Bo­ca-ri­ver jue­gan una ex­tra­ña fi­nal

LA PO­LI­CÍA DESPLEGARÁ UN OPE­RA­TI­VO “SIN ANTECEDENTES” Y LA LLE­GA­DA DE LOS BA­RRAS PREO­CU­PA A LOS MA­DRI­LE­ÑOS

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - DIE­GO CAYOTA Es­pe­cial pa­ra Re­fe­rí des­de Ma­drid

La Po­li­cía desplegará un ope­ra­ti­vo “sin antecedentes” y la lle­ga­da de los ba­rras preo­cu­pa a los ma­dri­le­ños.

To­da­vía sue­na ra­ro. Ya pa­sa­ron más de diez días des­de que la Con­me­bol hi­zo ofi­cial el anun­cio pe­ro el co­men­ta­rio si­gue sien­do el mis­mo. La fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca se ju­ga­rá es­te do­min­go en el prin­ci­pal es­ta­dio de la ca­pi­tal de Es­pa­ña. Y a pe­sar del atrac­ti­vo que ge­ne­ra el par­ti­do, los ma­dri­le­ños re­ci­ben con mie­do, y has­ta con enojo, el par­ti­do en­tre Bo­ca y Ri­ver.

La Po­li­cía desplegará un ope­ra­ti­vo “sin pre­ce­den­tes”, se­gún pa­la­bras de la pro­pia ins­ti­tu­ción, que con­ta­rá con ca­si 4.000 efec­ti­vos, más del do­ble de lo que se uti­li­zan en un clá­si­co en­tre el Real Ma­drid y el Bar­ce­lo­na. Ade­más, la zo­na de ex­clu­sión se­rá ma­yor que pa­ra un par­ti­do del fút­bol es­pa­ñol y afec­ta­rá a las prin­ci­pa­les ave­ni­das de la ciu­dad, co­mo Pa­seo de la Cas­te­lla­na, lo que ten­drá efec­tos so­bre to­do el trán­si­to de la ciu­dad. Los al­re­de­do­res del es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu es­ta­rán ce­rra­dos pa­ra los vehícu­los de las 7:00 de la ma­ña­na y el ope­ra­ti­vo co­men­za­rá a des­ple­gar­se so­bre las 9:00, ca­si 12 ho­ras an­tes del ini­cio del par­ti­do que se ju­ga­rá du­ran­te la no­che eu­ro­pea. La Po­li­cía re­co­mien­da lle­gar con va­rias ho­ras de an­te­la­co­lón,

ción al en­cuen­tro por­que ha­brán tres con­tro­les an­tes del ac­ce­so.

Pe­ro el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad no se re­du­ce so­lo a la ho­ra del par­ti­do. La Po­li­cía ya vie­ne tra­ba­jan­do en el ae­ro­puer­to pa­ra de­tec­tar a los ba­rras que lle­guen al país y ya de­por­tó a dos per­so­nas. Ma­xi­mi­li­ano Maz­za­ro, uno de los prin­ci­pa­les ba­rras de Bo­ca Ju­niors, y Ch­ris­tian Ghis­let­ti, de Ri­ver, fue­ron de­vuel­tos a Ar­gen­ti­na en las úl­ti­mas 48 ho­ras. To­dos aque­llos ar­gen­ti­nos que lle­guen al país con antecedentes pe­na­les gra­ves se­rán de­por­ta­dos y la Po­li­cía de Es­pa­ña cuen­ta con el apo­yo de do­ce efec­ti­vos ar­gen­ti­nos pa­ra de­tec­tar a los hin­chas más pe­li­gro­sos. Uno de los pun­tos de ma­yor aten­ción pa­ra las au­to­ri­da­des se da­rá el mis­mo do­min­go en

la ma­dru­ga­da cuan­do dos vue­los char­ter lle­guen a Ma­drid con hin­chas de am­bos equi­pos y con ape­nas me­dia ho­ra de di­fe­ren­cia. La Po­li­cía es­ti­ma que en esos vue­los pue­den lle­gar has­ta 400 hin­chas ra­di­ca­les.

In­clu­so, la no­ti­cia de que Ra­fael Di Zeo, el prin­ci­pal lí­der de la ba­rra de Bo­ca, es­ta­ba ha­bi­li­ta­do a via­jar ge­ne­ró sor­pre­sa en Es­pa­ña. Pe­ro fi­nal­men­te el pro­pio Di Zeo anun­ció que no via­ja­rá.

Es tal el te­mor que ge­ne­ra el par­ti­do que las hin­cha­das ten­drán sus pro­pias ru­tas de ac­ce­so y es­ta­rán se­pa­ra­das por una zo­na de ex­clu­sión de más de dos ki­ló­me­tros. Ade­más, fue­ron de­fi­ni­das dis­tin­tas zo­nas pa­ra los fes­te­jos una vez fi­na­li­za­do el par­ti­do. Si Bo­ca ga­na, fes­te­ja­rá en la Pla­za mien­tras que si el cam­peón es Ri­ver lo ha­rá en la Puer­ta del Sol, uno de los prin­ci­pa­les pun­tos tu­rís­ti­cos de Ma­drid. Y el des­pués del par­ti­do es otro punto de aten­ción pa­ra las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. La Po­li­cía tie­ne mie­do que se ge­ne­ren cru­ces de hin­chas en los ba­res.

Y el des­plie­gue de un ope­ra­ti­vo tan im­por­tan­te por un par­ti­do que na­da tie­ne que ver con Es­pa­ña, ge­ne­ró al­gu­nas crí­ti­cas. El cos­to que ten­drá es el prin­ci­pal punto de ob­je­cio­nes por par­te de los ma­dri­le­ños que no es­tán con­ten­tos con la lle­ga­da de la fi­nal.

El clá­si­co en­tre Ri­ver y Bo­ca coin­ci­de ade­más con un fin de se­ma­na lar­go en Es­pa­ña y la ca­pi­tal re­ci­be mu­chos tu­ris­tas por es­tos días, por lo que los hin­chas ten­drán que con­vi­vir con el ya al­to nú­me­ro de vi­si­tan­tes que re­ci­be Ma­drid. El jue­ves 6 de di­ciem­bre se ce­le­bró el Día de la Cons­ti­tu­ción y mu­chos to­ma­ron co­mo puen­te el vier­nes pa­ra des­can­sar va­rios días de co­rri­do.

Pe­ro más allá de las no­ti­cias re­la­cio­na­das a la se­gu­ri­dad, el par­ti­do no es­tá en el cen­tro de aten­ción de los ma­dri­le­ños ni de los es­pa­ño­les. Si bien el par­ti­do ya ge­ne­ra­ba ex­pec­ta­ti­va cuan­do se iba a ju­gar en Ar­gen­ti­na, era una no­ti­cia se­cun­da­ria en los pro­gra­mas de­por­ti­vos. Aho­ra, que el par­ti­do se ju­ga­rá en el es­ta­dio del Real Ma­drid, los pro­gra­mas de­di­ca­dos al fút­bol han pues­to el fo­co en el te­ma pe­ro le­jos es­tá de ser una no­ti­cia prin­ci­pal en los si­tios de web de los me­dios más im­por­tan­tes de Es­pa­ña.

De to­das for­mas, la pa­sión su­da­me­ri­ca­na des­pier­ta el in­te­rés de los eu­ro­peos y en los úl­ti­mos días se po­dían leer dis­tin­tas no­tas so­bre las “lo­cu­ras” que hi­cie­ron los hin­chas ar­gen­ti­nos pa­ra lle­gar a Ma­drid y es­tar en el es­ta­dio.

Sin em­bar­go, los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les sa­ben que el flu­jo tu­rís­ti­co que se va a ge­ne­rar por el par­ti­do pue­de de­jar bue­nos di­vi­den­dos. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Em­pre­sa­rial Ho­te­le­ra de Ma­drid, Ga­briel Gar­cía, ase­gu­ró que las re­ser­vas han au­men­ta­do un 20% res­pec­to al año an­te­rior gra­cias al par­ti­do, se­gún de­cla­ra­cio­nes que re­co­ge el dia­rio es­pa­ñol El País. Y los co­mer­cios de los al­re­de­do­res del es­ta­dio tam­bién es­pe­ran ob­te­ner sus ga­nan­cias, a pe­sar de que al­gu­nos, co­mo li­bre­rías y mer­ce­rías, se ven afec­ta­dos por la zo­na de ex­clu­sión y, su­ma­do al te­mor, de­ci­die­ron no abrir es­te do­min­go. La Con­fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de Ma­drid es­ti­ma que las ga­nan­cias re­la­cio­na­das al tu­ris­mo por el par­ti­do as­cen­de­rán a los 42 mi­llo­nes de eu­ros.

La Co­pa Li­ber­ta­do­res se al­za­rá por pri­me­ra vez fue­ra de Amé­ri­ca y los es­pa­ño­les es­pe­ran dis­fru­tar de la pa­sión su­da­me­ri­ca­na en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.