Net­to, el pro­fe­sor que se ga­nó a dos pre­si­den­tes

El ac­tual pre­si­den­te del Co­di­cen era un res­pe­ta­do do­cen­te de fí­si­ca cuan­do el FA lo eli­gió pa­ra di­ri­gir la UTU; des­de allí ci­men­tó la con­fian­za de am­bos pre­si­den­tes

El Observador Fin de Semana - - Portada - MAR­TÍN TO­CAR R twit­ter.com/tin­cho­toc

Más allá de las com­ple­jas ecua­cio­nes con las que des­cri­be las le­yes del mo­vi­mien­to y la gra­vi­ta­ción ge­ne­ral, la teo­ría del caos se asien­ta en un pos­tu­la­do sen­ci­llo: que pe­que­ñas va­ria­cio­nes en las con­di­cio­nes ini­cia­les de un com­por­ta­mien­to pue­den pro­vo­car se­ve­ras al­te­ra­cio­nes en el com­por­ta­mien­to fu­tu­ro, con­vir­tien­do a la pre­dic­ción en un ar­te tan má­gi­co co­mo la al­qui­mia.

En 1999, un pro­fe­sor de fí­si­ca se acer­có a uno de sus alum­nos del 5° bio­ló­gi­co del li­ceo Sa­gra­da Fa­mi­lia, le con­tó so­bre la teo­ría del caos y le en­tre­gó un ma­te­rial que ahon­da­ba en el te­ma. “Léa­se es­to”, le di­jo.

“No sé qué neu­ro­na se le ha­brá mo­vi­do pa­ra ha­cer esa su­ge­ren­cia”, di­ce Ga­briel Cal­de­rón, el jo­ven, que hi­zo ca­so a su pro­fe­sor, se aden­tró en la fi­lo­so­fía de­trás de esa teo­ría, y los in­cor­po­ró co­mo in­su­mos pa­ra su es­cri­tu­ra, que lo ca­ta­pul­ta­ría años des­pués co­mo uno de los dra­ma­tur­gos más res­pe­ta­dos de Uru­guay.

Aquel do­cen­te se­rio pe­ro bo­na­chón era Wil­son Net­to, ac­tual pre­si­den­te del Co­di­cen, a quien sus con­trin­can­tes po­lí­ti­cos –en su afán por cri­ti­car su ges­tión de la edu­ca­ción– ca­li­fi­can de “me­dio­cre”, pe­ro al que va­rios exa­lum­nos to­da­vía re­cuer­dan con ca­ri­ño.

“Él siem­pre in­sis­tía en que la fí­si­ca era un te­ma de la vi­da co­ti­dia­na. Que­ría que en­ten­dié­ra­mos que los frac­ta­les o la dis­per­sión de la luz en el agua no era so­lo un te­ma de la­bo­ra­to­rio”, di­ce Cal­de­rón.

Vi­via­na, hoy quí­mi­ca far­ma­céu­ti­ca, re­cuer­da que, en con­tras­te con otros pro­fe­so­res “dis­tan­tes”, Net­to “te­nía bas­tan­te lle­ga­da”, era “his­trió­ni­co” al ha- blar y “se preo­cu­pa­ba mu­cho” por los alum­nos. “Ado­ré fí­si­ca en esos años”, co­men­ta más de 20 años des­pués.

Gonzalo, otro de sus alum­nos en el Sa­gra­da Fa­mi­lia, tam­bién man­tie­ne has­ta hoy su apre­cio por Net­to, aun­que no pre­ci­sa­men­te por sus cla­ses de fí­si­ca. Se­gún con­tó a El Observador, Net­to fue uno de los pro­fe­so­res que más lo con­tu­vo en uno de los años más di­fí­ci­les de su vi­da –de­bi­do a pro­ble­mas fa­mi­lia­res– cuan­do cur­só 6° de li­ceo. “Yo es­ta­ba me­dio dis­traí­do y él siem­pre me ha­bla­ba y mo­ti­va­ba. Co­mo vi­vía­mos cer­ca, un día me arri­mó has­ta ca­sa, me ha­bló de la vi­da y me di­jo que po­día con­tar con él”, re­cuer­da. “Él con­mi­go fue un crack”, re­su­me Gonzalo, y ex­pli­ca que por eso se ale­gró cuan­do lo nom­bra­ron pre­si­den­te del Co­di­cen en 2012.

Al­ber­to, in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co y alumno de Net­to en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Su­pe­rior, se sor­pren­dió en ese en­ton­ces cuan­do se en­te­ró de que su vie­jo do­cen­te pa­sa­ría a con­du­cir los des­ti­nos de la edu­ca­ción pú­bli­ca. “No te­nía co­no­ci­mien­to de su fa­ce­ta po­lí­ti­ca”, co­men­ta hoy, y re­cuer­da que era un pro­fe­sor “exi­gen­te” que man­dó a exa­men a más de uno.

Cal­de­rón, que se de­fi­ne co­mo “un buen es­tu­dian­te”, so­lo se lle­vó una ma­te­ria a fe­bre­ro en to­da su es­co­la­ri­dad: la fí­si­ca que dic­ta­ba el ac­tual pre­si­den­te del Co­di­cen.

De Can­tin­flas a Va­re­la

Si so­bre ca­da pro­fe­sor sue­len pe­sar va­lo­ra­cio­nes dis­tin­tas, en po­cos ca­sos la bre­cha es tan an­cha co­mo en el de Net­to, pa­san­do del ca­ri­ño y afec­to de sus exa­lum­nos, a las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, y a los elo­gios de al­gu­nos com­pa­ñe­ros de go­bierno.

A di­fe­ren­cia de Ga­briel, Gonzalo, Al­ber­to o Vi­via­na, al­gu­nas fi­gu­ras pú­bli­cas han sem­bra­do du­das so­bre el desem­pe­ño de Net­to co­mo pro­fe­sor. Du­ran­te una in­ter­pe­la­ción a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Ma­ría Julia Mu­ñoz, en oc­tu­bre de 2016, la dipu­tada na­cio­na­lis­ta Gra­cie­la Bian­chi di­jo que el pre­si­den­te del Co­di­cen era “un pro­fe­sor me­dio­cre” que lle­gó a su car­go por “vi­ve­za crio­lla”.

En pos­te­rio­res en­tre­vis­tas, Bian­chi –que es­tu­vo al fren­te del li­ceo Bau­zá cuan­do Net­to era do­cen­te en el ho­ra­rio noc­turno de ese cen­tro– ase­gu­ró que fal­ta­ba mu­cho a cla­se y que en esos ca­sos so­lía de­ri­var a sus es­tu­dian­tes con los en­car­ga­dos del la­bo­ra­to­rio de fí­si­ca. La ac­tual dipu­tada re­cor­dó que al­gu­nos do­cen­tes y com­pa­ñe­ros del sin­di­ca­to le de­cían Can­tin­flas, por­que “ha­bla­ba sin de­cir na­da”.

En la ve­re­da de en­fren­te se pa­ra la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, que lle­vó los elo­gios al pa­ro­xis­mo al com­pa­rar a Net­to con el pa­dre de la edu­ca­ción pú­bli­ca uru­gua­ya, Jo­sé Pe­dro Va­re­la. An­te los reite­ra­dos cues­tio­na­mien­tos al pre­si­den­te del Co­di­cen, y su­ce­si­vos pe­di­dos de re­nun­cia, Mu­ñoz di­jo en fe­bre­ro de 2017 que “no so­lo” no se te­nía que ir, sino que era “el Jo­sé Pe­dro Va­re­la de es­te quin­que­nio”, por­que su ges­tión “bre­ga” pa­ra que la en­se­ñan­za me­dia sea uni­ver­sal.

Le­jos de am­bos ex­tre­mos, otros di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y je­rar­cas de la edu­ca­ción, que pre­fi­rie­ron el ano­ni­ma­to, re­sal­tan que, más allá de las di­fe­ren­cias o coin­ci­den­cias ideo­ló­gi­cas, Net­to es un hom­bre ho­nes­to, de buen tra­to y abier­to al diá­lo­go. A ba­se de tra­ba­jo, coin­ci­den los con­sul­ta­dos por

El Observador, el pro­fe­sor sue­le con­se­guir lo que quie­re.

Cuan­do el 31 de oc­tu­bre de 2004 el Fren­te Am­plio ga­nó su pri­me­ra elec­ción na­cio­nal, que po­si­cio­nó a Ta­ba­ré Váz­quez en la pre­si­den­cia, Net­to di­ri­gía el De­par­ta­men­to de Fí­si­ca del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Su­pe­rior (ITS), era do­cen­te del IPA y mi­li­ta­ba en la Aso­cia­ción de Fun­cio­na­rios de ese or­ga­nis­mo (Afu­tu). Unos años an­tes, ha­bía con­cur­sa­do pa­ra ser ins­pec­tor de fí­si­ca, pe­ro no ha­bía lle­ga­do al pri­mer lu­gar, lo que de­ri­vó en un re­cla­mo for­mal a tra­vés de los abo­ga­dos del sin­di­ca­to, que lue­go no pa­só a ma­yo­res.

Pa­ra di­ri­gir el Con­se­jo de Edu­ca­ción Téc­ni­co Pro­fe­sio­nal (CETP), la iz­quier­da pro­po­nía una fór­mu­la in­te­gra­da por dos je­rar­cas, pe­ro co­mo Afu­tu re­cha­za­ba a uno de ellos, el go­bierno ter­mi­nó de­se­chan­do esa op­ción. En el in­ter­cam­bio de nom­bres de po­si­bles di­rec­to­res de UTU, un do­cen­te del ITS pro­pu­so a Net­to, que no en­con­tró re­sis­ten­cias y fue de­sig­na­do di­rec­tor del CETP.

Se­gún con­ta­ron di­ri­gen­tes de Afu­tu, Net­to era “un di­ri­gen­te de ba­se” que par­ti­ci­pa­ba de las asam­bleas, pe­ro no te­nía gran tra­yec­to­ria sin­di­cal o po­lí­ti­ca. Freddy Ama­ro, ac­tual con­se­je­ro de UTU en re­pre­sen­ta­ción de los do­cen­tes, in­gre­só en 2005 jun­to a Net­to co­mo ase­sor de la di­rec­ción de pro­gra­mas. “Cuan­do in­gre­sa­mos yo no lo co­no­cía y en el MPP tam­po­co”, sos­tie­ne Ama­ro, mi­li­tan­te de ese sec­tor y vin­cu­la­do tam­bién a coope­ra­ti­vas del MLN.

Una vez al fren­te de la UTU, Net­to em­pe­zó a acer­car­se a Jo­sé Mu­ji­ca, que te­nía la vi­sión de dar­le “ma­yor vue­lo” a la en­se­ñan­za téc­ni­ca y, al asu­mir la pre­si­den­cia en 2010, im­pul­só un pro­gra­ma de des­cen­tra­li­za­ción de la UTU, pe­ro el pro­yec­to no pros­pe­ró, por di­fe­ren­cias fue­ra y den­tro del ofi­cia­lis­mo.

“Se han cons­trui­do una can­ti­dad de no­ve­las que na­da que ver. Que era mi­li­tan­te del MPP, por ejem­plo. No, él lle­gó por el ofi­cio de la en­se­ñan­za”, co­men­tó Mu­ji­ca a El Observador. “Yo par­tía de la ba­se de que, arran­can­do des­de la reali­dad en el te­rreno, era más fá­cil dar un im­pul­so a las dis­tin­tas va­ria­bles tec­no­ló­gi­cas, tan­to en el cam­po de los ofi­cios co­mo en las ra­mas del ni­vel terciario. En ese mar­co ha­bía co­no­ci­do a la UTU y a Net­to que es­ta­ba de res­pon­sa­ble.

“Yo se lo vi­vo di­cien­do. Las per­so­nas de­ben te­ner me­tas y lí­neas de tra­ba­jo; él se ba­sa en la im­pro­vi­sa­ción”

Freddy Ama­ro

CON­SE­JE­RO DE UTU

“Se han cons­trui­do una can­ti­dad de no­ve­las que na­da que ver, co­mo que era mi­li­tan­te del MPP. No, él lle­gó por el ofi­cio de la en­se­ñan­za”

Jo­sé Mu­ji­ca

EX­PRE­SI­DEN­TE Y AC­TUAL SE­NA­DOR (MPP)

“Él siem­pre in­sis­tía en que la fí­si­ca era un te­ma de la vi­da co­ti­dia­na. Lo re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño”

Ga­briel Cal­de­rón

DI­REC­TOR DE TEA­TRO Y DRA­MA­TUR­GO

“En mi idea de dar­le más vue­lo a la UTU, co­no­cí a Net­to, que es­ta­ba co­mo di­rec­tor. Pa­ra lle­var ade­lan­te ese pro­yec­to, me pa­re­ció que era in­di­ca­do po­ner al fren­te a un hom­bre de la UTU” Jo­sé Mu­ji­ca

Pa­ra lle­var ade­lan­te ese pro­yec­to, me pa­re­ció que era in­di­ca­do po­ner un hom­bre de la UTU al fren­te y de ahí vie­ne mi re­la­ción”, ex­pli­có el ex­pre­si­den­te.

“Net­to que­ría lle­var ade­lan­te ese pro­yec­to, pe­ro en el sis­te­ma po­lí­ti­co ha­bía re­sis­ten­cias, in­clu­so des­de mi par­ti­do”, agre­gó. Co­mo “pre­mio con­sue­lo”, se­ña­la Mu­ji­ca, na­ció la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca, a la que sí se do­tó de au­to­no­mía y des­cen­tra­li­za­ción.

So­bre­vi­vien­te

En 2014, Ta­ba­ré Váz­quez pu­so a la edu­ca­ción co­mo uno de los ejes de la cam­pa­ña que lo lle­va­ría a ga­nar nue­va­men­te las elec­cio­nes. El so­ció­lo­go Fer­nan­do Fil­guei­ra, vin­cu­la­do al Par­ti­do So­cia­lis­ta, fue ele­gi­do co­mo el re­fe­ren­te en la ela­bo­ra­ción del pro­gra­ma del Fren­te Am­plio y el di­se­ño del pro­me­ti­do “cam­bio de ADN” de la edu­ca­ción.

Po­cas se­ma­nas des­pués de la elec­ción, Váz­quez anun­ció que Fil­guei­ra ocu­pa­ría la sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra y sor­pren­dió con la de­sig­na­ción de Ma­ría Julia Mu­ñoz co­mo mi­nis­tra de esa car­te­ra.

Pa­ra im­ple­men­tar el pro­gra­ma des­de el Co­di­cen, Fil­guei­ra te­nía dos nom­bres en men­te co­mo po­si­bles sus­ti­tu­tos de Net­to, y am­bos con­ta­ban con el apo­yo del Par­ti­do So­cia­lis­ta y el Fren­te Lí­ber Se­reg­ni: An­drés Peri y Pe­dro Ra­ve­la.

Sin em­bar­go, tras un acuer­do po­lí­ti­co en­tre Váz­quez y el MPP se man­tu­vo a Net­to en el car­go. En esa de­ci­sión no so­lo pe­só la vo­lun­tad del sec­tor li­de­ra­do por Mu­ji­ca, sino que tam­bién in­flu­yó la con­fian­za de Váz­quez, a raíz de los víncu­los en­tre Net­to y uno de sus hi­jos, Álvaro Váz­quez, del mo­vi­mien­to sa­le­siano. Tan­to es así que, en los mo­men­tos más ál­gi­dos de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción de la edu­ca­ción (co­mo cuan­do el go­bierno de­cre­tó la esen­cia­li­dad), Net­to reite­ra­ba en las reunio­nes de je­rar­cas que él era “un hom­bre del pre­si­den­te”, se­gún con­ta­ron a El Observador fuen­tes po­lí­ti­cas.

Lo que pa­só des­pués ya es una re­fe­ren­cia in­elu­di­ble en cual­quier dis­cu­sión so­bre la ges­tión de la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va. Fil­guei­ra y Net­to no pa­ra­ban de cho­car en sus con­cep­cio­nes del fu­tu­ro de la edu­ca­ción, y el pro­fe­sor de fí­si­ca ga­nó la pulseada.

Tan­to Fil­guei­ra co­mo el di­rec­tor na­cio­nal de Edu­ca­ción, el as­to­ris­ta Juan Pe­dro Mir, re­nun­cia­ron a sus car­gos y el Co­di­cen, ti­mo­nea­do por Net­to, acu­mu­ló po­der de de­ci­sión.

En el Fren­te Am­plio, des­de los sec­to­res más cer­ca­nos al as­to­ris­mo opinan que tras ese epi­so­dio Váz­quez “ti­ró la toa­lla” en la edu­ca­ción y que le des­pe­jó el ca­mino a la con­duc­ción más afín al MPP. Esa vi­sión se con­so­li­dó a prin­ci­pios de abril, cuan­do la con­se­je­ra de Se­cun­da­ria, Cel­sa Puen­te, fue em­pu­ja­da a re­nun­ciar a su car­go. Aun­que el de­to­nan­te fue una po­lé­mi­ca por el uso de sus li­cen­cias, en el fon­do exis­tía un dis­tan­cia­mien­to en­tre la di­rec­to­ra de Se­cun­da­ria y los miem­bros del Co­di­cen, es­pe­cial­men­te Net­to.

Dar­dos aje­nos y pro­pios

Ade­más de ser uno de los blan­cos pre­di­lec­tos de la opo­si­ción en cuan­ta crí­ti­ca se ha­ga a la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va del Fren­te Am­plio, la ges­tión de Net­to tam­bién lo ale­jó de an­ti­guos com­pa­ñe­ros de ru­ta y di­ri­gen­tes de iz­quier­da.

Da­niel De­vit­ta, ac­tual se­cre­ta­rio de asun­tos la­bo­ra­les de Afu­tu y ex­pre­si­den­te del sin­di­ca­to, lo co­no­ce des­de ha­ce más de 25 años, y fue su asis­ten­te en el la­bo­ra­to­rio de fí­si­ca. Más allá de la bue­na re­la­ción per­so­nal con Net­to, De­vit­ta afir­ma que tu­vie­ron “eta­pas com­pli­ca­das, de du­ra con­fron­ta­ción”, que lle­va­ron a que Afu­tu le pi­die­ra un pa­so al­cos­ta­do.

Ama­ro, mi­li­tan­te del MPP, di­ce que Net­to es “re­pio­la”, “ma­ca­nu­do” y que por eso lo quie­re “has­ta pa­ra los asa­dos”, pe­ro lo acu­sa de ser “im­pro­vi­sa­do” en su ges­tión.

“Yo se lo vi­vo di­cien­do. Las per­so­nas de­ben te­ner una lí­nea de tra­ba­jo, con me­tas, y él se ba­sa so­bre la im­pro­vi­sa­ción”, afir­ma el con­se­je­ro de UTU.

Ade­más, Ama­ro sos­tie­ne que, con su ac­cio­nar, Net­to es­tá ha­cien­do lo con­tra­rio a la pré­di­ca que lo acer­có al MPP y lo lle­vó a la cús­pi­de del Co­di­cen. “To­do lo que plan­tea­ba cuan­do es­tu­vo en el con­se­jo de UTU, acer­ca de dar más au­to­no­mía, aho­ra ha­ce al re­vés, y es­tá cen­tra­li­zan­do las de­ci­sio­nes en el Co­di­cen”, se­ña­ló.

Las per­so­nas, que no es­ca­pan a las le­yes de la fí­si­ca, tam­bién son di­fí­ci­les de pre­de­cir. •

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.