La ale­gría por Los Te­ros, y el día des­pués

El Observador Fin de Semana - Referi - - HIS­TO­RIAS -

Am­bos ex­hoo­kers de la se­lec­ción has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po –Ar­bo­le­ya fue in­clu­so ca­pi­tán y mun­dia­lis­ta– ven con un po­co de nos­tal­gia el pro­ce­so, y con ale­gría por el sal­to pro­fe­sio­nal que han da­do al­gu­nos te­ros. “Te­ner la op­ción es­tá bár­ba­ro. Si la hu­bie­se te­ni­do a los 23 años no lo hu­bie­se du­da­do un se­gun­do”, di­ce Ar­bo­le­ya, aun­que acla­ra: “Eso con­si­de­ran­do siem­pre al rugby co­mo un dis­fru­te, que no po­día ser un me­dio de vi­da, que po­dés ju­gar has­ta los 34 más o me­nos. Des­pués se aca­ba y te­nés que vol­ver a tu ca­sa y te­ner pla­ta pa­ra com­prar co­mi­da. Y ade­más te­ner un tí­tu­lo, ha­ber ter­mi­na­do edu­ca­ción ter­cia­ria. A ve­ces uno pien­sa que Uru­guay es sú­per ilus­tra­do y son muy po­cos los que lo­gran re­ci­bir­se. Va to­do ata­do, el fút­bol a ve­ces es una sal­va­ción pa­ra al­gu­na gen­te y de re­pen­te ter­mi­na sin ser una fuen­te de in­gre­so via­ble, por­que no tie­nen edu­ca­ción”.

“Se­gu­ra­men­te a los ju­ga­do­res que son par­te les ha­ya cos­ta­do un mon­tón no ju­gar por sus clu­bes. A Ch­ris­tians por ejem­plo le fal­tan un mon­tón de ju­ga­do­res en la fi­nal. Pe­ro pa­sa en to­do el mun­do, le pa­só a los clu­bes de Bue­nos Ai­res. Cuan­do se fue­ron los pro­fe­sio­na­les el ni­vel ba­jó, pe­ro des­pués sube de nue­vo”, acla­ra el ju­ga­dor de Tré­bol.

“Yo jo­ro­ba­ba con mi mu­jer que por suer­te es­to no sa­lió an­tes”, son­ríe Es­pi­ga. “Es­toy en­can­ta­do que es­tos chi­cos ten­gan la chan­ce del pro­fe­sio­na­lis­mo. So­bre la fal­ta de ju­ga­do­res ya se sa­bía, el club tam­bién es­tá en­can­ta­do con que ten­gan la chan­ce. Qui­zás hay gen­te mo­les­ta, pe­ro ya lo sa­bía­mos, y co­mo te­ne­mos un plan­tel gran­de otros ju­ga­do­res tie­nen la opor­tu­ni­dad, van a ren­dir igual o has­ta me­jor. No me preo­cu­pa, me da lás­ti­ma por ellos que se pier­den la fi­nal, por­que en­tre­na­ron to­do el año. ¿Pe­ro por el club? Te­ne­mos que es­tar or­gu­llo­sos”.

“Des­pués del pa­sa­je de Le­moi­ne hu­bo una re­va­lo­ri­za­ción de la se­lec­ción, si te lla­man hay que ir, sal­vo cues­tio­nes per­so­na­les que se en­tien­den”, agre­ga Ar­bo­le­ya. “Es­toy con lo de la pro­fe­sio­na­li­za­ción, pe­ro ojo, fir­man por 4 me­ses. Te­nés que pen­sar en el día des­pués. El que es­tá con la fa­cul­tad se va cua­tro me­ses y ter­mi­na per­dien­do un año. Por ejem­plo Joa­co Pra­da, que no se fue, da aho­ra el exa­men pa­ra en­trar en trau­ma­to­lo­gía: si en­tra, ¿qué ha­ce con el Mun­dial? Por­que el año que vie­ne tie­ne que tra­ba­jar to­do el año. Te­nés que te­ner to­do el es­pec­tro, tam­po­co es la pa­na­cea el pro­fe­sio­na­lis­mo”.

Am­bos son un ejem­plo de que se pue­de es­tu­diar y ju­gar en el al­to ni­vel .“A ve­ces cuan­do lo ves de afue­ra pa­re­ce más de lo que realmente fue. Lo na­tu­ra­li­zás, aun­que cuan­do lle­gan par­ti­dos de­ci­si­vos, mi­rás pa­ra atrás y ves to­do lo que hi­cis­te, te das cuen­ta que fue gran­de el es­fuer­zo. Pe­ro to­do es­to lo ha­ces por­que te gus­ta”, se sin­ce­ra Es­pi­ga

“Pa­ra no­so­tros era nor­mal aga­rrar el bol­so a las de la ma­ña­na y lle­gar a ca­sa de no­che. Sí, te perdés even­tos fa­mi­lia­res , por ejem­plo, mi abue­la no me quie­re ni ver (ri­sas). A mis com­pa­ñe­ras de es­tu­dio les traía un re­ga­lo del frees­hop des­pués de ca­da via­je con Los Te­ros, es im­pre­sio­nan­te lo que me ayu­da­ron”.

l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.