Una mi­ra­da al fút­bol en zo­na de con­flic­to

UNA MI­RA­DA AL DE­POR­TE MÁS PO­PU­LAR EN PA­LES­TI­NA E IS­RAEL, CON EL PAR­TI­CU­LAR APORTE DE JU­GA­DO­RES URU­GUA­YOS QUE CUEN­TAN SUS HIS­TO­RIAS

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - FE­LI­PE FERNÁNDEZ Es­pe­cial pa­ra Re­fe­rí Ex­pe­rien­cia de tres uru­gua­yos

Un pro­ble­ma en la ro­di­lla pue­de ha­cer muy di­fí­cil la ca­rre­ra de un fut­bo­lis­ta, in­clu­so hasta ter­mi­nar­la de ma­ne­ra abrup­ta. Me­nis­cos, li­ga­men­to ro­tu­liano, li­ga­men­to cru­za­do. La ro­di­lla es una ar­ti­cu­la­ción con mu­chos en­gra­na­jes, cual­quier pe­que­ño de­te­rio­ro de una de las pie­zas afec­ta to­do el con­jun­to. Los ju­ga­do­res cui­dan de sus ro­di­llas de ma­ne­ra es­pe­cial, cual­quier pro­ble­ma en ella son va­rios me­ses de ba­ja. Pe­ro pa­ra lo que no se pre­pa­ra la ro­di­lla de un ju­ga­dor de fút­bol es pa­ra re­ci­bir un ba­la­zo. Mohammed Kha­lil fue uno de los 1.400 he­ri­dos que de­jó la úl­ti­ma Mar­cha del Gran Re­torno, el vier­nes 30 de mar­zo en una protesta de la po­bla­ción de pa­les­ti­na en Ga­za, que se con­si­de­ran re­fu­gia­dos al no po­der re­tor­nar a sus pue­blos de na­ci­mien­to, aho­ra den­tro de te­rri­to­rio is­rae­lí.

Kha­lil era ju­ga­dor del Al-sa­lah Is­la­mic As­so­cia­tion FC, y hay que con­ju­gar en pa­sa­do por­que una ba­la de un fran­co­ti­ra­dor del ejér­ci­to de Is­rael le des­tro­zó la ro­di­lla. El equi­po de Kha­lil ju­gó el lu­nes pos­te­rior a la mar­cha por la ter­ce­ra ron­da de la Co­pa de la Fran­ja de Ga­za, que­dó eli­mi­na­do, al­go no muy sor­pren­den­te con­si­de­ran­do que es un equi­po del as­cen­so. Lo que qui­zá sor­pren­da es que se con­ti­núe ju­gan­do al fút­bol, pe­ro en esa zo­na del mundo el con­flic­to es la ru­ti­na dia­ria, y el fút­bol no es­ca­pa a esa reali­dad.

El fút­bol en Pa­les­ti­na es­tá or­ga­ni­za­do en dos ligas, una en la Fran­ja de Ga­za y otra en Cis­jor­da­nia. Exis­te una Co­pa Pa­les­ti­na que en­fren­ta a los cam­peo­nes da ca­da una de las ligas. Es­tu­vo 15 años in­te­rrum­pi­das por qué Is­rael no per­mi­tía la sa­li­da de los equi­pos ga­za­tíes, pe­ro en 2015 se reanu­dó aun­que ra­ra vez los equi­pos pue­den via­jar con el plan­tel com­ple­to de­bi­do a que las au­to­ri­da­des is­rae­líes no con­ce­den el per­mi­so a to­da la de­le­ga­ción. Se lo­gró ju­gar gra­cias a la pre­sión de la FIFA, un avan­ce de la diplomacia del ba­lón, en un lu­gar don­de ca­da ges­to o medida tie­ne un sim­bo­lis­mo es­pe­cial. Los equi­pos pa­les­ti­nos com­pi­ten en los tor­neos de la Con­fe­de­ra­ción Asiá­ti­ca de Fút­bol (AFC) y ob­via­men­te su se­lec­ción com­pi­te tam­bién allí. En 2015 ju­gó por pri­me­ra vez en su his­to­ria la Co­pa Asia.

Del otro la­do Is­rael, que aun­que geo­grá­fi­ca­men­te que­da en Asia com­pi­te en Eu­ro­pa. Aun­que no por fal­ta de in­ten­to por ju­gar en Asia. Cu­rio­sa­men­te, en fút­bol Is­rael fue Pa­les­ti­na. Fue en los años de 1930 cuan­do el te­rri­to­rio es­ta­ba ba­jo man­da­to bri­tá­ni­co, pa­ra el Mun­dial de 1934 ju­gó y per­dió con Egip­to (Áfri­ca y Asia se dispu­taban un úni­co cu­po). Pa­ra Fran­cia 1938 ju­ga­ron con­tra Gre­cia y tam­bién per­die­ron. El es­ta­do de Is­rael se fun­dó en 1948 y seis años des­pués se afi­lió a la AFC. En ese mo­men­to el con­flic­to ára­be-is­rae­lí se tras­la­da a las can­chas de fút­bol. Ejem­plo fue la eli­mi­na­to­ria pa­ra el Mun­dial de Sue­cia 1958. Tur­quía re­nun­ció a ju­gar su par­ti­do con­tra Is­rael, por lo que los is­rae­líes avan­za­ron a se­gun­da fa­se, allí se re­ti­ró In­do­ne­sia (país de ma­yo­ría mu­sul­ma­na) que pi­dió ju­gar en te­rreno neu­tral, y la FIFA lo ne­gó. Del otro la­do del cuadro Egip­to de­bía en­fren­tar a Su­dán, los egip­cios se ba­ja­ron an­te la po­si­bi­li­dad de ga­nar y cru­zar­se con Is­rael, y Su­dán tam­bién de­ci­dió re­nun­ciar. Is­rael es­ta­ba en el Mun­dial. Pe­ro la FIFA sa­lió al cru­ce, es­ta­ble­cien­do que nin­gún país po­día cla­si­fi­car­se a un mun­dial sin ha­ber dispu­tado por lo me­nos un par­ti­do. Por lo que Is­rael ju­gó un in­ven­ta­do re­pe­cha­je con Ga­lés y per­dió.

Lue­go de la gue­rra de Yom Ki­pur en 1974 la AFC de­ci­de ex­pul­sar a Is­rael, que se iba de Asia con su úni­co tí­tu­lo a ni­vel de se­lec­cio­nes hasta el mo­men­to, una Co­pa Asia dispu­tada en 1964 don­de fue­ron an­fi­trio­nes y ju­ga­ron con­tra Co­rea del Sur, Hong Kong e In­dia. Una re­co­rri­da por la his­to­ria de los equi­pos is­rae­líes es ca­si un ejer­ci­cio de his­to­ria na­cio­nal del país. Ca­si que ca­da ciudad tie­ne su Ha­poel y su Mac­ca­bi. Los se­gun­dos ha­cen re­fe­ren­cia a la tri­bu he­brea de los Ma­ca­beos, mo­vi­mien­to del si­glo II a.c. que lu­chó con­tra el em­pe­ra­dor grie­go Anío­co IV y que tu­vo a tres her­ma­nos co­mo hé­roes: Ju­das, Jo­na­tán y Simón, es­te úl­ti­mo lo­gró un Es­ta­do Ju­dío in­de­pen­dien­te en el 142 a.c.. Por otro la­do es­tán los Ha­poel, que en he­breo sig­ni­fi­ca obrero y que sur­gen en su ma­yo­ría de sin­di­ca­tos, movimientos obre­ros u or­ga­ni­za­cio­nes lai­cas. Mien­tras que los Mac­ca­bi sue­len ser de­ri­va­dos de aso­cia­cio­nes re­li­gio­sas. La gran dis­cu­sión de un

Vi­vien­do en Je­ru­sa­lén no te en­te­rás mu­cho del con­flic­to, a ve­ces me en­te­ra­ba más por mi fa­mi­lia que me lla­ma­ba desde Montevideo pre­gun­tán­do­me co­sas de allá” Ro­dri­go Se­bas­tián Váz­quez FUT­BO­LIS­TA

Es­ta­do de Is­rael lai­co o re­li­gio­so en cla­ve fút­bol. En lí­neas ge­ne­ra­les los Mac­ca­bi sue­len ser de de­re­cha, y los Ha­poel de iz­quier­da, aun­que las eti­que­tas de prin­ci­pio de si­glo XX po­co sir­ven en la ac­tua­li­dad.

Gary Ka­gel­ma­cher (Danubio, Real Ma­drid, Mó­na­co) ju­gó una tem­po­ra­da, la 2016/17, en el Mac­ca­bi Hai­fa, lle­gó a ser el se­gun­do ca­pi­tán del club, el se­gun­do ex­tran­je­ro en la his­to­ria en ser­lo. Cristian Kily González (De­fen­sor, Pe­ña­rol, Ri­ver Pla­te, ac­tual­men­te en Sud Amé­ri­ca) pa­só seis años de su ca­rre­ra en Is­rael (Mac­ca­bi Tel Aviv, Ash­dod y Bei­tar Je­ru­sa­lem). Tam­bién es­tu­vo en Is­rael por seis me­ses Ro­dri­go Se­bas­tián Váz­quez (Na­cio­nal, Es­tu­dian­tes, Pe­ña­rol) ju­gan­do en el Bei­tar Je­ru­sa­lem, don­de fue com­pa­ñe­ro de Kily. Los tres coin­ci­den en que es un país pa­cí­fi­co, con mu­chas pre­cau­cio­nes de se­gu­ri­dad, en pa­la­bras de Váz­quez: “Te re­vi­san hasta pa­ra en­trar a un shopping, in­clu­so hay lu­gar pa­ra de­jar las ar­mas, co­mo acá de­jás una mo­chi­la allá de­jan ar­mas a la en­tra­da”.

Kily González cuen­ta que “nun­ca es có­mo­do cuan­do hay un con­flic­to de por me­dio”. “Por suer­te no vi­ví na­da cer­cano tan dra­má­ti­co o al­go que me hi­cie­ra du­dar en que­dar­me. El is­rae­lí es­tá acos­tum­bra­do de to­da la vi­da a es­te con­flic­to, y lo vi­ve muy na­tu­ral­men­te”.

Ka­gel­ma­cher ex­pli­ca al res­pec­to: “A no­so­tros, que ve­ni­mos de afue­ra, to­do nos sor­pren­de más. So­la­men­te pa­san al­gu­nas co­sas en la fron­te­ra sur del país, no to­do el te­rri­to­rio de Is­rael vi­ve el con­flic­to con la mis­ma in­ten­si­dad”. Él, por ejem­plo, vi­vió en Hai­fa, una ciudad mul­ti­cul­tu­ral y don­de con­vi­ven per­so­nas de mu­chas re­li­gio­nes di­fe­ren­tes, al­go que sor­pren­dió un po­co al ju­ga­dor .“An­tes de ir a Is­rael pen­sa­ba que la ma­yo­ría de la po­bla­ción eran ju­díos, pe­ro hay mu­chos cris­tia­nos y tam­bién is­rae­líes ára­bes, que a su vez ha­blan un ára­be dis­tin­to al de paí­ses de la re­gión. La hin­cha­da del Hai­fa no ha­cía sen­tir esas di­fe­ren­cias”.

El de­fen­sa mun­dia­lis­ta sub 20 en 2007 agre­ga: “No se ha­bla­ba mu­cho del con­flic­to en el ves­tua­rio. Ha­bla­ba un po­co con miem­bros del staff del equi­po y no­ta­ba que es­ta­ban or­gu­llo­sos de las de­fen­sas is­rae­líes y del po­de­río mi­li­tar. No pue­den con­tar qué hi­cie­ron exac­ta­men­te du­ran­te el ser­vi­cio mi­li­tar, pe­ro te cuen­tan la ex­pe­rien­cia sin en­trar en de­ta­lles”.

Los tres ju­ga­do­res que­da­ron sor­pren­di­dos con el gra­do de fa­na­tis­mo de los hin­chas is­rae­líes, Son tan apa­sio­na­dos que Kily. González y Váz­quez com­pa­ran al Bei­tar con Pe­ña­rol, y Ka­gel­ma­cher cuen­ta que au­tó­gra­fos y sel­fies eran pa­ra­da obli­ga­da si uno sa­lía a ca­mi­nar. Los hin­chas del Bei­tar no tie­nen bue­na fa­ma, más si uno vio el do­cu­men­tal “Fo­re­ver Pu­re” dis­po­ni­ble en Net­flix. Exis­te un gru­po de ul­tras que se de­no­mi­nan “La Fa­mi­lia” que se enor­gu­lle­cen de su ra­cis­mo ex­tre­mo y de nun­ca ha­ber fi­cha­do a un ára­be. Sí han ju­ga­do al­gu­nos fut­bo­lis­tas mu­sul­ma­nes, pe­ro allí es­tá “La Fa­mi­lia” pa­ra ha­cer­le la vi­da imposible, e in­clu­so boi­co­tear al equi­po si es ne­ce­sa­rio. Kily González nun­ca tu­vo problemas con los ul­tras, y cuen­ta que en las tri­bu­nas del Teddy, co­mo se lla­ma don­de jue­gan de lo­cal, “hay hin­chas de tres re­li­gio­nes di­fe­ren­tes. Es una tri­bu­na que apo­ya mu­cho al equi­po y hay ju­díos, mu­sul­ma­nes y ca­tó­li­cos. Fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble”. En la mis­ma lí­nea ha­bla Váz­quez: “lo máximo fue lue­go de per­der un clá­si­co, don­de la hin­cha­da hi­zo un re­ci­bi­mien­to muy pre­pa­ra­do en la tri­bu­na, nos hi­cie­ron sa­ber que ellos po­nían to­do su es­fuer­zo y en la can­cha no pa­sa­ba lo mis­mo, pe­ro siem­pre ha­blan­do”.

Cuan­do Ka­gel­ma­cher vi­si­tó el es­ta­dio Teddy cuen­ta que la hin­cha­da “can­ta co­sas co­mo “so­mos la hin­cha­da más ra­cis­ta del país”. Ade­más ca­da vez que ju­gás de vi­si­tan­te con­tra el Bei­tar, se can­ta el himno de Is­rael an­tes del par­ti­do. Es al­go que me cho­có un po­co, ex­tra­ño pa­ra no­so­tros”.

El Bei­tar acu­mu­la odios en otras hin­cha­das, pe­ro en nin­gu­na más que la del Bnei Shakh­nin, el úni­co equi­po ára­be de la pri­me­ra di­vi­sión is­rae­lí, cu­yo es­ta­dio se de­no­mi­na Doha Sta­dium en re­tri­bu­ción a los fon­dos pa­ra cons­truir­lo que vi­nie­ron desde Ca­tar. El due­lo en­tre es­tos dos equi­pos sí es un par­ti­do con­si­de­ra­do de al­to ries­go, y la se­gu­ri­dad ese día en el es­ta­dio es máxima.l

AFP GIL COHEN-MAGEN AFP AFP - G. COHEN

Ha­poel en una de sus úl­ti­mas par­ti­ci­pa­cio­nes en la Eu­ro­pa Lea­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.