TE­SO­RO ES­CON­DI­DO

La his­to­ria des­co­no­ci­da del tro­feo de la Co­pa de Oro que Uru­guay ga­nó en 1981: es­tu­vo guar­da­do du­ran­te dé­ca­das, la AUF lo des­em­pol­vó y el or­fe­bre re­ve­ló un secreto de su obra: pe­sa 2,6 ki­los; es­ti­man que vale US$ 280.000

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Oc­tu­bre de 2017. Al­gu­nos fut­bo­lis­tas que lo­gra­ron el tí­tu­lo del Mun­dia­li­to en enero de 1981 y le­van­ta­ron la Co­pa de Oro, pre­gun­tan por re­des so­cia­les o in­clu­so a al­gu­nos pe­rio­dis­tas dón­de se en­cuen­tra el tro­feo. Es un mis­te­rio.

Oc­tu­bre de 1980. Tan so­lo dos me­ses an­tes de que em­pie­ce el tor­neo que ju­ga­rán cin­co cam­peo­nes mun­dia­les, Uru­guay, Argentina, Bra­sil, Ale­ma­nia e Ita­lia, más Ho­lan­da en lu­gar de In­gla­te­rra –el úni­co cam­peón que no par­ti­ci­pó–, los em­pre­sa­rios grie­gos An­ge­lo Vul­ga­ris y su so­cio Fer­tis –quie­nes ha­bían ga­na­do la li­ci­ta­ción de los de­re­chos de te­le­vi­sión–, se reúnen con el or­fe­bre Wal­ter Pa­ge­lla lue­go de pe­dir pre­su­pues­tos en dis­tin­tos lu­ga­res, pa­ra sa­ber si po­día cons­truir­la. Le lle­va­ron la ma­que­ta que ha­bía con­fec­cio­na­do el fa­mo­so es­cul­tor Lin­coln Presno, y no du­dó.

Son dos his­to­rias en una, dos his­to­rias uni­das por un tro­feo his­tó­ri­co ga­na­do en ple­na dic­ta­du­ra y que ha te­ni­do es­ca­sí­si­mo re­co­no­ci­mien­to pa­ra sus ga­na­do­res.

La in­ves­ti­ga­ción de la AUF

A fi­nes del año pa­sa­do, en la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF) co­men­za­ron una in­ves­ti­ga­ción por­me­no­ri­za­da por­que no po­dían creer que la co­pa es­tu­vie­ra des­apa­re­ci­da. Par­te de los neu­tra­les ha­bla­ron con los em­plea­dos con más años y ma­yor ran­go de la AUF pa­ra sa­ber si ellos, que in­gre­sa­ron mu­cho an­tes al or­ga­nis­mo, te­nían al­gu­na idea de dón­de po­día es­tar.

Uno de los que ayu­dó des­de el prin­ci­pio y que tu­vo la in­quie­tud de co­men­zar a bus­car fue el ex­de­le­ga­do de Li­ver­pool, Ma­rio Ra­va, ac­tual in­te­gran­te de la Co­mi­sión de Can­chas de la AUF, quien ha­bía mos­tra­do su preo­cu­pa­ción.

“Con el avan­ce de la in­ves­ti­ga­ción se pu­do es­ta­ble­cer que el tro­feo es­tu­vo un tiem­po en el Ban­co Re­pú­bli­ca du­ran­te la dé­ca­da de los años de 1980, lue­go en la bó­ve­da de la te­so­re­ría de la AUF –que hoy ya es­tá des­pro­vis­ta de va­lo­res–, has­ta que se pu­do dar con el lu­gar ac­tual: es­ta­ba en un co­fre fort del Ban­co San­tan­der de 25 de Ma­yo y Trein­ta y Tres, en pleno co­ra­zón de la Ciu­dad Vie­ja, des­de la épo­ca en la que Eu­ge­nio Fi­gue­re­do era el pre­si­den­te de la AUF”, con­tó a Re­fe­rí el neu­tral Ig­na­cio Alon­so.

La Co­pa, que fue en­con­tra­da a me­dia­dos de enero, no es­tá ase­gu­ra­da y no se­rá lle­va­da al Mu­seo del Fút­bol, por lo que per­ma­ne­ce­rá en el ban­co.

“Ha­cía mu­chí­si­mo tiem­po que no se en­tra­ba al ban­co por­que la Aso­cia­ción no sue­le te­ner efec­tos de va­lor ma­ne­ja­dos den­tro de co­fres fort. Fui­mos con una es­cri­ba­na, el fo­tó­gra­fo de la AUF, el pre­si­den­te (Wil­mar Val­dez), la ge­ren­ta ge­ne­ral y yo, y co­rro­bo­ra­mos que es­ta­ba allí. Cuan­do la en­con­tra­mos, nos acor­da­mos de lo que su­ce­dió con el pe­rro Pe­ri­cles en el Mun­dial de In­gla­te­rra de 1966 cuan­do en­con­tró la Co­pa Ju­les Ri­met que ha­bía si­do ro­ba­da”, agre­gó.

En la AUF no sa­ben por qué es­ta­ba allí, aun­que en­tien­den que se­gu­ra­men­te se te­mió por la se­gu­ri­dad del tro­feo y eso de­ter­mi­nó que la lle­va­ran al ban­co. “Es­ta­mos vien­do qué ha­ce­mos, si la man­te­ne­mos ahí y ar­ma­mos al­gu­na ré­pli­ca, ya que por aho­ra, ase­gu­rar­la no es­tá en los pla­nes. La idea es que de al­gu­na ma­ne­ra u otra, el tro­feo es­té ex­hi­bi­do, ya sea vía di­rec­ta o una co­pia. Que se re­co­noz­ca en una ex­hi­bi­ción a los cam­peo­nes de 1980”, di­jo Alon­so. Y aña­dió: “Sen­ti­mos una emo­ción muy im­por­tan­te al ver una co­pa tan tras­cen­den­te que for­ma par­te de la his­to­ria del fút­bol uru­gua­yo, bien de cer­ca, po­der apre­ciar lo que es el di­se­ño, la ca­li­dad de la fa­bri­ca­ción que real­men­te im­pac­ta por lo be­lla y sus atri­bu­tos. Es muy lin­da y es­tá muy bien lo­gra­da”.

El hom­bre de­trás de la co­pa

Wal­ter Pa­ge­lla es un pe­da­zo de his­to­ria. Qui­zás él no tie­ne esa no­ción, pe­ro ser el or­fe­bre de la Co­pa de Oro tie­ne un lu­gar des­ta­ca­do en el fút­bol uru­gua­yo.

Con 74 años tie­ne ví­vi­dos los re­cuer­dos de aque­llos días en los que tra­ba­jó a des­ta­jo: fue­ron 14 días de 14 ho­ras de la­bor inin­te­rrum­pi­da, so­lo con des­can­so los do­min­gos. Mues­tra or­gu­llo­so un ál­bum de fo­tos de la fa­bri­ca­ción de la co­pa. Lo tie­ne co­mo una re­li­quia.

Lin­coln Presno era un es­cul­tor muy co­no­ci­do por ha­ber he­cho el mo­nu­men­to a John Fitz­ge­rald Ken­nedy en La Pam­pa y fue el au­tor

280.000 dó­la­res es el va­lor apro­xi­ma­do que hoy tie­ne la Co­pa de Oro se­gún co­men­tó a Re­fe­rí el or­fe­bre que la cons­tru­yó, Wal­ter Pa­ge­lla.

3 che­ques di­fe­ri­dos le die­ron los grie­gos Vul­ga­ris y Fer­tis pa­ra que com­pra­ra los cua­tro ki­los de oro pa­ra po­der ha­cer­la.

1,25 mi­lí­me­tros es el es­pe­sor que tie­ne la Co­pa de Oro, más allá de que es hue­ca.

2 me­ses y me­dio tu­vo la co­pa en su ca­sa lue­go de ha­ber­la ter­mi­na­do has­ta que se la lle­va­ron.

de la ma­que­ta, la mis­ma que hoy ate­so­ra Wal­ter en su ca­sa.

A partir de allí, Vul­ga­ris y su so­cio Fer­tis –lue­go de pe­dir dis­tin­tos pre­cios– acor­da­ron con Pa­ge­lla, a quien co­no­cían por su tra­ba­jo con ar­te­sa­nos grie­gos. Fue­ron ellos quie­nes re­ga­la­ron el tro­feo a los or­ga­ni­za­do­res. La FIFA no pu­so un pe­so.

“Sa­qué los mol­des pa­ra co­men­zar a cons­truir­la. Con los mol­des, por un in­ge­nie­ro, sa­qué es­pe­sor por área y su­pe el pe­so de ca­da par­te. La co­pa es­tá ator­ni­lla­da a un pie de ága­ta y lo que no se ve es de oro 18 ki­la­tes. Lo hi­ce a ca­bal con­cien­cia. Yo lo que hi­ce fue una jo­ya. No hi­ce un tro­feo”, ex­pli­ca el or­fe­bre de la Co­pa de Oro a Re­fe­rí.

Y agre­ga: “Ese ve­rano era te­rri­ble, ha­cía un ca­lor im­pre­sio­nan­te, y yo es­tu­ve tra­ba­jan­do co­mo un lo­co”.

La co­pa es hue­ca, pe­ro tie­ne un es­pe­sor de 1,25 mm.

Wal­ter le pi­dió a quie­nes lo con­tra­ta­ron cua­tro ki­los de oro pa­ra ha­cer la co­pa por­que no po­día es­tar fun­dien­do a ca­da ra­to. Con una so­la fun­di­ción se pierde el 4% en­tre el pu­li­do, el li­ma­do y lo que vuela por el ai­re. La hi­zo en la me­sa ha­bi­tual de tra­ba­jo que te­nía en su jo­ye­ría He­fes­to de la ca­lle San Jo­sé. La es­ta­ba ha­cien­do a es­con­di­das por te­mas de se­gu­ri­dad. So­lo su es­po­sa lo sa­bía.

El ma­te­rial de la co­pa “es oro 18 ki­la­tes, pe­ro le hi­ce una alea­ción fan­tás­ti­ca. A partir de oro pu­ro, tu po­dés ha­cer la alea­ción que quie­ras: oro ama­ri­llo, oro ver­de, oro blan­co, pe­ro pa­ra el blan­co ne­ce­si­tás pa­la­dio. En­ton­ces yo hi­ce una alea­ción que se pue­de mor­der. Con­fío en el oro que yo pue­do mor­der. Es me­ta­fó­ri­co, pe­ro es así. Lo hi­ce ama­ri­llo, ca­si ver­de. Sen­sa­cio­nal. Tie­ne un bri­llo es­pe­cial. El bri­llo de la co­pa cap­ta to­da la es­ce­na”, di­ce.

Los grie­gos Vul­ga­ris y Fe­ris le pa­ga­ron con tres che­ques di­fe­ri­dos al 20 de oc­tu­bre, 20 de no­viem­bre y 20 de di­ciem­bre de 1980, y con esos che­ques él com­pró el oro. La co­pa la ter­mi­nó dos me­ses an­tes, pe­ro ellos te­nían que pa­gar los che­ques del Ban­co de Lon­dres, don­de Wal­ter los ha­bía cam­bia­do.

“Com­pré lin­go­tes en Pe­cho Hnos. una ca­sa que no exis­te más. Es­ta­ba en la Ciu­dad Vie­ja. Fun­dí el oro en tres cha­po­ne­ras de hie­rro y des­pués tu­ve que la­mi­nar­lo. Con­se­guí un ta­ller im­por­tan­te pa­ra ha­cer­lo por­que se ne­ce­si­ta­ba una ma­qui­na­do­ra gran­de. En­ton­ces la­mi­né de una so­la vez. Lo gra­cio­so era que los se­ño­res grie­gos pa­sa­ban por el ne­go­cio, y me pre­gun­ta­ban si es­ta­ba pron­ta la co­pa. Vi que ha­bían le­van­ta­do el se­gun­do che­que, pe­ro no la en­tre­gué has­ta que le­van­ta­ron el ter­ce­ro, por­que si no, el res­pon­sa­ble an­te el ban­co era yo. La te­nía pron­ta, pe­ro no que­ría en­tre­gár­se­la has­ta que no se cu­brie­ra ese úl­ti­mo che­que. ‘Fal­ta pu­lir­la’, les in­ven­ta­ba yo, has­ta que pa­ga­ran al ban­co”, re­cuer­da son­rien­te.

En­ton­ces tu­vo la co­pa en su ca­sa ya pron­ta du­ran­te dos me­ses y me­dio. Con el pa­so del tiem­po y po­co an­tes de en­tre­gar­la, se la mos­tró a sus hi­jos que aún eran chi­cos. Era un mo­ti­vo de or­gu­llo.

El pie de la co­pa es de ága­ta. La mar­mo­le­ría Ab­ba­te le re­ga­ló gra­ni­to, pe­ro no le gus­tó. Por eso re­cu­rrió al ága­ta, la cual hi­zo ta­llar ex­pre­sa­men­te.

Pe­ro cla­ro que hu­bo mo­men­tos de can­san­cio y ago­bio en pleno tra­ba­jo. Así lo evo­ca Wal­ter: “Una no­che es­ta­ba po­dri­do, abu­rri­do, so­lo, tra­ba­jan­do a puer­tas ce­rra­das las 14 ho­ras. Un ami­go me di­jo: ‘No cor­tes los tor­ni­llos (que unen las pa­tas a la pe­lo­ta) al ras’, por­que la pe­lo­ta en­tra­ba a pre­sión. Y esa no­che, em­pe­cé a ator­ni­llar la co­pa con los tor­ni­llos de oro con ese can­san­cio. Y me di­je: ‘Yo lo cor­to ren­te’. Ahí comprendí que la pe­lo­ta po­día saltar de los tres bra­zos de la co­pa, ca­si me vino un ata­que de lo­cu­ra. En­ton­ces, de los tres tor­ni­llos, hay dos que es­tán bien y uno que no es­tá bien del to­do. Por­que si Ro­dol­fo Ro­drí­guez mo­vía la co­pa –co­mo la mo­vió– y se sal­ta­ba la pe­lo­ta, yo me te­nía que ir co­mo el Pa­to Do­nald, de no­che a es­con­di­das de la so­cie­dad. Lo hi­ce con bron­ca por­que es­ta­ba can­sa­do y no le de­jé el ta­ru­gui­to, me­dio mi­lí­me­tro. Ese me­dio mi­lí­me­tro lo tu­ve que gol­pear, y el oro se ex­pan­dió. Eso tra­ba la ta­pa de la pe­lo­ta y no se pue­de es­ca­par”.

Cuan­do el di­ne­ro por el úl­ti­mo che­que se pa­gó, los grie­gos fue­ron has­ta su ca­sa a bus­car la co­pa. Con­cu­rrie­ron en un au­to co­mo si fue­ran a vi­si­tar a un ami­go. Sin se­gu­ri­dad ni na­da ex­tra. Así se lle­va­ron la co­pa.

Le pa­ga­ron to­do, pe­ro ha­bía un de­ta­lle. La co­pa te­nía gas­tos ex­tras: el ága­ta, los gra­ba­dos, el es­tu­che. Wal­ter lle­vó los gas­tos, se los pre­sen­tó y los grie­gos le con­tes­ta­ron que no era po­si­ble. “Me pa­ga­ron el 30% de los gas­tos. En­ton­ces no les di­je cuán­to pe­sa­ba. Na­die sa­be cuán­to pe­sa”.

Hu­bo una es­pe­cie de pre­sen­ta­ción a la pren­sa an­tes de que se ju­ga­ra el Mun­dia­li­to, en la lla­ma­da “Ex­po­fe­ria de la Co­pa de Oro” a la que con­cu­rrió el pre­si­den­te de en­ton­ces de la AUF, Ya­man­dú Flan­gi­ni y el pro­pio Presno –quien ha­bía he­cho la ma­que­ta, pe­ro no la co­pa–, jun­to a va­rios di­ri­gen­tes de tras­cen­den­cia del fút­bol uru­gua­yo. Pe­ro Wal­ter no fue. No qui­so ir.

“Por protesta es­pi­ri­tual, no fui a nin­gún la­do. Tam­bién me in­vi­ta­ron a to­dos los par­ti­dos a un pal­co es­pe­cial. Fue una protesta so­cial. El te­ma so­cial del mo­men­to, no lo com­par­tía. Nun­ca qui­se que me vie­ran in­vo­lu­cra­do en al­go ofi­cial. Lo mío fue de par­ti­cu­lar a par­ti­cu­lar. Nun­ca me reuní con nin­gún in­te­gran­te de la AUF de en­ton­ces, ni con nin­gún mi­li­tar. Na­da de na­da”, ex­pli­ca Pa­ge­lla.

Cuan­do vio que Ro­dol­fo Ro­drí­guez la le­van­ta­ba al cie­lo por ser cam­peo­nes, sin­tió “un or­gu­llo ín­ti­mo. Por­que cuan­do asu­mís una res­pon­sa­bi­li­dad muy im­por­tan­te, se des­pier­tan una can­ti­dad de co­sas: en­dor­fi­nas, adre­na­li­na en el cuer­po hu­mano. Te­nía obs­tácu­los pa­ra pu­lir­la, pa­ra fun­dir­la, pa­ra el es­tu­che. Los iba sor­tean­do los obs­tácu­los, iba co­mo flo­tan­do. Me emo­cio­nó cuan­do la le­van­tó Ro­dol­fo”.

Se­gún co­men­tó a Re­fe­rí, la co­pa hoy vale unos US$ 280 mil. Y de­ve­ló el secreto en­tre ri­sas: “Pe­sa 2,6 ki­los”.

En la AUF, pien­san ha­cer un agasajo con los cam­peo­nes. “Se­gu­ra­men­te ha­re­mos al­go, al­gún ti­po de ac­to, re­co­no­ci­mien­to y en ese mo­men­to, po­der de­jar ex­hi­bi­da la co­pa en el Mu­seo del Fút­bol o en el hall de la Aso­cia­ción pa­ra que la gen­te se in­tere­se y se man­ten­ga la lla­ma de aque­lla épo­ca. Fue al­go muy im­por­tan­te pa­ra los uru­gua­yos”, ex­pli­có Alon­so. l

AUF

El pre­si­den­te Wil­mar Val­dez con la Co­pa de Oro el día que la en­con­tra­ron.

D. BATTISTE

Wal­ter Pa­ge­lla en la ac­tua­li­dad; arri­ba, con la ma­que­ta ori­gi­nal que hi­zo Lin­coln Presno y que aún con­ser­va en su do­mi­ci­lio, con el ejem­plar de la re­vis­ta argentina El Grá­fi­co y Ro­dol­fo Ro­drí­guez con la co­pa, y el pro­pio tro­feo fo­to­gra­fia­do...

Wal­ter Pa­ge­lla en pleno tra­ba­jo fa­bri­can­do lo que pa­ra él no es un tro­feo sino “una jo­ya”, dis­tin­ta a las que nor­mal­men­te ha­cía.

D. BATTISTE

An­tes que la pa­sa­ran a bus­car por su ca­sa, se to­mó una fo­to­gra­fía con la Co­pa de Oro jun­to a su es­po­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.