LORD LU­CAS

To­rrei­ra tran­si­ta su nue­va vi­da en In­gla­te­rra en me­dio de his­to­rias y anéc­do­tas que lo mar­can pa­ra siem­pre

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - JORGE SEÑORANS pam­pajs@hot­mail.com

Lu­cas pa­ró el au­to a po­cos me­tros del res­tau­ran­te. Mi­ró des­de el vehícu­lo pa­ra co­rro­bo­rar si era el lu­gar don­de iba a ce­nar. Y se sor­pren­dió. La gen­te que en­tra­ba ves­ti­da de ma­ne­ra su­ma­men­te ele­gan­te. Lu­cas es­ta­ba de ber­mu­da. Ba­jó del vehícu­lo jun­to a su no­via y a po­cos me­tros de la puer­ta de in­gre­so se le arri­mó un se­gu­ri­dad del res­tau­ran­te: “Así no po­dés en­trar”. La pri­me­ra im­pre­sión fue sor­pre­sa. Le­jos de mo­les­tar­se ca­mi­nó unos me­tros pa­ra sen­tar­se a co­mer en otro la­do.

Las vi­ven­cias de Lu­cas To­rrei­ra en In­gla­te­rra son tan in­creí­bles co­mo reales. En tres me­ses en Lon­dres se de­be ha­bi­tuar a ver po­co el sol, ma­ne­jar del la­do de­re­cho, pa­gar US$ 100 por un cor­te de pe­lo o en­trar a un ves­tua­rio don­de se ha­bla in­glés, ita­liano, ale­mán, fran­cés y es­pa­ñol.

El fut­bo­lis­ta que vi­vió un 2018 so­ña­do en la se­lec­ción , con­tó a Re­fe­rí co­mo son sus pri­me­ros me­ses en la tra­di­cio­nal ciu­dad de Lon­dres. La pri­me­ra im­pre­sión con la que cho­có Lu­cas fue el ves­tua­rio de Ar­se­nal. En­tró y se en­con­tró con que se ha­bla­ba en to­dos los idio­mas.

“Una vez fi­na­li­za­do el Mun­dial via­jé rá­pi­do a Lon­dres pa­ra fir­mar con­tra­to y rea­li­zar to­dos los es­tu­dios. Cuan­do lle­gué al club, sa­lu­dé a to­dos los com­pa­ñe­ros al cuer­po téc­ni­co y a to­da la gen­te que tra­ba­ja allí. Se me acer­có Emi Mar­tí­nez, un ar­que­ro ar­gen­tino, y char­la­mos un po­co”, co­men­zó di­cien­do To­rrei­ra. Y aco­tó: “En nues­tro ves­tua­rio hay ju­ga­do­res de va­rias na­cio­na­li­da­des, mu­chos idio­mas: in­glés, ale­mán, fran­cés, ita­liano, es­pa­ñol. Se ha­bla de to­do un po­qui­to. Con al­gu­nos me co­mu­ni­co en es­pa­ñol y con otros en ita­liano. De a po­co voy sol­tan­do al­gu­na pa­la­bra en in­glés; eso es bueno”.

Ma­ne­jar por la de­re­cha

Las pri­me­ras dos se­ma­nas Lu­cas es­tu­vo jun­to a su no­via en un ho­tel cer­ca del com­ple­jo de Ar­se­nal, el Shen­ley Trai­ning Cen­tre, en Hert­fords­hi­re, un lu­gar es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra en­tre­na­mien­tos, que se inau­gu­ró en 1999.

Lue­go sa­lió a bus­car ca­sa y se de­ci­dió por un apar­ta­men­to a unos 30 mi­nu­tos del lu­gar de en­tre­na­mien­to. “Una zo­na tran­qui­la”, la de­fi­nió.

Es que en la ca­lle la gen­te lo re­co­no­ce, se le acer­can con res­pe­to a pe­dir­le una fo­to o un au­tó­gra­fo.

¿Có­mo se ma­ne­ja en la ciu­dad? “Los pri­me­ros me­ses no te­nía au­to y siem­pre me lle­va al­gún com­pa­ñe­ro. Co­mo vi­vo en el mis­mo edi­fi­cio que el es­pa­ñol Nacho Mon­real, él me lle­va­ba a to­dos los en­tre­na­mien­tos”. To­rrei­ra re­ve­ló que to­dos los días le man­da­ba un men­sa­je pre­gun­tan­do: “¿Nacho, a qué ho­ra sa­li­mos ma­ña­na?”. Con el pa­so de los días se ani­mó a al­qui­lar­le una ca­mio­ne­ta al club. “Al ini­cio era difícil ver­me del la­do de­re­cho ma­ne­jan­do”, di­ce en­tre ri­sas.

¿Y el sol?

El vo­lan­te de la se­lec­ción di­ce que ape­nas han pa­sa­do tres me­ses des­de su arri­bo a In­gla­te­rra y le pa­re­ce que lle­va una vi­da en el país.

“Pien­so que de­be ser por la can­ti­dad de par­ti­dos que ve­ni­mos ju­gan­do y por la in­ten­si­dad en la cual se vi­ve to­do. Al ini­cio cues­ta la adap­ta­ción, pe­ro de a po­co jun­to a mi no­via y a un ami­go que aca­ba de lle­gar, nos va­mos aco­mo­dan­do. Es­tu­ve ca­si cin­co años en Ita­lia. Lo que más me sor­pren­dió en Lon­dres son los es­ta­dios, las ins­ta­la­cio­nes del club, el trá­fi­co”.

Y lue­go pa­só al te­ma de que en In­gla­te­rra la noche cae tem­prano.

“El cli­ma es un gran te­ma. Mu­chas ve­ces no ves el sol por to­do el día. Pe­ro a me­di­da que va­yan pa­san­do los días nos va­mos acos­tum­bran­do”.

Lu­cas aco­tó: “Me ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción la can­ti­dad de per­so­nas que hay en la ciu­dad, so­bre to­do en la zo­na cen­tro, de to-

Un día le pre­gun­té a mi com­pa­ñe­ro de equi­po Héctor Be­lle­rín si me po­día re­ser­var una ce­na en al­gún res­tau­ran­te. Ha­cía mu­cho ca­lor en­ton­ces me fui de ber­mu­da y cuan­do lle­ga­mos al res­tau­ran­te veía que la gen­te que en­tra­ba es­ta­ba muy ele­gan­te. Ba­ja­mos del au­to y se me acer­có el se­gu­ri­dad del res­tau­ran­te y me di­jo que no po­día en­trar por­que es­ta­ba de ber­mu­da ”.

das las na­cio­na­li­da­des. A ve­ces no se pue­de ni ca­mi­nar en el cen­tro”.

El ma­te

To­rrei­ra es fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble en Lon­dres. Lle­va su ma­te a to­dos la­dos. Sue­le com­par­tir­lo con los ar­gen­ti­nos. “Al ini­cio, cuan­do lle­ga­ba al club con el ma­te, mu­chos me pre­gun­ta­ban qué era eso. Yo les di­go que es al­go muy im­por­tan­te pa­ra mí. Una es­pe­cie de té”.

Lu­cas di­ce te­ner una gran re­la­ción con to­dos por­que hay un buen am­bien­te en el ves­tua­rio. Se cam­bia al la­do de Özil a su de­re­cha y el sui­zo Step­han Lichts­tei­ner a la iz­quier­da. “Pe­ro a mi al­re­de­dor ten­go al fran­cés La­ca­zet­te, el ga­lés Aa­ron Ram­sey y el ar­me­nio Hen­rikh Mk­hi­tar­yan. Es al­go fan­tás­ti­co”.

To­rrei­ra es­tá apren­dien­do el idio­ma. Ad­mi­te que no lo ha­bla flui­da­men­te pe­ro que lo con­si­de­ra muy im­por­tan­te pa­ra re­la­cio­nar­se con los de­más.

Tie­ne la ven­ta­ja de que el equi­po es con­du­ci­do téc­ni­ca­men­te por el es­pa­ñol Unai Emery. “Sin du­das, por­que una vez que ex­pli­ca pa­ra los de­más en in­gles des­pués me lo ex­pli­ca en es­pa­ñol y eso me fa­ci­li­ta pa­ra en­ten­der sus in­di­ca­cio­nes. Sino se­ría un po­co más difícil”, asu­me.

En la in­men­si­dad del Emi­ra­tes

La Pre­mier sor­pren­de por su en­torno. Un pro­fe­sio­na­lis­mo de al­to vue­lo. Es­ta­dios de pri­mer ni­vel. Un es­pec­tácu­lo por to­do lo al­to.

Lu­cas con­tó a Re­fe­rí lo que le pa­só las pri­me­ras ve­ces que pi­só el Emi­ra­tes, el es­ce­na­rio del Ar­se­nal.

“Mu­chas ve­ces el en­tre­na­mien­to pre­vio al par­ti­do de lo­cal lo ha­ce­mos en el Emi­ra­tes. Cuan­do lle­gá­ba­mos al es­ta­dio me iba unos 10 mi­nu­tos afue­ra y me sen­ta­ba en el ban­co de su­plen­tes. Me que­da­ba co­mo un ni­ño mi­ran­do to­do, sor­pren­di­do y fe­liz. Pien­so en mi fa­mi­lia, en mis ami­gos, en la gen­te que me vio cre­cer. To­do lo que so­ña­ba des­de pe­que­ño lo es­toy vi­vien­do aho­ra y tra­to de dis­fru­tar­lo mu­cho”.

Los hin­chas lo adop­ta­ron co­mo un hi­jo pro­pio de la ca­sa. Ya le de­di­ca­ron una can­ción.

“Tu­ve la suer­te de ju­gar en dos equi­pos muy im­por­tan­tes en Ita­lia co­mo Pes­ca­ra y Samp­do­ria don­de sus hin­chas son muy apa­sio­na­dos. Aquí los hin­chas son fan­tás­ti­cos, has­ta me de­di­ca­ron una can­ción. Cuan­do es­toy den­tro de la can­cha y sien­to que me can­tan, me lle­na de or­gu­llo”.

To­rrei­ra fi­na­li­za con­tan­do una de las co­sas más in­só­li­tas que le to­co vi­vir en In­gla­te­rra, ade­más de aquel res­tau­ran­te que le ha­bía re­co­men­da­do su com­pa­ñe­ro Héctor Be­lle­rín y al cual no lo de­ja­ron ni pa­sar la puer­ta.

“En mis pri­me­ras se­ma­nas en Lon­dres, mien­tras vi­vía en el ho­tel, per­ci­bí que te­nía el pe­lo muy lar­go, en­ton­ces por me­dio de un com­pa­ñe­ro de equi­po lla­ma­mos a un pe­lu­que­ro. El hom­bre vino al ho­tel y me cor­tó el pe­lo. Me que­dó muy lin­do. El te­ma es que cuan­do fui a pa­gar no te­nía li­bras, so­lo eu­ros y dó­la­res, en­ton­ces no sa­bía có­mo pa­gar­le y le pre­gun­té: ‘¿Te pue­do pa­gar en dó­la­res?’. Sí cla­ro, me di­jo. Pen­sé en pa­gar unos US$ 30 más o me­nos. Un cor­te de pe­lo… Cuan­do me di­jo son US$ 100, me que­ría ma­tar. No lo lla­mé nun­ca más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.