Uru­guay su­fre por los es­ta­dios In­fra­es­truc­tu­ra de­por­ti­va, una his­to­ria de éxi­tos y fra­ca­sos

El Observador Fin de Semana - Referi - - ENTREVISTA A JORGE CONTRERAS -

En un país tan pe­que­ño don­de cons­truir es­ta­dios de fút­bol es una ta­rea ex­tra­ña, es im­pen­sa­do ima­gi­nar que pue­dan le­van­tar dos es­ta­dios con una in­ver­sión de US$ 600 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, es­to for­ma par­te del plan que desa­rro­lla el Go­bierno pa­ra lo­grar dos de las 12 se­des en la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial de 2030.

La úl­ti­ma vez que el go­bierno se en­fren­tó a una in­ver­sión que sa­lía de lo ha­bi­tual, fue pre­vio a la Co­pa Amé­ri­ca de 1995.

En aque­lla oca­sión se re­mo­de­la­ron tres es­ta­dios, to­dos en el in­te­rior (Mal­do­na­do, Pay­san­dú y Ri­ve­ra), y en los ca­sos del Cam­pus fer­nan­dino y del Ar­ti­gas san­du­ce­ro se pre­sen­ta­ron fa­llas en las cons­truc­cio­nes que lle­va­ron a in­ha­bi­li­tar to­tal o par­cial­men­te tri­bu­nas. Tam­bién su­ce­dió que esos es­ce­na­rios re­ci­bie­ron muy po­cos par­ti­dos de gran­des con­vo­ca­to­rias, sal­vo amis­to­sos de la se­lec­ción, co­pas con clá­si­cos de ve­rano o es­po­rá­di­cos en­cuen­tros ofi­cia­les.

Más atrás en el tiem­po, se re­gis­tra la inau­gu­ra­ción del Es­ta­dio Cha­rrúa, cons­trui­do en 1984. Tam­bién tu­vo fa­llas en la cons­truc­ción y tu­vo que se re­mo­de­la­do con apor­tes de FIFA y en los úl­ti­mos años de la Unión de Rugby del Uru­gua­ya pa­ra es­tar en con­di­cio­nes de al­ber­gar es­pec­ta­do­res en to­das las tri­bu­nas.

Un po­co más le­jos aún, el úni­co es­ta­dio con ca­pa­ci­dad pa­ra 10.000 o más es­pec­ta­do­res se des­ta­ca el Es­ta­dio Luis Tróc­co­li, cons­trui­do en 1964, tam­bién con apor­tes del go­bierno.

Ese es­ta­dio tam­bién tie­ne tri­bu­nas in­ha­bi­li­ta­das.

La ex­pe­rien­cia de Uru­guay en la cons­truc­ción de es­ta­dios de­jó sal­do de­fi­ci­ta­rio, sal­vo el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, el úni­co que pe­se a que tie­ne 88 años y se cons­tru­yó en tiem­po ré­cord pa­ra la épo­ca, man­tie­ne to­das sus tri­bu­nas en con­di­cio­nes y no de­bió ser ce­rra­do por los ries­gos o pe­li­gro que im­pli­ca­ba su uti­li­za­ción.

Por su par­te, a ni­vel in­ver­sio­nes de los clu­bes, Peñarol pue­de jac­tar­se de ha­ber tor­ci­do el rum­bo con la cons­truc­ción del Cam­peón del Si­glo (CDS). En se­tiem­bre de 2012 pre­sen­tó el pro­yec­to pa­ra la cons­truc­ción de su es­ta­dio con ca­pa­ci­dad to­tal de 40.200 per­so­nas sen­ta­das, a un costo de US$ 33 mi­llo­nes. La cons­truc­ción de­man­da­ría unos 13 me­ses. Fi­nal­men­te se inau­gu­ró en 2016 y la ero­ga­ción fue de US$ 40 mi­llo­nes.

An­tes del CDS, Na­cio­nal ha­bía sa­cu­di­do el país con la re­cons­truc­ción del Gran Par­que Cen­tral, que ini­ció en 2001 y en el que invertirá US$ 21 mi­llo­nes pa­ra mo­der­ni­zar un es­ta­dio que fue se­de del Mun­dial de 1930. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.