GA­NAR A LOS 15

To­to Llanes em­pe­zó a ha­cer na­ta­ción a los 7 años pa­ra cu­rar el as­ma, pe­ro des­cu­brió en el te­nis un amor es­pe­cial y el do­min­go se es­treno con un triun­fo en Co­pa Da­vis

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - FE­LI­PE FER­NÁN­DEZ Es­pe­cial pa­ra Re­fe­rí

El ga­me de­ci­si­vo es­ta­ba sien­do ex­ten­so, en lí­nea con el par­ti­do que se de­fi­nía en el quin­to set. Ya era no­che en Queens, Nue­va York, y Mar­tín Del Po­tro con so­lo 20 años ba­ta­lla­ba con­tra Ro­ger Fe­de­rer. Sa­ca Fe­de­rer, re­vés cru­za­do de Del Po­tro, la pe­lo­ta vuel­ve, de­re­cha cru­za­da con­tra la lí­nea, la pe­lo­ta vuel­ve, de­re­cha pa­ra­le­la, la pe­lo­ta vuel­ve, pe­ro no tu­vo ne­ce­si­dad de vol­ver a pe­gar­le, picó afue­ra. Co­rría el año 2009 y el ar­gen­tino ga­na­ba su pri­mer Grand Slam, el úni­co has­ta aho­ra.

Fran­cis­co era un ni­ño de 7 años y des­de Pay­san­dú veía pa­sar la pe­lo­ta de un la­do al otro so­bre el azul del Bi­llie Jean King Na­tio­nal Ten­nis Cen­ter en Flus­hing Mea­dows. A Fran­cis­co Llanes le di­cen To­to, en esos años iba al Club Re­me­ros de Pay­san­dú, al prin­ci­pio a ha­cer na­ta­ción, pa­ra cu­rar­se el as­ma. Pe­ro una tar­de acom­pa­ñó a un ami­go a una cla­se de te­nis, y a la se­ma­na ya pa­sa­ba más tiem­po en el pol­vo de la­dri­llo que en la pis­ci­na. El as­ma se la cu­ró igual y de pa­so en­con­tró el de­por­te en el cuál que­ría desa­rro­llar­se.

De aque­llo ha­ce ocho años, en los que To­to pa­só de ver te­nis a ser el pro­ta­go­nis­ta, tan­to que a una se­ma­na de cum­plir 16 años de­bu­tó en una se­rie de Co­pa Da­vis. En el te­nis el de­por­tis­ta va to­man­do for­ma cuan­do la per­so­na to­da­vía es un ni­ño, y las ma­ne­ras de com­pe­tir se re­pli­can des­de tem­pra­na edad. Por ejem­plo, a To­to lo que más le gus­ta­ba de ni­ño eran esos via­jes pa­ra dispu­tar tor­neos re­gio­na­les en Mer­ce­des y Sal­to. Con 7 años esas dis­tan­cias de­ben pa­re­cer le­jí­si­mas, pe­ro pa­ra Llanes el óm­ni­bus de ida y vuel­ta con el res­to de ju­ga­do­res del Re­me­ros era una fies­ta. En ese club su en­tre­na­dor era Pau­lo Mel­ga­re­jo, pe­ro ha­bía so­la­men­te dos can­chas y mu­chos ni­ños. A los 9 años y con el es­fuer­zo de la fa­mi­lia, To­to se cam­bia al Pay­san­dú Golf Club que te­nía más can­chas, allí lo si­guió en­tre­nan­do An­drés Ar­tía.

Cuen­ta En­ri­que “Be­be” Pérez Cas­sa­rino, ca­pi­tán del equi­po de Co­pa Da­vis, que “la ca­rre­ra de un te­nis­ta em­pie­za ju­gan­do tor­neos na­cio­na­les, lue­go con tor­neos re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En fun­ción de los re­sul­ta­dos se irá vien­do qué tor­neos ju­gar”. Así fue que Llanes pri­me­ro fue de los me­jo­res de Uru­guay, por lo que co­men­zó a dispu­tar tor­neos en Ar­gen­ti­na, los re­sul­ta­dos se si­guie­ron dan­do y lle­gó el mo­men­to de dispu­tar tor­neos a ni­vel sud­ame­ri­cano. Las dis­tan­cias se agran­da­ban, pri­me­ro Mer­ce­des, lue­go Con­cep­ción del Uru­guay, Bue­nos Ai­res y has­ta Gua­ya­quil. Ese via­je a Ecua­dor pa­ra dispu­tar un tor­neo ba­jo la ór­bi­ta de la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Te­nis fue es­pe­cial­men­te du­ro. Los pa­dres de To­to, Ma­xi­mi­li­ano y Gi­na acom­pa­ña­ban ca­da vez que po­dían, pe­ro no es fá­cil se­guir el rit­mo de los tor­neos y la eco­no­mía fa­mi­liar tam­po­co lo per­mi­te. Aque­lla vez en Gua­ya­quil, To­to pa­só lar­gas ho­ras al te­lé­fono con sus pa­dres. Cuen­ta Ma­xi­mi­li­ano que esos via­jes le sir­ven por­que le dan ex­pe­rien­cia, “ca­lle”, por­que “a ve­ces to­can lu­ga­res di­fí­ci­les y te van en­du­re­cien­do”. “Mu­chas ve­ces la es­truc­tu­ra de los tor­neos de­ja que desear y te­nés que es­tar muy con­ven­ci­do pa­ra ha­cer esa vi­da”, com­ple­men­ta Be­be Pérez.

El pri­me­ro en aga­rrar una ra­que­ta en la fa­mi­lia fue To­to, Ma­xi­mi­li­ano y Gi­na co­men­za­ron a ju­gar al te­nis por su hi­jo, aho­ra no so­lo lo jue­gan sino que mi­ran cuan­to par­ti­do ha­ya en la vuel­ta, es­pe­cial­men­te los de Pa­blo Cue­vas, sin im­por­tar di­fe­ren­cia ho­ra­ria. “Los chi­qui­li­nes ma­du­ran muy rá­pi­do” di­ce el pa­pá, con una mez­cla de nos­tal­gia y or­gu­llo. El ni­ño co­mien­za a desen­vol­ver­se so­lo, a to­mar mu­chas de­ci­sio­nes, “co­mo pa­dre ves que te cre­cen muy rá­pi­do, pe­ro por otro la­do ves que to­man de­ci­sio­nes acer­ta­das”, re­fle­xio­na Ma­xi­mi­li­ano.

Una de esas de­ci­sio­nes acer­ta­das es la de no aban­do­nar los es­tu­dios. “Hoy, a di­fe­ren­cia de al­gu­nos años con la tec­no­lo­gía pue­den se­guir con los es­tu­dios y ter­mi­nar­los”, co­men­ta Be­be Pérez mien­tras le pre­gun­ta a Fran­co Ron­ca­de­lli, otro jo­ven te­nis­ta uru­gua­yo, si su pró­xi­mo exa­men no coin­ci­día con un tor­neo a ju­gar­se.

La vi­da del te­nis­ta no res­pe­ta ru­ti­nas. Un asun­to no me­nor es el pre­su­pues­to dia­rio de ca­da ju­ga­dor, en el ca­so de To­to cuen­ta con el apo­yo de BAF Ca­pi­tal, una em­pre­sa ar­gen­ti­na que des­ti­na fon­dos pa­ra pro­me­sas del de­por­te. De he­cho, la pre­sen­cia de BAF ex­pli­ca que Be­be Pérez sea el en­tre­na­dor ac­tual de Llanes, por la em­pre­sa, y a tra­vés Da­niel Or­sa­nic, ca­pi­tán de Da­vis de Ar­gen­ti­na que le co­men­tó a Be­be es­ta po­si­bi­li­dad.

Llanes el te­nis­ta

“La ma­yor ar­ma del To­to es la ma­du­rez, sa­ber lo que quie­re. Tie­ne una po­ten­cia pa­ra su edad que ayu­da mu­cho, tie­ne mu­chas co­sas pa­ra me­jo­rar y desa­rro­llar co­mo su jue­go de ata­que, su vo­lea, su sa­que, la de­re­cha. Pe­ro den­tro de un con­ven­ci­mien­to que es muy im­por­tan­te”, des­cri­be Be­be a Llanes. El pro­pio ju­ga­dor se de­fi­ne co­mo “ofen­si­vo”: “Mi jue­go es to­car­la lo más que pue­da de de­re­cha y aho­ra bus­car ata­car con el sa­que. An­tes sa­ca­ba con top que no es tan ofen­si­vo, aho­ra tra­to de ti­rar­lo más”.

Re­sul­ta inevi­ta­ble ha­blar del fu­tu­ro de un ju­ga­dor con mu­chas con­di­cio­nes, pe­ro la ex­pe­rien­cia de Be­be Pérez di­ce que no es na­da fá­cil los pa­sos que vie­nen. “Nosotros nos mal acos­tum­bra­mos a que te­ner un ti­po en­tre los 50 me­jo­res es al­go nor­mal, y es al­go muy di­fí­cil”, di­ce Pérez, y agre­ga: “En Uru­guay sur­gen ju­ga­do­res a ba­se de es­fuer­zos pro­pios. Tu­vi­mos a Jo­se­lo (Da­mia­ni), Die­go (Pérez), Mar­ce­lo (Fi­lip­pi­ni). Si nos com­pa­ra­mos con paí­ses similares co­mo Pa­ra­guay o Ecua­dor no se dio tan se­gui­do en esos ca­sos. Víctor Pe­chi y mu­cho tiem­po des­pués Ra­món Del­ga­do”.

Uru­guay tie­ne un gran pro­ble­ma, y es que los cam­peo­na­tos que­dan le­jos. Mien­tras que un chi­co en Eu­ro­pa tie­ne a cua­tro ho­ras de dis­tan­cia un mon­tón de tor­neos.

“Uno lo que ve es un fin de se­ma­na de Co­pa Da­vis, en ca­sa, pe­ro des­pués son 30 se­ma­nas afue­ra de ca­sa”, di­ce Be­be Pérez mien­tras sal­ta a la can­cha pa­ra en­tre­nar con To­to, 48 ho­ras des­pués de su pri­mer vic­to­ria en la Da­vis, el pa­sa­do do­min­go an­te el ve­ne­zo­lano Bran­don Pérez. La úni­ca evi­den­cia de la se­rie son los an­da­mios que res­tan des­ar­mar de la tribuna. En la vi­da del te­nis to­do su­ce­de muy rá­pi­do, no hay tiem­po pa­ra la­men­tar de­rro­tas ni pa­ra dis­fru­tar vic­to­rias, mien­tras los ado­les­cen­tes se van ha­cien­do adul­tos.

Me fui de va­ca­cio­nes a Bra­sil con mis pa­dres y un ami­go. Te­nía la fe­cha con­tra Ve­ne­zue­la mar­ca­da por­que sa­bía que por lo me­nos iba a ha­cer de spa­rring. Me es­cri­be Be­be co­mo una char­la más de to­dos los días y de la na­da me avi­sa que voy a ser el cuar­to ju­ga­dor del equi­po”

Via­jé a un sud­ame­ri­cano sub 14 te­nien­do 11. Se me hi­zo muy pe­sa­do, lla­ma­ba a mis vie­jos y me lar­ga­ba a llo­rar, sa­bien­do que po­dían ha­cer po­co por­que es­ta­ban le­jí­si­mos” To­to Llanes TE­NIS­TA

Ha­cía mu­cho no te­nía­mos un ju­ga­dor con los re­sul­ta­dos que vie­ne lo­gran­do. Tie­ne muy bue­nos im­pac­tos con la pe­lo­ta, creo que tie­ne cla­ro lo que quie­re y eso es muy im­por­tan­te, ló­gi­ca­men­te por su cor­ta edad tie­ne mu­cho pa­ra tra­ba­jar” Pa­blo Cue­vas TE­NIS­TA NÚ­ME­RO 1 DE URU­GUAY

FO­TOS: D. BATTISTE

Be­be Pérez Cas­sa­rino, el ca­pi­tán de Co­pa Da­vis, pre­pa­ra a Llanes pa­ra su es­treno en la Da­vis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.