El sa­cri­fi­cio de ju­gar en el In­te­rior

El Observador Fin de Semana - Referi - - LOS PREVIOS DE LA FECHA -

De­fen­der la ca­mi­se­ta de una se­lec­ción en el In­te­rior del país es una cues­tión de co­ra­zón y que requiere mu­cho sa­cri­fi­cio. La ma­yo­ría de los fut­bo­lis­tas tra­ba­jan apar­te de ju­gar al fút­bol y cuan­do sus equi­pos lle­gan a ins­tan­cias fi­na­les, el es­fuer­zo se in­cre­men­ta. El ca­so de Mau­ri­cio Ca­pri­cho, ca­pi­tán de La­va­lle­ja, es un ejem­plo cla­ro.

Na­ció en Mi­nas ha­ce 27 años, pe­ro en 2011 se fue a vi­vir a San Car­los y tra­ba­ja en la re­cep­ción de un edi­fi­cio en Pun­ta del Es­te. Des­pués de ju­gar va­rias tem­po­ra­das en la se­lec­ción de Mal­do­na­do, es­te año de­fien­de a La­va­lle­ja FC y a la se­lec­ción mi­nua­na. Via­ja to­dos los días dos ho­ras (ida y vuel­ta) pa­ra en­tre­nar con la se­lec­ción y al prin­ci­pio de es­te mes tu­vo un accidente de trán­si­to que pu­do cos­tar­le la vi­da: “Vol­vi­mos a na­cer”, di­jo Ca­pri­cho a Re­fe­rí.

El día que La­va­lle­ja se en­fren­tó a Ta­cua­rem­bó, Ca­pri­cho y su com­pa­ñe­ro Ed­gar­do Ve­lo­so (al que lle­va to­dos los días) via­ja­ron en ca­mio­ne­ta de San Car­los a Mi­nas. De ahí se subie­ron al óm­ni­bus que tras­la­dó al plan­tel a Ta­cua­rem­bó. Des­pués del par­ti­do re­gre­sa­ron a Mi­nas y des­de ahí en la ca­mio­ne­ta has­ta San Car­los. Pe­ro en una cur­va de la ru­ta 60, don­de ha­bía are­ni­lla, vol­ca­ron dan­do va­rias vuel­tas por un ba­rran­co. “Iba sua­ve por­que vi que ve­nía la cur­va. Por suer­te sa­li­mos por nues­tros pro­pios me­dios, por­que que­da­mos de­ba­jo de un puen­te”, re­cor­dó el ju­ga­dor.

Ca­pri­cho te­nía pre­vis­to lle­gar a San Car­los y dos ho­ras des­pués pre­sen­tar­se a tra­ba­jar. Esa si­tua­ción ex­tre­ma hi­zo que los fut­bo­lis­tas del In­te­rior pi­die­ron a la OFI que no se ju­ga­ra más en­tre se­ma­na, pe­ro no tu­vie­ron éxi­to.

“Años atrás pa­ra ju­gar las ins­tan­cias de­ci­si­vas se ha­cía so­lo los fi­nes de se­ma­na, por­que cuan­do ju­gás con­tra otras re­gio­nes los via­jes son de cin­co o seis ho­ras. Pe­ro tam­po­co es cul­pa de los di­ri­gen­tes que ha­ya­mos te­ni­do el accidente, eso se ten­dría que ha­ber arre­gla­do an­tes de em­pe­zar el cam­peo­na­to”, ex­pre­só el ju­ga­dor de La­va­lle­ja.

Ca­pri­cho via­ja to­dos los días en su vehícu­lo y la Li­ga se ha­ce car­go del com­bus­ti­ble con la co­la­bo­ra­ción de la Intendencia y em­pre­sas. “Ya es­toy acos­tum­bra­do a via­jar, ade­más ten­go fa­mi­lia en Mi­nas. Pe­ro ten­go sie­te com­pa­ñe­ros que vi­ven en Mon­te­vi­deo y pa­ra ellos es más com­pli­ca­do”.

Pa­ra la se­lec­ción de La­va­lle­ja se transformó en un fut­bo­lis­ta cla­ve en de­fen­sa. De chi­co en­tre­nó en Ra­cing de Mon­te­vi­deo, des­pués tu­vo la po­si­bi­li­dad de ju­gar en la Se­gun­da di­vi­sión, “pe­ro me con­ve­nía más tra­ba­jar” di­jo Ca­pri­cho, que es­te sá­ba­do re­tor­na al equi­po ti­tu­lar des­pués de ha­ber­se per­di­do la pri­me­ra fi­nal por acu­mu­la­ción de ama­ri­llas. l

FOTO DE FA­CE­BOOK

Mau­ri­cio Ca­pri­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.