De­je­mos que el co­no­ci­mien­to se ex­tien­da por to­do el mun­do

A Oc­ci­den­te no le con­vie­ne im­pe­dir la in­no­va­ción en los paí­ses en desa­rro­llo

El Observador Fin de Semana - - Análisis - MAR­TIN WOLF

Ala lar­ga, tal y co­mo lo ha es­cri­to el ga­na­dor del pre­mio No­bel Paul Krugman, la pro­duc­ti­vi­dad lo es ca­si to­do. Pe­ro, ¿qué im­pul­sa la pro­duc­ti­vi­dad? La res­pues­ta es te­ner co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos o “know-how”. El he­cho de que la hu­ma­ni­dad ha­ya des­cu­bier­to, desa­rro­lla­do, des­ple­ga­do y di­fun­di­do co­no­ci­mien­to útil es la ra­zón por la que una pro­por­ción ca­da vez ma­yor de la po­bla­ción mun­dial por fin es­ca­pa las “po­bres, des­agra­da­bles, bru­ta­les y cor­tas” vi­das de nues­tros an­te­pa­sa­dos, des­cri­tas por el fi­ló­so­fo Tho­mas Hobbes en el si­glo XVII.

El co­no­ci­mien­to tam­bién es un po­co pa­ra­dó­ji­co. Es más pro­duc­ti­vo cuan­do es­tá dis­po­ni­ble li­bre­men­te. Pe­ro el in­cen­ti­vo pa­ra crear­lo de­pen­de de la ca­pa­ci­dad de res­trin­gir su uso. La pri­me­ra con­si­de­ra­ción jus­ti­fi­ca la di­se­mi­na­ción. La se­gun­da jus­ti­fi­ca el con­trol. En­ton­ces, ¿có­mo es­tá fun­cio­nan­do es­te equi­li­brio?

El más re­cien­te in­for­me “Pers­pec­ti­vas de la Eco­no­mía Mun­dial” (WEO, por sus si­glas en in­glés) ofre­ce un ins­truc­ti­vo ca­pí­tu­lo so­bre có­mo la glo­ba­li­za­ción ha es­ta­do ayu­dan­do a di­fun­dir el co­no­ci­mien­to útil. Es­te aná­li­sis es­cla­re­ce el pa­no­ra­ma contemporáneo de la in­no­va­ción, la di­fu­sión ac­tual del co­no­ci­mien­to, lo que es­tá su­ce­dien­do con la pro­duc­ti­vi­dad, el pa­pel de las ca­de­nas de va­lor glo­ba­les, y el im­pac­to de la com­pe­ten­cia en la crea­ción y en el uso del co­no­ci­mien­to.

Qui­zá la con­clu­sión más sig­ni­fi­ca­ti­va se re­la­cio­na con el cam­bio en la ubi­ca­ción de la in­no­va­ción. Si es­te pa­rá­me­tro se mi­de por lo que se lla­ma “fa­mi­lias de pa­ten­tes”, es de­cir, las pa­ten­tes pre­sen­ta­das en más de una ju­ris­dic­ción (una me­di­da de su im­por­tan­cia), EEUU, Ja­pón y las tres gran­des eco­no­mías eu­ro­peas (Ale­ma­nia, Fran­cia y el Reino Uni­do) to­da­vía do­mi­nan. Chi­na ya ocu­pa el se­gun­do lu­gar en tér­mi­nos de gas­to en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (I + D), de­trás de EEUU por só­lo un pe­que­ño mar­gen. En la can­ti­dad to­tal de pa­ten­tes, Chi­na tam­bién ya su­pera al Reino Uni­do. Sor­pren­den­te­men­te, la ta­sa anual de re­gis­tros de pa­ten­tes en las cin­co gran­des eco­no­mías avan­za­das es­tá estancada, mien­tras que en el mun­do emer­gen­te, y so­bre to­do en Chi­na, se es­tá dis­pa­ran­do.

La des­ace­le­ra­ción en el re­gis­tro de pa­ten­tes y, en me­nor me­di­da, en el gas­to en I + D en los paí­ses de al­tos in­gre­sos es pa­ra­le­la a la des­ace­le­ra­ción de la pro­duc­ti­vi­dad. Exis­te una enor­me can­ti­dad de de­ba­te acer­ca de las cau­sas de la des­ace­le­ra­ción en el gas­to. Y al­gu­nos ar­gu­men­tan que na­tu­ral­men­te da­rá mar­cha atrás. Otros su­gie­ren que el flu­jo de nue­vas ideas bue­nas se es­tá des­ace­le­ran­do en la fron­te­ra de la pro­duc­ti­vi­dad por ra­zo­nes más fun­da­men­ta­les: sim­ple­men­te es más di­fí­cil ha­cer gran­des des­cu­bri­mien­tos.

Mien­tras tan­to, las eco­no­mías emer­gen­tes se es­tán be­ne­fi­cian­do de la apli­ca­ción en sus pro­pias eco­no­mías de ideas ya desa­rro­lla­das. Así es co­mo ha fun­cio­na­do la di­fu­sión del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co des­de la re­vo­lu­ción in- dus­trial (de he­cho, des­de an­tes). La glo­ba­li­za­ción, al pa­re­cer, ha ace­le­ra­do la ve­lo­ci­dad de di­fu­sión al re­du­cir los obs­tácu­los. Es­to ha ocu­rri­do a tra­vés de la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta y me­dian­te la des­agre­ga­ción de la pro­duc­ción a tra­vés de ca­de­nas de va­lor mun­dia­les. El ac­ce­so a los co­no­ci­mien­tos ex­tran­je­ros fertiliza la in­ven­ción: por lo tan­to, cuan­to ma­yor sea el flu­jo de co­no­ci­mien­to, más fuer­te se tor­na­rá el re­gis­tro de pa­ten­tes do­més­ti­co. Es­to no es só­lo cier­to en el ca­so de los paí­ses emer­gen­tes. Tam­bién lo es en el de aque­llos que se en­cuen­tran en la fron­te­ra del co­no­ci­mien­to.

El ac­ce­so al co­no­ci­mien­to ex­tran­je­ro tam­bién pro­mue­ve la pro­duc­ti­vi­dad, co­mo se­ría de es­pe­rar­se. No es sor­pren­den­te que es­te efec­to sea par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra las eco­no­mías emer­gen­tes. Sin em­bar­go, de­sa­for­tu­na­da­men­te, el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral se ha des­ace­le­ra­do en ca­si to­das par­tes des­de 2004, qui­zá de­bi­do a la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial.

Una con­clu­sión es­pe­cial­men­te re­le­van­te de es­te aná­li­sis es que una ma­yor com­pe­ten­cia — uno de los be­ne­fi­cios de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca — ace­le­ra la di­fu­sión de la tec­no­lo­gía en­tre los paí­ses, e in­clu­so la ta­sa de in­no­va­ción mis­ma. Una ex­pli­ca­ción de es­to úl­ti­mo pu­die­ra ser que el ac­ce­so a un mer­ca­do glo­bal más gran­de au­men­ta el ren­di­mien­to de la in­no­va­ción.

¿Qué nos di­cen es­tos ha­llaz­gos so­bre el es­ta­do de la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to glo­bal y so­bre las po­lí­ti­cas apro­pia­das al res­pec­to? La con­clu­sión más im­por­tan­te es que la di­fu­sión glo­bal del co­no­ci­mien­to re­pre­sen­ta un gran be­ne­fi­cio de la glo­ba­li­za­ción. Con el tiem­po, es­to agre­ga un sig­ni­fi­ca­ti­vo nú­me­ro de nue­vos con­tri­bu­yen­tes al desa­rro­llo de co­no­ci­mien­to útil. La adi­ción de cien­tos de mi­llo­nes de men­tes de­be ser al­go bueno pa­ra to­dos. És­te es ac­tual­men­te el ca­so de Chi­na, co­mo al­gu­na vez lo fue­ra con el in­gre­so de Ja­pón y de Co­rea del Sur en el ne­go­cio de la crea­ción de nue­vos co­no­ci­mien­tos.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, lo que es­tá su­ce­dien­do en la ac­tua­li­dad no es só­lo el in­gre­so de nue­vos in­no­va­do­res, sino una apa­ren­te des­ace­le­ra­ción en la ta­sa de cre­ci­mien­to de la in­no­va­ción y de la pro­duc­ti­vi­dad en los paí­ses avan­za­dos. És­ta es una ra­zón más por la que sus vo­tan­tes, sus lí­de­res em­pre­sa­ria­les y sus po­lí­ti­cos se han vuel­to más de­fen­si­vos. Sin em­bar­go, si exis­te una lec­ción ob­te­ni­da de dos si­glos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sin pre­ce­den­tes, es que el co­no­ci­mien­to ‘an­ti­guo’ en úl­ti­ma ins­tan­cia se con­vier­te en un pro­duc­to am­plia­men­te dis­po­ni­ble. La ta­rea más im­por­tan­te de los paí­ses avan­za­dos es crear nue­vas ideas úti­les. Es de eso de lo que, fi­nal­men­te, de­pen­de­rá su fu­tu­ro. Lo­grar es­to re­que­ri­rá no so­la­men­te de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual bien di­se­ña­dos, sino tam­bién el apo­yo gu­ber­na­men­tal de la cien­cia fun­da­men­tal y de las tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras, tal y co­mo fue­ra el ca­so del In­ter­net ha­ce al­gu­nas dé­ca­das.

Un as­pec­to par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te de la glo­ba­li­za­ción del co­no­ci­mien­to útil es la re­la­ción del Oc­ci­den­te con Chi­na. Una de las tra­ge­dias del im­pul­si­vo e im­pre­ci­so en­fo­que de la ad­mi­nis­tra­ción Trump en ma­te­ria de po­lí­ti­ca co­mer­cial — de no de­jar a nin­gún ami­go sin con­ver­tir­lo en ob­je­ti­vo, ge­ne­ral­men­te sin te­ner una bue­na ra­zón — es que ha alie­na­do a po­si­bles alia­dos en su in­ten­to de abor­dar el pro­ble­ma de la trans­fe­ren­cia for­zo­sa de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos im­pues­ta por Chi­na. Sin em­bar­go, in­clu­so los le­gis­la­do­res chi­nos en­tien­den que el fu­tu­ro de su eco­no­mía de­pen­de de los in­cen­ti­vos pa­ra desa­rro­llar y di­se­mi­nar nue­vas pro­pie­da­des intelectuales. EEUU de­bie­ra es­tar em­pu­jan­do una puer­ta abier­ta.

Por en­ci­ma de to­do, no se tra­ta só­lo de pro­te­ger la pro­pie­dad in­te­lec­tual. Tam­bién se tra­ta de re­co­no­cer que pue­de ser un obs­tácu­lo pa­ra la com­pe­ten­cia. Y, to­da­vía más, se tra­ta de en­fo­car­se en el fu­tu­ro. Un mun­do en el que la in­no­va­ción se com­par­ta más am­plia­men­te es tan­to inevi­ta­ble co­mo desea­ble. És­te es un fu­tu­ro que de­bié­ra­mos desear. El an­ti­guo mo­no­po­lio ya se aca­bó. ¡Qué bueno! •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.