Un es­pa­cio de ca­tar­sis pa­ra la vi­da de la ca­lle

Ur­bano acer­ca la cul­tu­ra a quie­nes es­tán des­am­pa­ra­dos

El Observador Fin de Semana - - Tema -

Ima­gi­ne vi­vir sin mú­si­ca, sin ci­ne o sin ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas. Ima­gi­ne vi­vir sin te­ner ac­ce­so a bie­nes cul­tu­ra­les. Se di­ce que cuan­do otras ne­ce­si­da­des bá­si­cas no es­tán cu­bier­tas, el ac­ce­so a la cul­tu­ra que­da en un se­gun­do plano. “Los de­re­chos cul­tu­ra­les son una es­pe­cie de her­mano me­nor de los de­re­chos hu­ma­nos que mu­chas ve­ces que­dan in­vi­si­bi­li­za­dos”, ex­pli­ca Wal­ter Fe­rrei­ra. Pa­ra él, vi­vir sin una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca se­ría im­pen­sa­ble. Fe­rrei­ra es el coor­di­na­dor del Cen­tro Cul­tu­ral Ur­bano, una “po­lí­ti­ca so­cio­cul­tu­ral con­so­li­da­da” que tra­ba­ja con las po­ten­cia­li­da­des de las per­so­nas que vi­ven en la ca­lle.

Ur­bano, co­mo lo lla­man los que acu­den ahí re­gu­lar­men­te, de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra y en 2017 re­ci­bió a unas 700 per­so­nas. En su ma­yo­ría son per­so­nas que vi­ven en la ca­lle o en re­fu­gios pe­ro tam­bién ve­ci­nos del ba­rrio que se acer­can al lu­gar. El cen­tro co­men­zó a fun­cio­nar en 2009 ba­jo la ór­bi­ta de una ONG y en 2012 pa­só a la Di­rec­ción Na­cio­nal de Cul­tu­ra. “La idea es que lo­gren aprehen­der las he­rra­mien­tas que le da­mos acá de ar­te y cul­tu­ra y que em­pie­cen a vi­vir un pro­ce­so de crea­ción ar­tís­ti­ca y so­cia­li­za­ción”, ex­pli­ca Fe­rrei­ra.

El cen­tro ofre­ce unos 10 ta­lle­res por se­ma­na que van des­de cla­ses de plás­ti­ca has­ta fo­ros so­bre pe­lí­cu­las y ta­lle­res li­te­ra­rios. “A mí me gus­ta ha­cer ca­ras”, cuen­ta Wal­ter mien­tras mol­dea una na­riz de una pe­que­ña es­cul­tu­ra de ba­rro. Wal­ter tie­ne 48 años y ha­ce va­rios años, no re­cuer­da cuán­tos, que asis­te a Ur­bano. Hi­zo cla­ses de tan­go y de li­te­ra­tu­ra pe­ro aho­ra so­lo es­tá asis­tien­do al ta­ller de plás­ti­ca. Wal­ter vi­ve en un re­fu­gio pe­ro an­tes es­tu­vo en la ca­lle, su ca­sa se in­cen­dió y se que­dó sin na­da. “El re­fu­gio no se lo re­co­mien­do a na­die”, di­ce, y re­cuer­da que in­gre­só co­mo al­go tran­si­to­rio pe­ro ya ha­ce dos años y me­dio que es­tá ahí.

A po­cos me­tros de Wal­ter, Clau­dia mues­tra tres va­sos que aden­tro tie­nen pin­tu­ra ama­ri­lla, ro­ja y azul. “¿Qué son es­tos co­lo­res?”, pre­gun­ta Clau­dia y le­van­ta la mi­ra­da. “Pri­ma­rios”, res­pon­de una se­ño­ra que es­tá ubi­ca­da el fon­do de la cla­se. Al­gu­nos tra­ba­jan con ba­rro, otros pin­tan con lá­pi­ces de co­lo­res y un par uti­li­zan pin­ce­les. Ca­da uno se con­cen­tra en su tra­ba­jo y Clau­dia los atien­de ca­da vez que la re­cla­man.

“Es­to fun­cio­na co­mo un es­pa­cio de vi­si­bi­li­za­ción de las pro­ble­má­ti­cas”, ex­pli­ca Fe­rrei­ra y, si bien la ca­ta­lo­ga co­mo una po­lí­ti­ca con­so­li­da­da, sa­be que por sí so­la no so­lu­cio­na nin­guno de los pro­ble­mas so­cia­les a los que se en­fren­tan las per­so­nas que tie­ne el cie­lo co­mo te­cho. Los in­te­gran­tes del equi­po de Ur­bano tra­ba­jan pa­ra lo­grar la com­ple­men­ta­rie­dad de las po­lí­ti­cas so­cia­les que em­plea el go­bierno. “Si acá al­guien lo­gra ha­cer un pro­ce­so pre­cio­so, sa­le del re­fu­gio pe­ro tie­ne pro­ble­mas pa­ra in­ser­tar­se al mun­do del tra­ba­jo, lo que hi­ci­mos acá que­da a me­dio ca­mino”, re­fle­xio­na.

En Ur­bano se ma­ne­jan dos re­glas bá­si­cas pa­ra la con­vi­ven­cia: na­die pue­de uti­li­zar la ca­sa don­de fun­cio­na co­mo un lu­gar de “achi­que” –si lle­gas a Ur­bano par­ti­ci­pas del ta­ller– y en ca­so de ha­ber al­gún epi­so­dio de vio­len­cia los in­vo­lu­cra­dos se de­ben ir. “So­mos fle­xi­bles. No es que a la pri­me­ra te echa­mos”, re­co­no­ce Fe­rrei­ra.

Tie­nen la pa­la­bra

Ca­da 15 días Ur­bano rea­li­za reunio­nes en for­ma­tos de asam­blea don­de los asis­ten­tes a los ta­lle­res “ten­drían” la pa­la­bra. “Di­go ten­drían por­que a las per­so­nas que vi­ven en la ca­lle mu­chas ve­ces les cues­ta te­ner un dis­cur­so pro­pio”, ex­pli­ca Fe­rrei­ra. Uno de los as­pec­tos po­si­ti­vos del pro­ce­so es po­der ana­li­zar su si­tua­ción y, por ejem­plo, que­rer de­jar el re­fu­gio, no pa­ra ir­se a la ca­lle sino pa­ra bus­car otra op­ción. “La in­clu­sión y la eman­ci­pa­ción dig­ni­fi­can al ser hu­mano”, agre­gó.

“Ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar en la com­ple­men­ta­rie­dad de las po­lí­ti­cas so­cia­les. No­so­tros so­los no so­lu­cio­na­mos nin­gún pro­ble­ma so­cial”

Wal­ter Fe­rrei­ra

COOR­DI­NA­DOR DE UR­BANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.