Na­cio­nal fes­te­jó a 30 años de la última Li­ber­ta­do­res

SE CUM­PLIE­RON 30 AÑOS DE LA ÚLTIMA LI­BER­TA­DO­RES TRI­CO­LOR Y LOS JU­GA­DO­RES CE­LE­BRA­RON EN LA SE­DE

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

El ges­to adus­to tra­di­cio­nal, la se­rie­dad his­tó­ri­ca de Hu­go De León, una de las ma­yo­res glo­rias de Na­cio­nal de los úl­ti­mos tiem­pos, de­jó lu­gar a la emo­ción. Tan­to fue así que más de una vez se le lle­na­ron los ojos de lá­gri­mas cuan­do ha­bla­ba de sus com­pa­ñe­ros y de esa Co­pa Li­ber­ta­do­res que el vier­nes cum­plió 30 años.

“Fue co­mo sa­car­me un pe­so de de­cir­le a to­dos los que me ayu­da­ron en dis­tin­tas eta­pas lo que sig­ni­fi­ca­ron pa­ra mí. Me ali­via al­go por­que se ve que lo ve­nía guar­dan­do ha­ce mu­cho, no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de de­cír­se­lo. Me dio una emo­ción es­pe­cial y aho­ra me ali­via­na de pe­so. Ade­más, uno tie­ne nie­tos y eso tam­bién lo re­mue­ve. Si ten­go al­go en la vi­da que ga­né, lo ga­né por el es­fuer­zo de to­dos ellos”, di­jo el ca­pi­tán de aque­lla ges­ta en pleno festejo.

Allí, ade­más del pre­si­den­te, se en­con­tra­ban ex­com­pa­ñe­ros co­mo Martín La­sar­te, Jor­ge Car­dac­cio, Tony Gó­mez, Wi­lliam Cas­tro, Ma­rio Ló­pez, Aníbal Paz y Ro­bert Brí­tez.

El Bo­cha Car­dac­cio, un vo­lan­te de ida y vuel­ta de un equi­po me­mo­ra­ble, con­tó a Re­fe­rí al­gu­nas anéc­do­tas y se­cre­tos de aquel plan­tel.

“Des­pués de la fi­nal me jun­té con mis her­ma­nos y mis pa­dres a to­mar al­go y lue­go con mis hi­jos que eran chi­qui­tos, fui­mos por 18 de Ju­lio a en­tre­ve­rar­nos un po­co con la gen­te co­mo cual­quier hin­cha. Di­mos una vuel­ta, de­jé a mi fa­mi­lia en mi ca­sa y nos fui­mos al res­to­rán de Pi­no­cho con to­do el plan­tel”, re­cor­dó.

Y agre­gó: “Una co­sa muy im­por­tan­te de aque­lla co­pa fue la se­mi­fi­nal con­tra Amé­ri­ca de Ca­li, un par­ti­do con mu­chas di­fi­cul­ta­des, por los rui­dos, no de­jar­nos dor­mir, un im­pro­vi­sa­do des­fi­le de mo­de­los a la ho­ra de co­mer al me­dio­día pa­ra que nos dis­tra­jé­ra­mos y es­tu­vié­ra­mos en otra. Des­pués, la en­tra­da al es­ta­dio de ellos, el que se en­car­ga­ba de le­van­tar la hin­cha­da pe­chó fuer­te­men­te a Jor­ge (Se­ré). To­do eso nos ju­gó a fa­vor, no en con­tra”.

La sa­li­da de Los Cés­pe­des fue tre­men­da. “Cuan­do pa­sa­mos por el Hi­pó­dro­mo, la gen­te pa­ró el óm­ni­bus, yo iba ade­lan­te y vi có­mo ha­bía per­so­nas que jun­ta­ban las ma­nos y nos pe­dían por fa­vor que ga­ná­ra­mos. Esas co­sas te iban su­man­do. To­dos lo sen­ti­mos eso. La lle­ga­da al es­ta­dio fue im­pre­sio­nan­te, pe­ro en­trar a la can­cha, inol­vi­da­ble”, sos­tu­vo.

Re­cuer­da que fue com­pa­ñe­ro de pie­za de Fe­li­pe Re­ve­lez. “Era un ro­ble. Me acuer­do que ju­gó mu­cho tiem­po con un pin­cha­zo en el ta­lón y na­die sa­bía qué era. Re­sul­ta que los días de llu­via, los za­pa­tos se lim­pia­ban con ce­pi­llo de alam­bre y uno de los hi­los de alam­bre, lo ha­bía atra­ve­sa­do y él se lo in­crus­tó en el ta­lón. Y él ju­ga­ba igual, con un do­lor im­pre­sio­nan­te. El gru­po te­nía un es­pí­ri­tu de en­tre­ga y sa­cri­fi­cio im­pre­sio­nan­te”.

Re­sal­ta la tras­cen­den­cia de Cono Ca­mi­nat­ti co­mo pre­pa­ra­dor fí­si­co y de Ro­ber­to Flei­tas co­mo en­tre­na­dor, pe­ro tam­bién que ha­bía pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.

“Bas­tan­tes pro­ble­mas tu­vi­mos y por eso hi­ci­mos una gi­ra pre­via en Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra ir sol­ven­tan­do la si­tua­ción. Mi­rá lo que son las co­sas: esa gi­ra nos dio la po­si­bi­li­dad de co­no­cer­nos co­mo gru­po en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Por­que co­no­cer­nos en si­tua­cio­nes que es­tá to­do bien, es fá­cil. Pe­ro en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, es más real, con di­fi­cul­ta­des de ali­men­ta­ción, por ejem­plo. Es­tá­ba­mos en un mo­men­to de la gue­rri­lla de El Sal­va­dor y veías a to­dos los gue­rri­lle­ros con sus me­tra­lle­tas. Ha­cía­mos via­jes in­só­li­tos que pa­sá­ba­mos a 30 cen­tí­me­tros del pre­ci­pi­cio. ¡Una co­sa de lo­cos! Pen­sá­ba­mos que en cual­quier mo­men­to se caía el óm­ni­bus. No sa­bía­mos qué ha­cer. To­das esas co­sas nos fue­ron for­ta­le­cien­do, unien­do y eso si­guió a tra­vés de los años ya que se­gui­mos jun­tos”, di­jo el Bo­cha.

Rosa Lu­na y el gol en con­tra

En la fa­se pre­via con­tra Ne­well’s –por­que en esa Co­pa se en­fren­ta­ron an­tes de las fi­na­les– re­cuer­da que se hi­zo un gol en con­tra “sin que­rer, en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio.

Al mis­mo tiem­po ju­ga­ba Pe­ña­rol con San Lo­ren­zo en Ar­gen­ti­na. Ese gol de­jó afue­ra a Pe­ña­rol. Ojo que no fue a pro­pó­si­to ni de gus­to. Ter­mi­nó el par­ti­do y con los re­sul­ta­dos, Pe­ña­rol que­dó afue­ra y si­guió San Lo­ren­zo. Cuan­do sa­lí del ves­tua­rio vino Rosa Lu­na quien era gran hin­cha de Na­cio­nal, me dio un abra­zo gran­de, me pal­meó la es­pal­da y me di­jo: “Bo­chi­ta, es­te es el me­jor gol que hi­cis­te en tu vi­da” (se ríe).

El Chan­go en cal­zon­ci­llos

Tony Gó­mez, hé­roe de la fi­nal In­ter­con­ti­nen­tal con­tra PSV Eind­ho­ven, no ocul­ta­ba su emo­ción por es­ta ce­le­bra­ción.

“Era una co­pa muy du­ra en la cual no ha­bía la se­gu­ri­dad que hay aho­ra. Ir a ju­gar a Co­lom­bia era muy di­fí­cil, muy com­pli­ca­do, nos ti­ra­ban cohe­tes a la ven­ta y no po­día­mos dor­mir. El gru­po se fue ha­cien­do muy fuer­te con­tra to­do eso y te­nía­mos los ob­je­ti­vos muy cla­ros. Era muy di­fí­cil en aque­llos mo­men­tos ju­gar con­tra Amé­ri­ca de Ca­li por­que te­nían un po­der muy gran­de y muy buen equi­po. No­so­tros éra­mos me­jo­res y pu­di­mos em­pa­tar­les en la ho­ra y lle­gar a la fi­nal”, ex­pli­ca.

Y aña­de: “Me acuer­do que en mi ha­bi­ta­ción es­ta­ba el Chan­go Pin­tos Saldaña. Ellos ti­ra­ban cohe­tes y el Chan­go sa­lía por la ven­ta­na me­dio des­nu­do en cal­zon­ci­llos y los pro­vo­ca­ba en ple­na ma­dru­ga­da. La Po­li­cía los sa­ca­ba a las 2 de la ma­ña­na y una ho­ra des­pués vol­vían. Esa co­pa nos hi­zo fa­mo­sos a to­dos y pa­ra mí que soy hin­cha y que vi­ne de Me­lo a la Quin­ta di­vi­sión, ha­ber vi­vi­do to­do ese pro­ce­so y sa­lir cam­peón de Amé­ri­ca y del mun­do es el sueño más gran­de que le pue­de pa­sar a un ju­ga­dor. Po­der ve­nir a la se­de con la fa­mi­lia y ver la fo­to de uno y que que­dé mar­ca­do en la his­to­ria, es inex­pli­ca­ble”, co­men­tó Tony Gó­mez a Re­fe­rí.

“Po­ne­le Re­ve­lez a una pie­za”

Martín La­sar­te al­ter­nó en­tre ti­tu­lar y su­plen­te, so­bre to­do, lue­go

de la lle­ga­da de Hu­go De León. En aque­lla épo­ca, usa­ba bi­go­te.

“Te­nía­mos un equi­po de una gran ca­pa­ci­dad vo­li­ti­va, de per­so­na­li­dad, de vo­lun­tad, con al­gu­nos ras­gos de ca­li­dad muy al­tos co­mo Hu­go (De León), Le­mos, el pro­pio Pa­to Cas­tro, pe­ro ha­bía otros lu­gar­te­nien­tes co­mo Os­to­la­za, Car­dac­cio, De Li­ma, Var­gas…”, ex­pli­ca el has­ta no ha­ce mu­cho DT al­bo.

Y tam­bién re­cuer­da que “lo de Ca­li fue muy bra­vo. Era mi pri­me­ra Li­ber­ta­do­res y fue to­do muy ra­ro. No po­der dor­mir, un am­bien­te ra­ro, mu­je­res, el Dr. Sue­ro cor­tan­do la lle­ga­da de be­bi­das por­que lle­ga­ban to­das des­ta­pa­das y ha­cía traer be­bi­das nue­vas, ha­bía­mos lle­va­do co­ci­ne­ro, el par­ti­do en sí mis­mo. Sa­lí a fes­te­jar el gol de Car­li­tos (De Li­ma) y nos ti­ra­ban con pi­las gran­des de las gran­des-gran­des; en aquel mo­men­to to­do te re­bo­ta­ba o no te im­por­ta­ba na­da, pe­ro des­pués lle­ga­bas al ho­tel y te do­lía to­do y en­ten­días por qué y era por eso. Fue un am­bien­te ra­ro, pe­ro el equi­po de­mos­tró que es­ta­ba pre­pa­ra­do”.

Con­sul­ta­do so­bre la im­por­tan­cia de Ro­ber­to Flei­tas, no lo du­da ni un ins­tan­te: “El fút­bol no le ha da­do el ver­da­de­ro lu­gar que me­re­ce. Fue cam­peón de Amé­ri­ca un año an­tes con la se­lec­ción y pa­re­ce que na­die se acuer­da. Re­cuer­do las char­las no ha­bía tan­tas imá­ge­nes co­mo aho­ra. Era muy in­te­li­gen­te pa­ra ver el jue­go, pa­ra mar­car las pau­tas del equi­po, te­nía al­go que yo adop­té pa­ra mí. El fút­bol no era ‘va­mos a sa­lir así y va­mos a ha­cer es­to’. No. Era ‘va­mos a sa­lir así, va­mos a ha­cer es­to, de re­pen­te re­gu­la­mos de­ter­mi­na­do mo­men­to del pri­mer tiem­po, vol­ve­mos a ac­tuar, fal­tan­do un ra­to les ha­go una se­ña’. Es­ta­ba en to­do. Tu­vo un ras­go ge­nial en la fi­nal: to­do el mun­do fue a mar­car a Yu­bert Le­mos que era quien ha­cía la di­fe­ren­cia e hi­zo un en­ro­que cam­bió a Yu­bert de lu­gar, pa­só al Vas­co o a Car­dac­cio atrás y sol­tó a Hu­go. Ex­tra­or­di­na­rio. Pa­re­ce una ton­te­ría, pe­ro no se ha­ce ha­bi­tual­men­te”, ex­pli­có a Re­fe­rí.

Re­ve­lez ju­gó mu­chos mi­nu­tos

de aque­lla fi­nal con un ta­jo enor­me en su pier­na de­re­cha. Martín no lo re­cor­da­ba, pe­ro di­jo que fue un ju­ga­dor “enor­me”. Y cuen­ta una in­fi­den­cia: “Ca­paz que es­tá mal que lo cuen­te. Ha­ce po­co en los cha­lés de Los Cés­pe­des, se le pu­so a ca­da ha­bi­ta­ción nom­bres de za­gue­ros con va­rias fo­tos. Y los que ar­ma­ron el com­pa­gi­na­do, no ha­bían pues­to el nom­bre de Fe­li­pe. Yo les di­je: “Dis­cul­pa­me, con to­do res­pe­to, es­tan­do yo en Na­cio­nal, Fe­li­pe tie­ne que te­ner el nom­bre de una ha­bi­ta­ción”. Hi­zo un año ex­tra­or­di­na­rio y si­guió, de he­cho fue al Mun­dial de 1990. Hi­zo go­les muy im­por­tan­tes y fue un com­ple­men­to ideal pa­ra Hu­go y pa­ra mí”.

A su vez, ex­pli­ca por qué usa­ba bi­go­te: “Em­pe­cé a usar­lo por­que con 20 años, un com­pa­ñe­ro de Ren­tis­tas me di­jo que con esa ca­ri­ta de uni­ver­si­ta­rio no le iba a ganar a na­die. Y me acom­pa­ñó to­da la ca­rre­ra de­por­ti­va”.

“El me­jor en­tre­na­dor de mi vi­da”

El Pa­to Cas­tro tam­bién es­ta­ba muy fe­liz. “¿Có­mo no voy a es­tar­lo? Que el club se acuer­de de uno en un mo­men­to así, es muy lin­do”, in­di­có a Re­fe­rí.

“Pa­san los años y uno lo vi­ve con otra emo­ción. Lo veo con mis hi­jos. Ten­go una nie­ta de un año. Lo veo por la te­le con ellos y me emo­ciono. ¿Qué le cuen­to? Có­mo lle­gué a Na­cio­nal, lo ve­loz que era y rá­pi­do que an­da­ba. Me creen por­que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ju­gar con ellos en pi­ca­di­tos y me ven ju­gar”, di­ce son­rien­do.

Co­mo otros ex­com­pa­ñe­ros, re­cuer­da la sa­li­da de Los Cés­pe­des ha­cia el Cen­te­na­rio por­que “fue tre­men­da. Nun­ca me ima­gi­né que hu­bie­ra tan­ta gen­te. Una ca­ra­va­na gi­gan­te. Al ver ese cli­ma a la lle­ga­da del es­ta­dio, sa­bías que esa co­pa no se po­día es­ca­par y lo­gra­mos ese ob­je­ti­vo, es­pe­cial­men­te pa­ra el hin­cha, los di­rec­ti­vos y por no­so­tros”.

Se­gún cuen­ta el Pa­to, “Ro­ber­to (Flei­tas) fue uno de los me­jo­res en­tre­na­do­res que tu­ve en mi vi­da. Me en­se­ñó mu­chí­si­mo. Lo tu­ve en Be­lla

Vis­ta y me lle­vó a Na­cio­nal. Sa­ca­le ‘uno de los me­jo­res’: fue el me­jor en­tre­na­dor en mi ca­rre­ra de­por­ti­va”.

“En el em­pa­te an­te Amé­ri­ca de Ca­li –so­bre el fi­nal– cuan­do hi­zo el gol De Li­ma, el es­ta­dio es­ta­ba lleno y en­se­gui­da no que­dó na­die, se fue­ron to­dos”, ex­pli­ca.

Por ahí anda una emi­nen­cia, un gra­do 5 en trau­ma­to­lo­gía, el que le de­vol­vió la ro­di­lla a Pi­no­cho Var­gas. El mé­di­co de aquel gru­po, el Dr. Car­los Sue­ro, lle­gó a la se­de con un andador. Es que no que­ría per­der­se la ce­le­bra­ción.

Y con él, Her­nán Na­vas­cués, un di­ri­gen­te de to­das las épo­cas. “Fue la última gran ges­ta no so­lo de Na­cio­nal, sino de to­do el fút­bol uru­gua­yo. Na­cio­nal co­mo pi­lar del fút­bol uru­gua­yo, es­tá en la obli­ga­ción de tra­tar de reite­rar las gran­des ges­tas. La de 1988 es la com­bi­na­ción de las ha­za­ñas gran­des del club en el si­glo pa­sa­do y esa ges­ta hay que re­cor­dar­la siem­pre por­que fue una de las que con­tri­bu­ye­ron a que Na­cio­nal sea re­co­no­ci­do hoy co­mo uno de los clu­bes de más tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca del mun­do”, di­jo a Re­fe­rí.

Y Hu­go De León ha­bla del pre­sen­te de Na­cio­nal.

“Al equi­po lo veo bien, com­pac­to en có­mo ma­ne­ja el par­ti­do, no tie­ne la an­sie­dad de otros años, ma­ne­ja los 90 mi­nu­tos, tie­ne re­cam­bio, sa­có una ven­ta­ja, oja­lá que en el Par­que dé el pa­so fi­nal y se pre­pa­re pa­ra una bue­na se­mi­fi­nal”, sos­tu­vo.

Y aña­dió; “Me­di­na des­de que arran­có ha sa­ca­do re­sul­ta­dos y ha plas­ma­do su idea den­tro del cam­po de jue­go y por eso va in­vic­to fue­ra de ca­sa y no so­lo eso sino que mu­chas ve­ces tu­vo la opor­tu­ni­dad de ganar y ha si­do su­pe­rior ju­gan­do afue­ra. Res­pe­to mu­cho al fút­bol bra­si­le­ño, Flu­mi­nen­se no es de los gran­des del mo­men­to, pe­ro es bra­si­le­ño, y en una no­che ins­pi­ra­da te pue­de amar­gar. To­do cui­da­do es po­co, pe­ro ha­brá que con­cre­tar aquí”.

Na­cio­nal fes­te­jó 30 años y el miér­co­les quie­re fes­te­jar el pa­se a se­mi­fi­na­les de la Su­da­me­ri­ca­na.

En mi ha­bi­ta­ción en Ca­li es­ta­ba el Chan­go Pin­tos Saldaña; ellos ti­ra­ban cohe­tes pa­ra no de­jar­nos dor­mir y el Chan­go sa­lía por la ven­ta­na me­dio des­nu­do en cal­zon­ci­llos y los pro­vo­ca­ba en ple­na ma­dru­ga­da” Tony Gó­mez EX­JU­GA­DOR DE NA­CIO­NAL

En Ro­sa­rio ha­bía to­do un co­men­ta­rio ex­terno acer­ca de có­mo co­rría nues­tro equi­po, co­mo dan­do a en­ten­der co­sas ra­ras, al­go que me pa­re­ció muy in­jus­to; fui­mos un mes a Cen­troa­mé­ri­ca a ha­cer la pre­tem­po­ra­da con el pro­fe Ca­mi­nat­ti que nos ha­cía tra­ba­jar muy fuer­te. Nos ma­ta­ba. No es co­mo hoy. Los ju­ga­do­res de hoy dis­fru­tan, no­so­tros su­fría­mos” Martín La­sar­te EX­JU­GA­DOR DE NA­CIO­NAL

Cuan­do en­fren­ta­mos a Ne­well’s –an­tes de las fi­na­les– sin que­rer me hi­ce un gol en con­tra que de­jó afue­ra a Pe­ña­rol que al mis­mo tiem­po ju­ga­ba en Ar­gen­ti­na; Rosa Lu­na me es­pe­ró a la sa­li­da del ves­tua­rio, me dio un abra­zo gran­de, me pal­meó la es­pal­da y me di­jo: ‘Bo­chi­ta, es­te es el me­jor gol que hi­cis­te en tu vi­da’” Jor­ge Car­dac­cio EX­JU­GA­DOR DE NA­CIO­NAL

Ro­ber­to Flei­tas fue el me­jor en­tre­na­dor que tu­ve en mi vi­da en to­da mi ca­rre­ra de­por­ti­va” Wi­lliam Cas­tro EX­JU­GA­DOR DE URU­GUAY

@NA­CIO­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.