OS­CAR A. BOTTINELLI Vien­tos de cam­bio en Su­da­mé­ri­ca

El Observador Fin de Semana - - Portada - OS­CAR A. BOTTINELLI www.fac­tum.uy

Han ocu­rri­do en los úl­ti­mos dos años cam­bios po­lí­ti­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos en Ar­gen­ti­na y Chi­le, pro­duc­tos de cam­bios en los vec­to­res de la so­cie­dad. Cam­bio en Bra­sil pro­duc­to no de elec­cio­nes sino de mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos a ni­vel par­la­men­ta­rio, del Con­gre­so, y de ac­cio­nes de la ma­gis­tra­tu­ra. Du­das so­bre con­ti­nui­dad o cam­bio en Ecua­dor, da­da la con­fir­ma­ción de la re­gla de que los su­ce­so­res de­sig­na­dos ter­mi­nan sien­do los des­tro­na­do­res de los su­ce­di­dos. Hay cam­bios y con­ti­nui­da­des en Ve­ne­zue­la, se­gún los cris­ta­les con que se mi­ren y los ob­je­tos de es­tu­dio. Hay con­ti­nui­da­des en Bo­li­via, Co­lom­bia, Pa­ra­guay y Uru­guay. Hay más con­ti­nui­dad que cam­bio en Pe­rú, en un pro­ce­so de no fá­cil in­ter­pre­ta­ción.

De to­dos es­tos cam­bios, di­ver­sos ana­lis­tas y pro­ta­go­nis­tas vi­sua­li­zan la apa­ri­ción de vien­tos de cam­bio en Su­da­mé­ri­ca, so­bre la ba­se de con­si­de­rar que una dé­ca­da atrás o al­go más hu­bo otros vien­tos que pro­vo­ca­ron un gi­ro a la iz­quier­da y al po­pu­lis­mo, pre­sen­ta­dos co­mo si­nó­ni­mos. Y que esos vien­tos afec­ta­rían por igual a to­dos los paí­ses de la re­gión, a los que que­dan sin cam­bio, Uru­guay in­clui­do.

Di­cho es­to, con­vie­ne pri­me­ro y an­te to­dos for­mu­lar­se es­ta pre­gun­ta: ¿hay una co­rre­la­ción en­tre los pro­ce­sos elec­to­ra­les y los pro­ce­sos po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos en Uru­guay y en Ar­gen­ti­na, o en Uru­guay y Chi­le ¿y esos pro- ce­sos se co­rre­la­cio­nan con los pro­ce­sos elec­to­ra­les y po­lí­ti­co de­mo­crá­ti­cos del Cono Sur o de to­da Su­da­mé­ri­ca? La res­pues­ta es ne­ga­ti­va. Un aná­li­sis de los úl­ti­mos 70 años (1945-2015) – pre­ci­sa­men­te cuan­do se ges­ta el pe­ro­nis­mo en la ve­ci­na ori­lla y se es­tá en las eta­pas ini­cia­les del Se­gun­do Batllis­ta de es­te la­do– per­mi­te afir­mar que no hay co­rre­la­ción al­gu­na. Hay al­gu­nos pun­tos de con­tac­to en 1983-84 en­tre los triun­fos de Al­fon­sín y San­gui­net­ti, o en 1989 en­tre los de Me­nem y La­ca­lle He­rre­ra, o en 2003-2004 en­tre los de Kirchner (Néstor) y Váz­quez. Pe­ro tam­bién hay di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas. Los pun­tos de con­tac­to su­gie­ren ma­yor pro­xi­mi­dad de la real, a la luz que lo que lle­vó a sus res­pec­ti­vas elec­cio­nes; la for­ma en que desa­rro­lla­ron sus go­bier­nos y los sub­si­guien­tes ac­tos elec­to­ra­les mar­can di­fe­ren­cias re­le­van­tes. Los re­co­rri­dos y elec­cio­nes pos­te­rio­res mar­can di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les en­tre el pe­rio­do Al­fon­sín y el San­gui­net­ti, o el Me­nem y el La­ca­lle He­rre­ra. Ade­más, pa­ra na­da se pue­de co­rre­la­cio­nar el triun­fo de de la Rúa con el de Batlle (Jor­ge) en 1999. Ello, sin en­trar a con­si­de­rar la cor­ta vi­da de de la Rúa y la con­si­guien­te ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, o la gran in­cóg­ni­ta que sig­ni­fi­có el triun­fo de Kirchner co­mo he­re­de­ro y he­chu­ra de Duhal­de. Un de­ta­lle sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra ver la fal­ta de co­rre­la­ción, es que en 1983-84 los tres ma­yo­res lí­de­res uru­gua­yos (San­gui­net­ti, Wil­son Fe­rrei­ra y Se­reg­ni) con­ver­gie­ron en Al­fon­sín co­mo la fi­gu­ra ar­gen­ti­na con la que más se iden­ti­fi­ca­ron.

El aná­li­sis par­ti­cu­lar de la úl­ti­ma elec­ción de ca­da país ha­ce di­fí­cil la com­pa­ra­ción. En Uru­guay es bas­tan­te fá­cil tra­zar un eje iz­quier­da-de­re­cha y mar­car con cier­ta apro­xi­ma­ción por don­de se pue­de po­ner la lí­nea di­vi­so­ria. En Ar­gen­ti­na ¿có­mo se ha­ce pa­ra po­ner la lí­nea di­vi­so­ria? Mau­ri­cio Ma­cri es fun­da­dor y lí­der de un par­ti­do que pue­de ca­li­fi­car­se de cen­tro de­re­cha a de­re­cha, con fuer­te im­pron­ta de li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co. Pe­ro la alian­za Cam­bie­mos -li­de­ra­da por Ma­cri- in­cor­po­ra a la in­cla­si­fi­ca­ble Li­li­ta Ca­rrió, más bien de cen­tro a cen­tro iz­quier­da, y a la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal que pue­de ubi­car­se en los pa­rá­me­tros del batllis­mo, en­tre el cen­tro de­re­cha y el cen­tro iz­quier­da. Pe­ro ade­más Ma­cri en el ba­lo­ta­je pu­do ga­nar gra­cias a los de­ci­si­vos vo­tos del pe­ro­nis­mo de­trás de Mas­sa y de la So­ta (di­fí­cil de cla­si­fi­car to­do lo pe­ro­nis­ta, pe­ro al me­nos nin­guno en los pa­rá­me­tros ideo­ló­gi­cos del par­ti­do PRO) y de la iz­quier­da so­cia­lis­ta-so­cial­de­mó­cra­ta de Stol­bit­zer y Bin­ner. Pa­ra de­cir­lo en tér­mi­nos uru­gua­yos, de­trás de Ma­cri hay gen­te que aquí es­ta­ría con Bor­da­berry, los batllis­tas, La­ca­lle Pou, La­rra­ña­ga, As­to­ri y una par­te de los so­cia­lis­tas. En Chi­le no es que ha per­di­do una iz­quier­da, sino que ha lle­ga­do a su fi­nal, im­plo­sio­nó, un cen­tro a cen­tro-iz­quier­da que cons­ti­tu­yó la ba­se del pos pi­no­che­tis­mo.

El otro te­ma cuan­do se ha­bla de vien­tos de cam­bio, es cam­bio so­bre qué reali­dad. O di­cho de otra ma­ne­ra, cuá­les fue­ron los vien­tos an­te­rio­res. Lo que hay que te­ner en cuen­ta an­tes que na­da es que hay una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre los úl­ti­mos go­bier­nos de iz­quier­da o de cen­tro iz­quier­da (Uru­guay, Chi­le, Bra­sil), los go­bier­nos po­pu­lis­tas (Ar­gen­ti­na, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la) y go­bier­nos en cla­ve ét­ni­ca (Bo­li­via). Pe­ro tam­po­co hu­bo una so­la olea­da, sino dis­tin­tos pro­ce­sos de cons­truc­ción, unos más lar­gos y pau­la­ti­nos (Uru­guay), otros más re­cien­tes y más es­truen­do­sos. Y an­tes de an­tes que na­da sa­lir del uso de la pa­la­bra po­pu­lis­mo co­mo si­nó­ni­mo de de­ma­go­gia, que na­da tie­ne que ver: se pue­de ser de­ma­go­go sien­do con­ser­va­dor, li­be­ral, ra­di­cal, so­cial­de­mó­cra­ta, so­cia­lis­ta, eco­lo­gis­ta y po­pu­lis­ta; y sien­do cual­quie­ra de esas co­sas se pue­de no ser de­ma­go­go. Lo uno y lo otro na­da tie­nen que ver.

El pro­ce­so uru­gua­yo es el más lar­go (1971-2004), el más pau­la­tino (cre­ci­mien­to de la iz­quier­da y pa­ra­le­lo de­cre­ci­mien­to de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les con una vo­la­ti­li­dad de elec­ción a elec­ción nun­ca me­nor a 4,5% ni ma­yor a 8,8% so­bre el to­tal de los vo­tos afir­ma­ti­vos). No hay pues nin­gún ban­da­zo, nin­gu­na olea­da pro­pia­men­te di­cha. Y el Fren­te Am­plio no en­tra en nin­gu­na ca­te­go­ría de po­pu­lis­mo; pa­ra em­pe­zar por una cla­ra con­duc­ta y ad­he­sión a los prin­ci­pios y la pra­xis de la po­liar­quía, que es un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor con el po­pu­lis­mo.

En­ton­ces, lo que im­por­ta, en ca­da país de la re­gión, de Su­da­mé­ri­ca: ha­brá cam­bios o ha­brá per­ma­nen­cias en fun­ción de la reali­dad y los pro­ce­sos pro­pios de ca­da país, y en fun­ción de su pro­pia his­to­ria, su pro­pio sis­te­ma po­lí­ti­co y su pro­pio com­por­ta­mien­to so­cial. •

E. GON­ZÁ­LEZ - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.