Na­vas­cués se en­te­ró del tí­tu­lo dos días des­pués

El Observador Fin de Semana - Referi - - NACIONAL -

Her­nán Na­vas­cués na­rró una anéc­do­ta de aquel tí­tu­lo pa­ra Re­fe­rí. “Tu­ve un sueño y veía a Na­cio­nal ga­nan­do al­go im­por­tan­te por la te­le­vi­sión y allí apa­re­cía Ro­ber­to Flei­tas. Me di­je a mi mis­mo: ¿Por qué no voy a te­ner una pre­mo­ni­ción? ¡Va­mos a ganar la Co­pa! El te­ma es que ca­da vez que Flei­tas re­nun­cia­ba, que lo hi­zo dos o tres ve­ces, la pre­mo­ni­ción se me iba de la men­te. Cuan­do Flei­tas re­ti­ra­ba la re­nun­cia, res­pi­ra­ba. Lle­gó a tal ex­tre­mo, que en un mo­men­to pen­sa­ba no ver la fi­nal por­que el sueño lo veía por te­le­vi­sión. Pe­ro por cir­cuns­tan­cias del des­tino, tu­ve que via­jar al ex­te­rior y ahí me di­je: ‘El sueño lo voy a cum­plir en To­kio’. Y así fue, el de To­kio lo vi por te­le­vi­sión y se cum­plió: Na­cio­nal fue cam­peón del mun­do. Es una ca­sua­li­dad, pe­ro eso se­ña­la que el ser hu­mano en el in­cons­cien­te, tie­ne un de­seo tan gran­de por su club, que es a lo que se afe­rra y eso le ha­ce re­no­var la es­pe­ran­za en el equi­po que ama”.

Res­pec­to a la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res, re­cuer­da que “es­ta­ba en Bar­ba­dos por una mi­sión del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. Allá no ha­bía ni ra­dio. Es­tá­ba­mos en una reunión en la clau­su­ra con dos sal­va­do­re­ños y con un in­te­gran­te de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal del Tra­ba­jo. Cuan­do cal­cu­lé que ha­bía ter­mi­na­do el par­ti­do, pe­dí pa­ra ir al ba­ño, y cuan­do en­tré, gri­té: ‘¡Na­cio­nal no­más!’, sin sa­ber có­mo ha­bía ter­mi­na­do. Fes­te­jé con la con­vic­ción de que ha­bía­mos ga­na­do”.

Pe­ro no pu­do en­te­rar­se. “Una de las for­mas que ha­bía pa­ra en­te­rar­se el re­sul­ta­do era lla­mar a ca­sa por te­lé­fono, pe­ro yo te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra el in­glés, en­ton­ces no lla­mé. Me en­te­ré dos días des­pués del par­ti­do en el ae­ro­puer­to de Mia­mi”, di­jo.

“Yo era abo­ga­do del Cas­mu, iba con un es­cri­bano de la Zo­na Fran­ca que era hin­cha de Pe­ña­rol. Él me di­jo: ‘Ahí vie­nen ar­gen­ti­nos’ y yo le di­je que no, que por cá­ba­la no le que­ría pre­gun­tar. De re­pen­te vi a un je­fe de se­sión del Cas­mu y me en­te­ré por él”, in­di­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.