A la in­tem­pe­rie

ONG QUE TRA­BA­JAN CON PER­SO­NAS QUE VI­VEN EN LA CA­LLE NO­TAN UN AU­MEN­TO EN EL NÚ­ME­RO DE DES­AM­PA­RA­DOS; EL MIDES CONS­TA­TÓ LA CREA­CIÓN DE CAM­PA­MEN­TOS E IM­PLE­MEN­TA CAM­BIOS PA­RA ME­JO­RAR LA RES­PUES­TA

El Observador Fin de Semana - - Portada - Twit­ter.com/Die­goCa­yo­ta

Aga­rró una cuer­da, la ató por la pun­ta a un tol­do y, con la ayu­da de su nie­to, bus­có la for­ma de es­ti­rar­la y que el tol­do fun­cio­na­ra co­mo un te­cho. El jue­ves 26, Jor­ge (50 años) ter­mi­na­ba de ar­mar su cam­pa­men­to fren­te al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, que es su ca­sa tem­po­ral. A él y su fa­mi­lia los echa­ron de la pen­sión en la que vi­vía con sus hi­jas, nie­tos y su ma­dre, por lo que se ins­ta­ló en la es­qui­na de ave­ni­da De las Le­yes y Co­lom­bia. “Es­ta­ba lleno de ra­tas. Se lo di­je al due­ño y me echó. Aho­ra no te­ne­mos adon­de ir”, di­ce re­sig­na­do. Lle­gó des­de Dolores (So­riano) ha­ce cin­co años y has­ta aho­ra siem­pre ha­bía vi­vi­do en dis­tin­tas pen­sio­nes. Los po­cos pe­sos que jun­ta cui­dan­do au­tos no le dan pa­ra mu­cho más. An­tes, fue guar­dia de se­gu­ri­dad pe­ro per­dió ese em­pleo.

Des­de ha­ce cua­tro no­ches cua­tro ni­ños duer­men en­tre car­to­nes y tol­dos. El Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial (Mides) se acer­có has­ta el lu­gar pe­ro la fa­mi­lia no quie­re ir a un re­fu­gio. “Te­nés que ir to­dos los días y te echan al otro día a las diez”, di­ce Jor­ge vi­si­ble­men­te mo­les­to. En ese mo­men­to, dos re­pre­sen­tan­tes del Mides con­ver­sa­ban con sus hi­jas pa­ra tra­tar de con­ven­cer­las de ir a un re­fu­gio. “Vie­nen y te ha­cen que­mar la ca­be­za”, se que­ja. Su ma­dre, que tie­ne 84 años, su­fre de as­ma.

Jor­ge sa­be que ir a un cen­tro del Mides lo obli­ga a se­pa­rar­se de sus nie­tos por­que las mu­je­res con hi­jos van a un cen­tro y los hom­bres a otro. Los lu­ga­res pa­ra ma­dres con hi­jos las aco­gen las 24 ho­ras pe­ro aque­llos que son pa­ra hom­bres o mu­je­res so­las, co­no­ci­dos co­mo Cen­tros Ca­lle, so­lo dan alo­ja­mien­to por la no­che. El Mides cuen­ta con unas 1.500 pla­zas que ge­ne­ral­men­te es­tán lle­nas y a ve­ces la so­lu­ción pa­ra los hom­bres no se en­cuen­tra en un día.

A Víc­tor le pa­sa al­go si­mi­lar que a Jor­ge. No quie­re ir a un lu­gar de don­de lo echan to­dos los días. Ha­cer co­la des­de la ho­ra 20 pa­ra de­jar el lu­gar el otro día a las 10. “¿Pa­ra qué?”, se pre­gun­ta sin es­pe­rar una res­pues­ta. “El pla­to de co­mi­da lo con­si­go acá”, di­ce mien­tras co­me pa­ra­do de una ban­de­ja des­car­ta­ble un gui­so de fi­deos en la Pla­za Fa­bi­ni. Ahí, to­dos los miér­co­les y sá­ba­dos, la or­ga­ni­za­ción Al­go por Al­guien re­par­te pla­tos de co­mi­da pa­ra gen­te en si­tua­ción de ca­lle. Ca­da jor­na­da se reúnen cer­ca de

50 per­so­nas en bus­ca de al­go pa­ra ce­nar y, si tie­nen suer­te, tam­bién se lle­van al­go de ro­pa. El miér­co­les

25, Dia­na, una de las re­fe­ren­tes de la or­ga­ni­za­ción, lle­vó una tor­ta de cho­co­la­te pa­ra fes­te­jar los cum­plea­ños de abril. Así lo ha­cen ca­da fin de mes. La or­ga­ni­za­ción, que na­ció del im­pul­so de un gru­po de per­so­nas en la cri­sis del 2002, ofre­ce co­mi­da de olla a to­dos aque­llos que se acer­quen en­tre mar­zo y no­viem­bre.

Víc­tor pre­fie­re dor­mir en la ca­lle por­que “es más fá­cil”.

“Aga­rrás dos car­to­nes y te arre­glás”, di­ce co­mo enoja­do. Tan­to Dia­na co­mo otros de los vo­lun­ta­rios que co­la­bo­ran en Al­go por Al­guien tie­nen la sen­sa­ción de que la gen­te en si­tua­ción de ca­lle au­men­tó. Esa mis­ma sen­sa­ción que te­nía el in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo, Da­niel Mar­tí­nez, y que lo lle­vó a es­cri­bir­le al pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez pa­ra “sen­si­bi­li­zar­lo” so­bre es­te te­ma.

Ro­dri­go fue otro que se acer­có a la Pla­za Fa­bi­ni ese miér­co­les

yo­ta

de abril cuan­do el ca­lor era más pro­pio de un ve­rano que ya ter­mi­nó que de un oto­ño ya ins­ta­la­do. Sa­lió de la cár­cel ha­ce tres años y, des­de en­ton­ces, vi­ve en la ca­lle. “Yo no ten­go fa­mi­lia, no ten­go na­da”, con­tó. Se­gún di­ce, en los re­fu­gios “no lo quie­ren” y por eso no va. Pre­fie­re arre­glar­se por la su­ya y duer­me en la ca­lle. Tie­ne cla­ro don­de ofre­cen un pla­to de co­mi­da ca­da día y así so­bre­vi­ve.

En Mides no tie­nen da­tos ac­tua­li­za­dos so­bre la can­ti­dad de gen­te que vi­ve en la ca­lle (el úl­ti­mo da­to de 1.651 per­so­nas es de

2016), pe­ro sí no­tan un au­men­to de “cam­pa­men­tos” en la vía pú­bli­ca y eso preo­cu­pa, di­jo a El Observador la di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de Pro­tec­ción In­te­gral en Si­tua­cio­nes de Vul­ne­ra­ción, Eleonora Bian­chi. La si­tua­ción de Jor­ge es de esas que tie­ne en vi­lo a las au­to­ri­da­des. Ade­más de que hay me­no­res vi­vien­do en la ca­lle, el hom­bre mon­tó una car­pa en una pla­za.

“Lo que nos preo­cu­pa es que en­con­tra­mos una va­rian­te nue­va. Una mo­da­li­dad que es­ta­mos vien­do en lu­ga­res que an­tes no es­ta­ban”, ex­pli­có Bian­chi. Es que es­tos nue­vos “cam­pa­men­tos” no so­lo ex­po­nen a las per­so­nas que vi­ven en la ca­lle sino que tam­bién afec­tan a los ve­ci­nos del ba­rrio por­que ocu­pan es­pa­cios pú­bli­cos que de­be­rían ser usa­dos por to­dos. “El for­ma­to de vi­da no de­be ser que yo de­fino que voy a ese es­pa­cio y desa­rro­llo la vi­da co­ti­dia­na”, ex­pli­có Bian­chi.

Pe­ro la ca­lle fue la pri­me­ra al­ter­na­ti­va que Jor­ge en­con­tró pa­ra su fa­mi­lia. Y su cam­pa­men­to de

10 per­so­nas con­ti­núa ins­ta­la­do fren­te al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo.

Cam­bios y plan pi­lo­to

El Mides es­tá im­ple­men­tan­do al­gu­nos cam­bios con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar los ser­vi­cios que ofre­ce ac­tual­men­te. La car­te­ra de­ci­dió cam­biar el equi­po de per­so­nas que atien­de las lla­ma­das de los ve­ci­nos que re­por­tan per­so­nas que vi­ven en si­tua­ción de ca­lle o que se adue­ña­ron de un es­pa­cio pú­bli­co. Has-

ta ha­ce un mes eran in­te­gran­tes de una coope­ra­ti­va que re­ci­bían las lla­ma­das, aho­ra son pro­fe­sio­na­les que, ade­más de aten­der el te­lé­fono, tam­bién rea­li­zan re­co­rri­das y tra­ba­jan con gen­te en la ca­lle. “Nos pa­re­cía im­por­tan­te que fue­ra una per­so­na que pu­die­ra en­ten­der lo que el ve­cino le re­cla­ma­ba y le pu­die­ra ex­pli­car bien las ac­ti­vi­da­des que ha­ce­mos. Es una per­so­na que co­no­ce la vi­ven­cia de quien lla­ma”, ex­pli­có Bian­chi y se mos­tró sa­tis­fe­cha con el re­sul­ta­do: “Es­ta­mos dan­do un me­jor ser­vi­cio”.

Ade­más, el Mides co­men­zó a apli­car un plan pi­lo­to en el no­res­te de Mon­te­vi­deo con el ob­je­ti­vo de eli­mi­nar lo que se co­no­ce co­mo Puer­ta de En­tra­da. La car­te­ra to­da­vía no quie­re brin­dar más de­ta­lles por­que es un pro­gra­ma que re­cién co­men­zó a apli­car­se. “Va­mos a es­tar iden­ti­fi­can­do per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle y las va­mos a di­ri­gir di­rec­ta­men­te a un cen­tro. Es­ta­mos ha­cien­do un pi­lo­to pa­ra ver có­mo po­de­mos trans­for­mar la puer­ta de en­tra­da”, ex­pli­có la di­rec­to­ra del mi­nis­te­rio.

Ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos

So­lo una de ca­da tres per­so­nas que acu­den a re­fu­gios es­tu­vo ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en al­gún cen­tro del Es­ta­do. Es de­cir, pa­sa­ron por la cár­cel, al­gún cen­tro del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­clu­sión So­cial Ado­les­cen­te (Ini­sa), del INAU o por pro­ble­mas de sa­lud men­tal es­tu­vie­ron un lar­go tiem­po in­ter­na­dos en al­gún hos­pi­tal psi­quiá­tri­co. El Mides cuen­ta con unas 1.500 pla­zas pa­ra re­ci­bir a per­so­nas que vi­ven en la ca­lle pe­ro en 2017 pa­sa­ron 3.371 per­so­nas por esos lu­ga­res. Si bien exis­te un usua­rio “es­ta­ble” de los re­fu­gios, hay al­gu­nos que son muy ro­ta­ti­vos. La car­te­ra cuen­ta con 31 Cen­tros Ca­lle, que fun­cio­nan so­lo por las no­ches, 13 cen­tros pa­ra ma­dres con ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes y cua­tro Cen­tros de Cui­da­dos, don­de se de­ri­va a las per­so­nas que ne­ce­si­tan de cui­da­dos es­pe­cia­les por te­ner pro­ble­mas de sa­lud men­tal u otras com­pli­ca­cio­nes que re­quie­ran una aten­ción es­pe­cial.

DIE­GO CAYOTA TA

I. GUIMARAENS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.