SÚ­PER TI­TO

Una vi­da lle­na de his­to­rias de fút­bol tras me­dio si­glo al ser­vi­cio del ves­tua­rio y de la uti­le­ría de Pe­ña­rol

El Observador Fin de Semana - Referi - - POR­TA­DA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Si a cual­quier pe­ña­ro­len­se le ha­blan de Juan Enrique Vie­ra, se­gu­ra­men­te no se­pa de quién se tra­ta. En cam­bio, si le co­men­tan al­go o le se­ña­lan al Ne­gro Ti­to, tie­nen muy cla­ro de quién se tra­ta.

La gen­te lo ve pa­ra­do en la se­sión de fo­tos pa­ra Re­fe­rí y se de­tie­ne pa­ra sa­lu­dar­lo. Un mu­cha­cho des­de un au­to le gri­ta: “¡Gran­de, Ti­to!”, y él mues­tra la enési­ma me­da­lla que ga­nó con Pe­ña­rol, la que le die­ron el sá­ba­do pa­sa­do tras ga­nar el Clau­su­ra. Las mues­tras de ca­ri­ño son mu­chas. “A ve­ces, los ta­che­ros me lle­van gra­tis y los óm­ni­bus me to­can bo­ci­na pa­ra sa­lu­dar­me en la ca­lle. Hay gen­te que quie­re sel­fies y yo me sa­co con ellos. No quie­ro que pien­sen que uno se la cree. Pa­ra na­da”, di­ce. Es el res­pon­sa­ble del ves­tua­rio y tra­ba­ja tam­bién con los uti­le­ros.

Es­te do­min­go 4 cum­ple 73 años y 49 de ellos inin­te­rrum­pi­dos den­tro de la uti­le­ría de Pe­ña­rol. “Lle­gué el jue­ves 5 de di­ciem­bre de 1969 a la ho­ra 14 con 24 años”, re­cuer­da. “Aquel día, lo pri­me­ro que me pi­dió Ma­no­lo Fa­cal fue que do­bla­ra en­tre 60 y 70 pa­res de me­dias de los ju­ga­do­res”.

Es el ter­cer hi­jo de Ma­ría De­lia Nú­ñez y Juan De la Cruz Vie­ra, y pa­só mo­men­tos com­pli­ca­dos co­mo cuan­do vio a su her­ma­na de 13 años, Ma­ría de los Án­ge­les, caer de una es­ca­le­ra y per­der la vi­da.

Su otra her­ma­na, la ma­yor, Ma­ría Ni­ra, le in­cul­có el amor por el piano. “Es­tu­dié piano du­ran­te mu­cho tiem­po, seis años. No lle­gué a re­ci­bir­me de pro­fe­sor por­que to­ca­ba y to­ca­ba, y los gu­ri­ses se iban a ju­gar a la can­cha de Ba­rrio Uni­do y un día de­jé to­do lo del piano pa­ra ir a ju­gar a fal­ta de dos años”.

Ti­to di­ce que to­ca­ba “tan­gos co­mo De­re­cho Vie­jo, La Cum­par­si­ta, el vals del Re­cuer­do del Prín­ci­pe Ka­len­der. Me fal­ta­ron so­lo dos años pa­ra re­ci­bir­me.

Era muy buen es­tu­dian­te. En ma­te­má­ti­cas le iba muy bien, di­bu­ja­ba de muy bue­na for­ma, aun­que “me cos­ta­ba un po­co idio­ma es­pa­ñol. Fue una bue­na in­fan­cia con mu­cho sa­cri­fi­cio de mis dos pa­dres. Nun­ca nos fal­tó na­da. No pa­sa­mos ham­bre”.

An­tes de en­trar en Pe­ña­rol, hi­zo la es­cue­la in­dus­trial “en Gon­za­lo Ra­mí­rez y Mi­nas y me re­ci­bí de ofi­cial lus­tra­dor de mue­bles. Ten­go el di­plo­ma des­de los 19 años. Tra­ba­ja­ba en mue­ble­rías y ayu­da­ba en ca­sa por­que vi­vía ahí. Si co­bra­ba $ 10 mil, de­ja­ba $ 4 mil en ca­sa. Ya es­ta­ba en es­to y allí fue cuan­do me fui a Pe­ña­rol. Tam­bién ayu­da­ba en ca­sa. Te­nía­mos un te­rreno y plan­ta­ba pe­re­jil, ajo, to­do lo que me en­se­ñó mi vie­jo”.

Por in­ter­me­dio de Gastón Guel­fi y del ar­qui­tec­to Pey­rou que hi­zo el club Bohe­mios lle­gó a Pe­ña­rol. La es­po­sa de es­te úl­ti­mo era mo­dis­ta y tra­ba­ja­ba jun­to con la ma­dre de Ti­to. Guel­fi lo ci­tó en el Pa­la­cio. “Fui a tra­ba­jar a Las Aca­cias y me lle­va­ron en­se­gui­da a Los Aro­mos por­que Ma­no­lo Fa­cal es­ta­ba con un do­lor en la ca­de­ra”, cuen­ta.

“En mi ca­sa eran to­dos de Pe-

El Ca­na­rio Gre­go­rio Pé­rez te­nía mano du­ra; una vez le di­jo a (Mar­ce­lo) Ote­ro que se fue­ra pa­ra la ca­sa y ga­na­ron con un gol de Da­río Sil­va. ‘Un par­ti­do lo gana el gru­po, no lo gana una so­la per­so­na’, di­jo en Los Aro­mos”

Hu­go Bag­nu­lo te­nía una gran per­so­na­li­dad, un fe­nó­meno. Un día fui al ba­ño de ma­dru­ga­da y lo vi to­do en­ro­lla­do. ‘¿Qué le pa­só Hu­go?, le di­je. ‘Ca­lla­te, ne­gro, voy a ta­par a Mo­re­na y a Que­ve­do que son los que me ga­nan ma­ña­na el par­ti­do’. Fue el que des­cu­brió a Que­ve­do y lo pu­so de pun­te­ro y no de ‘9’ por­que es­ta­ba Mo­re­na y allí el for­mo­se­ño des­ni­ve­ló”

Con los años que ten­go de tra­ba­jo, es­pe­ro que me re­cuer­den bien.” Juan Enrique “Ti­to” Vie­ra

UTILERO DE PE­ÑA­ROL

ña­rol, me­nos mi pa­dre. A él le dio mu­cha ra­bia, dis­cu­tió con mi ma­dre y ella le di­jo: ‘La cul­pa es mía, vos cá­lla­te la bo­ca’. Él no era de ir al estadio, pe­ro cuan­do ga­na­ba Na­cio­nal un clá­si­co, me bus­ca­ba por to­dos la­dos pa­ra em­bro­mar­me”, re­cuer­da.

Aque­llos ído­los que co­no­ció por el re­la­to de la ra­dio, so­bre to­do, en la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res de 1966 cuan­do le die­ron vuel­ta el par­ti­do a Ri­ver ar­gen­tino, des­pués no so­lo los co­no­ció en per­so­na, sino que los vis­tió pa­ra ju­gar.

Así lo vi­vió: “Cuan­do en­tré en el club, dar­le la ro­pa a ellos, Chi­qui­to Ma­zur­kie­wicz, Ro­cha, no lo po­día creer. Tres años an­tes de en­trar, los ha­bía es­cu­cha­do por la ra­dio. Cuan­do le da­ba los za­pa­tos a Ro­cha pen­sa­ba: ‘¿Yo es­toy lo­co? ¿Es­toy al la­do de Ro­cha?’ Y sí, era cier­to. In­creí­ble”.

Es in­cal­cu­la­ble la can­ti­dad de tí­tu­los que vi­vió con Pe­ña­rol en es­tos 49 años, des­de den­tro. De me­mo­ria sur­gen las Co­pas Li­ber­ta­do­res de 1982 y 1987, la In­ter­con­ti­nen­tal de 1982, el se­gun­do quin­que­nio y mu­chos más.

Cuan­do se le con­sul­ta so­bre un ju­ga­dor en to­dos es­tos años, más allá de los fe­nó­me­nos con los que tra­tó, se acuer­da de Lo­ren­zo Unanue.

“De los úl­ti­mos tiem­pos los gran­des fue­ron Antonio Pa­che­co, Pa­blo Ben­goe­chea y Ga­briel Ce­drés. Fer­nan­do Mo­re­na tam­bién, pe­ro te­nía­mos otro tra­to. Los pri­me­ros tres ca­da tan­to vie­nen por ca­sa. Pe­ro un fe­nó­meno fue Lo­ren­zo Unanue. Es­tá en Mé­xi­co y siem­pre me man­da un re­ga­lo pa­ra mi cum­plea­ños. Co­mo per­so­na, im­pre­sio­nan­te”.

En­ton­ces tam­bién me­te en la char­la a Il­do Ma­nei­ro y al bra­si­le­ño Dino Sa­ni, el téc­ni­co de en­ton­ces.

“Mo­re­na era muy go­lea­dor. Pe­ro tam­bién es­ta­ba Il­do Ma­nei­ro quien ha­bía ju­ga­do en Na­cio­nal: ¡un fe­nó­meno! Di­ri­gía Dino Sa­ni y los di­ri­gen­tes le di­je­ron que no pu­sie­ra más a Ma­nei­ro por­que ga­na­ba mu­cho y cuan­do ter­mi­na­ra el con­tra­to, lo iban a ce­sar. Unanue le di­jo a Sa­ni (y yo lo es­cu­ché): “¿Us­ted lo pre­ci­sa a Il­do?”. “Sí, pe­ro va a ju­gar al­gu­nos par­ti­dos más por­que los di­ri­gen­tes no lo quie­ren por­que me di­je­ron que gana mu­cha pla­ta”, con­tes­tó Sa­ni. Y el Pa­ja­ri­to (co­mo le de­cían a Unanue) le re­tru­có: “Si lo pre­ci­sa, dé­je­lo, por­que yo co­rro por él y por mí, ha­go el tra­ba­jo de los dos, por­que él tie­ne co­sas en la ca­be­za que yo no ten­go y que tam­po­co tie­nen Mo­re­na ni otros”. Y se que­dó.

Re­co­no­ce que Sa­ni era com­pli­ca­do y que nun­ca vio pa­tear des­cal­zo a una per­so­na co­mo él. “Un día reunió a to­dos en la mi­tad de la can­cha en Los Aro­mos y le di­jo a Mo­re­na: ‘Vos no sos más el ca­pi­tán de Pe­ña­rol. En mis equi­pos, el ca­pi­tán es el ju­ga­dor más que­ri­do y vos no lo sos’. Mo­re­na se que­dó frío. ‘El ca­pi­tán a par­tir de ma­ña­na va a ser Il­do Ma­nei­ro’, –di­jo el bra­si­le­ño–, y Mo­re­na se le­van­tó, abra­zó a Ma­nei­ro y le in­di­có a Sa­ni: “Muy bien, maes­tro”, por­que así lo lla­ma­ban.

Se­gún Ti­to, “uno de los que no lo que­ría ni sa­lu­dar a Mo­re­na era Ve­nan­cio Ramos por­que a Ve­nan­cio le ti­ra­ban la pe­lo­ta por la pun­ta, dri­blea­ba al ri­val y Mo­re­na se me­tía en el área y cuan­do se la pa­sa­ba, es­ta­ba en off­si­de. En­ton­ces un día lo aga­rró Ma­nei­ro y le pi­dió pa­ra ha­blar a Ve­nan­cio: ‘¿Por qué no­so­tros co­bra­mos los 4 o los 5 de ca­da mes con Ca­tal­di?’, le pre­gun­tó. ‘Por­que ga­na­mos siem­pre’, di­jo el pun­te­ro. ‘¡Ga­na­mos, no! ¿Vos ha­cés los go­les? ¿O le pe­ga en la co­la a Mo­re­na y en­tra? ¿Por qué no le pa­sás la pe­lo­ta?’. Ma­nei­ro era muy ce­re­bral. A par­tir de ahí, Ve­nan­cio siem­pre le em­pe­zó a pa­sar la pe­lo­ta a Mo­re­na”.

En­tre tan­tas co­sas, com­par­tió tiem­po en Pe­ña­rol con mu­chí­si­mos téc­ni­cos. Sus pre­fe­ri­dos son Hu­go Bag­nu­lo y Gre­go­rio Pé­rez.

“El Ca­na­rio (Gre­go­rio), cuan­do que­ría un cam­bio, me los pe­día por­que los su­plen­tes es­ta­ban en el ves­tua­rio, los iba a bus­car, y ca­da uno que en­tra­ba, o me­tía un gol, o da­ba un pa­se de gol. No sé si te­nía la va­ri­ta má­gi­ca. Apar­te, un fe­nó­meno tra­ba­jan­do en el quin­que­nio. Hi­zo co­sas que no le vi a otros. Te­nía mano du­ra. Otro que tie­ne mano du­ra es Die­go Agui­rre, que si vi­nie­ra a Pe­ña­rol, cam­bia mu­chas co­sas en Los Aro­mos. Con él se aca­ba la jo­di­ta que pu­die­ra ha­ber en al­gún plan­tel. Es un ti­po muy fir­me, pe­se a su ju­ven­tud”.

Una vez lo fue­ron a bus­car de la se­lec­ción uru­gua­ya pa­ra que tra­ba­ja­ra allí, pe­ro cor­tés­men­te di­jo que no.

“Me fue­ron a bus­car pe­ro ha­bía que tra­ba­jar en Los Cés­pe­des y yo no que­ría. Un com­pa­ñe­ro me di­jo: ‘¿Vos sa­bés la pla­ta que te vas a per­der?’ En 1990, Ta­bá­rez era el téc­ni­co, Gre­go­rio Pé­rez era el ayu­dan­te y me fue­ron a bus­car. ‘¡Pe­ro, Ti­to!’, me di­jo Ta­bá­rez, co­mo di­cien­do, ‘no pue­de de­cir que no’, y le di­je que no por­que no me gus­ta­ba tra­ba­jar ahí. Ca­paz que me per­dí un pla­tal”, ex­pli­ca.

En 1987 via­jó a la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res con el plan­tel. Vi­vió una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Así lo vi­vió: “Cuan­do hi­zo el gol Die­go Agui­rre, no fal­ta­ba na­da. Fue un triun­fo in­creí­ble. Por eso siem­pre di­go que Agui­rre tie­ne suer­te. Ca­paz que se me ti­ra to­da la gen­te arri­ba, pe­ro yo lo dis­cu­to con otros téc­ni­cos que sa­ben más que él. Hay otros téc­ni­cos que sa­ben más que él, pe­ro no tie­nen su suer­te. En 2011 lle­ga­mos a la fi­nal de la Copa con mu­cha suer­te. Pe­ña­rol le ga­na­ba co­rrien­do en to­dos los se­gun­dos tiem­pos con un gran pre­pa­ra­dor fí­si­co co­mo Fer­nan­do Pi­ña­ta­res. Hay al­gu­nos téc­ni­cos que sa­bían o sa­ben más que él co­mo Hu­go Bag­nu­lo o Luis Cu­bi­lla quie­nes ya fa­lle­cie­ron”.

Vi­vió el se­gun­do quin­que­nio de Pe­ña­rol. “To­dos los par­ti­dos los da­ba vuel­ta Gre­go­rio con Juan Car­los De Li­ma, que él lo fue a bus­car”.

“Gre­go­rio un día me in­vi­tó a co­rrer y le di­je: ‘Vos sos el úni­co que me po­dés ga­nar por­que an­dás muy bien fí­si­ca­men­te’”.

Tie­ne un re­cuer­do muy es­pe­cial con Ben­goe­chea y Ce­drés. Cuan­do fa­lle­ció su ma­dre en 2004, le die­ron una mano. “Me sa­ca­ron pa­ra afue­ra del ve­lo­rio y me die­ron de­ter­mi­na­da pla­ta. Yo de eso no me ol­vi­do. Es gen­te que te dio una mano”.

En Pe­ña­rol, vi­vió des­de aden­tro más de un cen­te­nar de clá­si­cos. “Me gus­ta ga­nar­le a Na­cio­nal. Con Mo­re­na, Pe­ña­rol no per­día nun­ca. Vi gen­te de Na­cio­nal rom­per los car­né de so­cios cuan­do se iban del estadio y yo la go­za­ba. Di­cen que de chi­co él era de Na­cio­nal, pe­ro nun­ca le qui­se pre­gun­tar. Él qui­so ve­nir a Pe­ña­rol y rom­pió lo que po­día ha­ber si­do un quin­que­nio de Na­cio­nal en 1973”.

A la ho­ra de ele­gir cuál fue el me­jor pre­si­den­te con el que tra­ba­jó ex­pli­ca: “Da­mia­ni pa­dre era muy bra­vo, pe­ro un gran pa­ga­dor, que era lo que siem­pre le de­cía a Juan (Da­mia­ni). Ahí ha­bía di­fe­ren­cias. Y si el vie­jo te aga­rra­ba mal pa­ra­do, es­ta­bas li­qui­da­do. Guel­fi era muy bueno, de­ma­sia­do bueno. De­jó pa­sar mu­chas co­sas. Pe­ro de Da­mia­ni no te es­ca­pa­bas de na­da. ¿Por qué hay un as­cen­sor en el Pa­la­cio Pe­ña­rol? Por­que cuan­do se cayó y lo ope­ra­ron de las ca­de­ras, no po­día su­bir a la sa­la de se­sio­nes. Ca­tal­di era me­dio men­ti­ro­so, me­dio bra­vo. Yo le de­cía, ‘no nos mien­tas a no­so­tros, men­ti­le a la Áms­ter­dam’. Un día tu­ve que ir a Pun­ta Gor­da has­ta la ca­sa pa­ra po­der co­brar una pla­ta que me de­bía. Me sen­té en el cor­dón de la ve­re­da a es­pe­rar­lo. Tu­vo una gran ha­bi­li­dad pa­ra sacar cam­peón a Pe­ña­rol”.

Co­mo to­da su vi­da, hoy si­gue to­mán­do­se dos óm­ni­bus pa­ra ir a Los Aro­mos. Con­sul­ta­do acer­ca de có­mo le gus­ta­ría que lo re­cor­da­ran, di­ce: “Con los años que ten­go de tra­ba­jo, es­pe­ro que me re­cuer­den bien. Ba­rre­ra si­gue has­ta 2020 y me di­jo que en 2019 cum­plo los 50 años en el club. Y me co­men­tó: ‘Ca­paz que lla­ma­mos a la pren­sa y te ha­ce­mos una me­da­lla de pla­ta y oro’. Yo le di­je: ‘¿No te enojás? Da­me $ 500 mil que es lo que me sir­ve’. ‘¡Pa­rá, no los gano yo co­mo abo­ga­do pe­na­lis­ta!’, me con­tes­tó”.

Mu­chas tar­des iba a ver al Ti­to Gon­cál­ves a Las Aca­cias ya de gran­de y char­la­ban ho­ras. Tu­vo y tie­ne mu­chos ami­gos en­tre fun­cio­na­rios del club, ju­ga­do­res, téc­ni­cos. Pe­ña­rol “es im­por­tan­tí­si­mo, la mi­tad de mi vi­da, sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí. La gen­te, los ju­ga­do­res, los di­ri­gen­tes, los ve­te­ra­nos que me en­se­ña­ron co­mo Ma­no­lo Fa­cal , Del­ga­do. Hoy no es­tán, pe­ro Fa­cal me di­jo una vez: ‘Un día vas a que­dar so­lo tra­ba­jan­do en Pe­ña­rol. Yo no ten­go san­gre ro­ja, es ama­ri­lla y ne­gra’. Un gallego bár­ba­ro, una gran per­so­na. Y me di cuen­ta lo que es Pe­ña­rol: una ins­ti­tu­ción es­pec­ta­cu­lar que te da to­do”.

I.GUIMARAENS

FO­TOS: D. BATTISTE

Ti­to ha­bló de to­da su vi­da en Pe­ña­rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.