Uru­guay ha­ce his­to­ria, re­cau­da co­mo nun­ca y aho­ra es­pe­ra a Es­ta­dos Uni­dos

Eli­mi­na­to­rias. Es­te do­min­go a la ho­ra 20 Uru­guay bus­ca­rá dar an­te Es­ta­dos Uni­dos otro pa­so ha­cia el Mun­dial; ¿có­mo hi­zo po­si­ble la FUBB la con­tra­ta­ción de un cam­peón olím­pi­co?

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - LUIS EDUAR­DO INZAURRALDE twit­ter.com/lu­sin­za

El téc­ni­co ar­gen­tino cam­peón olím­pi­co y mun­dial, Ru­ben Mag­nano, atra­pa las mi­ra­das en el es­treno del An­tel Are­na. En otras cir­cuns­tan­cias hu­bie­ra lle­ga­do con los vi­si­tan­tes y ocu­pa­ría un lu­gar en el ban­co de su­plen­tes del ri­val. Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión y co­mo pa­ra pres­ti­giar una jor­na­da his­tó­ri­ca pa­ra el básquetbol uru­gua­yo, vis­te de blan­co, lle­va el es­cu­do de la Fe­de­ra­ción Uru­gua­ya de Básquetbol (FUBB) es­tam­pa­do en el bol­si­llo de la ca­mi­sa y le da un mar­co iné­di­to a la se­lec­ción na­cio­nal. Pa­ra él, tam­bién em­pie­za a ser his­tó­ri­co. El triun­fo an­te Puer­to Ri­co le acer­ca ha­cia un re­gis­tro úni­co: su sép­ti­mo mun­dial.

¿Có­mo es po­si­ble que un téc­ni­co de la ca­te­go­ría de Mag­nano ha­ya acep­ta­do di­ri­gir a Uru­guay, cuan­do la FUBB no tie­ne la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra afron­tar su ca­ché?

El acuer­do se co­men­zó a ce­rrar cuan­do aún Mar­ce­lo Sig­no­re­lli con­du­cía a la se­lec­ción na­cio­nal.

En aquel mo­men­to, el pre­si­den­te de la FUBB, Ri­car­do Vai­ro, en­ten­dió que ne­ce­si­ta­ba dar un gol­pe de ti­món pa­ra el úl­ti­mo tra­mo de las Eli­mi­na­to­rias, que desem­bo­ca­rán en el Mun­dial de Ja­pón del pró­xi­mo año.

Con un po­co de suer­te, por­que el re­pre­sen­tan­te de Mag­nano es el mis­mo que el del ar­gen­tino Adrián Ca­pe­lli, con quien des­em­bar­có en la FUBB en 2014 y con quien Vai­ro man­te­nía con­tac­to, se em­pe­zó a es­cri­bir es­ta his­to­ria.

Una lla­ma­da de te­lé­fono se trans­for­mó en el dis­pa­ra­dor de lo ines­pe­ra­do. El re­pre­sen­tan­te le co­men­tó la idea al téc­ni­co y el pro­yec­to pren­dió.

Mag­nano ga­na­ba US$ 300.000 por año en Bra­sil e in­creí­ble­men­te em­pe­za­ba a gi­rar en la ór­bi­ta de Uru­guay.

Pe­se a que es inex­pli­ca­ble pa­ra la reali­dad eco­nó­mi­ca de Uru­guay, sur­ge en el ca­mino un de­ta­lle que se trans­for­ma en el dis­pa­ra­dor de to­do: en de­ter­mi­na­do mo­men­to de la ca­rre­ra lo im­por­tan­te pa­ra los pro­fe­sio­na­les exi­to­sos no so­la­men­te pa­sa por el pago sino por el en­torno y las po­si­bi­li­da­des de ha­cer his­to­ria.

¿Qué le po­día brin­dar Uru­guay a Mag­nano? La tran­qui­li­dad de es­tar en un lu­gar fi­jo y evi­tar tras­la­dos por to­do el país en una li­ga lo­cal. ¿Al­can­za­ba con eso? No. Ha­bía otro de­ta­lle, cla­ve en to­do es­to, que con Uru­guay pue­de trans­for­mar­se en el téc­ni­co con más mun­dia­les. Ya ha­bía par­ti­ci­pa­do en seis, en cua­tro co­mo téc­ni­co y en dos co­mo asis­ten­te, y Uru­guay le abría una ines­pe­ra­da puer­ta de ir por el sép­ti­mo. Por el sép­ti­mo, ¡a cua­tro par­ti­dos de di­ri­gir un Mun­dial!

De­fi­ni­ti­va­men­te se ha­bían ali­nea­do los as­tros. Uru­guay no te­nía US$ 300.000 pa­ra pa­gar­le al ar­gen­tino. Y Mag­nano nun­ca hu­bie­ra es­pe­ra­do que le ofre­cie­ran en cua­tro par­ti­dos la po­si­bi­li­dad de lle­gar a un Mun­dial, su sép­ti­mo.

De esa for­ma, se ter­mi­nó ce­rran­do la lle­ga­da del entrenador que en otras con­di­cio­nes nun­ca hu­bie­ra po­di­do di­ri­gir a Uru­guay, por­que la FUBB no tie­ne la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra afron­tar su con­tra­to.

Mag­nano, que has­ta el Mun­dial (in­clu­si­ve si cla­si­fi­ca) es el téc­ni­co de Uru­guay, vi­vi­rá en su país y lle­ga­rá a Mon­te­vi­deo en dos ven­ta­nas, la ac­tual con Puer­to Ri­co y Es­ta­dos Uni­dos, y en fe­bre­ro pa­ra los par­ti­dos de vi­si­tan­te an­te Mé­xi­co y Puer­to Ri­co. Ade­más, en ca­so de cla­si­fi­car al Mun­dial, tra­ba­ja­rá dos me­ses en Mon­te­vi­deo con la se­lec­ción pa­ra pre­pa­rar el tor­neo de Ja­pón 2019.

Uru­guay le pa­ga a Mag­nano por ca­da ven­ta­na de eli­mi­na­to­rias y por di­ri­gir el Mun­dial y, se­gún ex­pli­ca­ron a Re­fe­rí, abo­na­rán una ci­fra si­mi­lar a la que re­ci­bi­ría el exen­tre­na­dor en el mis­mo pe­río­do de tiem­po.

Con EE.UU. y con Ha­ti­la

La se­lec­ción ju­ga­rá es­te do­min­go el se­gun­do par­ti­do en es­ta ven­ta­na de las eli­mi­na­to­rias pa­ra Ja­pón 2019. Se­rá a la ho­ra 20 an­te Es­ta­dos Uni­dos. En ca­so de ga­nar, Uru­guay que­da­rá en la puer­ta de la cla­si­fi­ca­ción que de­fi­ni­rá en las dos úl­ti­mas fe­chas.

El plan­tel uru­gua­yo, que es­tá con­cen­tra­do des­de el lu­nes en el ho­tel Ibis, tu­vo li­bre des­pués del triun­fo del jue­ves y vol­vie­ron a la con­cen­tra­ción el vier­nes al me­dio­día. De no­che en­tre­na­ron en el An­tel Are­na. Mag­nano no tie­ne le­sio­na­dos y ade­más re­cu­pe­ró al bra­si­le­ño na­cio­na­li­za­do uru­gua­yo Ha­ti­la Pas­sos, quien ha­bía via­ja­do a su país por el na­ci­mien­to de su hi­jo.

¿Es­ta­dos Uni­dos lle­ga con los NBA? No. Arri­ba­rá a Uru­guay con un equi­po de se­gun­do ni­vel, con ju­ga­do­res que in­di­vi­dual­men­te y fí­si­ca­men­te es­tán un es­ca­lón por en­ci­ma de los uru­gua­yos, pe­ro no tie­nen la con­sis­ten­cia de equi­po.

Los es­ta­dou­ni­den­ses vie­nen de caer el jue­ves 80-63 an­te Ar­gen­ti­na.

Con un par­cial de 22-8 en el ini­co del ter­cer cuar­to, Ar­gen­ti­na se ase­gu­ró el triun­fo.

Re­cau­da­ción ré­cord pa­ra FUBB

El acuer­do que sus­cri­bió la FUBB con An­tel Are­na es ex­clu­si­va­men­te por los en­cuen­tros que cie­rran las eli­mi­na­to­rias de lo­cal, el ya dispu­tado an­te Puer­to Ri­co y es­te do­min­go an­te Es­ta­dos Uni­dos.

Has­ta el jue­ves, los par­ti­dos del cla­si­fi­ca­to­rio al Mun­dial de 2019 se ju­ga­ron en el Pa­la­cio Pe­ña­rol. La FUBB pen­só lle­var los en­cuen­tros al An­tel Are­na pe­ro no qui­so co­rrer ries­gos. An­te la ini­cia­ti­va de la em­pre­sa es­ta­tal, la Fe­de­ra­ción pro­pu­so pa­ra es­tos en­cuen­tros un acuer­do con por­cen­ta­jes. An­tel que­ría el es­pec­tácu­lo y la FUBB no es­ta­ba dis­pues­ta a to­mar ries­gos, por­que te­nía 9.200 lu­ga­res pa­ra ven­der y en el Pa­la­cio Pe­ña­rol an­te Ar­gen­ti­na, Pa­na­má, Pa­ra­guay o Mé­xi­co no su­peró los 3.000 bo­le­tos, ex­pli­ca­ron des­de la FUBB a Re­fe­rí.

Con el An­tel Are­na cam­bió el es­ce­na­rio. Pa­ra Puer­to Ri­co, ago­ta­ron los 9.200 lu­ga­res. Aún que­da un pe­que­ño re­ma­nen­te de en­tra­das pa­ra el do­min­go, an­te Es­ta­dos Uni­dos, por­que la FUBB li­be­ró bo­le­tos que es­ta­ban re­ser­va­dos pa­ra in­vi­ta­dos. Se pue­den ad­qui­rir a tra­vés de Tic­kan­tel, ex­pli­ca­ron a Re­fe­rí.

En la Fe­de­ra­ción es­ti­ma­ron que por es­tos dos en­cuen­tros la re­cau­da­ción bru­ta ron­da­rá los US$ 200.000 a US$ 250.000.

Los cos­tos por abrir el An­tel Are­na son di­fe­ren­tes a los del Pa­la­cio Pe­ña­rol. Tam­bién el ser­vi­cio y el con­fort. En el es­ta­dio de los au­ri­ne­gros ha­bi­li­tan de 5 a 10 puer­tas, si los es­pec­ta­do­res ac­ce­den a to­das las tri­bu­nas. En el es­ce­na­rio que se es­tre­nó el jue­ves pa­ra el básquetbol, 80, si se abren to­dos los sec­to­res.

Los in­gre­sos que re­ci­bi­rá la FUBB por es­tos par­ti­dos tam­bién tras­cien­den los nú­me­ros ha­bi­tua­les. Los be­ne­fi­cios que de­jan es­tos par­ti­dos le per­mi­ti­rán a la Fe­de­ra­ción sol­ven­tar los gas­tos de pa­sa­jes y es­ta­días pa­ra via­jar en fe­bre­ro pa­ra ju­gar en Mé­xi­co y Puer­to Ri­co. Es­ti­ma­ron en­tre US$ 50.000 y US$ 60.000 lo que de­be­rán des­em­bol­sar por es­tos con­cep­tos.

La FUBB se em­bol­sa so­la­men­te los in­gre­sos de ven­ta de en­tra­das y pu­bli­ci­da­des. Los de­re­chos de te­le­vi­sión van a las cuen­tas de FIBA. l

L. CARREÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.