EDUAR­DO BLASINA Tra­ba­ja­do­res de Uru­guay uníos

El 1° de Ma­yo es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra es­cu­char un ma­ni­fies­to que asi­mi­le a los em­pre­sa­rios co­mo tra­ba­ja­do­res

El Observador Fin de Semana - - Portada -

Los 15 años de cre­ci­mien­to de Uru­guay son una cons­truc­ción co­lec­ti­va de las su­ce­si­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que ha cua­ja­do mer­ced a una de­man­da ex­plo­si­va de Asia, que per­sis­ti­rá y por lo tan­to, es al­go muy im­por­tan­te. Al­go va­lio­so a cui­dar, sos­te­ner, pro­lon­gar y usar co­mo he­rra­mien­ta has­ta erra­di­car la po­bre­za en Uru­guay. Po­de­mos per­der la opor­tu­ni­dad por dos ra­zo­nes. Gas­tar más de lo po­si­ble en lo eco­nó­mi­co y cons­truir una cul­tu­ra po­lí­ti­ca de des­con­fian­za, de unos uru­gua­yos en­fren­ta­dos con otros. El me­jor plan­tel de fút­bol no ga­na un cam­peo­na­to si es una plan­tel di­vi­di­do.

Tra­ba­ja­do­res de Uru­guay uníos, y pa­ra eso, eva­luad que la idea de la lu­cha de cla­ses pue­de ser un gra­ve error. Que allí don­de se ha apli­ca­do ha ter­mi­na­do to­do muy muy mal. In­va­ria­ble­men­te. Si de ana­li­zar la reali­dad cien­tí­fi­ca­men­te se tra­ta, en cien­cia, cuan­do al­go no fun­cio­na, una y otra vez, de­be ser de­ja­do de la­do. Con­si­de­rad que cuan bien nos va­ya de­pen­de de cuán bien nos or­ga­ni­ce­mos co­mo so­cie­dad. Pen­sad que tal vez la so­cie­dad no tie­ne ne­ce­sa­ria e in­de­fec­ti­ble­men­te enemi­gos irre­con­ci­lia­bles. El que ge­ne­ra un em­pleo, no es el enemi­go del em­plea­do.

Tra­ba­ja­do­res de Uru­guay uníos y ob­ser­vad que, en la gran ma­yo­ría de los ca­sos, un em­pre­sa­rio es al­guien que tra­ba­ja 8 ho­ras o más, que mu­cho de su tiem­po li­bre lo pa­sa pen­san­do có­mo ha­cer pa­ra que su em­pre­sa crez­ca, pue­da con­tra­tar a más tra­ba­ja­do­res o ape­nas so­bre­vi­va tras pa­gar im­pues­tos, se­gu­ri­dad so­cial, sa­la­rios, ta­ri­fas, in­su­mos. O sea, un 1° de Ma­yo de­be ser in­clu­si­vo con to­dos los tra­ba­ja­do­res, los em­pre­sa­rios y los que no lo son.

Uníos los tra­ba­ja­do­res em­pre­sa­rios y los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos y los que son mix­tos por­que van en par­te al re­sul­ta­do de las em­pre­sas, los del soft­wa­re, los que es­qui­lan, los ho­te­le­ros, los cien­tí­fi­cos y ar­tis­tas. A pen­sar jun­tos có­mo agre­gar va­lor, có­mo ex­por­tar, có­mo cons­truir re­la­cio­nes ga­nar/ga­nar, por­que eso es lo que pue­de en los pró­xi­mos años ha­cer de Uru­guay un país desa­rro­lla­do.

Re­ci­bid a los tra­ba­ja­do­res que lle­gan de Cuba, Ve­ne­zue­la y pre­gun­tad­les co­mo se vi­ve y cuán­to se ga­na en aque­llos paí­ses. Ob­ser­vad co­mo en Ni­ca­ra­gua ma­tan a quie­nes ma­ni­fies­tan, una vez más un pre­si­den­te en­ve­je­ci­do, per­pe­tuo y co­rrup­to que ha trai­cio­na­do aque­llos idea­les por los que tan­tos de­ja­ron su vi­da.

Va­lo­rad la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, con se­pa­ra­ción de po­de­res, con pren­sa li­bre, con elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, con el go­ce del de­re­cho a la dis­cre­pan­cia pa­cí­fi­ca. Pro­fun­di­zad una cul­tu­ra del diá­lo­go a par­tir de la ex­ce­len­te se­ñal que fue la reunión con Un so­lo Uru­guay y de la he­rra­mien­ta con­so­li­da­da de Con­se­jos de Sa­la­rios equi­li­bra­dos don­de se pue­da me­jo­rar en la me­di­da de lo me­jo­ra­ble y se acep­te es­pe­rar en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles.

••• Tra­ba­ja­do­res de Uru­guay uníos, y pa­ra eso, eva­luad que la idea de la lu­cha de cla­ses pue­de ser un gra­ve error. Que allí don­de se ha apli­ca­do ha ter­mi­na­do to­do muy muy mal. In­va­ria­ble­men­te

Re­cor­dad que un au­men­to de sa­la­rios que no es­té acom­pa­ña­do de un au­men­to en la pro­duc­ti­vi­dad de­ri­va en un au­men­to de la de­socu­pa­ción – que ya es­ta­mos vien­do– y por lo tan­to de­fen­ded a la in­ver­sión siem­pre, co­mo he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar un au­men­to ar­mó­ni­co del sa­la­rio y la ocu­pa­ción.

Des­con­fiad del asis­ten­cia­lis­mo que sal­vo si­tua­ción de emer­gen­cia, des­va­lo­ri­za al tra­ba­ja­dor y per­pe­tua una si­tua­ción de de­pen­den­cia que pue­de per­pe­tuar la po­bre­za. Des­con­fiad de un Es­ta­do ca­da vez más gran­de y de una deu­da ex­ter­na que cre­ce –por­que aque­llo del no pa­go, ya no co­rre–.

Re­cla­mad más se­gu­ri­dad por­que no me­re­ce­mos vi­vir en una so­cie­dad vio­len­ta y son los más po­bres y dé­bi­les los más vul­ne­ra­bles a ro­bos y ra­pi­ñas.

Cons­tru­ya­mos en­tre to­dos un con­sen­so por la edu­ca­ción que es­té dis­pues­to a ha­cer los cam­bios que sean, bus­can­do en­ten­der por­que el au­men­to en el gas­to no ha ge­ne­ra­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, an­tes de re­cla­mar más y más re­cur­sos.

Re­cor­de­mos que el dé­fi­cit que el Es­ta­do ten­ga hoy se­rá pa­ga­do en el fu­tu­ro con in­tere­ses por los hi­jos de los tra­ba­ja­do­res de hoy. Que las gran­des cri­sis que he­mos vi­vi­do en es­tas úl­ti­mas dé­ca­das han si­do siem­pre la con­se­cuen­cia de un dó­lar ba­ra­to que es­ti­mu­ló un con­su­mo ex­ce­si­vo y un gas­to del Es­ta­do que so­bre­pa­só los lí­mi­tes de la eco­no­mía.

Hay al­go nue­vo na­cien­do en Uru­guay, una cul­tu­ra de la so­lu­ción de pro­ble­mas a tra­vés de diá­lo­gos, una cul­tu­ra que cues­tio­na al cla­sis­mo co­mo en otra épo­ca se cues­tio­nó al ra­cis­mo o al ma­chis­mo. Hay una nue­va cul­tu­ra po­si­ble don­de el que pa­sa más de tres años pro­du­cien­do un no­vi­llo que ge­ne­ra una car­ne de­li­cio­sa de­be ser tan res­pe­ta­do co­mo el tra­ba­ja­dor de la cons­truc­ción que ha­ce la pau­sa en su tra­ba­jo pa­ra co­mer una de­li­cio­sa ti­ra de asa­do.

En va­rios lu­ga­res de Uru­guay pro­li­fe­ran los es­pa­cios de co­work o tra­ba­jo com­par­ti­do. Po­de­mos ha­cer de es­te país un gran es­pa­cio de tra­ba­jo com­par­ti­do, don­de unos ade­más de su tra­ba­jo arriesgan sus aho­rros y su tiem­po li­bre atrás de un sue­ño y otros tra­ba­jan sin­tién­do­se par­te de un equi­po cum­plen con su ho­ra­rio y su ta­rea.

Van 15 años de cre­ci­mien­to, re­cu­pe­re­mos la in­ver­sión, la ocu­pa­ción, las ex­por­ta­cio­nes, re­for­me­mos el Es­ta­do y la edu­ca­ción, me­tas tan­tas ve­ces pos­tu­la­das, Ha­ced de es­te 1o de ma­yo un ac­to en pro de un gran diá­lo­go na­cio­nal.

El desa­rro­llo es al­go po­si­ble. Pe­ro so­lo si sa­be­mos ha­cer un buen equi­po país. Y nun­ca hu­bo un buen equi­po que no fue­ra un equi­po uni­do. Re­co­no­ced que lo que no fun­cio­na, no fun­cio­na. La so­cie­dad abier­ta, en diá­lo­go con ca­pa­ci­dad de au­to­crí­ti­ca, son el ca­mino pa­ra que la opor­tu­ni­dad uru­gua­ya fruc­ti­fi­que.

Una ma­ni­fes­ta­ción es un lu­gar pa­ra es­cu­char un ma­ni­fies­to, es­te se­ría el que yo su­ge­ri­ría pa­ra el 1° de Ma­yo de es­te año. •

D. BATTISTE

EDUAR­DO E BLASINA Es­pe­cial E pa­ra El Observador

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.