Go­bierno de­jó de en­viar de­le­ga­dos a es­pa­cios de tra­ba­jo de la Una­sur CAÍ­DA.

Aun­que di­jo que no se irá, Uru­guay acom­pa­ña el des­mem­bra­mien­to del blo­que

El Observador Fin de Semana - - Actualidad Nacional -

An­te la de­ci­sión de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Pe­rú, Co­lom­bia, Chi­le y Pa­ra­guay de “no par­ti­ci­par en las dis­tin­tas ins­tan­cias” de la Unión de Na­cio­nes Su­ra­me­ri­ca­nas (Una­sur), el go­bierno uru­gua­yo di­jo que no pien­sa sa­lir­se del blo­que re­gio­nal. Pe­ro, en los he­chos, el aban­dono en esa or­ga­ni­za­ción co­men­zó ha­ce al­gu­nos años cuan­do, le­jos de po­der cum­plir con el pro­pó­si­to pa­ra la cual fue crea­da, in­gre­só en una fa­se de de­cli­ve de la cual no pu­do sa­lir. De he­cho, in­clu­so Uru­guay de­jó de te­ner re­pre­sen­ta­ción en es­pa­cios de tra­ba­jos crea­dos por la or­ga­ni­za­ción.

El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa ya no tie­ne un re­pre­sen­tan­te en el Cen­tro de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos con se­de en Bue­nos Ai­res ni un de­le­ga­do (que siem­pre fue vir­tual) pa­ra la Es­cue­la Su­da­me­ri­ca­na de De­fen­sa en Qui­to. Es­tos dos or­ga­nis­mos de­pen­den del Con­se­jo de De­fen­sa Sud­ame­ri­cano que de­be­ría te­ner dos reunio­nes eje­cu­ti­vas por año y que se reunió por úl­ti­ma vez en Mon­te­vi­deo en se­tiem­bre de 2016.

La pa­rá­li­sis del Con­se­jo de De­fen­sa –una de las no­ve­da­des que ha­bía traí­do la crea­ción de la Una­sur– es ape­nas un ejem­plo que ilus­tra la si­tua­ción del or­ga­nis­mo, que ade­más tie­ne otros on­ce con­se­jos sec­to­ria­les. Un es­tu­dio rea­li­za­do por Isa­bel Cle­men­te, in­ves­ti­ga­do­ra de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les,

con­clu­yó que la “Una­sur atra­vie­sa una fa­se de es­tan­ca­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y pér­di­da de ca­pa­ci­da­des de eje­cu­ción de su mi­sión co­mo fo­ro de coope­ra­ción in­tra­rre­gio­nal, con­cer­ta­ción po­lí­ti­ca y so­lu­ción de con­flic­tos re­gio­na­les sud­ame­ri­ca­nas”.

Cle­men­te di­jo a El Observador que en los úl­ti­mos dos años no se con­vo­ca­ron a las reunio­nes

pe­rió­di­cas y que en la se­de de la Una­sur en Qui­to hoy so­lo que­dan fun­cio­na­rios bu­ro­crá­ti­cos que no tie­nen la je­rar­quía po­lí­ti­ca pa­ra lo­grar una re­or­ga­ni­za­ción de esa ins­ti­tu­ción.

Es de­cir, el go­bierno uru­gua­yo de­ci­dió que­dar­se en una ins­ti­tu­ción en vías de ex­tin­ción que ni si­quie­ra pu­do re­unir con­sen­so pa­ra nom­brar un nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

El ori­gen

La idea de un blo­que sud­ame­ri­cano tie­ne sus an­te­ce­den­tes a lo lar­go de dos si­glos pe­ro se con­so­li­dó en el ini­cio del si­glo XXI en Bra­sil, du­ran­te el se­gun­do go­bierno de Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so. Ita­ma­raty bus­ca­ba con­ver­tir­se en un ac­tor cen­tral en el con­ti­nen­te y desafiar el li­de­raz­go de Mé­xi­co, ex­pli­có Cle­men­te.

La di­plo­ma­cia bra­si­le­ña pro­cu­ra­ba desa­rro­llar la no­ción de Su­da­mé­ri­ca en ba­se a dos com­po­nen­tes esen­cia­les. Por un la­do se veía a la Una­sur “co­mo mar­co pa­ra la con­cer­ta­ción re­gio­nal de po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción ener­gé­ti­ca y desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca” y, por otro la­do, co­mo una or­ga­ni­za­ción ca­paz de desa­rro­llar me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción de con­flic­tos en el con­ti­nen­te. Lue­go de un pro­ce­so de ocho años de in­ter­cam­bios y dis­cu­sio­nes, en enero de 2008 do­ce paí­ses apro­ba­ron el tra­ta­do cons­ti­tu­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción. Pe­ro el tiem­po de gra­cia de la or­ga­ni­za­ción fue de­ma­sia­do cor­to y sus in­su­fi­cien­cias de­ma­sia­do pro­nun­cia­das.

Pron­to que­dó cla­ro que el pro­yec­to de in­te­gra­ción ener­gé­ti­ca no ten­dría an­da­mia­je por las

in­men­sas in­ver­sio­nes que se re­que­rían pa­ra fi­nan­ciar la idea de de cons­truir un ga­so­duc­to que atra­ve­sa­ra to­do el con­ti­nen­te. Los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra tam­bién que­da­ron pa­ra­li­za­dos.

En su tra­ba­jo Cle­men­te re­co­no­ce que du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da la Una­sur apor­tó “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la re­no­va­ción del re­gio­na­lis­mo” con la in­cor­po­ra­ción de nue­vo te­mas de ca­rác­ter po­lí­ti­ca en la agen­da de in­te­gra­ción. Te­mas de se­gu­ri­dad y de­fen­sa o pro­ble­mas vin­cu­la­dos al con­su­mo y trá­fi­co de dro­gas se abrie­ron ca­mino con un abor­da­je de ca­rác­ter re­gio­nal que no ha­bía te­ni­do an­tes. En el seno de la Una­sur se de­cla­ró a Su­da­mé­ri­ca co­mo una zo­na de paz en la que es­tá prohi­bi­do el uso de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, al tiem­po que con­de­nó el uso de la fuer­za en­tre Es­ta­dos.

La ges­tión de cri­sis re­gio­na­les tu­vo al­gu­nos re­sul­ta­dos exi­to­sos en Bo­li­via (2008) y con la su­pera­ción de la cri­sis en­tre Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y Ecua­dor ori­gi­na­da en el ata­que a un cam­pa­men­to de las FARC.

Pe­ro, tal co­mo re­co­no­ce Cle­men­te, a par­tir del 2014 el desem­pe­ño de Una­sur co­men­zó a re­ve­lar sig­nos im­por­tan­tes de “desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción” e “in­con­sis­ten­cias res­pec­to de su man­da­to ori­gi­nal”.

El de­cli­ve

La im­po­si­bi­li­dad de los es­ta­dos par­te de lo­grar un con­sen­so pa­ra ele­gir a un nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral en re­em­pla­zo del co­lom­biano Er­nes­to Sam­per emer­gió en 2017 co­mo el pro­ble­ma ins­ti­tu­cio­nal más gra­ve del blo­que.

El ve­to de Ve­ne­zue­la y los alia­dos del cha­vis­mo a una pro­pues­ta ar­gen­ti­na – que pro­pu­so a su em­ba­ja­dor en Chi­le, Jo­sé Oc­ta­vio Bor­dón– lle­vó a que el car­go aún es­té va­can­te con se­rias im­pli­can­cias pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la ins­ti­tu­ción. La Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral es el or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de la eje­cu­ción de los man­da­tos que le con­fie­ren los ór­ga­nos de la Una­sur. Sin al­guien que ejer­za el car­go la fun­ción que­da blo­quea­da y la Una­sur sin el ti­món que la ha­cía fun­cio­nar. El re­sul­ta­do es no­to­rio: inac­ción.

Al fi­na­li­zar su pe­río­do, Sam­per hi­po­te­ti­zó que dos o tres paí­ses in­ten­ta­rían pro­lon­gar la ace­fa­lía de la Una­sur pa­ra evi­tar que se adop­ten san­cio­nes con­tra Ve­ne­zue­la. De he­cho, el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ro­dol­fo Nin No­voa, res­pon­sa­bi­li­zó en más de una oca­sión a Ve­ne­zue­la por la pa­rá­li­sis del blo­que sud­ame­ri­cano y en dos en­cuen­tros con su par ve­ne­zo­lano, Jor­ge Arrea­za, le so­li­ci­tó que su país fa­ci­li­ta­ra la elec­ción de un se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

In­de­pen­dien­te­men­te de los tran­ca­zos po­lí­ti­cos que in­hi­ben la po­si­bi­li­dad de po­ner en mar­cha al blo­que, la Una­sur tam­po­co lo­gró un cum­pli­mien­to ca­bal de su man­da­to.

Cle­men­te ilus­tró es­ta si­tua­ción con dos ca­sos re­cien­tes: el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia y la cri­sis po­lí­ti­ca en Ve­ne­zue­la.

A pe­sar de los in­ten­tos de par­ti­ci­pa­ción y apo­yo al pro­ce­so de paz en Co­lom­bia, la Una­sur fue un ac­tor la­te­ral en la re­so­lu­ción de es­te con­flic­to de­bi­do al ve­to que el go­bierno co­lom­biano le im­pu­so a Sam­per.

La Una­sur tam­bién in­ten­tó in­ter­po­ner una me­dia­ción en­tre opo­si­ción y go­bierno en Ve­ne­zue­la pe­ro su ges­tión ob­tu­vo muy po­ca re­cep­ti­vi­dad, so­bre to­do de par­te de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na que veían al ex­pre­si­den­te co­lom­biano al man­do de la Una­sur con “po­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y cre­di­bi­li­dad”.

Por ra­zo­nes pro­pias o aje­nas, lo cier­to es que la Una­sur fue in­ca­paz de desem­pe­ñar un lu­gar de li­de­raz­go en la re­so­lu­ción de dos con­flic­tos im­por­tan­tes que se die­ron den­tro de su área de in­fluen­cia lo cual ha­bla de cier­ta de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal.

No es ca­sua­li­dad que a la ho­ra de acer­car­se a la re­gión Chi­na ha­ya es­co­gi­do el ca­mino de la Ce­lac an­tes de un or­ga­nis­mo que en la ac­tua­li­dad so­lo sir­ve pa­ra ha­cer mo­de­los de apren­di­za­je pa­ra es­tu­dian­tes de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les. •

“Una­sur atra­vie­sa una fa­se de es­tan­ca­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y pér­di­da de ca­pa­ci­da­des de eje­cu­ción”

Isa­bel Cle­men­te IN­VES­TI­GA­DO­RA

D. BATTISTE

La Una­sur es­tá ha­ce dos años en un pro­ce­so de des­mem­bra­mien­to ace­le­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.