el con­gre­so no fi­nan­cia to­tal­men­te di­cha cons­truc­ción.

En Ita­lia, que es la prin­ci­pal en­tra­da de mi­gran­tes a Eu­ro­pa por el Me­di­te­rrá­neo, el ministro del In­te­rior y lí­der de La Li­ga (ul­tra­de­re­cha), Mat­teo Sal­vi­ni, blo­queó los puer­tos del país a los na­víos hu­ma­ni­ta­rios que res­ca­tan mi­gran­tes en el Me­di­te­rrá­neo. Tam­bién en­du­re­ció las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias y el nú­me­ro de lle­ga­das ba­jó más de 80% en 2018 res­pec­to a años an­te­rio­res.

En Aus­tra­lia ri­ge una po­lí­ti­ca ten­dien­te a acep­tar úni­ca­men­te a los me­jo­res can­di­da­tos, con lo que la can­ti­dad de mi­gran­tes con vi­sa­do per­ma­nen­te ca­yó a su ni­vel más ba­jo en diez años.

Hun­gría tam­bién apro­bó le­gis­la­cio­nes más res­tric­ti­vas y no es­tá res­pe­tan­do las dis­po­si­cio­nes eu­ro­peas en ma­te­ria de asi­lo. En 2015 el go­bierno le­van­tó una alam­bra­da de cen­te­na­res de ki­ló­me­tros en las fron­te­ras ser­bia y croa­ta pa­ra ata­jar el aflu­jo de re­fu­gia­dos que huían de las gue­rras de Me­dio Orien­te. Aún se man­tie­ne.

Las organizaciones de de­re­chos hu­ma­nos de­fien­den a los mi­gran­tes no so­lo por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias, sino por­que con­fían en el va­lor de la di­ver­si­dad en las so­cie­da­des, por lo que tra­tan de pro­mo­ver la in­te­gra­ción so­cial y des­ac­ti­var la xe­no­fo­bia. A la fe­cha, 164 es­ta­dos de los 193 miem­bros de la ONU han fir­ma­do el Pac­to Mundial de la ONU so­bre Pro­tec­ción de Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos.

En ese sen­ti­do, el go­bierno

de México anun­ció a me­dia­dos de di­ciem­bre de 2018 una nue­va po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria en un am­bi­cio­so pro­gra­ma pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo de la re­gión. Sin ir más le­jos, Uru­guay es so­li­da­rio con los ex­tran­je­ros que lle­gan a es­te te­rri­to­rio (es el país de Amé­ri­ca La­ti­na que más fa­ci­li­ta los trá­mi­tes de re­si­den­cia) y ha sa­bi­do ver la opor­tu­ni­dad que el apor­te que los in­mi­gran­tes le­ga­les re­pre­sen­tan pa­ra el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial.

Si bien exis­ten otros ejem­plos de in­te­gra­ción so­cio-cul­tu­ral y so­bre to­do de bue­nas vo­lun­ta­des, a los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos no les es­tá re­sul­tan­do fá­cil ajus­tar sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas an­te es­te fe­nó­meno de mi­gra­ción en cre­ci­mien­to y que los des­bor­da.

Re­sis­ten­cias y mie­dos

Cuan­do los paí­ses no cuen­tan con las po­lí­ti­cas, in­fra­es­truc­tu­ra o lo­gís­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra re­ci­bir a los in­mi­gran­tes, las alar­mas de la po­bla­ción lo­cal se en­cien­den al sen­tir­se en ries­go en su pro­pia tie­rra.

Mu­cha gen­te pien­sa que los re­cién lle­ga­dos son una ame­na­za pa­ra sus pues­tos de tra­ba­jo, pa­ra la se­gu­ri­dad, di­cen que vie­nen a qui­tar y no a apor­tar, que no res­pe­tan la cul­tu­ra y cos­tum­bres lo­ca­les, o que no de­be­rían te­ner de­re­chos en sus paí­ses. En mu­chos ca­sos los in­mi­gran­tes, que tam­bién sien­ten re­sis­ten­cias pa­ra

in­te­grar­se, re­crean sus cul­tu­ras de ori­gen en ba­rrios ét­ni­cos re­la­ti­va­men­te ais­la­dos del res­to de la po­bla­ción, co­mo ocu­rre, por ejem­plo, en al­gu­nas zo­nas de Pa­rís.

Las re­sis­ten­cias se levantan por mie­do o pre­jui­cios an­te lo di­fe­ren­te, ten­den­cia a des­ca­li­fi­car lo que no se en­tien­de o no se com­par­te, o por ideas de que la pro­pia cul­tu­ra es “su­pe­rior o me­jor” y se re­cha­za así lo fo­rá­neo. Es­to se po­ten­cia ge­ne­ral­men­te en paí­ses don­de los go­bier­nos y las ins­ti­tu­cio­nes no se preo­cu­pan ma­yor­men­te por in­cul­car va­lo­res de igual­dad y de­mo­cra­cia en sus sis­te­mas edu­ca­ti­vos, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y so­cio-po­lí­ti­cos.

El so­ció­lo­go ve­ne­zo­lano Tu­lio Her­nán­dez (quien ade­más de ser un es­tu­dio­so del te­ma de la mi­gra­ción y el exi­lio, tu­vo que huir de su país por una or­den de aprehen­sión en su con­tra, co­mo mu­chos otros in­te­lec­tua­les de Ve­ne­zue­la), ob­ser­va que a ve­ces se con­fun­de la xe­no­fo­bia con la apo­ro­fo­bia, es de­cir el re­cha­zo a la po­bre­za.

“Mu­chas ve­ces no se re­cha­za al ex­tran­je­ro o a otra ra­za, sino a la po­bre­za que él re­pre­sen­ta o en­car­na”, di­jo Her­nán­dez. “Mien­tras el mi­gran­te ilus­tra­do o con in­gre­sos eco­nó­mi­cos es bien re­ci­bi­do, el re­fu­gia­do que vi­ve una es­pe­cie de éxo­do sin Moi­sés car­gan­do ni­ños y sus en­se­res en­ci­ma, des­pier­ta el te­mor de que su po­bre­za se ex­tien­da en los lu­ga­res de aco­gi­da, en una suer­te de con­ta­gio; eso es lo que la gen­te re­pe­le”, ana­li­zó el so­ció­lo­go.

Esos sen­ti­mien­tos de xe­no­fo­bia y apo­ro­fo­bia que for­man par­te del ima­gi­na­rio so­cial y crean ba­rre­ras cul­tu­ra­les, pue­den ser tra­ba­ja­dos y des­mon­ta­dos. Por­que cuan­do el fe­nó­meno de la mi­gra­ción es bien en­ten­di­do y apro­ve­cha­do en sus fa­ce­tas po­si­ti­vas, sig­ni­fi­ca apor­tes va­lio­sos pa­ra el co­lec­ti­vo so­cial.

El apor­te des­de la di­fe­ren­cia

La mi­gra­ción pue­de ser vis­ta co­mo una opor­tu­ni­dad; es es­pe­cial­men­te va­lio­sa en paí­ses don­de la po­bla­ción es­tá en­ve­je­cien­do, da­do que quie­nes lle­gan con fre­cuen­cia son jó­ve­nes con dis­po­si­ción a tra­ba­jar, co­mo el ca­so ve­ne­zo­lano. La in­te­gra­ción

Cuan­do el fe­nó­meno de la mi­gra­ción es bien en­ten­di­do sig­ni­fi­ca apor­tes va­lio­sos pa­ra el co­lec­ti­vo so­cial de cul­tu­ras bien en­cau­sa­da ge­ne­ral­men­te en­ri­que­ce y apor­ta di­ver­si­dad de pun­tos de vis­ta y nue­vas pers­pec­ti­vas.

No hay que ol­vi­dar que los mi­gran­tes que lle­ga­ron a Amé­ri­ca La­ti­na des­de Eu­ro­pa de­bi­do a las Gue­rras Mun­dia­les con­tri­bu­ye­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al desa­rro­llo de es­te con­ti­nen­te y de­ja­ron un le­ga­do cul­tu­ral que aún per­ma­ne­ce y le ha da­do iden­ti­dad a la re­gión.

Una si­tua­ción que lla­ma la aten­ción es la del Va­lle Cen­tral Ca­li­for­niano de Es­ta­dos Uni­dos, don­de los in­mi­gran­tes ile­ga­les han ayu­da­do a con­ver­tir a la agri­cul­tu­ra en un ne­go­cio de más de US$ 35.000 mi­llo­nes, a pun­ta de es­fuer­zo y tra­ba­jo. El pre­si­den­te Trump adop­ta me­di­das con­tra los in­mi­gran­tes, pe­ro es­to po­dría re­ver­tir­se en con­tra, ya que, por ejem­plo, se ha es­tu­dia­do que di­cho ne­go­cio del Va­lle Cen­tral ten­de­ría a des­apa­re­cer si los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros tu­vie­ran que de­jar el país.

Esa zo­na, de una ex­ten­sión de 50.000 km2, pro­du­ce la mi­tad de las ver­du­ras, fru­tas y fru­tos se­cos que se con­su­me en Es­ta­dos Uni­dos. En tem­po­ra­da al­ta, la re­co­gi­da se rea­li­za con has­ta 400.000 jor­na­le­ros, 70% de ellos in­do­cu­men­ta­dos, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Da­vis Ca­li­for­nia. Es cla­ro que los re­sul­ta­dos se­rían ma­yo­res si las con­di­cio­nes de vi­da y la­bo­ra­les de esos mi­gran­tes fue­ran me­jo­res. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que, se­gún el es­tu­dio, po­cos nor­te­ame­ri­ca­nos es­tán dis­pues­tos a ha­cer ese tra­ba­jo.

Cues­tión de po­lí­ti­cas y otras me­di­das

Es es­pe­ra­ble que los Es­ta­dos re­cep­to­res de la mi­gra­ción pa­sen de me­di­das de aten­ción hu­ma­ni­ta­ria cor­to­pla­cis­tas a es­tra­te­gias de po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción so­cial a más lar­go pla­zo, ya que el fe­nó­meno se acen­tua­rá en los pró­xi­mos años, se­gún pro­yec­tan or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

Cuan­do las po­lí­ti­cas pú­bli­cas es­tán bien di­se­ña­das in­clu­yen pro­gra­mas de in­ser­ción la­bo­ral, ca­pa­ci­ta­ción se­gún las ne­ce­si­da­des del país re­cep­tor, cur­sos de idio­mas, pre­pa­ra­ción de los in­mi­gran­tes en la nue­va cul­tu­ra, cam­pa­ñas de sos­tén y orien­ta­ción psi­co­ló­gi­ca, des­mon­ta­je gra­dual de pre­jui­cios.

La me­ta es lo­grar la tran­si­ción de una mi­gra­ción asis­ti­da a una mi­gra­ción pro­duc­ti­va, que fa­vo­rez­ca a la so­cie­dad en su con­jun­to. La ta­rea es com­ple­ja. Los cálcu­los del go­bierno de Co­lom­bia lo prue­ban: se ne­ce­si­ta­ría 0,5% del PIB de Co­lom­bia pa­ra aten­der ade­cua­da­men­te a los mi­les de ve­ne­zo­la­nos que han lle­ga­do al país en los úl­ti­mos años; es­to es US$ 1.500 mi­llo­nes.

La ONU pre­vé que los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos au­men­ta­rán a 5,3 mi­llo­nes pa­ra fi­nes de 2019 (hoy en día al­can­zan los 3 mi­llo­nes); un me­ro ejem­plo de otras mi­gra­cio­nes que es­tán en al­za en el mun­do. Días pa­sa­dos, el or­ga­nis­mo pi­dió US$738 mi­llo­nes pa­ra dis­tri­buir en die­ci­séis paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na co­mo ayu­da.

A me­di­da que el fe­nó­meno de mi­gra­ción au­men­ta, tam­bién de­be­rían ha­cer­lo los es­fuer­zos pa­ra desa­rro­llar nue­vos me­ca­nis­mos re­gio­na­les coor­di­na­dos de po­si­ble so­lu­ción. Por aho­ra, no se ha lo­gra­do.

“La po­lí­ti­ca da­ne­sa es un ca­so úni­co de du­re­za e in­to­le­ran­cia en Eu­ro­pa”

De­me­tri Pa­pa­de­me­triou

FUN­DA­DOR DEL INS­TI­TU­TO EU­RO­PEO DE MI­GRA­CIO­NES

G. ARIAS - AFP

J. SIL­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.