Em­ba­ja­do­ra de la su­pera­ción

Ro­sa­na Vig­na­le. Tras ga­nar­le al cán­cer de ma­ma des­cu­brió el run­ning y hoy, mien­tras dis­fru­ta del de­por­te, es un ejem­plo pa­ra quie­nes le dan pe­lea a la en­fer­me­dad

El Observador Fin de Semana - Referi - - INFORME - Una ca­de­na de fa­vo­res

Tras su de­but, por dos años su­mó ex­pe­rien­cia en ca­rre­ras de 5K. Lue­go, co­men­zó a su­mar ki­ló­me­tros y pro­bó una de 10K. En 2016, se unió a un gru­po de en­tre­na­mien­to y los do­min­gos co­rría con Fon­dos Do­min­gue­ros, el gru­po que, co­mo di­ce su nom­bre, or­ga­ni­za esas ro­da­das. Hi­zo una de 19K por la are­na, lue­go pa­só a 21K, y el año pa­sa­do de­bu­tó en la Maratón de Montevideo. “Me en­can­tó. La hi­ce re­tran­qui­la, me gus­tó y lle­gué fas­ci­na­da, fe­liz”, di­jo so­bre su pri­me­ra “rei­na”.

Tam­bién el año pa­sa­do, es­ta­ba ayu­dan­do a pre­pa­rar a co­rre­do­res que iban a par­ti­ci­par en los 42K en Bue­nos Ai­res y una se­rie de acon­te­ci­mien­tos –un com­pa­ñe­ro le­sio­na­do que le ce­dió su ins­crip­ción, más ayu­das a úl­ti­mo mo­men­to con los pa­sa­jes y el ho­tel– la lle­va­ron a que es­tu­vie­ra pa­ra­da en la lí­nea de lar­ga­da y co­rrió su pri­me­ra maratón in­ter­na­cio­nal.

“Es co­mo una ca­de­na de fa­vo­res”, co­men­tó. “Sin dar­te cuen­ta ayu­das a gen­te. Me pa­só con una chi­ca que no me co­no­cía y que se en­te­ró que ha­bía te­ni­do es­ta en- fer­me­dad, ella es­ta­ba pa­san­do por lo mis­mo y se con­tac­tó con­mi­go. Lo úni­co que po­día ha­cer era ha­blar­le de mi ex­pe­rien­cia, le di pa­ra ade­lan­te, que no ba­ja­ra los bra­zos. Y le sa­lió to­do bien y hasta hoy es­tá agra­de­ci­da”, se­ña­ló.

“Y tam­bién gen­te que la ayu­dé a de­bu­tar en ca­rre­ras, co­mo un com­pa­ñe­ro a quien acom­pa­ñé a co­rrer su pri­me­ra me­dia maratón, la pre­pa­ra­mos jun­tos. Y a mí me pa­só es­to de ir a Bue­nos Ai­res sin pen­sar­lo, por­que no te­nía los me­dios pa­ra ha­cer­la, y la hi­ce”, co­men­tó.

Con el run­ning des­cu­brió un mundo nue­vo y una vi­da con há­bi­tos más sa­lu­da­bles. Aho­ra, co­mo una em­ba­ja­do­ra de la su­pera­ción, in­vi­ta a las mu­je­res a que se ani­men a co­rrer la 5K con­tra el Cán­cer de Ma­ma y a ha­cer de­por­te y ac­ti­vi­dad fí­si­ca. “Co­men­cé a co­rrer por una en­fer­me­dad, pe­ro te cam­bia la vi­da y la ma­ne­ra de ver la vi­da, te da una fe­li­ci­dad im­pre­sio­nan­te. Me emo­ciono más du­ran­te la ca­rre­ra que cuan­do lle­go a la me­ta”, con­tó Ro­sa­na.

Tam­bién des­ta­có que en las ca­rre­ras in­ten­ta de­mos­trar que se pue­de su­pe­rar al cán­cer de ma­ma. “Hay mu­cha gen­te que es­tá pa­san­do por es­ta en­fer­me­dad que te va a ver, o es­tá co­rrien­do o tro­tan­do, y ven que vos po­dés ha­cer­la y que tam­bién pue­den sa­lir ade­lan­te”.

“No hay que ti­rar la toa­lla, la toa­lla es pa­ra se­car­te el su­dor y se­guir”, se­ña­ló la co­rre­do­ra. “Siem­pre to­mé muy bien a mi en­fer­me­dad. Nun­ca me en­ce­rré a po­ner­me a llo­rar por lo que me pa­só. Me di­je, ten­go es­to y así co­mo vino se va a ir”, agre­gó. “So­mos el re­sul­ta­do de la ma­ne­ra en que reac­cio­na­mos an­te las cir­cuns­tan­cias, no de lo que nos pa­só, sino de tra­tar de re­ver­tir­lo”, agre­gó Ro­sa­na, quien sa­lió ade­lan­te con mu­chos ki­ló­me­tros. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.