Mu­je­res que com­ba­ten pre­jui­cios

Mag­da­le­na Cas­ti­llo y Ro­mi­na Ces­ta­ri son las mu­je­res uru­gua­yas más des­ta­ca­das en ka­ra­te y jiu jit­su, tra­di­cio­nal­men­te re­ser­va­dos pa­ra hom­bres y don­de la lu­cha fí­si­ca es fun­da­men­tal

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - FE­LI­PE FER­NÁN­DEZ twit­ter.com/fe­lo­go­le­ro

Una puer­ta ma­rrón so­bre la ca­lle Ge­ne­ral Pa­lle­ja. Una puer­ta ma­rrón co­mo cual­quier otra sino fue­ra por unas le­tras blan­cas que di­cen: Ac­ti­tud Jiu Jit­su. Esas le­tras ha­cen que esa puer­ta sea la en­tra­da a un Do­jo, cu­yo nom­bre es ac­ti­tud, pe­ro tam­bién su de­cla­ra­ción de prin­ci­pios.

Allí en­tre­na Ro­mi­na Ces­ta­ri, atle­ta de Jiu Jit­su, la pri­me­ra uru­gua­ya me­da­llis­ta de oro pa­na­me­ri­ca­na. Tie­ne mu­cha ac­ti­tud, to­da den­tro de su 1.45 cm, de an­dar rá­pi­do y ha­blar ace­le­ra­do pro­duc­to de un en­tu­sias­mo des­bor­dan­te. Ca­si lo con­tra­rio a Mag­da­le­na Cas­ti­llo, la pri­me­ra uru­gua­ya en ser me­da­llis­ta de oro en ka­ra­te, de tono sua­ve y ac­ti­tud se­re­na. Ro­mi­na de­be­ría com­pe­tir en la ca­te­go­ría has­ta 49 ki­los, pe­ro pre­fie­re su­bir el ni­vel y pe­lear con­tra atle­tas de has­ta 55 ki­los, mis­ma ca­te­go­ría de Mag­da­le­na en Ka­ra­te. Am­bas lle­ga­ron a don­de nun­ca an­tes lle­gó otra mu­jer. Por­que, al de­cir del te­nis­ta An­dre Agas­si, “pa­ra lle­gar don­de nun­ca lle­gas­te, no sue­ñes tu vi­da, vi­ve tus sue­ños”.

Son dos mu­je­res des­ta­cán­do­se en de­por­tes de com­ba­te, al­go que no pa­sa des­aper­ci­bi­do cuan­do se pre­sen­tan. O no pue­den evi­tar que sea la pri­me­ra pre­gun­ta en mu­chas de las en­tre­vis­tas ¿Por qué ka­ra­te o jiu jit­su?

Y en reali­dad ¿Por qué no? ¿Por qué creen que lla­ma tan­to la aten­ción?

Ro­mi­na di­ce: “El hom­bre tie­ne que ju­gar con au­ti­tos y ha­cer de­por­tes de com­ba­te, las mu­je­res tie­nen que ser prin­ce­sas”.

Mag­da­le­na aco­ta: “No es­tá den­tro de la cultura de­por­ti­va del país. Yo sal­go de Uru­guay y hay mu­chas más mu­je­res que hom­bres ha­cien­do ka­ra­te”.

Clau­dio Tam­bu­rri­ni es un ex ar­que­ro y fi­ló­so­fo de­por­ti­vo ar­gen­tino. En su li­bro ¿La mano de Dios? se ex­pla­ya en al­gu­nas cues­tio­nes del de­por­te fe­me­nino y su vin­cu­la­ción con la mas­cu­li­ni­dad. Se par­te de la ba­se que la in­men­sa ma­yo­ría de los de­por­tes fue­ron in­ven­ta­dos por hom­bres, y co­mo tal es­tán pen­sa­dos pa­ra re­sal­tar ap­ti­tu­des vin­cu­la­das a lo mas­cu­lino: fuer­za, ve­lo­ci­dad, re­sis­ten­cia, po­ten­cia. Desafiar esos pa­ra­dig­mas es un com­ba­te a dar por fue­ra de un ta­ta­mi.

“Sa­be­mos pe­lear pe­ro no so­mos su­per­hé­roes” di­ce Mag­da­le­na que de­be acla­rar ca­da vez que al­guien di­ce “con­ti­go no me pe­leo” o “vos se­gu­ro le ga­nas a cual­quie­ra en una pe­lea”.

Co­mo si no fue­ra ob­vio, Mag­da­le­na acla­ra “no es lo mis­mo una pe­lea en la ca­lle que una pa­ra com­pe­tir. Yo entreno en ba­se a la com­pe­ten­cia, en la ca­lle no hay re­glas, no exis­te Ka­ra­te o Jiu Jit­su”.

Ro­mi­na va en la mis­ma lí­nea: “Lo pri­me­ro que nos en­se­ñan en de­fen­sa per­so­nal es ‘si se pue­de evi­tar la con­fron­ta­ción y sa­lir co­rrien­do, ha­cer­lo’ es la pri­me­ra op­ción, y la más efi­cien­te”. Ade­más agre­ga: “Hoy en día la ma­yo­ría de per­so­nas que quie­ren ha­cer­te da­ño no tie­nen na­da que per­der, y vos sí. Pre­fie­ro evi­tar la si­tua­ción que pa­sar un mal mo­men­to”.

A los pri­me­ros que hay que con­ven­cer es a la fa­mi­lia. Por­que el “ma­má, pa­pá, voy a ha­cer un de­por­te de com­ba­te”, no es­fá­cil. En el ca­so de Mag­da­le­na les ga­nó por per­se­ve­ran­cia. “Mis pa­dres lo acep­ta­ron rá­pi­da­men­te. Pe­ro el res­to de mi fa­mi­lia hi­zo un click cuan­do em­pe­cé a com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te por­que se die­ron cuen­ta lo que me gus­ta­ba y el es­fuer­zo que lle­va­ba” cuen­ta.

La ma­dre no po­día en­ten­der có­mo iba a su­mar un de­por­te más a los tan­tos que ya ha­cía, pe­ro

No te­ne­mos ca­si com­pe­ten­cia na­cio­nal y hay que com­pe­tir con hom­bres.

Es una ven­ta­ja por­que es­toy acos­tum­bra­da a pe­lear con hom­bres que son to­dos más gran­des que yo. Una des­ven­ta­ja es que no ten­go gen­te de mi ca­te­go­ría pa­ra pe­lear” Ro­mi­na Ces­ta­ri COM­BA­TIEN­TE DE JU JIT­SU

Mis pa­dres lo acep­ta­ron rá­pi­da­men­te. Pe­ro el res­to de mi fa­mi­lia hi­zo un click cuan­do em­pe­cé a com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te por­que se die­ron cuen­ta lo que me gus­ta­ba y el es­fuer­zo que lle­va­ba” Mag­da­le­na Cas­ti­llo COM­BA­TIEN­TE DE KA­RA­TE

Mag­da­le­na pro­me­tió de­be­res fi­na­li­za­dos an­tes de la no­che y otras dis­po­cio­nes ma­ter­nas que cum­plió con gus­to al dar­se cuen­ta que el ka­ra­te era su pa­sión.

Ro­mi­na se en­con­tró con el Jiu Jit­su en una cla­se de geo­gra­fía. Su pro­fe­sor era Gas­tón Ben­tos, que en el li­ceo 55 ha­bía acon­di­cio­na­do un gal­pón pa­ra en­se­ñar las bá­si­cas de es­ta ar­te mar­cial.

Ro­mi­na iba al 55 por­que una pe­lea la ha­bía des­pla­za­do del li­ceo 30. Jus­ta­men­te co­men­zó jiu jit­su pen­san­do que po­día uti­li­zar pa­ra de­fen­der­se, pe­ro fue to­do lo con­tra­rio: “Me cam­bió la men­te, nun­ca más me pe­lee con na­die” di­ce Ces­ta­ri.

El Jiu Jit­su le cam­bió la vi­da, una fra­se que a ve­ces se di­ce muy a la ligera, y que en es­ta oca­sión tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy pro­fun­do. “Me en­se­ñó que el mun­do no se termina en el ba­rrio”, re­fle­xio­na Ro­mi­na ca­si co­mo si fue­ra una de esas en­se­ñan­zas orien­ta­les di­chas por un sen­sei.

Su ca­mino co­men­zó en el li­ceo, pe­ro la lle­vo rá­pi­da­men­te a otros do­jos don­de apren­dió mu­cho. Aho­ra vuel­ca lo apren­di­do en al­gu­nos en­cuen­tros en Los Pi­nos, Ju­bi­lar o el pro­pio li­ceo que la vio dar sus pri­me­ras pa­ta­das.

Mag­da­le­na es de Mal­do­na­do, pe­ro el ka­ra­te la obli­gó a mu­dar­se a Mon­te­vi­deo. Su de­por­te tie­ne una di­fi­cul­tad agre­ga­da, ya que no con­vie­ne de­ma­sia­do pe­lear con ri­va­les di­rec­tas pa­ra cu­pos cla­si­fi­ca­to­rios a com­pe­ten­cias. Nun­ca hay dos pe­leas igua­les, y pe­lear una vez sig­ni­fi­ca mos­trar tus car­tas, des­cu­brir tus téc­ni­cas.

“Te es­tu­dian mu­cho, des­pués que sa­lí cam­peo­na su­da­me­ri­ca­na tu­ve que cam­biar mi for­ma de pe­lear. Te­nés tu ba­se pe­ro ca­da es­tra­te­gia es to­tal­men­te dis­tin­ta, por eso es tan di­fí­cil man­te­ner­se en el po­dio” di­ce Mag­da­le­na que, por ejem­plo, no sube vi­deos de sus pe­leas a las re­des so­cia- les, pe­ro cuen­ta que las com­pe­ti­do­ras bra­si­le­ñas tie­nen cin­co cá­ma­ras fil­man­do ca­da com­ba­te pa­ra es­tu­diar­lo des­pués.

Ser úni­cas en sus dis­ci­pli­nas tie­ne al­gu­nos in­con­ve­nien­tes, co­mo por ejem­plo la ca­si nu­la com­pe­ten­cia in­ter­na. Pa­ra Ro­mi­na hay co­sas a fa­vor y otras que no: “No te­ne­mos ca­si com­pe­ten­cia na­cio­nal y hay que com­pe­tir con hom­bres. Es una ven­ta­ja por­que es­toy acos­tum­bra­da a pe­lear con hom­bres que son to­dos más gran­des que yo. Una des­ven­ta­ja es que no ten­go gen­te de mi ca­te­go­ría pa­ra pe­lear”.

Pe­ro sin em­bar­go hay al­go que las di­fe­ren­cia: el ka­ra­te es un de­por­te olím­pi­co y el jiu jit­su no. Mag­da­le­na ex­pli­ca al­gu­nas ven­ta­jas: “Al en­trar en el pro­gra­ma olím­pi­co, aque­llos que nun­ca vie­ron ka­ra­te aho­ra qui­zá vean un com­ba­te”.

De­bu­ta­rá en los jue­gos olím­pi­cos de To­kio 2020, pe­ro la cla­si­fi­ca­ción se an­to­ja al­go di­fí­cil. “Pa­ra cla­si­fi­car a los JJOO te­nés que es­tar den­tro de los ocho pri­me­ros del ran­king y los pun­tos pa­ra ese ran­king se ha­cen so­lo en tor­neos eu­ro­peos” cuen­ta Mag­da­le­na.

Ro­mi­na y Mag­da­le­na co­men­za­ron en sus de­por­tes sin te­ner nin­gu­na mu­jer re­fe­ren­te, na­die pa­ra usar de es­pe­jo. Am­bas son cons­cien­tes que ellas se­rán ejem­plo de las ni­ñas que vie­nen.

Ro­mi­na tie­ne cla­ro el men­sa­je que le gus­ta­ría de­jar: “A pe­sar de no te­ner los re­cur­sos pu­de sa­lir ade­lan­te. Es­tá bueno que los que es­tán en la mis­ma si­tua­ción que la mía pue­dan sa­ber que no ne­ce­si­tas to­dos los in­su­mos, que to­do sea co­lor de rosa pa­ra sa­lir ade­lan­te. Con un pa­no­ra­ma to­tal­men­te ne­ga­ti­vo uno si quie­re y acep­ta las opor­tu­ni­da­des pue­de lle­var­las ade­lan­te”.

En uno de sus pies se lee “Vi­ve tus sue­ños, no sue­ñes tu vi­da”. Un buen re­su­men de su ac­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.