Se­gun­do sue­ño mun­dia­lis­ta

Jue­za. Clau­dia Um­pié­rrez se pre­pa­ra pa­ra di­ri­gir otra co­pa del mun­do, y es­ta vez ten­drá hin­chas

El Observador Fin de Semana - Referi - - ENTREVISTA A GRACIELA CASTRO -

La ár­bi­tra uruguaya Clau­dia Um­pié­rrez pro­vie­ne de una “fa­mi­lia fut­bo­le­ra” con un pa­dre en­tre­na­dor, un tío ex­fut­bo­lis­ta y un abue­lo y una tía re­fe­rís, y si bien ase­gu­ró a Efe que nun­ca es­tu­vo en sus pla­nes se­guir sus pa­sos, hoy, a sus 35 años, se pre­pa­ra pa­ra pi­tar en su se­gun­do Mundial fe­me­nino.

La co­le­gia­da ex­pli­có que prac­ti­có el fút­bol has­ta los 16 años, cuan­do de­ci­dió acom­pa­ñar a su tía a un cur­so de ar­bi­tra­je pa­ra ha­cer­lo jun­tas, al­go que no pu­do lle­var a ca­bo por ser me­nor de edad.

Fi­nal­men­te, en 2003, cuan­do ya ha­bía aban­do­na­do su ciu­dad na­tal Pan de Azú­car, y es­ta­ba ins­ta­la­da en Mon­te­vi­deo es­tu­dian­do abo­ga­cía, pu­do se­guir ade­lan­te con su idea.

“Me en­te­ré de que ha­bía un cur­so de ár­bi­tra y el in­te­rés me des­per­tó más que na­da por el he­cho de apren­der la re­gla y de re­pen­te po­der ha­cer al­go de pla­ta pa­ra man­te­ner­me, por­que mis pa­dres ob­via­men­te me pa­ga­ban el al­qui­ler, la co­mi­da, et­cé­te­ra así que era una ma­ne­ra de ayu­dar­los”, ex­pli­có.

Tras cul­mi­nar el cur­so en 2004, co­men­zó a pi­tar en ju­ve­ni­les don­de ar­bi­tró Sub 14, Sub 15, fút­bol fe­me­nino y par­ti­dos de Sub 17.

“Hi­ce cua­tro años de cuar­ta ca­te­go­ría, su­bí a ter­ce­ra, hi­ce un año so­lo, des­pués es­tu­ve seis años en se­gun­da y aho­ra es­te es mi ter­cer año en pri­me­ra di­vi­sión”, re­mar­có.

En el pa­so por las dis­tin­tas ca­te­go­rías, la jue­za sub­ra­yó que hay mu­chos cam­bios por­que en el me­dio hay ma­du­ra­ción, ex­pe­rien­cia y “he­ri­das de guerra, de ba­ta­llas de re­pen­te ga­na­das y otras per­di­das”.

La uruguaya, quien en 2010 se trans­for­mó en in­ter­na­cio­nal, re­mar­có que ese “fue un clic” en su ca­rre­ra, ya que en el 2012 pi­tó en el Mundial Sub 17 de Azer­bai­yán y co­men­zó el pro­ce­so que la lle­vó a di­ri­gir el Mundial de Ca­na­dá 2015.

Cua­tro años des­pués y con la con­fir­ma­ción de la de­sig­na­ción pa­ra el Mundial de Fran­cia, la uruguaya ase­gu­ró que vi­ve “un sue­ño ma­ra­vi­llo­so, to­tal­men­te im­pen­sa­do”.

“Cuan­do ter­mi­nó el Mundial de Ca­na­dá, que es­tu­ve de cuar­ta en la fi­nal, nun­ca pen­sé que iba a es­tar de vuel­ta en otro pro­ce­so”, ase­ve­ró.

A cin­co me­ses del co­mien­zo de una nue­va Co­pa del Mun­do, Um­pié­rrez, quien re­sal­tó que hay días que des­can­sa me­nos de lo que de­be­ría por­que la ru­ti­na la “com­pli­ca”, di­jo que tiem­po atrás le pro­me­tió a sus pa­dres que si era con­vo­ca­da les re­ga­la­ría los pa­sa­jes pa­ra que fue­ran a ver­la en al­gún par­ti­do.

Ade­más, es­pe­ra que su es­po­so y su hi­ja tam­bién pue­dan acom­pa­ñar­la.

“En Ca­na­dá (mi hi­ja) te­nía un año na­da más y ella no se dio ni cuen­ta, la que ex­tra­ña­ba más fui yo, que es­tu­ve 42 días le­jos y se hi­zo lar­go, pe­ro aho­ra se nos ha­ce más lar­go a las dos”, ase­ve­ró.

Pe­se a es­to, cree que cuan­do la pe­que­ña “sea mas gran­de” va a en­ten­der que “cuan­do uno ama al­go tie­ne que po­ner­le pi­las y tra­ba­jar y ha­cer to­do” pa­ra con­se­guir­lo.

Asi­mis­mo, re­mar­có que si su hi­ja quie­re ser ar­bi­tra la va a apo­yar en su de­ci­sión.

Um­pié­rrez, quien pi­ta tan­to en el fút­bol fe­me­nino co­mo en el mas­cu­lino, ex­pli­có que, pe­se a los gri­tos que re­ci­be des­de las tri­bu­nas, nun­ca se sin­tió agre­di­da por un te­ma de gé­ne­ro y que le en­can­ta que más mu­je­res se si­gan ano­tan­do a rea­li­zar el cur­so de jue­za.

Por otra par­te, aun­que to­da­vía no se sa­be si se uti­li­za­rá el vi­deoar­bi­tra­je (VAR) du­ran­te el Mundial de Fran­cia, la uruguaya re­sal­tó el uso de la tec­no­lo­gía en el fút­bol.

“Creo que pa­ra los ár­bi­tros es fa­bu­lo­so, es una ga­ran­tía de que vos po­dés ar­bi­trar mas tran­qui­lo sa­bien­do que si hay un error gro­se­ro por una si­tua­ción que no pu­dis­te per­ci­bir en cam­po hay un com­pa­ñe­ro que en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes va a po­der ayu­dar­te”, co­men­tó.

Pa­ra la jue­za, el VAR es “fun­da­men­tal” no so­lo por el jue­go lim­pio y por ha­cer jus­ti­cia, sino tam­bién pa­ra ayu­dar a la ca­rre­ra de un juez.

“El error del ju­ga­dor se per­do­na (...), el del ár­bi­tro no se per­do­na y no se ol­vi­da”, sub­ra­yó. (EFE) l

Clau­dia Um­pié­rrez en el en­torno que más dis­fru­ta: el Es­ta­dio Cen­te­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.