Rugby Más que

Fi­nal. A Martín Es­pi­ga (Old Ch­ris­tians y Car­los Ar­bo­le­ya (Tré­bol) los une más de lo que los se­pa­ra: ya pa­sa­ron los 30, son re­fe­ren­tes de sus clu­bes, ex Te­ros, hoo­kers, pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios y con una vi­sión re­fle­xi­va del de­por­te; jun­tos ana­li­za­ron

El Observador Fin de Semana - Referi - - HIS­TO­RIAS - IG­NA­CIO CHANS Twit­ter.com/ig­na­cio­chans

Uno es mé­di­co, el otro eco­no­mis­ta. Los dos tie­nen 33 años, se co­no­cen des­de ni­ños, se en­fren­ta­ron en in­fi­ni­dad de opor­tu­ni­da­des, com­par­tie­ron se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les y ma­yo­res y se lle­van muy bien. Martín Es­pi­ga y Car­los Ar­bo­le­ya es­ta­rán fren­te a fren­te ma­ña­na, de­fen­dien­do a Old Ch­ris­tians y Tré­bol res­pec­ti­va­men­te en la fi­nal del Uru­gua­yo de rugby. Y lo de fren­te a fren­te es li­te­ral, por­que jue­gan de hoo­ker, aun­que Ar­bo­le­ya se sue­le mo­ver por to­da la pri­me­ra lí­nea y en­tra­rá for­man­do de pi­lar de­re­cho.

En­tre ellos, y pa­ra to­do el rugby, son el “Gor­do” (que con los años se ha ido es­ti­li­zan­do) y el “Dul­ce” (por lo em­pa­la­go­so que era de chi­co, siem­pre re­vo­lo­tean­do al­re­de­dor de una pe­lo­ta). Pe­ro so­bre to­do, son un per­fil di­fe­ren­te de rug­bis­ta: re­fle­xi­vos, ma­du­ros, de los que no ne­ce­si­tan es­pe­rar al ter­cer tiem­po pa­ra dar­se un abra­zo an­tes de un scrum o ti­rar­se un chis­te en­tre ju­ga­da y ju­ga­da. Cons­cien­tes de to­do lo que atra­ve­sa­ron en sus ca­rre­ras, y con la je­rar­quía pa­ra ju­gar sus me­jo­res par­ti­dos en la ho­ra más im­por­tan­te, pe­ro a su vez, due­ños de una for­ma de vi­vir el rugby: sin pre­sión. Sa­bien­do que, pe­se a to­do el cre­ci­mien­to del rugby en los úl­ti­mos años, en Uru­guay si­gue sien­do un de­por­te ama­teur, y que el lu­nes vol­ve­rán a sus tra­ba­jos. Y so­bre to­do, que la vi­da va bas­tan­te más allá de un par­ti­do, y que a la can­cha se en­tra a dis­fru­tar. Por­que de lo con­tra­rio, ¿qué sen­ti­do tie­ne ju­gar?

Con esa fi­lo­so­fía se jun­ta­ron con Re­fe­rí en un ca­fé de Pun­ta Ca­rre­tas. Dis­fru­tan­do las ho­ras pre­vias al fi­nal, cons­cien­tes de lo di­fí­cil que es lle­gar has­ta ahí.

“Lle­gar acá es gra­cias al tra­ba­jo de mu­cha gen­te. Gen­te que ni la ves pe­ro ha­ce mu­cho. Pa­re­ce ca­se­te pe­ro es así”, arran­ca el Dul­ce, que tra­ba­ja en una ase­gu­ra­do­ra, que tie­ne un MBA en la Uni­ver­si­dad de Du­ke, y que tam­bién tra­ba­ja en el Pro­gra­ma Pe­lo­ta al Me­dio a La Esperanza (fue uno de los pri­me­ros en arran­car las cla­ses del rugby en el Com­car, al pun­to que la can­cha de la cár­cel lle­va su nom­bre). “A no­so­tros so­lo nos que­da dis­fru­tar­lo. Re­cuer­do que cuan­do arran­qué a ju­gar, el Po­lo ve­nía de 12 años de cam­peón, pa­re­cía in­via­ble ju­gar una fi­nal. Con Tré­bol lle­gá­ba­mos por una si­tua­ción par­ti­cu­lar, un

D.BATTISTE

Martín Es­pi­ga y Car­los Ar­bo­le­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.