Fis­ca­lía acla­ra abu­so en es­cue­la pe­ro Pri­ma­ria lo po­ne en du­da

Hay con­tra­dic­cio­nes en los tes­ti­mo­nios, se­gún los con­se­je­ros

El Observador Fin de Semana - - Actualidad -

El ca­so del ni­ño que fue abu­sa­do en la es­cue­la nº 196 de Maroñas fue acla­ra­do por Fis­ca­lía, que con­clu­yó que un hom­bre con pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos fue quien sal­tó la re­ja del cen­tro edu­ca­ti­vo y se apro­ve­chó del me­nor. Sin em­bar­go, el Con­se­jo de Edu­ca­ción Ini­cial y Pri­ma­ria (CEIP) tie­ne du­das ya que hay “ver­sio­nes en­con­tra­das” en torno a lo que ocu­rrió.

El con­se­je­ro Héc­tor Flo­rit di­jo a El Observador que el ni­ño que su­pues­ta­men­te ad­vir­tió a la maes­tra que su ami­go es­ta­ba sien­do abu­sa­do fal­tó a la es­cue­la el día que se de­nun­ció lo ocu­rri­do. Las “in­con­sis­ten­cias” en los re­la­tos de los pa­dres y los es­tu­dian­tes hi­cie­ron que Pri­ma­ria dis­pu­sie­ra una in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va en ese cen­tro edu­ca­ti­vo, pe­ro la maes­tra de los ni­ños con­ti­núa en el car­go.

Sin em­bar­go, la fis­cal de de­li­tos se­xua­les, vio­len­cia do­més­ti­ca y vio­len­cia de gé­ne­ro Sa­bri­na Flo­res lle­gó a la con­clu­sión de que el hom­bre in­ten­tó aga­rrar a uno de los ni­ños y ba­jar­le el pan­ta­lón, pe­ro el me­nor lo­gró es­ca­par y co­rrió ha­cia el sa­lón. Ese ni­ño, se­gún Fis­ca­lía, in­ten­tó aler­tar a la maes­tra de que su ami­go es­ta­ba sien­do abu­sa­do, pe­ro ella “no le cre­yó” y con­ti­nuó con la cla­se. A su vez, la con­se­je­ra Irupé Buz­zet­ti di­jo a El Observador que las au­to­ri­da­des de Pri­ma­ria rea­li­za­ron una re­co­rri­da por la es­cue­la es­te vier­nes y no­ta­ron que el lu­gar por el que sal­tó el hom­bre “es­tá a la vis­ta” del res­to del pa­tio del re­creo. Por lo tan­to, el abu­sa­dor no po­dría ha­ber­se co­la­do en el cen­tro edu­ca­ti­vo sin lla­mar la aten­ción. La fis­cal con­si­de­ró que los ni­ños se di­ri­gie­ron ha­cia una cer­ca pe­ri­me­tral – que mi­de un me­tro y me­dio- que es­tá le­jos de la mi­ra­da de los adul­tos. Del otro la­do de la re­ja, un hom­bre re­vi­sa­ba una vol­que­ta y en­con­tró una tú­ni­ca. Así

fue que lo­gró co­lar­se en la es­cue­la sin le­van­tar sos­pe­chas.

Buz­zet­ti afir­mó tam­bién que los re­la­tos no lo­gran es­ta­ble­cer en qué mo­men­to tu­vo lu­gar el abu­so. Se­gún con­tó, al­gu­nos tes­ti­gos di­cen que el hom­bre se apro­ve­chó del ni­ño du­ran­te el re­creo, mien­tras que otros sos­tie­nen que ocu­rrió cuan­do los es­tu­dian­tes ya

ha­bían vuel­to a la cla­se.

El ca­so es in­ves­ti­ga­do tan­to en la Jus­ti­cia co­mo de for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va. Si el de­par­ta­men­to de Ju­rí­di­ca de Pri­ma­ria con­si­de­ra que al­gún do­cen­te co­me­tió una fal­ta, se abri­rá un su­ma­rio y se po­drían to­mar otras me­di­das, co­mo la se­pa­ra­ción del car­go o la re­ten­ción de ha­be­res. •

“El ni­ño que su­pues­ta­men­te ad­vir­tió a la maes­tra (del abu­so) no con­cu­rrió el miér­co­les 11”.

Héc­tor Flo­rit CON­SE­JE­RO DE PRI­MA­RIA

En las es­cue­las pú­bli­cas tam­bién es­tán preo­cu­pa­dos por la vio­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.