¡VINCERÒ! SCUOLA DI CAMPIONI

TRAS DOS AÑOS DE VER LAS FI­NA­LES DEL FE­DE­RAL DE HANDBALL DE AFUE­RA, SCUOLA ITA­LIA­NA COR­TÓ EL REI­NA­DO DEL ALE­MÁN

El Observador Fin de Semana - Referi - - LA CONTRA - PA­BLO BE­NÍ­TEZ @pbe­ni­te­zuy

Per­se­ve­ra y triun­fa­rás. Tan sim­ple co­mo un re­frán y 100% apli­ca­ble al equi­po mas­cu­lino de Scuola Ita­lia­na que el do­min­go pa­sa­do le ga­nó a Co­le­gio Ale­mán pa­ra co­ro­nar­se cam­peón Fe­de­ral de handball des­pués de ocho años de sin­sa­bo­res.

Ocho años inin­te­rrum­pi­dos du­ró el do­mi­nio de los ale­ma­nes. Las seis pri­me­ras fi­na­les se las ga­nó a los ita­lia­nos. La de 2016 a Pon­te­ve­drés y la de 2017 a Mal­vín. En esos años, Scuola se que­dó afue­ra en las se­mi­fi­na­les.

“Nues­tro ob­je­ti­vo siem­pre es lle­gar a las fi­na­les del Fe­de­ral y ga­nar­lo. Ha­ber que­da­do afue­ra esos años fue­ron gol­pes muy du­ros pa­ra no­so­tros, cuan­do ve­nía­mos ju­gan­do to­das las fi­na­les ha­ce años de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da. Des­de el pun­to de vis­ta aními­co y mo­ti­va­cio­nal fue­ron dos años muy di­fí­ci­les y cuan­do co­men­za­mos es­te año, sa­bía­mos que te­nía­mos ese de­be”, con­tó a

Re­fe­rí el ar­ma­dor Ro­dri­go Bo­te­ja­ra.

El año co­men­zó con un cam­bio sus­tan­cial. Leo­nar­do Pu­ña­les de­jó de ser el entrenador tras cin­co tem­po­ra­das y en el pri­mer se­mes­tre del año, el ar­ma­dor Fa­cun­do Lis­ton se hi­zo car­go del equi­po.

“En Scuola hay una re­gla­men­ta­ción in­ter­na de que al sa­lir un téc­ni­co de­ben pa­sar seis me­ses pa­ra que ven­ga otro en su lu­gar”, con­tó el ar­ma­dor Ni­co­lás Fa­bra de 32 años, re­fe­ren­te de se­lec­ción y con pa­sa­do en el handball ita­liano.

“To­mé el equi­po de ca­sua­li­dad por­que su­frí una pe­rios­ti­tis y tu­ve que es­tar quie­to un tiem­po. Fue muy di­fí­cil pa­ra mí pa­sar a dar ór­de­nes o pe­gar al­gún re­to pa­ra or­de­nar al equi­po a ti­pos que son más gran­des que y que ade­más son mis ami­gos”, re­ve­ló Lis­ton.

“Yo soy in­ge­nie­ro, nun­ca vi el handball des­de la óp­ti­ca de un entrenador, tu­ve que leer li­bros, pe­ro tam­bién me fue muy útil re­cor­dar lo que apren­dí con gran­des en­tre­na­do­res co­mo Jor­ge Bo­te­ja­ra o Ma­no­lo La­gu­na, una emi­nen­cia de Es­pa­ña que su­po tra­ba­jar con no­so­tros a ni­vel de se­lec­ción”, agre­gó.

“Tu­ve que di­ri­gir a un ju­ga­dor co­mo el To­po Or­lan­do que es una le­yen­da del handball uru­gua­yo y que ya prac­ti­ca­ba es­te de­por­te cuan­do yo te­nía 2 años”, di­jo Lis­ton.

Or­lan­do fue el ju­ga­dor que se mos­tró más emo­cio­na­do el do­min­go pa­sa­do al re­ci­bir el trofeo.

Scuola per­dió la pri­me­ra fi­nal 26-23 pe­ro ga­nó la se­gun­da 20-16 cuan­do el em­pa­te, por ven­ta­ja de­por­ti­va, fa­vo­re­cía a los ale­ma­nes y en un fi­nal pa­ra el in­far­to ya que de­fen­dió los se­gun­dos fi­na­les con cin­co ju­ga­do­res. Pe­ro tam­bién con al­ma de cam­peo­nes.

Des­pués de la se­gun­da fe­cha del Fe­de­ral, el que to­mó la di­rec­ción del equi­po fue Jor­ge Bo­te­ja­ra, el hom­bre em­pa­ren­ta­do con los más im­por­tan­tes lo­gros del handball uru­gua­yo, tan­to del fe- me­nino co­mo del mas­cu­lino.

“Es­pe­ro que si­gas en la sen­da ga­na­do­ra”, le di­jo en bro­ma Lis­ton al pa­sar­le la pos­ta.

“Creo que a Leo (Pu­ña­les) le cos­tó en­trar en el gru­po; no­so­tros no so­mos un gru­po fá­cil y él ve­nía del fe­me­nino y no es lo mis­mo. Se le hi­zo com­pli­ca­do lle­gar­nos. Ade­más no nos aco­pla­mos a su idea de jue­go que era de­fen­der y co­rrer y yo creo que el handball de va­ro­nes no es so­lo eso”, opi­nó Fa­bra.

“El pri­mer año que es­tu­vo Leo, lo­gra­mos ga­nar el Aper­tu­ra (2013) y lue­go no pu­di­mos ob­te­ner más títulos. Es di­fí­cil en­con­trar las ra­zo­nes, se­gu­ra­men­te sea la su­ma de mu­chas co­sas, en la que to­dos los in­vo­lu­cra­dos ten­ga­mos un po­co que ver. Leo, co­mo to­do entrenador plan­teó sus ideas y a par­tir de ahí in­ten­ta­mos con­se­guir lo me­jor, al­go que la­men­ta­ble­men­te no se pu­do dar”, di­jo por su par­te Ro­dri­go Bo­te­ja­ra.

“Jor­ge (Bo­te­ja­ra) nos co­no­ce de años, es un vie­jo co­no­ci­do, hay con­fian­za y sa­be­mos cuál es su idea de jue­go. A él le gus­ta ma­ne­jar los par­ti­dos a su ma­ne­ra, co­rrer cuan­do hay que co­rrer y si no re­cu­rrir al ata­que de po­si­ción”, agre­gó.

Si bien Bo­te­ja­ra se fue tras per­der tres fi­na­les con Ale­mán an­tes ha­bía ga­na­do un bi­cam­peo­na­to con Scuola (2008-2009) y con es­te tí­tu­lo la es­ta­dís­ti­ca di­ce que de los úl­ti­mos seis fe­de­ra­les que di­ri­gió ga­nó tres y en los tres res­tan­tes lle­gó a la fi­nal y per­dió.

“La unión del gru­po y la ma­ne­ra que sa­na­mos pa­ra aden­tro fue fun­da­men­tal. Creo que hi­ci­mos un clic, nos sa­bía­mos bue­nos in­di­vi­dual­men­te, pe­ro no lo lo­grá­ba­mos plas­mar en la can­cha co­mo equi­po. Con hu­mil­dad y tra­ba­jo lo sa­ca­mos ade­lan­te y eso rin­de fru­tos en el lar­go pla­zo. To­dos en­tre­na­ron a full to­do el año, se fal­tó po­co a las prác­ti­cas y eso ayu­dó a dar­le flui­dez a los en­tre­na­mien­tos. No hay que ol­vi­dar que es­to es un de­por­te ama­teur, que to­dos es­tu­dian o tra­ba­jan y que se lle­ga a las prác­ti­cas can­sa­dos”, ex­pre­só Lis­ton.

“Tras per­der la pri­me­ra fi­nal con Ale­mán por tres, to­dos pen­sa­mos que lo po­día­mos dar vuel­ta; eso en los años an­te­rio­res no nos pa­sa­ba”, agre­gó.

“Fa­cun­do (Lis­ton), co­mo exa­lumno del co­le­gio, tie­ne un sen­ti­do de per­te­nen­cia enor­me. Ade­más es muy que­ri­do y res­pe­ta­do por el gru­po, lo que cam­bió con el fue que a pe­sar de es­tar del la­do del entrenador , tu­vo la mi­ra­da des­de el ju­ga­dor, se en­fo­có, se com­pro­me­tió y asu­mió un rol que nun­ca ha­bía te­ni­do”, des­ta­có Bo­te­ja­ra.

Scuola se po­ten­ció es­te año con los re­tor­nos del To­po Or­lan­do, un pí­vot in­con­te­ni­ble por su cor­pu­len­cia fí­si­ca y su gran in­te­li­gen­cia pa­ra ju­gar y Fe­de­ri­co Rub­bo que vol­vió tras otro pa­sa­je por Ita­lia.

“Des­pués de tan­tas ad­ver­si­da­des es­to nos for­ta­le­ció co­mo nun­ca. Tam­bién el ha­ber su­ma­do a los ju­ve­ni­les y ju­nior al plan­tel au­men­tó la ca­li­dad de los en­tre­na­mien­tos”, con­clu­yó Bo­te­ja­ra. Con es­tir­pe de cam­peón.

FO­TOS: C. PAZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.