CHI­NA Y TRUMP EN EL AJE­DREZ CO­REANO

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

La pa­ci­fi­ca­ción de la di­vi­di­da Co­rea no de­pen­de de los pre­si­den­tes Kim Jong-un y Moon Jae-in sino, fun­da­men­tal­men­te, de Chi­na y de Es­ta­dos Uni­dos, dos ac­to­res cla­ves que has­ta aho­ra se mue­ven en­tre bam­ba­li­nas. To­do gi­ra en torno a la des­nu­clea­ri­za­ción del nor­te, a la pre­sen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en el sur y a la ex­pan­sión chi­na de su in­fluen­cia en Le­jano Orien­te. La son­rien­te bon­ho­mía y pro­cla­ma­dos de­seos de paz del dic­ta­dor nor­co­reano en la cum­bre del jue­ves en Pan­mun­jon no re­pre­sen­tan un milagroso y re­pen­tino aban­dono del be­li­cis­mo que lo lle­vó a ame­na­zar con bom­bar­dear el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos con mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les ar­ma­dos con oji­vas nu­clea­res. Es pro­duc­to, en cam­bio, de la pro­ba­ble pre­sión de Chi­na, sos­tén ex­clu­si­vo del ré­gi­men de Pion­yang co­mo mer­ca­do de ex­por­ta­cio­nes, su­mi­nis­tro de pe­tró­leo y otras for­mas de ayu­da.

Pe­ro co­mo to­do tie­ne una con­tra­par­ti­da y un pre­cio en el aje­drez in­ter­na­cio­nal, el desar­me nu­clear nor­co­reano de­pen­de apa­ren­te­men­te de que el pre­si­den­te Do­nald Trump ac­ce­da a re­ti­rar la vas­ta es­truc­tu­ra mi­li­tar que man­tie­ne en el sur. Es­tas fuer­zas han si­do esen­cia­les en de­fen­der la se­gu­ri­dad de Co­rea del Sur, una na­ción de al­to desa­rro­llo in­dus­trial pe­ro mi­li­tar­men­te in­fe­rior a su ve­cino nor­te­ño, con el que si­gue téc­ni­ca­men­te en gue­rra des­de el ar­mis­ti­cio de 1953. El en­cuen­tro de los dos pre­si­den­tes co­rea­nos mar­có un hi­to his­tó­ri­co y el co­mien­zo de ne­go­cia­cio­nes de paz. Su re­sul­ta­do, sin em­bar­go, es­tá en gran par­te en ma­nos de Trump, a quien se le plan­tea una com­ple­ja al­ter­na­ti­va.

Si acuer­da eli­mi­nar o al me­nos re­du­cir sus­tan­cial­men­te la pre­sen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en el sur, es po­si­ble que Kim acep­te des­ar­mar su pro­gra­ma nu­clear ba­jo su­per­vi­sión in­ter­na­cio­nal y se for­ma­li­ce un tra­ta­do de paz en­tre las dos na­cio­nes de la pe­nín­su­la. Pe­ro va­rios fac­to­res con­cu­rren a tor­nar di­fí­cil que Trump ce­da. Por un la­do, re­ti­rar sus tro­pas de­ja­ría al sur ex­pues­to a cual­quier re­ca­len­ta­mien­to fu­tu­ro de ten­sio­nes en el área, ya que el nor­te es mi­li­tar­men­te su­pe­rior aun­que aban­do­ne su ar­ma­men­tis­mo nu­clear. Es­ta si­tua­ción ame­na­za­ría tam­bién a Ja­pón. Por otro la­do, si Es­ta­dos Uni­dos se re­ti­ra del te­rri­to­rio sur­co­reano, Chi­na ex­pan­de en for­ma au­to­má­ti­ca su po­de­río po­lí­ti­co en la re­gión, ra­zón de sus pre­sio­nes so­bre Kim pe­ro op­ción que es anate­ma pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

El cur­so que fi­nal­men­te to­me Trump, por otra par­te, pue­de es­tar in­ci­di­do por los hal­co­nes que ha in­cor­po­ra­do a su ad­mi­nis­tra­ción, par­ti­da­rios de una lí­nea du­ra ha­cia Chi­na en su ac­tual gue­rra co­mer­cial y en los avan­ces de Pe­kín pa­ra arre­ba­tar­le la po­si­ción de pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial. Lo que fi­nal­men­te su­ce­da lue­go de la cum­bre co­rea­na y de la reunión de Kim con Trump, pre­vis­ta pa­ra den­tro de dos me­ses, de­pen­de­rá de la fle­xi­bi­li­dad con que ac­túen Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Trump ha ad­ver­ti­do que su en­cuen­tro con el dic­ta­dor nor­co­reano no es­tá con­fir­ma­do to­da­vía, ob­via­men­te a la es­pe­ra de có­mo evo­lu­cio­nen las ne­go­cia­cio­nes en las pró­xi­mas se­ma­nas. Si la reunión de es­tos dos acé­rri­mos enemi­gos se con­cre­ta, sig­ni­fi­ca­rá que se ha avan­za­do en fór­mu­las que ase­gu­ren el cie­rre del pro­gra­ma nu­clear nor­co­reano y me­nos pre­sen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­ses en el sur, ac­tual ga­ran­tía pro­tec­to­ra pa­ra Co­rea del Sur y Ja­pón. Pe­ro el fi­nal fe­liz es­tá por ver­se. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.