Un año ca­lien­te

Una agen­da in­ter­na­cio­nal ca­lien­te y ten­sio­nes la­ten­tes que, en más de un ca­so, un so­lo chis­pa­zo po­dría hacer es­ta­llar en un con­flic­to de gran­des pro­por­cio­nes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

Una car­ga­da agen­da in­ter­na­cio­nal en to­do el mun­do y ten­sio­nes la­ten­tes que po­drían hacer es­ta­llar con­flic­tos de gran­des pro­por­cio­nes.

El 2019 se pre­sen­ta co­mo un año bi­sa­gra para el mun­do, en mu­chos sen­ti­dos y en más de una re­gión del pla­ne­ta. Hay nu­me­ro­sos te­mas en la agen­da in­ter­na­cio­nal y ten­sio­nes la­ten­tes que, en más de un ca­so, un so­lo chis­pa­zo po­dría hacer es­ta­llar un con­flic­to de pro­por­cio­nes.

Lo pri­me­ro que ha­brá que ob­ser­var muy de cer­ca es có­mo se re­suel­ve la lla­ma­da gue­rra co­mer- cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. En mar­zo con­clu­ye la tre­gua que Do­nald Trump y Xi Jin­ping fir­ma­ron el pa­sa­do di­ciem­bre en Bue­nos Ai­res; y las negociaciones que se lle­ven a ca­bo en es­tos pri­me­ros me­ses del año se­rán cla­ve, bien para al­can­zar un acuer­do o para re­to­mar, y aca­so re­cru­de­cer, las hos­ti­li­da­des.

El año pa­re­ce ha­ber em­pe­za­do con buen pie en ese sen­ti­do. La pri­me­ra ron­da de negociaciones con­clu­yó el miér­co­les 9 , y las de­le­ga­cio­nes de am­bos paí­ses di­je­ron es­tar sa­tis­fe­chas con “el pro­gre­so” y “el en­ten­di­mien­to mu­tuo” al­can­za­dos en los tres días de con­ver­sa­cio­nes. Pe­ro sa­bi­do es que las ten­sio­nes con Pe­kín son par­te cen­tral

En Was­hing­ton, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se en­fren­ta un año com­pli­ca­do, con los de­mó­cra­tas en con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y la in­ves­ti­ga­ción de la tra­ma ru­sa arre­cian­do en su en­torno

de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump. Y en los asun­tos que más mo­les­tan al man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se, a sa­ber, los sub­si­dios de Chi­na a sus em­pre­sas pa­ra­es­ta­ta­les, la pi­ra­te­ría in­for­má­ti­ca, el ro­bo de se­cre­tos co­mer­cia­les, la trans­fe­ren­cia for­za­da de tec­no­lo­gía y su es­tra­te­gia de ex­pan­sión en Amé­ri­ca La­ti­na, se ve di­fí­cil que el go­bierno chino va­ya a ce­der un ápi­ce. De mo­do que cual­quier co­sa po­dría pa­sar a par­tir de mar­zo o abril.

Lo que se avi­zo­ra más aus­pi­cio­so es un po­si­ble acuer­do con Co­rea del Nor­te so­bre el pro­gra­ma nu­clear de Pion­yang, al­go que a Trump le in­tere­sa, en lo que ha em­pe­ña­do bue­na par­te de su cré­di­to po­lí­ti­co y que no de­be­ría se­pa­rar­se de las negociaciones en­tre Was­hing­ton y Pe­kín. De he­cho el jue­ves 10, ho­ras des­pués de fi­na­li­za­da la pri­me­ra ron­da de negociaciones en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, re­apa­re­ció en Pe­kín el dic­ta­dor nor­co­reano Kim Jong-un, quien, tras re­unir­se con Xi, con­fir­mó que es­tá ne­go­cian­do con Was­hing­ton los de­ta­lles para una se­gun­da cum­bre en­tre él y Trump. La no­ti­cia re­ci­bió am­plia co­ber­tu­ra y ti­tu­la­res des­ta­ca­dos de la agen­cia ofi­cial chi­na Xin­hua, con nu­me­ro­sas citas de res­pal­do y en­tu­sias­mo por par­te de Xi a la nueva cum­bre. Que­dó me­ri­dia­na­men­te cla­ro que el chino lo ha­bía apretado al co­reano para que es­te re­to­me de una vez el diá­lo­go con

Ame­ri­ca La­ti­na se­rá sin du­da la re­gión del pla­ne­ta que más da­rá que ha­blar es­te año

Was­hing­ton en pos de des­nu­clea­ri­zar la pe­nín­su­la.

Orien­te Me­dio

Hacer cual­quier va­ti­ci­nio a prin­ci­pio de año so­bre lo que po­dría ocu­rrir en Me­dio Orien­te siem­pre re­sul­ta un tan­to te­me­ra­rio. Lo más im­por­tan­te a ob­ser­var allí es có­mo se lle­va­rá a ca­bo la con­clu­sión de la gue­rra en Si­ria, si es que fi­nal­men­te es­to se da, tras la re­ti­ra­da de Es­ta­dos Uni­dos, en un país des­trui­do des­pués de ocho años de con­flic­to inin­te­rrum­pi­do. Y si so­bre­vi­vi­rá o no el ré­gi­men del prín­ci­pe Moha­med bin Sal­man en Ara­bia Sau­di­ta, aban­do­na­do por sus alia­dos oc­ci­den­ta­les —aun­que no del to­do— tras el bru­tal ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi; pe­ro res­pal­da­do has­ta aho­ra por Trump.

Asi­mis­mo, con el go­bierno de Riad en ve­re­da, ha­brá que ver có­mo se su­ce­den las ten­sio­nes en­tre Is­rael y un Irán que ha ga­na­do cre­cien­te in­fluen­cia en la re­gión. Y por úl­ti­mo en Tur­quía, miem­bro de la OTAN, don­de el go­bierno de Re­cep Tay­yip Er­do­gan con­ti­núa es­tre­chan­do la­zos con la Ru­sia de Vla­dí­mir Pu­tin a pe­sar de las re­pri­men­das de Was­hing­ton y las po­ten­cias eu­ro­peas.

La pro­pia Ru­sia y su ten­sa re­la­ción con Ucra­nia tam­bién se­rá fo­co de aten­ción. A co­mo es­tán hoy los áni­mos, cual­quier nueva es­ca­ra­mu­za en­tre am­bos paí­ses po­dría desem­bo­car en un con­flic­to po­ten­cial­men­te glo­bal. Amén de los líos cons­tan­tes en­tre el lí­der ru­so y los go­bier­nos de Oc­ci­den­te, que inevi­ta­ble­men­te ha­brán de aflo­rar ca­da tan­to du­ran­te los pró­xi­mos 12 me­ses.

Den­tro del Belt­way

Al mis­mo tiem­po, la re­ti­ra­da de Si­ria le ha gran­jea­do a Trump nue­vas ten­sio­nes con el Pen­tá­gono y con las agen­cias de in­te­li­gen­cia, que se opo­nían a la sa­li­da del con­flic­to. El pre­si­den­te tie­ne pro­ble­mas para nom­brar un se­cre­ta­rio de De­fen­sa tras la re­nun­cia de Jim Mat­tis; na­die quie­re aga­rrar esa pa­pa ca­lien­te. Y de pro­lon­gar­se el va­cío a la ca­be­za del po­der mi­li­tar, es pro­ba­ble que Trump ten­ga que hacer al­gu­nas con­ce­sio­nes que no es­ta­ban en sus pla­nes de que Was­hing­ton cuel­gue de una bue­na vez la pla­ca co­mo she­riff del mun­do.

Siem­pre al in­te­rior de Was­hing­ton, en lo es­tric­ta­men­te po­lí­ti­co, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se en­fren­ta un año com­pli­ca­do, con los de­mó­cra­tas en con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y la in­ves­ti­ga­ción de la tra­ma ru­sa arre­cian­do en su en­torno. Va­rios le­gis­la­do­res ya pre­sio­nan a la di­ri­gen­cia de­mó­cra­ta para en­ta­blar­le un jui­cio po­lí­ti­co; y ca­da nueva acu­sa­ción o re­ve­la­ción que se sus­ci­te de aquí en más en las in­da­ga­cio­nes del fis­cal Ro­bert Mue­ller se­rá mo­ti­vo para in­sis­tir con la idea del im­peach­ment.

Por otro la­do, ha­brá que ver has­ta cuán­do Trump pue­de man­te­ner el cie­rre par­cial del go­bierno por­que los de­mó­cra­tas no se avie­nen a apro­bar­le la fi­nan­cia­ción del mu­ro en la fron­te­ra sur. La reali­dad es que no so­lo los de­mó­cra­tas, sino tam­bién va­rios le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos se opo­nen a la cons­truc­ción del di­cho­so mu­ro. Y así, es muy pro­ba­ble que el pre­si­den­te, más tar­de o más tem­prano, ten­ga que ce­der, re­abrir las re­par­ti­cio­nes del go­bierno ce­rra­das y re­co­no­cer una de­rro­ta que se­ría un ali­cien­te para quie­nes bus­can su caí­da.

Eu­ro­pa

En Eu­ro­pa, a lo que ha­brá que es­tar más aten­tos es a lo que pue­da su­ce­der con el go­bierno de Em­ma­nuel Ma­cron en Fran­cia. El pre­si­den­te fran­cés en­fren­ta es­te sá­ba­do 12 la no­ve­na se­ma­na con­se­cu­ti­va de pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos; y aun cuan­do lo­gre sor­tear la peor cri­sis de su go­bierno y per­ma­ne­cer en el Eli­seo has­ta el fin de su man­da­to, su ca­pi­tal po­lí­ti­co se ha­brá ex­tin­gui­do ca­si por com­ple­to. No se­rá es­te un buen año para Ma­cron; y sus sue­ños de li­de­rar la re­su­rrec­ción de la Eu­ro­pa li­be­ral y de­mó­cra­ta des­de París pa­re­cen hoy bas­tan­te re­mo­tos.

The­re­sa May en el Reino Uni­do tam­po­co las tie­ne to­das con­si­go. De no lo­grar un acuer­do para el bre­xit que con­ven­za a los bri­tá­ni­cos en las pró­xi­mas se­ma­nas, sus ho­ras al fren­te del go­bierno es­ta­rán con­ta­das. Y en tal ca­so, la tan lle­va­da y traí­da sa­li­da bri­tá­ni­ca de la Unión Eu­ro­pea po­dría pro­lon­gar­se en el lim­bo. Va­rios es­ce­na­rios po­drían dar­se allí; se­ría im­pru­den­te pro­nos­ti­car cual­quie­ra de ellos, o nin­guno. La úni­ca cer­te­za en Londres aho­ra mis­mo es la in­cer­ti­dum­bre.

Amé­ri­ca La­ti­na

Pe­ro sin du­da la re­gión del pla­ne­ta que más da­rá que ha­blar es­te año se­rá, con di­fe­ren­cia, Amé­ri­ca La­ti­na.

A es­ca­la glo­bal, lo que ha­brá que ver es has­ta dón­de lle­ga real­men­te el ali­nea­mien­to del go­bierno de Jair Bol­so­na­ro con el de Trump en lo que ha­ce al an­ta­go­nis­mo con Chi­na, y có­mo re­per­cu­ti­rá eso en la dispu­ta que Was­hing­ton y Pe­kín sos­tie­nen por la in­fluen­cia en la re­gión. En de­fi­ni­ti­va, si la amis­tad de Bol­so­na­ro se­rá su­fi­cien­te (y lo bas­tan­te in­con­di­cio­nal) co­mo para al­te­rar el equi­li­brio de po­de­res y vol­ver a im­po­ner la Doc­tri­na Mon­roe, “Amé­ri­ca para los ame­ri­ca­nos” co­mo pre­ten­de Trump, en una re­gión cre­cien­te­men­te do­mi­na­da por el co­mer­cio y la in­ver­sión chi­nos.

A es­ca­la re­gio­nal, es muy pro­ba­ble que es­te sea el úl­ti­mo año del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la. Ais­la­do, re­pu­dia­do por bue­na par­te del mun­do y en me­dio de una pro­fun­da cri­sis que ha pro­vo­ca­do una ma­si­va san­gría mi­gra­to­ria que des­bor­da a sus ve­ci­nos, la si­tua­ción pa­re­ce ya in­sos­te­ni­ble. Y ni los más de 20 mil agen­tes de la in­te­li­gen­cia cu­ba­na que has­ta aho­ra han im­pe­di­do un al­za­mien­to en Ve­ne­zue­la, ni la bru­tal re­pre­sión in­ter­na, ni to­das las ame­na­zas que ca­da día gri­tan Ma­du­ro y Dios­da­do Ca­be­llo por te­le­vi­sión po­drán evi­tar lo inevi­ta­ble.

So­lo que­da es­pe­rar que las co­sas no se sal­gan de con­trol, y que al­gu­na es­ca­ra­mu­za que se pue­da sus­ci­tar en el ín­te­rin con el Bra­sil de Bol­so­na­ron, que tie­ne con Ve­ne­zue­la una fron­te­ra ca­lien­te, no va­ya a pa­sar a ma­yo­res.

Por otra par­te, la re­gión po­dría com­ple­tar es­te año el gi­ro a la de­re­cha ini­cia­do en 2016. Tres elec­cio­nes se­rán cla­ves en ese sen­ti­do, to­das en el mes de oc­tu­bre: una en Ar­gen­ti­na, don­de las op­cio­nes muy pro­ba­ble­men­te es­ta­rán en­tre el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y la ex­pre­si­den­ta Cristina Kirch­ner; otra en Bo­li­via, don­de Evo Mo­ra­les bus­ca­rá su cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo tras des­co­no­cer los re­sul­ta­dos de un re­fe­rén­dum que le ne­gó la can­di­da­tu­ra; y la ter­ce­ra en Uru­guay, don­de el go­ber­nan­te Fren­te Am­plio se en­fren­ta­rá a un for­ta­le­ci­do Par­ti­do Na­cio­nal. Si Ma­cri ga­na la re­elec­ción en Ar­gen­ti­na, Evo pier­de en Bo­li­via y pier­de tam­bién el Fren­te en Uru­guay, el ré­gi­men de Ma­du­ro se que­da­rá vir­tual­men­te sin alia­dos en el sur del con­ti­nen­te. Y eso si lle­ga­ra has­ta esas ins­tan­cias en el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res, lo que aho­ra mis­mo se ve po­co pro­ba­ble.

En Ni­ca­ra­gua, el ré­gi­men de Da­niel Or­te­ga y su es­po­sa tam­po­co pa­re­ce en­con­trar otra res­pues­ta al des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía que la san­grien­ta re­pre­sión que lle­va a ca­bo des­de fi­nes de abril. Y ya con más de 500 muer­tos en su ha­ber y otros tan­tos pre­sos po­lí­ti­cos, la pre­gun­ta es: ¿ has­ta cuán­do po­drá se­guir sos­te­nien­do esa car­ni­ce­ría? Se an­to­ja que no mu­cho, pe­ro en los pró­xi­mos me­ses ve­re­mos.

En Hon­du­ras y en Gua­te­ma­la, la vio­len­cia, la mi­se­ria y la co­rrup­ción se­gui­rán ex­pul­san­do ríos de gen­te ha­cia el nor­te, lo que ce­rró 2018 con una ca­ra­va­na de mi­les de per­so­nas que pu­so en evi­den­cia la in­com­pe­ten­cia y des­com­po­si­ción de los go­bier­nos de Jimmy Mo­ra­les en Gua­te­ma­la y del pre­si­den­te hon­du­re­ño, Juan Or­lan­do Her­nán­dez, acu­sa­do de co­rrup­ción y de frau­de elec­to­ral tras ha­ber­se sal­ta­do olím­pi­ca­men­te la Cons­ti­tu­ción pre­sen­tán­do­se a la re­elec­ción en 2017. Ha­brá que ver có­mo se las apa­ña es­te par para man­te­ner­se en el po­der en me­dio de esa cri­sis. Y so­bre to­do, si el “Plan Mars­hall” que Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co han anun­cia­do para Cen­troa­mé­ri­ca con­tri­bu­ye a ali­viar la si­tua­ción en esos dos paí­ses in­vi­vi­bles.

Por lo pron­to, hay po­cas ra­zo­nes para ser de­ma­sia­do op­ti­mis­tas; aun­que en lo ge­ne­ral, se­rá es­te un año de de­fi­ni­cio­nes.

S. LOEB -AFP

E. SA -AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.