Un de­bi­li­ta­do Ma­du­ro

Al re­pu­dio in­ter­na­cio­nal se su­man los pro­ble­mas in­ter­nos del cha­vis­mo

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FABIANA CULSHAW es­pe­cial para El Ob­ser­va­dor

Ni­co­lás Ma­du­ro se en­fren­ta a un con­tex­to de ais­la­mien­to ge­ne­ral y de des­mem­bra­mien­to de las fi­las cha­vis­tas, pro­ce­sos que pa­re­cen acen­tuar­se en su se­gun­do man­da­to de seis años que ini­ció es­ta se­ma­na.

¿La pre­sión in­ter­na­cio­nal se­rá su­fi­cien­te para la caí­da del go­bierno y el res­ta­ble­ci­mien­to de­mo­crá­ti­co? ¿Cha­vis­tas di­si­den­tes o ex­fun­cio­na­rios, hoy en el exi­lio, arro­ja­rán in­for­ma­ción su­fi­cien­te para que avan­cen las in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les so­bre la co­rrup­ción en Ve­ne­zue­la que con­tri­bu­yan al fin del ré­gi­men en ma­nos de Ma­du­ro?

Las opi­nio­nes son en­con­tra­das, pe­ro sí hay con­sen­so en que el ré­gi­men, pro­vis­to de gran fuer­za mi­li­tar en di­ver­sos car­gos es­tra­té­gi­cos más allá del Ejér­ci­to, no clau­di­ca­rá a corto pla­zo. Por el con­tra­rio, Ma­du­ro se ha re­afir­ma­do y en­du­re­ci­do en sus dis­cur­sos en las úl­ti­mas se­ma­nas, in­clu­so el del ac­to de asun­ción de su se­gun­do man­da­to, el jue­ves 10.

A Ma­du­ro pa­re­ce res­ba­lar­le que nin­gún re­pre­sen­tan­te de la UE ni de la ma­yor par­te de Amé­ri­ca, ex­cep­to un pu­ña­do de man­da­ta­rios alia­dos, ha­yan via­ja­do a Ca­ra­cas para par­ti­ci­par en la ce­le­bra­ción pre­si­den­cial.

San­cio­nes in­ter­na­cio­na­les

La Unión Eu­ro­pea (UE), Es­ta­dos Uni­dos y el Gru­po de Li­ma –13 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y Ca­na­dá– des­co­no­cie­ron la re­elec­ción de Ma­du­ro en los co­mi­cios del pa­sa­do 20 de ma­yo, boi­co­tea­dos por la opo­si­ción, que los con­si­de­ró un frau­de. En la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción con­cre­ta del ma­les­tar re­gio­nal, Pa­ra­guay rom­pió re­la­cio­nes. En se­sión ex­tra­or­di­na­ria, la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) apro­bó el jue­ves 10 una re­so­lu­ción que de­cla­ra “ile­gí­ti­mo” a Ma­du­ro.

En to­tal, unos 50 paí­ses con­si­de­ran ile­gí­ti­mo el se­gun­do man­da­to de Ma­du­ro, mien­tras él re­pi­te: “Me res­ba­la que di­gan que soy dic­ta­dor”.

Pa­ra­le­la­men­te se han en­du­re­ci­do las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en con­tra de su per­so­na y de otros fun­cio­na­rios del go­bierno, no por ca­sua­li­dad jus­to an­tes de que asu­mie­ra nue­va­men­te la Pre­si­den­cia.

Las san­cio­nes que úl­ti­ma­men­te des­ta­can son las de 13 paí­ses del Gru­po de Li­ma, que im­pi­den el in­gre­so a sus te­rri­to­rios de 93 in­te­gran­tes de la cú­pu­la del go­bierno ve­ne­zo­lano y sus fa­mi­lia­res más cer­ca­nos (una lis­ta con Ma­du­ro a la ca­be­za), y la im­po­si­ción de EEUU de una nueva con­ge­la­ción de ac­ti­vos con­tra fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios del país ca­ri­be­ño acu­sa­dos de be­ne­fi­ciar­se ile­gal­men­te del in­ter­cam­bio de di­vi­sas de­ri­va­das del con­trol de cam­bio. Esa me­di­da pa­re­ce más sim­bó­li­ca o no­mi­na­ti­va que real, da­do que los acu­sa­dos no tie­nen ac­ti­vos en EEUU des­de ha­ce tiem­po sino en paraísos fis­ca­les, se­gún el por­tal de in­ves­ti­ga­ción Ar­man­do.info.

El mis­mo jue­ves 10, el con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca, John Bol­ton, anun­ció que la Ca­sa Blan­ca in­cre­men­ta­rá su “pre­sión so­bre el ré­gi­men co­rrup­to” ve­ne­zo­lano.

Tam­bién va­rios paí­ses eu­ro­peos han con­ge­la­do ac­ti­vos ban­ca­rios de fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos y prohi­bi­do el in­gre­so a di­ver­sos miem­bros del go­bierno.

Pe­ro los cues­tio­na­mien­tos y san­cio­nes al go­bierno ve­ne­zo­lano no quie­ren de­cir que es­té to­tal­men­te ais­la­do o que ten­gan efec­tos. De he­cho, más de la mi­tad de los paí­ses del or­be vi­ven en re­gí­me­nes no de­mo­crá­ti­cos y no por la pre­sión que se ejer­ce so­bre ellos sus go­bier­nos clau­di­can.

Las san­cio­nes bus­can que el go­bierno ve­ne­zo­lano mo­di­fi­que sus po­lí­ti­cas, o que se sien­te a ne­go­ciar. “Un es­ce­na­rio es que lo ha­ga cuan­do vea que ya no pue­den man­te­ner sus for­tu­nas en el ex­te­rior”, se­ña­ló Ro­nal Ro­drí­guez, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio de Ve­ne­zue­la de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, de Co­lom­bia.

“La his­to­ria mues­tra que las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no lo­gran sa­car a los re­gí­me­nes del po­der. Lle­gan a di­fi­cul­tar sus ges­tio­nes, pe­ro ge­ne­ral­men­te es­te ti­po de go­bier­nos ra­di­ca­li­za sus po­si­cio­nes an­te la pre­sión ex­ter­na, co­mo el ca­so de Cu­ba que lle­va 60 años re­sis­tien­do el blo­queo o dis­tan­cia­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo el aca­dé­mi­co a El Ob­ser­va­dor.

Al de­cir de Ro­drí­guez, “Ve­ne­zue­la se es­tá mo­vien­do en un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal al­terno. Tie­ne re­la­cio­nes con Chi­na por ra­zo­nes co­mer­cia­les, con Ru­sia por mo­ti­vos geo­po­lí­ti­cos y ha es­tre­cha­do sus la­zos con Er­do­gan de Tur­quía en el úl­ti­mo año. Ade­más, en Amé­ri­ca La­ti­na si­gue man­te­nien­do a Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via y Cu­ba co­mo sus so­cios”.

Los que se ba­jan del bar­co

A la pre­sión in­ter­na­cio­nal se su­ma cier­to des­mem­bra­mien­to in­terno del ré­gi­men por di­si­den­cias que no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca­rán tam­po­co la caí­da del cha­vis­mo en el corto pla­zo, aun­que, sin du­da, complican más el pa­no­ra­ma al go­bierno.

Mu­chas fi­gu­ras de pe­so del cha­vis­mo han to­ma­do dis­tan­cia de Ma­du­ro por no es­tar de acuer­do con la ges­tión de la cri­sis, por sen­tir­se vul­ne­ra­bles en el en­tra­ma­do del po­der, por no ha­ber re­ci­bi­do más sus mi­llo­na­rias pre­ben­das, o acu­sa­ron re­ci­bo de las pre­sio­nes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

En­tre los di­si­den­tes es­tán na­da me­nos que Ra­fael Ra­mí­rez (ex­mi­nis­tro del Pe­tró­leo), Jor­ge Gior­da­ni (ex­mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción), Fran­klin Nie­ves (ex­fis­cal que con­de­nó al lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez), Ela­dio Aponte Aponte (ex­fis­cal mi­li­tar), Elías Jaua (ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción) y otros al­tos fun­cio­na­rios que en su mo­men­to tu­vie­ron mu­cho pe­so en las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas del cha­vis­mo.

Mu­chos de los di­si­den­tes que hoy se em­ban­de­ran con la reivin­di­ca­ción de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, fue­ron los mis­mos “re­vo­lu­cio­na­rios” que abul­ta­ron for­tu­nas en el os­cu­ran­tis­mo o lle­va­ron ade­lan­te las po­lí­ti­cas que hoy tie­nen a los ve­ne­zo­la­nos su­mi­dos en la po­bre­za.

Lo cier­to es que unos y otros “se es­tán sa­can­do los tra­pi­tos al sol” y la si­tua­ción sig­ni­fi­ca tan­to un gol­pe co­mo un ries­go para el ré­gi­men, ya que ca­da di­si­den­te que sa­le de Ve­ne­zue­la lle­va un cú­mu­lo de in­for­ma­cio­nes y de­nun­cias con­tra el go­bierno, co­mo lo ha he­cho la ex­fis­cal Lui­sa Or­te­ga Díaz.

La otra ca­ra de la mo­ne­da de es­te des­mem­bra­mien­to in­terno, es que es­tas fi­gu­ras es­tán sien­do re­em­pla­za­das por nue­vos di­ri­gen­tes ma­du­ris­ta. La ló­gi­ca del go­bierno es in­ten­tar man­te­ner lo más le­jos po­si­ble a los sec­to­res crí­ti­cos por la evi­den­te co­rrup­ción que ti­ñe a gran par­te del sis­te­ma.

El pe­so de los mi­li­ta­res

Ma­du­ro ha lo­gra­do so­bre­vi­vir gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de los mi­li­ta­res en to­dos los sec­to­res de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ve­ne­zo­la­na, des­de el pe­tró­leo y el gas has­ta el co­mer­cio y la dis­tri­bu­ción ali­men­tos, ha da­do lu­gar a una re­la­ción clien­te­lar con el go­bierno di­fí­cil de des­mon­tar.

Los mi­li­ta­res ocu­pan car­gos im­por­tan­tes en el go­bierno; no so­lo lo res­pal­dan sino que son par­te de su es­truc­tu­ra, con mu­chos in­tere­ses de por me­dio y de­pen­den­cias mu­tuas.

Ha ha­bi­do cier­ta re­sis­ten­cia en al­gu­nos sec­to­res mi­li­ta­res, que el ré­gi­men ha lo­gra­do neu­tra­li­zar­las ya sea a tra­vés de la re­pre­sión, ame­na­zas, au­men­tos de suel­dos u otor­gan­do des­pro­por­cio­na­dos be­ne­fi­cios.

En me­dio de la cri­sis y de ca­ra al se­gun­do go­bierno de Ma­du­ro, Ve­ne­zue­la pa­ra­dó­ji­ca­men­te aca­ba de asu­mir la pre­si­den­cia de la OPEP, re­em­pla­zan­do des­de enero a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. Aun­que es cier­to que no es un nom­bra­mien­to por mé­ri­to, sino el re­sul­ta­do de un sis­te­ma ro­ta­ti­vo de los paí­ses miem­bros de la or­ga­ni­za­ción.

Y. CORTEZ - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.