La go­le­ra que sur­gió tras un in­cen­dio

A LOS 9 AÑOS SU FA­MI­LIA PER­DIÓ TO­DO EN UN IN­CEN­DIO, SE FUE A VI­VIR A UN RE­FU­GIO Y, PA­RA DES­PE­JAR LA CA­BE­ZA, SU PAPÁ LA LLE­VÓ A UN CAM­PO A JU­GAR AL FÚT­BOL; LE VIE­RON CON­DI­CIO­NES Y NO SA­LIÓ MÁS DEL AR­CO

El Observador Fin de Semana - Referi - - POR­TA­DA - JOR­GE SEÑORANS pam­pajs@hot­mail.com

La chi­qui­li­na que es­ta­rá en el ar­co de Uru­guay co­no­ce el su­fri­mien­to en car­ne pro­pia de ver có­mo el fue­go con­su­mió la ca­sa que te­nía su fa­mi­lia. Esa se­ma­na, sus pa­dres se ha­bían que­da­do sin tra­ba­jo y tu­vie­ron que ir a vi­vir a un re­fu­gio.

Tem­pló su per­so­na­li­dad es­pe­ran­do dos o tres ho­ras un tren en una es­ta­ción cu­bier­ta de nie­ve y con 15ºc ba­jo ce­ro. So­li­ta y sin te­mo­res se hi­zo ca­mino al an­dar. La his­to­ria de la fut­bo­lis­ta de la se­lec­ción que ju­ga­rá el Mun­dial ju­ve­nil fe­me­nino sub 17 es un can­to al sa­cri­fi­cio y a la per­se­ve­ran­cia. Una ni­ña que con 10 años ven­ció sus te­mo­res y que can­ta­ba el Himno Na­cio­nal en la du­cha por­que sen­tía la obli­ga­ción de apren­der­lo. Jen­ni­fer Sosa tie­ne 14 años. Na­ció en Nue­va York pe­ro se hi­zo ciu­da­da­na uru­gua­ya. Sus pa­dres emi­gra­ron en ple­na crisis de los años 2000 a Es­ta­dos Uni­dos. De­sem­bar­ca­ron en el Bronx.

Co­mo de­bían lle­var el pan a la ca­sa, sus pa­dres sa­lían a tra­ba­jar to­do el día. La ni­ña que­da­ba a car­go de Ro­sa, una se­ño­ra que la crió y se ter­mi­nó trans­for­man­do en su “abue­la”. Cier­to día Héc­tor, el papá de Jen­ni­fer, iba lle­gan­do a la ca­sa y vio que sa­lía un in­ten­so hu­mo. Cuan­do se en­fren­tó a la si­tua­ción, aque­llo era un her­vi­de­ro de gen­te y los bom­be­ros in­ten­tan­do con­tro­lar un in­cen­dio que los de­jó sin na­da. Jen­ni­fer es­ta­ba allí pre­sen­cia­do to­do. “Per­di­mos to­do. Pa­ra col­mo nos que­da­mos sin tra­ba­jo esa se­ma­na. Y es­tu­vi­mos a pun­to de vol­ver a Uru­guay”, re­ve­ló su papá Héc­tor a Re­fe­rí.

La fa­mi­lia fue de­ri­va­da a un Shel­ter, un re­fu­gio pa­ra in­cen­dios. Allí Jen­ni­fer com­par­tió seis me­ses de su vi­da con sus pa­dres y sus her­ma­nos Alei­xo y Ce­drick, en Man­hat­tan.

“Es­ta­ba con una depresión tre­men­da. Per­der la ca­sa, que­dar­me sin tra­ba­jo, fue un gol­pe du­ro, en­ton­ces pa­ra des­pe­jar­me me iba a un cam­po de fút­bol y se me dio por po­ner a Jen­ni­fer en el ar­co por­que yo ha­bía ata­ja­do en Me­lo. La prue­bo ti­ran­do al ar­co y me lla­mó la aten­ción. Lle­go a ca­sa y le di­go a mi mu­jer: ‘¿Sa­bés que Jen­ni­fer tie­ne con­di­cio­nes?”. Pa­sa­ron unos días y, en la ru­ti­na dia­ria de Héc­tor con su hi­ja, el des­tino se acor­dó de los Sosa. La vie­ron del equi­po Red Bull. “Un ar­gen­tino lla­ma­do Ma­rio Con­cha, con Ga­briel Bo­yar y Wil­son Egi­dio que es un ex­pro­fe­sio­nal que ju­gó en Atlé­ti­co Mi­nei­ro y es fa­mi­liar de Pe­lé, se acer­ca­ron y me pre­gun­ta­ron: ‘¿Dón­de jue­ga la ni­ña?’. ‘No jue­ga en nin­gún equi­po’, les res­pon­dí. Se la lle­va­ron al club”, con­tó Sosa, un hom­bre que vi­ve de su tra­ba­jo en la cons­truc­ción.

De­bi­do a sus con­di­cio­nes, a los dos me­ses de es­tar en el club la ni­ña pa­só a un lu­gar de ju­ga­do­res con ta­len­to. Que­dó en pri­mer lu­gar e in­te­gró el plan­tel de va­ro­nes, con ni­ños más gran­des que ella, que te­nía 10 años.

Su papá no ol­vi­da el día que le to­có de­bu­tar a la go­le­ra que de­fen­de­rá el ar­co de la se­lec­ción sub 17 en el Mun­dial.

“Ella me mi­ró y me di­jo: ‘Pe­ro papá, esos ni­ños son más gran­des que yo”. Su pa­dre la mi­ró y ati­nó a res­pon­der con una his­tó­ri­ca fra­se conocida por los uru­gua­yos: ‘No im­por­ta, los de afue­ra son de pa­lo’. Ella no en­ten­día y fue cuan­do le con­té esa his­to­ria de Ob­du­lio Varela. Cla­ro el te­ma es que des­pués me da­ba mie­do a mí por­que Jen­ni­fer ju­ga­ba con ni­ños de 14 años y ti­ra­ban tre­men­dos pe­lo­ta­zos. Pe­ro ella en­tró y ja­más sin­tió te­mor”.

A en­tre­nar con frío y nie­ve

Des­de ese día se ini­ció un lar­go ca­mino. “Fue tre­men­do el sa­cri­fi­cio que hi­zo. La acom­pa­ña­ba cuan­do iba a en­tre­nar en tren. Los tre­nes que re­co­rren dis­tan­cias lar­gas son por ho­ra­rio. Sá­ba­do y do­min­go cor­tan y a ve­ces tu­vi­mos que es­pe­rar una o dos ho­ras y en días realmente fríos, con -15ºc, ne­van­do, pa­ra ella era tre­men­do. Ha­bía días que ju­ga­ba tres o cua­tro par­ti­dos por día”.

La ni­ña em­pe­zó a ha­cer ca­mino al an­dar. Ju­gó en va­rios tor­neos. Y en to­dos lla­ma­ba la aten­ción por su va­len­tía a pe­sar de la cor­ta edad. Jue­ga in­clu­so con va­ro­nes de ma­yor edad.

Fue así que un día sus pa­dres abrie­ron una pá­gi­na en Fa­ce­book don­de subie­ron fo­tos y vi­deos. Me­dian­te la red so­cial su pa­dre se con­tac­to con Ma­tías Ben­tan­cour, un di­rec­ti­vo de Ce­rro Lar­go que él co­no­cía, y lo con­tac­ta­ron con Ra­fael Fer­nán­dez cu­ya es­po­sa, Mi­re­ya Ló­pez, era pre­si­den­ta del fút­bol fe­me­nino de Pe­ña­rol. La in­vi­ta­ron a ve­nir a Uru­guay. En ese tiem­po su papá le re­mi­tió un co­rreo al Ni­ño José Luis Sosa, en­tre­na­dor de go­le­ros de las se­lec­cio­nes fe­me­ni­nas, pe­ro po­co des­pués via­ja­ba rum­bo a Ecua­dor, pa­ra se­guir su ac­ti­vi­dad en Eme­lec.

En­se­gui­da to­mó el pues­to Car­los Pi­nas­co, y la chi­ca fue por tres se­ma­nas a Uru­guay, y se ter­mi­nó que­dan­do dos me­ses pa­ra en­tre­nar con la se­lec­ción.

En ese pe­río­do, en­te­ra­dos de las con­di­cio­nes de Jen­ni­fer, la ni­ña re­ci­bió una in­vi­ta­ción pa­ra en­tre­nar con la se­lec­ción de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro res­pon­dió ne­ga­ti­va­men­te ar­gu­men­tan­do que iba a de­fen­der a Uru­guay, re­ve­ló su pa­dre.

La chi­qui­li­na se vino a Uru­guay. Pa­só a vi­vir con An­drés Acos­ta y Pa­tri­cia, y su hi­ja Flo­ren­cia que la re­ci­bie­ron co­mo una hi­ja más y le brin­dan con­ten­ción.

En Es­ta­dos Uni­dos la ni­ña es­tu­dia­ba y acá lo si­guió ha­cien­do en Los Ma­ris­tas. De­fen­dien­do a Pe­ña­rol lle­gó la po­si­bi­li­dad de ju­gar en la se­lec­ción uru­gua­ya fe­me­ni­na.

Aven­tu­ra uru­gua­ya

En ma­yo se fue de gi­ra un mes a Chi­na don­de el equi­po fue a ad­qui­rir rit­mo de com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal y se tra­jo cin­co tro­feos.

Allí se le pe­gó de­fi­ni­ti­va­men­te el uru­gua­yis­mo. El va­lor por el país y la ca­mi­se­ta que de­fien­de. Tan es así que cuan­do vol­vió de Chi­na y tu­vo que via­jar a Nue­va York pa­ra ter­mi­nar sus es­tu­dios de oc­ta­vo gra­do su pa­dre per­ci­bió un he­cho que le lla­mó la aten­ción.

“Le en­can­tó tan­to el Uru­guay que cuan­do re­gre­só se me­tía al ba­ño a du­char­se y can­ta­ba el himno na­cio­nal por­que lo te­nía que apren­der. Yo no po­día creer. Le en­can­tó el com­pa­ñe­ris­mo de las ni­ñas”, di­jo su papá Héc­tor.

La ni­ña, a pe­sar de los viajes con la se­lec­ción que la tu­vie­ron un mes afue­ra, no aflo­jó con los es­tu­dios. Su pa­dre con­tó que “acá las es­cue­las son de 8 de la ma­ña­na a 14.40. Ella iba a una pri­va­da has­ta las 17 ho­ras pe­ro co­mo te­nía que via­jar pa­ra ir a en­tre­nar la de­ja­ban sa­lir 15.45. En­ton­ces las ho­ras de es­tu­dio que le fal­ta­ban las com­ple­ta­ba los sá­ba­dos”. Jen­ni­fer en­tre­na lu­nes miér­co­les y vier­nes en­ton­ces los mar­tes y jue­ves com­ple­men­ta­ba el ho­ra­rio. Fue jun­tan­do días pa­ra el via­je a Chi­na, por­que fal­tó 30 días”, co­men­tó su papá.

Héc­tor aco­ta: “la ver­dad que es tre­men­da hi­ja. Ca­lla­da, quie­ta, no ha­bla mu­cho”. Y re­cor­dó una his­to­ria que le pa­só en la ca­lle. “Cuan­do era be­be nos pa­ró un pro­fe­ta en una ca­lle del Bronx y nos di­jo que era la que más ale­gría nos iba a dar”, di­ce y se le quie­bra la voz pen­san­do que no po­drá ver a su hi­ja cum­plien­do el sue­ño de ju­gar por Uru­guay de­bi­do a que no tie­ne la do­cu­men­ta­ción pa­ra sa­lir del país.

El cuer­po téc­ni­co ha tra­ta­do a Jen­ni­fer co­mo a una hi­ja. La cui­dan, es­tán pen­dien­tes de ella. Ella me con­tó del tra­to pa­ter­nal que re­ci­ben de Ariel Lon­go y to­dos sus co­la­bo­ra­do­res. No ten­go más que pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to”

Jen­ni­fer vol­vió de la gi­ra por Chi­na lo­ca con la unión que hay en­tre to­das las com­pa­ñe­ras. Se enamo­ró de Uru­guay”

Héc­tor Rod­ney Sosa PA­DRE DE JEN­NI­FER SOSA, GO­LE­RO DE LA SE­LEC­CIÓN SUB 17 DE URU­GUAY

L. CA­RRE­ÑO

La go­le­ra de la sub 17, Jen­ni­fer Sosa, en ple­na ac­ción en el Com­ple­jo Ce­les­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.