Dos ex­tran­je­ros que pre­vie­nen el mal­tra­to in­fan­til.

Dos pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ros lle­ga­ron a Uru­guay con la in­ten­ción de pre­ve­nir el mal­tra­to y el abu­so in­fan­til; tra­ba­jan en Flor de Ma­ro­ñas y vi­ven en Mal­vín Norte

El Observador Fin de Semana - - Portada - Por Camila Bello

En Flor de Ma­ro­ñas di­cen que Luis Os­sa­ni an­da bien pa­ra el fútbol. Su jue­go es lim­pio, pro­li­jo, in­te­li­gen­te. Los más chi­cos del ba­rrio mi­ran con ad­mi­ra­ción có­mo do­mi­na la pe­lo­ta; lo si­guen, le co­pian los mo­vi­mien­tos. Si Os­sa­ni di­ce que tie­ne otras co­sas que ha­cer, en­se­gui­da le piden que pe­lo­tee un po­qui­to más. “¿Es­te hom- bre b ya se va?”, pre­gun­ta uno. Otro lo l tran­qui­li­za y le di­ce que no, que to­da­vía t hay fútbol pa­ra rato.

El ta­len­to de Os­sa­ni tie­ne sen­ti­do t cuan­do ha­bla. Su acen­to lo de­la­tó cuan­do lle­gó a Flor de Ma­ro­ñas y de­jó en evi­den­cia por qué tie­ne tan­ta fa­ci­li­dad con la pe­lo­ta. Pe­li­rro­jo, de bar­ba lar­ga y con mu­chas pe­cas en la piel, po­co tie­ne que ver a sim­ple vis­ta con Ney­mar o Pe­lé. Lo que sí com­par­te con esos as­tros del fútbol es la cé­du­la, por­que él tam­bién na­ció en Bra­sil.

“¡ Cla­ro! Aho­ra en­tien­do, es bra­si­le­ño”, di­ce uno de los jó­ve­nes cuan­do lo ve ju­gar. El res­to ya lo ha­bía pen­sa­do an­tes.

El fútbol le per­mi­tió a Os­sa­ni lle­gar a los ado­les­cen­tes de Flor de Ma­ro­ñas. Ha­ce tres se­ma­nas que es­tá en Uru­guay y si bien tie­ne un es­pa­ñol muy flui­do, su ta­len­to con la pe­lo­ta hi­zo que los jó­ve­nes lo re­ci­bie­ran de bra­zos abier­tos. Pi­ca­di­to va, pi­ca­di­to vie­ne, Os­sa­ni lo­gró con­quis­tar a los chi­qui­li­nes con ra­pi­dez. Di­ce que el fútbol les per­mi­te des­car­gar los pro­ble­mas que traen de afue­ra; des­pués siempre hay tiem­po pa­ra con­ver­sar.

El bra­si­le­ño tra­ba­ja en el club ju­ve­nil Se­bas­to­pol con ado­les­cen­tes de en­tre 12 y 18 años, y es­ta­rá en Uru­guay has­ta mar­zo del pró­xi­mo año. Vino en el mar­co de un pro­gra­ma de Amé­ri­ca So­li­da­ria, una fun­da­ción que bus­ca su­pe­rar la po­bre­za in­fan­til en la re­gión. Es­ta or­ga­ni­za­ción re­clu­ta pro­fe­sio­na­les en to­do el con­ti­nen­te y los en­vía a pro­yec­tos en dis­tin­tos paí­ses. Os­sa­ni tie­ne 29 años, es co­mu­ni­ca­dor so­cial e hi­zo un pos­gra­do en ges­tión de pro­yec­tos so­cia­les.

Cuan­do lo echa­ron de su tra­ba­jo en San Pa­blo en oc­tu­bre, en­se­gui­da postuló pa­ra via­jar con Amé­ri­ca So­li­da­ria. Su per­fil pro­fe­sio­nal y per­so­nal hi­zo que vi­nie­ra a Uru­guay, pe­ro po­drían ha­ber­le to­ca­do otros paí­ses co­mo Hai­tí o Nicaragua. La cer­ca­nía con Uru­guay le dio se­gu­ri­dad a su fa­mi­lia –so­bre to­do a su ma­dre– que no en­ten­día por qué su hi­jo que­ría ir­se le­jos a ayu­dar a los de­más. Ha­blan to­das las se­ma­nas y ha­ce vi­deo­lla­ma­da con su pe­rro, que to­da­vía no se dio cuen­ta de que no es­tá ahí y lo bus­ca por to­da la ca­sa cuan­do escucha su voz.

No es la pri­me­ra vez que Os­sa­ni vie­ne a Uru­guay, pe­ro su mu­dan­za fue ca­si de un día pa­ra el otro. Amé­ri­ca So­li­da­ria no le pa­ga – el tra­ba­jo es vo­lun­ta­rio–, pe­ro sí le da un lu­gar don­de vi­vir. Tam­bién le cu­bre los gas­tos de co­mi­da y trans­por­te, aun­que en

R

las con­di­cio­nes del pro­gra­ma es­tá cla­ro que la aus­te­ri­dad es uno de los re­qui­si­tos. En la fun­da­ción le lla­man “aba­jar­se” a es­te cam­bio.

La or­ga­ni­za­ción le con­si­guió un apar­ta­men­to en el com­ple­jo de vi­vien­das Eus­kal He­rria en Mal­vín Norte. Os­sa­ni cree que tie­ne sen­ti­do que sea así por­que su es­ti­lo de vi­da no pue­de ser muy di­fe­ren­te al que ve en el ba­rrio don­de tra­ba­ja. En­se­gui­da acla­ra que no pa­sa ham­bre, que tie­ne un lu­gar có­mo­do pa­ra dor­mir y que sus ve­ci­nos son muy ama­bles. “No quie­ro que pien­sen tam­po­co que es­ta­mos pa­sán­do­la mal”, di­ce y se ríe.

Su tra­ba­jo en Se­bas­to­pol se en­mar­ca en el pro­yec­to Te­rri­to­rios del buen tra­to, que bus­ca pre­ve­nir el mal­tra­to en los ni­ños y ado­les­cen­tes. Es­te es el pri­mer año que se im­ple­men­ta en Flor de Ma­ro­ñas y Os­sa­ni se­rá uno de los pro­fe­sio­na­les que lo pon­drá en prác­ti­ca. La ini­cia­ti­va du­ra­rá tres años y fun­cio­na­rá en el mu­ni­ci­pio F de Mon­te­vi­deo, el que tie­ne el ma­yor ín­di­ce de po­bre­za de to­da la ciu­dad. Se­gún un es­tu­dio ela­bo­ra­do por el mu­ni­ci­pio, el 60% de los ni­ños que vi­ven allí son po­bres.

El mal­tra­to, la vio­len­cia se­xual y el tra­ba­jo in­fan­til son más fre­cuen­tes en esa zo­na de Mon­te­vi­deo que en otras. Os­sa­ni lle­gó a Flor de Ma­ro­ñas con el ob­je­ti­vo de pre­ve­nir es­tos pro­ble­mas y ge­ne­rar un im­pac­to a lar­go pla­zo. En es­tos días es­tá en una pri­me­ra eta­pa de eva­lua­ción, pe­ro a me­di­da que pa­sen las se­ma­nas ela­bo­ra­rá un pro­yec­to en el que pro­pon­drá có­mo com­ba­tir­los. Tie­ne cla­ro que no ha­brá cam­bios de un día pa­ra el otro, pe­ro con­fía en su for­ma­ción y en su vo­lun­tad pa­ra ge­ne­rar im­pac­to.

“A Se­bas­to­pol van en­tre 15 y 20 chi­qui­li­nes. Es una pro­pues­ta de ta­lle­res, apren­den des­de co­ci­na has­ta de­por­te. Tie­nen una realidad muy du­ra, es­tán muy cer­ca de una realidad de po­bre­za, de vio­len­cia. Cuan­do los ado­les­cen­tes lle­gan a los ta­lle­res ya hay un quie­bre de pa­ra­dig­ma: en­tran a un es­pa­cio de so­cia­li­za­ción y de con­vi­ven­cia muy bueno. Apren­den co­sas que di­fí­cil­men­te es­tén cer­ca de sus fa­mi­lias y tam­bién pue­den lle­var­las a sus ca­sas”, cuen­ta.

Os­sa­ni ya sa­be los nom­bres de la ma­yo­ría de los jó­ve­nes y de los edu­ca­do­res que tra­ba­jan en Se­bas­to­pol. Los ado­les­cen­tes lo re­co­no­cen y le cho­can los cin­co cuan­do lo ven: “Yo sé quién sos vos”, le di­cen. En­se­gui­da traen una pe­lo­ta y se po­nen a ju­gar al fútbol; quie­ren que les en­se­ñe el tru­co que les mos­tró ha­ce unos días. Esa es la ma­ne­ra que tie­ne de acer­car­se, de co­no­cer­los y así es­pe­ra ela­bo­rar el pro­yec­to por el que de­ci­dió mu­dar­se a Uru­guay.

En Flor de Ma­ro­ñas di­cen que el guio­nis­ta de Dios eli­gió bien el ape­lli­do de Cla­ra, otra de las vo­lun­ta­rias de Amé­ri­ca So­li­da­ria en Uru­guay. Con una per­so­na­li­dad tran­qui­la, la voz ba­ja y un po­co de ti­mi­dez, Cla­ra Amor via­jó ha­ce tres se­ma­nas des­de Mar del Pla­ta, Ar­gen­ti­na. Tie­ne 27 años, es maes­tra y li­cen­cia­da en edu­ca­ción.

Su fa­mi­lia tam­po­co en­ten­dió en oc­tu­bre por qué que­ría pos­tu­lar­se a la fun­da­ción, so­bre to­do por­que al prin­ci­pio no sa­bían qué des­tino del con­ti­nen­te le to­ca­ría. Su per­fil en­ca­jó con los pro­yec­tos en Uru­guay y sus pa­dres res­pi­ra­ron, por­que te­nían mie­do de que se fue­ra muy le­jos. Hoy vi­ve en Eus­kal He­rria en el mis­mo apar­ta- men­to que Os­sa­ni y tam­bién tra­ba­ja en el pro­gra­ma del mu­ni­ci­pio F, que bus­ca pre­ve­nir el mal­tra­to in­fan­til en la zo­na.

La pri­me­ra im­pre­sión que tie­ne de Uru­guay es que es un país muy ho­ri­zon­tal. A di­fe­ren­cia de Ar­gen­ti­na, di­ce, la cer­ca­nía en­tre la gen­te es real y eso le gus­ta. “To­das las vo­ces se es­cu­chan y to­das las vo­ces va­len lo mis­mo”, agre­ga. Los pri­me­ros días de tra­ba­jo en el ba­rrio le mostraron que pue­de co­no­cer a los ve­ci­nos, sus reali­da­des y así tra­tar de ge­ne­rar el cam­bio por el que to­mó la de­ci­sión de re­nun­ciar a su tra­ba­jo en un co­le­gio en Mar del Pla­ta.

Cuan­do lle­gó al cen­tro ju­ve­nil Flor de Ma­ro­ñas – a po­cas cua­dras de Se­bas­to­pol– aga­rró unas pa­le­tas de ping pong y se pu­so a ju­gar con los chi­qui­li­nes. Al igual que Os­sa­ni, no­tó có­mo los jó­ve­nes des­car­ga­ban “la bron­ca” que traían en­ci­ma du­ran­te el par­ti­do. Pa­sa­ron la tar­de jun­tos, to­ma­ron la me­rien­da y bai­la­ron sal­sa.

“Me lla­mó la aten­ción esa tar­de có­mo en cua­tro ho­ras ocu­rrió la trans­for­ma­ción. Em­pe­za­mos des­de lo brus­co –la pa­le­ta y la pe­lo­ta– y al fi­nal ter­mi­na­mos bailando en pa­re­jas. Creo que el cen­tro si­gue sien­do pa­ra ellos un es­pa­cio de con­ten­ción, una opor­tu­ni­dad de trans­for­ma­ción”, cuen­ta.

Al cen­tro ju­ve­nil de Flor de Ma­ro­ñas van los jó­ve­nes más gran­des del ba­rrio, los que tie­nen en­tre 15 y 17 años. Amor di­ce que allí hay

más pro­ble­mas por con­su­mo de dro­gas y tam­bién hay ca­sos de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te. El lu­gar re­fle­ja la realidad del ba­rrio, que tie­ne la ma­yor pro­por­ción de ho­ga­res con ha­ci­na­mien­to y la ma­yor pro­por­ción de ho­ga­res en si­tua­ción pre­ca­ria de Mon­te­vi­deo.

Amor re­co­no­ce que los ado­les­cen­tes que van al cen­tro ju­ve­nil es­tán en me­jor si­tua­ción que los que de­ci­den que­dar­se to­da la tar­de en la ca­lle. El desafío aho­ra es cap­tar al res­to de los jó­ve­nes de la zo­na por­que mu­chos de ellos tam­po­co van al li­ceo. “Por lo me­nos en cua­tro ho­ras tie­nen ac­ce­so a otros bie­nes cul­tu­ra­les y no so­la­men­te al con­su­mo de dro­gas”, di­ce.

La ar­gen­ti­na en­tra al cen­tro y en­se­gui­da se acer­ca a una be­bé que llo­ra. Tra­ta de con­so­lar­la, le ha­ce gra­cias pe­ro na­da fun­cio­na. La ma­dre es una de las ado­les­cen­tes que jue­ga a la compu­tado­ra a po­cos me­tros. El olor a co­mi­da lle­ga des­de la co­ci­na y una ni­ña se acer­ca pa­ra avi­sar que es­tá pron­to el al­muer­zo. Tam­bién pre­pa­ra­ron en­sa­la­da de fru­tas y to­dos compartirán la me­sa.

Amor ca­mi­na a ver qué co­ci­na­ron y una fra­se en su re­me­ra lla­ma la aten­ción: di­ce que el fu­tu­ro de los ni­ños –al igual que un par­ti­do de ping pong– se jue­ga aho­ra. Ella es­tá lis­ta pa­ra sa­lir de ti­tu­lar.

FOTOS: D. BATTISTE

Amor em­pe­zó a co­nec­tar­se con los ado­les­cen­tes a tra­vés del ping pong.

Los jó­ve­nes de Flor de Ma­ro­ñas le piden a Os­sa­ni que les en­se­ñe sus tru­cos fut­bo­lís­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.