“Se die­ron mu­chas alar­mas y no ac­tua­ron”

El Observador Fin de Semana - - Tema -

••• En una pri­me­ra en­tre­vis­ta, Ana Pin­tos, ha­bía ma­ni­fes­ta­do: “Lo que no en­tien­do es có­mo no le die­ron se­gui­mien­to a mi her­mano, có­mo lo lar­ga­ron así no­más de la cár­cel. Él te­nía que to­mar me­di­ca­ción de por vi­da, pe­ro na­die con­tro­la­ba si la to­ma­ba, si la com­pra­ba, si se la da­ba al­guien. Su pa­to­lo­gía no te­nía cu­ra, pe­ro lo pu­die­ron ha­ber de­te­ni­do, con­tro­la­do, an­tes de que lle­ga­ra a ma­tar”.

La muer­te en la cár­cel de Wi­lliams Pin­tos re­for­zó su sen­sa­ción de que el sis­te­ma no fun­cio­na bien. En una se­gun­da en­tre­vis­ta, Ana agre­gó: “Mi fa­mi­lia no es cul­pa­ble. Mi her­mano te­nía una pa­to­lo­gía. Se die­ron mu­chas alar­mas y no se actuó co­mo se de­be­ría ha­ber ac­tua­do”.

Ana lle­va­ba mu­chos años sin ver a su her­mano “por no es­tar de acuer­do con su con­duc­ta y las co­sas que ha­bía he­cho”. Lo vol­vió a ver re­cién des­pués de fa­lle­ci­do, en su en­tie­rro.

“Llo­ré al ni­ño con el que ju­gué, no al ase­sino. Soy cons­cien­te del do­lor que pro­vo­có, no lo de­fien­do. Yo soy ma­dre y pue­do sen­tir el do­lor te­rri­ble de la ma­dre de Bris­sa. Me due­le en el al­ma. Él fue un ase­sino y tam­bién un en­fer­mo psi­quiá­tri­co. Te­nía una psi­co­pa­to­lo­gía diag­nos­ti­ca­da. Por lo que hi­zo, te­nía una pe­na que cum­plir. En Uru­guay no hay pe­na de muer­te”.

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.