“La AUF cam­bió pa­ra siem­pre”

Die­go Lugano, ex­ca­pi­tán de la se­lec­ción y uno de los hom­bres cla­ves en el mo­vi­mien­to de los fut­bo­lis­tas, ha­bló con El Ob­ser­va­dor so­bre el nue­vo es­ta­tu­to y có­mo se aco­mo­dan las ló­gi­cas de po­der del fút­bol y Ten­field

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - IG­NA­CIO CHANS @ig­na­cio­chans

El ma­yor pro­ble­ma (con Ten­field) ya no es co­mer­cial. Los ju­ga­do­res de se­lec­ción, con Go­dín y yo a la ca­be­za, ya fui­mos ame­na­za­dos y usa­ron el apa­ra­to me­diá­ti­co pa­ra men­tir y de­ni­grar. Los mu­cha­chos de la Mu­tual, cen­su­ra­dos y de­nun­cia­dos pe­nal­men­te, pre­si­den­tes co­mo Bau­za uti­li­za­do has­ta el úl­ti­mo ar­ti­fi­cio pa­ra eli­mi­nar­lo. Con­tra esos antecedentes es ca­si im­po­si­ble pen­sar en al­go bueno ha­cia de­lan­te”

Qué eva­lua­ción ha­ce del nue­vo es­ta­tu­to?

Que tu­vo que ser im­pues­to des­de afue­ra, si no nun­ca en Uru­guay íba­mos a te­ner un con­sen­so de­mo­crá­ti­co en el fút­bol. Si no fue así por 100 años, no iba a ser aho­ra. Por seis años los clu­bes pos­ter­ga­ron la vo­ta­ción, es­con­dien­do, sa­can­do a los ju­ga­do­res, bus­can­do que que­da­ra en si­len­cio. Era la úni­ca ma­ne­ra que co­men­za­ra una nue­va era.

¿Con­si­guie­ron lo que que­rían?

Es un pa­so his­tó­ri­co en el fút­bol uru­gua­yo. A par­tir de aho­ra se in­te­gra al fút­bol del in­te­rior, que tie­ne más de 700 equi­pos y nun­ca es­tu­vo a la al­tu­ra de la AUF. Que ha­ya una mu­jer en el eje­cu­ti­vo es muy im­por­tan­te. Y los gru­pos de in­te­rés. Des­de el co­mien­zo del fút­bol los gran­des lo­gros se han for­ja­do gra­cias a los ju­ga­do­res, que han con­se­gui­do un nom­bre y un res­pal­do. El ma­yor le­ga­do no son los tres mun­dia­les en­tre los me­jo­res, la Co­pa Amé­ri­ca, los 60 go­les de Suá­rez, la bo­ta de oro de For­lán, es ha­ber lu­cha­do por una AUF con re­glas, con con­tro­les.

¿Có­mo si­gue la pla­ta­for­ma de los ju­ga­do­res?

In­te­grar la AUF le va a per­mi­tir al in­te­rior que sus ju­ga­do­res no pue­dan ser ro­ba­dos, si bien hay clu­bes que se por­tan bien. Pe­ro ade­más se va a crear un fút­bol más na­cio­nal, con di­fe­ren­tes po­los, pa­ra dis­mi­nuir el des­arrai­go. Hay 30, 40 años pa­ra po­ner­se al día, no va a ser de un día pa­ra otro. Tam­bién que­ría­mos que es­tu­vie­ra el fút­bol in­fan­til y el uni­ver­si­ta­rio, por te­mas re­gla­men­ta­rios no lo per­mi­tie­ron pe­ro van a es­tar. Otro te­ma que que­ría­mos pe­ro no pu­di­mos es que ocu­rra, co­mo en In­gla­te­rra, que hay un re­pre­sen­tan­te del hin­cha en el Con­gre­so. Es di­fí­cil es­truc­tu­rar­lo. Ima­gi­na­te que des­de ha­ce 100 años son 16 equi­pos los que con­tro­lan to­do.

¿Los de­re­chos de ima­gen son el si­guien­te pa­so?

El de­re­cho de ima­gen sir­vió co­mo ca­ba­lli­to de ba­ta­lla. Du­ran­te mu­chos años se hi­zo de una for­ma in­for­mal, po­co pro­fe­sio­nal. La ima­gen fue siem­pre fue uti­li­za­da ile­gal­men­te. Es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal que vie­ne del im­pe­rio ro­mano y acá no se te­nía en cuen­ta. Nos per­mi­tió en­trar en el sis­te­ma y que la AUF em­pe­za­ra a re­cu­pe­rar sus de­re­chos. Am­pa­rán­do­nos en eso, per­mi­ti­mos que la AUF re­cu­pe­ra­ra sus pro­duc­tos, los ven­die­ran y ge­ne­ra­ran in­gre­sos que nun­ca tu­vo, un con­ve­nio muy pro­fe­sio­nal. La

Fu­tu­ro po­lí­ti­co ¿La ve­nia del Con­gre­so al can­di­da­to de los ju­ga­do­res es un ve­to a Lugano?

La ver­dad, no me co­men­ta­ron. Pe­ro no im­por­tan los nom­bres por­que hoy pu­si­mos re­glas. El sis­te­ma fun­cio­na­rá in­de­pen­dien­te de nom­bres y de em­pre­sas. Si a al­guno le due­le, lo la­men­to. Es más im­por­tan­te el fút­bol, el hin­cha. So­lo pue­de te­ner mie­do el que es­tá ha­cien­do mal las co­sas.

¿Le in­tere­sa­ría ser pre­si­den­te?

Más de lo que he­mos he­cho, im­po­si­ble. Ya pu­si­mos re­glas a es­te car­na­val, y lo­gra­mos co­sas que ja­más hu­bié­se­mos pen­sa­do co­mo ca­pi­tán de se­lec­ción. Hi­ci­mos co­sas más im­por­tan­tes que in­te­grar un Eje­cu­ti­vo. Mu­chos com­pa­ñe­ros me han di­cho que yo ten­dría que es­tar pe­ro lo des­car­té, no ten­go pa­cien­cia, no ten­go tiem­po. Pe­ro sí te­ne­mos obli­ga­ción mo­ral por lo que el fút­bol nos dio. Te­nía­mos que ha­cer al­go pa­ra que es­ta si­tua­ción no se pro­lon­ga­ra. AUF tie­ne la tran­qui­li­dad que lo que ven­de tie­ne el res­pal­do de un acuer­do con los ju­ga­do­res.

Eso les pro­vo­có mu­chos cho­ques con el Eje­cu­ti­vo.

Es igual al es­ta­tu­to. El te­ma de­re­chos de ima­gen fue po­ner­se fir­me y un po­co a la fuer­za. Evi­den­te­men­te hay un sta­tu quo de gen­te que se sien­te có­mo­da, y no­so­tros vi­ni­mos a rom­per esa es­truc­tu­ra. Pe­ro con­tra las co­sas bien he­chas es di­fí­cil ir. Los di­ri­gen­tes te­nían mie­do, en­ten­dían que es­ta­ba mal, pe­ro de un día pa­ra otro se die­ron cuen­ta que era con los ju­ga­do­res que po­dían te­ner in­gre­sos mi­llo­na­rios, le­ga­les y trans­pa­ren­tes. El fút­bol de­be­ría ser un ejem­plo y la AUF ape­nas nos ha da­do tris­te­zas y al­gu­nas ver­güen­zas.

¿Quie­ren in­ter­ve­nir en los de­re­chos de TV de la Eli­mi­na­to­ria?

Por su­pues­to. Em­pe­za­mos a reivin­di­car nues­tra ima­gen pa­ra que la AUF ten­ga res­pal­do pa­ra que pue­de ha­cer el me­jor ne­go­cio con los ac­ti­vos que tie­ne a la ven­ta. Sea es­pón­sor, ca­mi­se­ta o te­le­vi­sión. Na­die quie­re sa­car­se una fo­to con el pre­si­den­te de la AUF, la TV no mues­tra a los di­ri­gen­tes. Los fut­bo­lis­tas son los pro­ta­go­nis­tas. Con el nue­vo es­ta­tu­to la AUF es­tá obli­ga­da a ven­der la TV co­mo cual­quier pro­duc­to, de for­ma le­gal, trans­pa­ren­te, con lla­ma­do pú­bli­co, acep­tan­do la me­jor ofer­ta y no la peor, co­mo ocu­rrió mu­chas ve­ces.

Mu­chos di­ri­gen­tes creen que el de­re­cho de ima­gen no apli­ca al he­cho de en­trar a la can­cha a ju­gar, por­que pa­ra eso es­tá el con­tra­to.

Los di­ri­gen­tes uru­gua­yos creen que el con­tra­to es el de 1950, cuan­do no exis­tía la TV, re­des so­cia­les, to­do lo que ha­ce que el fút­bol ha­ya cam­bia­do ra­di­cal­men­te.

¿Qué eva­lua­ción ha­ce de có­mo se ne­go­cia­ron los de­re­chos de TV de los amis­to­sos con Fran­cia y Bra­sil? En un mer­ca­do chi­co, la li­ci­ta­ción pue­de lle­var los pre­cios a la ba­ja.

La lu­cha de los ju­ga­do­res per­mi­tió que los par­ti­dos vol­vie­ran a la AUF. Mi ge­ne­ra­ción, que ju­gó dos Mun­dia­les, que ga­nó una Co­pa Amé­ri­ca, nun­ca se vio un dó­lar, ni de ima­gen ni de amis­to­sos, de TV, na­da. Fui­mos es­ta­fa­dos. Me da has­ta ver­güen­za ver a mis com­pa­ñe­ros de mi épo­ca y les hi­ce per­der mi­llo­nes de dó­la­res por no te­ner la for­ma­ción. Y no to­dos hi­cie­ron gran­des ca­rre­ras, mu­chos la si­guen lu­chan­do. La AUF ge­ne­ra di­ne­ro por Suá­rez, Go­dín, Ca­va­ni, y esos ju­ga­do­res de­ben te­ner una re­tri­bu­ción. In­clu­so una di­fe­ren­cia en el es­ta­tu­to era que que­ría­mos que in­clu­ye­ra la obli­ga­ción de que par­te de lo que se ge­ne­ra­ra fue­ra a in­fraes­truc­tu­ra y de­sa­rro­llo. Si lu­cha­mos pa­ra que ha­ya más di­ne­ro, que esos in­gre­sos se in­vier­tan en de­sa­rro­llo del fút­bol. Pe­ro nos di­je­ron que no po­día­mos obli­gar a clu­bes a usar el di­ne­ro de de­ter­mi­na­da for­ma. De to­dos mo­dos en el Con­gre­so se­rá al­go que se dis­cu­ti­rá mu­cho. En la Bun­des­li­ga es­tá, en Uru­guay hay que ir más sua­ve por­que ve­ni­mos de una for­ma de pen­sar muy ar­cai­ca.

¿No se po­dría ha­ber sa­ca­do más por los par­ti­dos?

Se ven­dió por sie­te ve­ces más. An­tes no en­tra­ba na­da. Ob­via­men­te que ha­cia el fu­tu­ro, las li­ci­ta­cio­nes son te­mas téc­ni­cos en los que no to­do es tan li­neal, ca­da ne­go­cia­ción es di­fe­ren­te. Co­mo el te­ma de la ro­pa, las se­lec­cio­nes en el mun­do no li­mi­tan sino que al ne­go­cian pa­ra­le­la­men­te, pa­ra ver cuál re­sul­ta ser el me­jor ne­go­cio. El te­ma es dar­le cris­ta­li­ni­dad. Aho­ra hay or­ga­nis­mos de con­tra­lor, con­for­ma­dos por gen­te in­ta­cha­ble e idó­neos.

¿Con­tro­la­ron el po­der de Ten­field?

Por su­pues­to. La em­pre­sa ya no va a po­der ha­cer lo que hi­zo, pe­ro tam­po­co los di­ri­gen­tes. En los úl­ti­mos 100 años, 16 di­ri­gen­tes de­ci­dían por 100 mil ju­ga­do­res y cien­tos de clu­bes. No van a po­der ha­cer­lo las fu­tu­ras em­pre­sas, o los fu­tu­ros di­ri­gen­tes o ju­ga­do­res. Pa­sa­ba has­ta aho­ra por­que el sis­te­ma lo per­mi­tía, no pa­sa en Alemania, Bra­sil.

¿Có­mo ve que Ten­field se es­tá mo­vien­do con OFI y con la C?

Es nor­mal, es ob­vio que van a sa­lir a bus­car alia­dos, pe­ro es ob­vio que hoy hay con­trol pa­ra to­do, y pa­ra que cual­quier ne­go­cio sal­ga tie­ne que ser be­ne­fi­cio­so pa­ra to­das las par­tes. To­dos ad­quie­ren más po­der y por eso los bus­can. No ha­ce más que enal­te­cer la gestión de los ju­ga­do­res: gen­te que no re­ci­bía ni si­quie­ra una gui­ña­da del sis­te­ma hoy va a ser es­cu­cha­do. Pe­ro na­die es tan ton­to pa­ra no dar­se cuen­ta de que el sis­te­ma lo ha­ce por un in­te­rés.

¿Es po­si­ble un diá­lo­go con Ten­field?

Nues­tra ge­ne­ra­ción fue es­ta­fa­da por 10 o 15 años. He­mos per­di­do mu­chí­si­mo di­ne­ro, mu­cha po­si­bi­li­dad de com­pe­tir me­jor por cul­pa del sis­te­ma. Eso no se co­rri­ge más. Lo mis­mo le pa­sa a los clu­bes, si se pa­gan US$ 50 mi­llo­nes y los clu­bes re­ci­ben US$ 10 mi­llo­nes, US$ 12 mi­llo­nes, hay una pér­di­da de US$ 40 mi­llo­nes que se la que­da el sis­te­ma. Es im­po­si­ble de re­ver­tir por­que se han he­cho las co­sas mal.

¿Qué le di­ría a Ca­sal si lo tu­vie­ra en­fren­te?

Na­da. No lo co­noz­co. Una vez lo vi en un par­ti­do de Eli­mi­na­to­rias ha­ce 10 años. Y por más que ti­ran el bo­la­zo de que es al­go per­so­nal, una es­tu­pi­dez re­pe­ti­da mil ve­ces si­gue sien­do una es­tu­pi­dez. No hay ar­gu­men­tos pa­ra con­tra­rres­tar lo que pi­den lo ju­ga­do­res: or­den, trans­pa­ren­cia. Co­mo no pue­den ir con­tra eso, di­cen cual­quier es­tu­pi­dez.

¿Hay que re­ne­go­ciar el con­tra­to con Ten­field por el fút­bol lo­cal?

¿Y qué te pa­re­ce? Se lo de­be­rías pre­gun­tar a los di­ri­gen­tes de los clu­bes. ¿Có­mo es tan in­te­re­san­te per­der tan­to di­ne­ro si to­dos los paí­ses sa­can el ma­yor pro­ve­cho po­si­ble? Chi­le de­be-

ría ser nues­tro gran punto de com­pa­ra­ción. Hi­zo un ca­nal lo­cal, mul­ti­pli­có ga­nan­cias y lo ven­dió 10 ve­ces más ca­ro. En cam­bio, nues­tros di­ri­gen­tes eli­gen per­der. En AUF ya lo­gra­mos que cual­quie­ra que quie­ra ve­nir y que­dar­se con cual­quier ac­ti­vo ten­drá que ha­cer­lo por vías le­ga­les y de­jan­do el ma­yor be­ne­fi­cio. No ten­go du­das de que con el es­ta­tu­to nue­vo se va a su­mar la gran ma­yo­ría de los di­ri­gen­tes, que pien­san igual que no­so­tros, pe­ro que an­tes no te­nían mar­gen de ma­nio­bra. Con 16 vo­tos se de­ci­día to­do y era fá­cil com­pro­me­ter sie­te u ocho clu­bes, por­que te­nían con­flic­to de in­tere­ses, al­go que ya no per­mi­te el nue­vo es­ta­tu­to. Un club que de­be 3 mi­llo­nes o 5 mi­llo­nes al sis­te­ma no pue­de vo­tar ex­ten­der de­re­chos por 10 o 15 años a ese sis­te­ma. No pue­de de­cir a mano al­za­da que 5 es más 24. Ven­der ac­ti­vos has­ta 2032 sin saber cuán­to va­le es ri­dícu­lo. Ha­blar de es­to es ri­dícu­lo. Ya de­be­ría­mos ha­blar co­sas mas in­tere­san­tes, pe­ro has­ta el vier­nes la AUF se ma­ne­ja­ba así.

¿Có­mo vio la gestión de la Co­mi­sión Nor­ma­li­za­do­ra?

Ex­ce­len­te. Fui­mos con­sul­ta­dos por FIFA, nos pa­re­cía que te­nía que ser gen­te que co­no­cie­ra de fút­bol pe­ro fue­ra del am­bien­te, no con­ta­mi­na­dos. Con ca­pa­ci­dad pe­ro que tu­vie­ra hue­vos pa­ra en­fren­tar lo que ve­nía y que no de­bie­ra na­da a na­die. Y en Uru­guay no al­can­zan los de­dos de una mano pa­ra en­con­trar gen­te que cum­plan con to­das esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Prin­ci­pal­men­te por las úl­ti­mas dos. El tra­ba­jo de Bor­da­berry, Scot­ti y Ar­man­do fue ex­ce­len­te. El tiem­po pon­drá en su lu­gar lo que hi­cie­ron por el fút­bol uru­gua­yo. Es­ta­mos agra­de­ci­dos pe­se a que hu­bo mu­chas co­sas que no lo­gra­mos. Los vo­tos en el Con­gre­so, la obli­ga­to­rie­dad de uti­li­zar las uti­li­da­des pa­ra in­fraes­truc­tu­ra… pe­ro se lo­gró lo prin­ci­pal: la in­te­gra­ción, los ór­ga­nos de trans­pa­ren­cia y evi­tar los con­flic­tos de in­te­rés.

¿Có­mo ma­ne­ja­ron las di­fe­ren­cias con la Mu­tual so­bre la no­mi­na­ción de Bor­da­berry?

Esa in­for­ma­ción no es co­rrec­ta. No ha­bía di­ri­gen­tes que no es­tu­vie­ran de acuer­do.

Di­je­ron que no fue­ron con­sul­ta­dos.

Pe­ro eso no quie­re de­cir que no es­ta­ban de acuer­do. Sí fui­mos con­sul­ta­dos los ju­ga­do­res de se­lec­ción, los que ha­ce dos o tres años ve­nía­mos pi­dien­do que se re­vie­ran mu­chas co­sas.

¿El pró­xi­mo pre­si­den­te de la AUF tie­ne que ser un fut­bo­lis­ta?

Por más que ha­ya te­rror en los di­ri­gen­tes a eso, es la ten­den­cia en el mun­do. En los gran­des paí­ses de Eu­ro­pa, en Ar­gen­ti­na pa­sa­rá en bre­ve con Ve­rón. Es inevi­ta­ble. Por su­pues­to que el he­cho de ser ju­ga­dor no ha­bi­li­ta pa­ra el car­go, hay que te­ner pre­pa­ra­ción mu­cho más am­plia, pe­ro lo que da el fút­bol in­ter­na­cio­nal de ha­ber­lo vi­vi­do de aden­tro es un co­no­ci­mien­to que no tie­nen los di­ri­gen­tes uru­gua­yos. Nos po­de­mos com­ple­men­tar muy bien con di­ri­gen­tes que co­no­cen de po­lí­ti­ca y que quie­ran ha­cer las co­sas bien.

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.