No po­día te­ner li­bre­ta pro­fe­sio­nal

El Observador Fin de Semana - - Tema -

•••La In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo no res­pe­tó sus pro­pias nor­mas al otor­gar­le una li­bre­ta pro­fe­sio­nal a Wi­lliams Pin­tos.

Tras la muer­te de Bris­sa, la ad­mi­nis­tra­ción del in­ten­den­te Daniel Martínez emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que sos­tu­vo que “no tie­ne po­tes­tad de ne­gar una li­cen­cia de con­du­cir a quien cum­pla to­dos los re­qui­si­tos”.

Agre­gó que has­ta 2015 las per­so­nas con an­te­ce­den­tes re­ci­bían un “re­gis­tro con­di­cio­nal”, pe­ro esa dis­po­si­ción fue eli­mi­na­da ese año por la Jun­ta De­par­ta­men­tal.

Sin em­bar­go, Pin­tos no es­ta­ba en con­di­cio­nes de re­ci­bir la li­bre­ta pro­fe­sio­nal.

Se­gún pue­de leer­se en la web mu­ni­ci­pal, “cier­tas pa­to­lo­gías mé­di­cas se­rán cau­sa­les de de­ne­ga­to­ria en ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal”.

El ar­tícu­lo R.424.190 del Di­ges­to Mu­ni­ci­pal acla­ra cuá­les son esas pa­to­lo­gías “in­ha­bi­li­tan­tes”.

En­tre ellas se en­cuen­tran, nom­bra­das en for­ma ex­plí­ci­ta, las “afec­cio­nes psi­quiá­tri­cas”.

Pin­tos te­nía “afec­cio­nes psi­quiá­tri­cas” de las más gra­ves, cons­ta­ta­das por el Es­ta­do en 2004 y 2012. Un mí­ni­mo con­trol lo hu­bie­ra de­ja­do en evi­den­cia.

Ca­be pre­gun­tar­se quién le otor­gó la li­bre­ta pro­fe­sio­nal a Pin­tos y en cuán­tos otros ca­sos es­ta­rá ocu­rrien­do lo mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.