El día que Chi­na en­cuen­tre la fór­mu­la en el fút­bol...

CHI­NA SI­GUE BUS­CAN­DO LA FÓR­MU­LA PA­RA CON­VER­TIR­SE EN PO­TEN­CIA; URU­GUA­YOS QUE ES­TU­VIE­RON ALLÍ CUEN­TAN CÓ­MO ES LA ORI­GI­NAL CUL­TU­RA DE­POR­TI­VA

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - FE­LI­PE FERNÁNDEZ twit­ter.com/fe­lo­go­le­ro

El par­ti­do ya es­ta­ba 4-0 a fa­vor de Bra­sil, la se­lec­ción chi­na opo­nía po­ca re­sis­ten­cia aque­lla no­che sur­co­rea­na de ju­nio del 2002. Pe­ro a los 60 mi­nu­tos de par­ti­do, Zhao Junz­he, vo­lan­te iz­quier­do de aquel equi­po di­ri­gi­do por Bo­ra Mi­lu­ti­no­vic, se sa­ca­ba de arri­ba a Lu­cio con un enganche ha­cia aden­tro y de de­re­cha re­ma­ta­ba bien le­jos del al­can­ce de Mar­cos. La pe­lo­ta pe­gó en el pa­lo y se fue.

Po­dría ha­ber si­do el pri­mer gol en la his­to­ria de los mun­dia­les de Chi­na, pe­ro no lo fue. De he­cho, Chi­na se des­pi­dió de su úni­co mun­dial sin ha­ber con­ver­ti­do un so­lo gol. Pe­ro en es­te cuen­to la pe­lo­ta no es la pro­ta­go­nis­ta, o sí. El asun­to es que Zhao Junz­he no era un ju­ga­dor chino cual­quie­ra, era des­cen­dien­te, más bien le­jano, del úl­ti­mo em­pe­ra­dor chino Pu Yi. Aun­que ha­ya que re­bus­car un po­co en el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de Zhao pa­ra en­con­trar su re­la­ción con la di­nas­tía Qing, aque­llos man­chúes que hi­cie­ron de Pe­kín la ca­pi­tal de Chi­na, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que un in­te­gran­te de una fa­mi­lia con la­zos aris­tó­cra­tas se ha­ya de­di­ca­do al fút­bol. Zhao de­bu­tó en 1998, cuan­do el fút­bol era to­da­vía al­go ex­tra­ño pa­ra los chi­nos, se re­ti­ró en el 2016, lo apo­da­ron el Úl­ti­mo Em­pe­ra­dor del Liao­ning y su fa­mi­lia, con­ser­va­do­ra y tra­di­cio­na­lis­ta, en­ten­dió que Zhao po­día ser una bue­na ima­gen.

Xi Jinping tie­ne un plan, y cuan­do un pre­si­den­te chino se plan­tea al­go, sue­le ha­cer­lo a lo gran­de. Pre­ten­de que pa­ra el 2020 unos 50 mi­llo­nes de ni­ños jue­guen ha­bi­tual­men­te al fút­bol. Pa­ra eso se lle­ga­rán a 70 mil can­chas de fút­bol en el país y 50 mil es­cue­las que in­clu­yan al fút­bol co­mo ac­ti­vi­dad cu­rri­cu­lar. Los nú­me­ros asus­tan, pe­ro no es la pri­me­ra vez que el gi­gan­te asiá­ti­co bus­ca im­pul­sar el de­por­te más po­pu­lar del mun­do, y el fút­bol no es pa­gar y ha­cer ju­ga­do­res.

De la Li­ga Jia-a a la Su­per­li­ga

El fút­bol en Chi­na se pro­fe­sio­na­li­zó en 1994 con la fun­da­ción de la Li­ga Jia-a. Unos años des­pués lle­ga­ron Juan Mo­rán y He­ber­ley So­sa. Era 1997 y los chi­nos es­ta­ban un po­co de­cep­cio­na­dos por no cla­si­fi­car­se al mun­dial de Fran­cia. “El fút­bol es­ta­ba ba­jo tu­te­la del go­bierno”, re­cuer­da Mo­rán. “El go­bierno des­ti­na­ba un di­ne­ro a ca­da club y los clu­bes lo usa­ban pa­ra pa­gar sa­la­rios. En aquel plan­tel los chi­nos bus­ca­ban apren­der. No­so­tros tra­ta­mos de cam­biar la ma­ne­ra de en­tre­nar por­que ellos te­nían un ré­gi­men muy en­tre­ve­ra­do”.

Mo­rán ju­gó un año y se vol­vió, a He­ber­ley So­sa los chi­nos le com­pra­ron el pa­se que per­te­ne­cía a Pe­ña­rol y vol­vió a ju­gar en la tem­po­ra­da 1998/99. Cuen­ta que uno de los gran­des pro­ble­mas que te­nían era el ama­ño de par­ti­dos, la co­rrup­ción en el fút­bol era des­ca­ra­da, in­clu­so pa­ra es­tán­da­res chi­nos.

La li­ga Jia-a fun­cio­nó has­ta el 2003, cuan­do el fút­bol vol­vió a te­ner un im­pul­so gra­cias a la cla­si­fi­ca­ción del Mun­dial 2002. Mun­dial al que lle­ga­ron en par­te gra­cias a que Co­rea y Ja­pón es­ta­ban cla­si­fi­ca­dos co­mo an­fi­trio­nes. Chi­na ga­nó un gru­po com­pues­to por Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Uz­be­kis­tán, Qa­tar y Omán.

Fue en­ton­ces cuan­do en 2004 na­ce la Su­per­li­ga Chi­na. Car­los Pi­sano, uru­gua­yo que ha­ce más de 20 años que es­tá re­la­cio­na­do con asun­tos co­mer­cia­les con Chi­na y tra­ba­ja co­mo corresponsal pa­ra Ti­tan Sport, me­dio chino de de­por­tes, brin­da su mi­ra­da a la evo­lu­ción del fút­bol en el gi­gan­te asiá­ti­co. “En los 2000 co­men­za­ron a traer al­gu­nos ju­ga­do­res ex­tran­je­ros de los cua­les apren­der. En el 2008 con los Jue­gos Olím­pi­cos em­pe­za­ron a apos­tar ca­da vez más por el fút­bol”, re­cuer­da Pi­sano.

Las em­pre­sas co­men­za­ron a com­prar los equi­pos y los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos vie­ron en el fút­bol una opor­tu­ni­dad. Los mi­llo­nes em­pe­za­ron a co­rrer. En el 2011 el mun­do se sor­pren­dió al es­cu­char que un equi­po chino de Guangz­hou con­tra­ta­ba a Da­río Con­ca a ra­zón de 10,5 mi­llo­nes de eu­ros por tem­po­ra­da: en esos años so­lo Lio­nel Mes­si, Cris­tiano Ro­nal­do, Way­ne Roo­ney y Ya­ya Tou­ré co­bra­ban más que el ar­gen­tino.

Una no­ta en El Mun­do de Es­pa­ña se pre­gun­ta­ba si en un fu­tu­ro los chi­nos se iban a ade­cuar a los ho­ra­rios de los par­ti­dos de los equi­pos eu­ro­peos. El pe­rio­dis­ta no sos­pe­cha­ba que al fi­nal se dio lo con­tra­rio, las li­gas eu­ro­peas aco­mo­dan sus ho­ra­rios pa­ra el pú­bli­co chino.

La mi­ra­da de los uru­gua­yos

En 2011 lle­ga­ron a Chi­na, Ro­dri­go Se­bas­tián Vázquez y Pau­lo Pez­zo­lano. Vázquez, ac­tual fut­bo­lis­ta de Ren­tis­tas, cuen­ta que le to­có ju­gar con tres ju­ga­do­res de la se­lec­ción, y “cuan­do to­ca­ba per­der se se­pa­ra­ban un po­co, que­da­ba esa sen­sa­ción de que cuan­do ga­ná­ba­mos era gra­cias a ellos, pe­ro cuan­do per­día­mos era cul­pa de los ex­tran­je­ros”.

Tam­bién cuen­ta que los chi­nos jue­gan sen­ci­llo, pe­ro son muy des­or­de­na­dos tác­ti­ca­men­te y muy ma­los fí­si­ca­men­te. En eso coin­ci­de el ac­tual en­tre­na­dor de Li­ver­pool, Pez­zo­lano, quien ex­pre­sa las mis­mas ob­ser­va­cio­nes. “Son ve­lo­ces pe­ro no re­sis­ten­tes y tác­ti­ca­men­te no son muy bue­nos, aun­que han me­jo­ra­do gra­cias a los en­tre­na­do­res ex­tran­je­ros”.

Chi­na tie­ne pla­ta, infraestructura y mu­cha po­bla­ción. Pe­ro a pe­sar de que ha­ce años se es­cu­cha “cuan­do los chi­nos se pon­gan a ju­gar al fút­bol...”, lo cier­to es que los chi­nos ha­ce ra­to que jue­gan al fút­bol pe­ro no me­jo­ran.

Gustavo Po­yet di­ri­gió al Shang­hái Shen­hua en la tem­po­ra­da 2016/17. La ex­pe­rien­cia per­so­nal

J. EISELE - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.