La cri­sis del dó­lar en Ar­gen­ti­na lle­vó a Macri a dar se­ña­les fuer­tes

El go­bierno tu­vo que ra­ti­fi­car a sus téc­ni­cos y ga­ran­ti­zar una po­lí­ti­ca du­ra en los fren­tes fis­cal y mo­ne­ta­rio, an­te la agu­di­za­ción in­fla­cio­na­ria y erro­res fi­nan­cie­ros

El Observador Fin de Semana - - Actualidad Nacional - FER­NAN­DO GU­TIÉ­RREZ Des­de Bue­nos Ai­res

Lo del dó­lar en Ar­gen­ti­na ya de­jó de ser un pro­ble­ma fi­nan­cie­ro y se trans­for­mó en una ver­da­de­ra cri­sis po­lí­ti­ca: mien­tras se ba­tían ré­cords de de­va­lua­ción –más de 8% en una so­la jor­na­da, el pa­sa­do jue­ves-, que­dó en evi­den­cia que el mer­ca­do re­cla­ma­ba se­ña­les cla­ras so­bre el rum­bo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

El go­bierno de­co­di­fi­có el pro­ble­ma y por eso sa­lió es­te vier­nes a dar una res­pues­ta con­tun­den­te. En el plano fi­nan­cie­ro, al de­mos­trar que no ten­dría pu­dor en usar me­di­das “he­te­ro­do­xas” –in­clu­yen­do al­gu­nas ar­mas pre­fe­ri­das por el kirch­ne­ris­mo, co­mo obli­gar a los ban­cos a ven­der sus te­nen­cias en dó­la­res-.

Y, so­bre to­do, al mos­trar que no ten­dría ti­mi­dez a la ho­ra de su­bir las ta­sas de in­te­rés. Cuan­do se hi­zo evi­den­te que las dos su­bas de ta­sas su­ce­si­vas –una de cua­tro pun­tos a fi­nes de abril y otra de tres pun­tos el jue­ves- no se­rían su­fi­cien­tes, de­ci­dió dar­le al mer­ca­do lo que és­te pe­día. El Ban­co Cen­tral subió su ta­sa de re­fe­ren­cia na­da me­nos que a 40%, un ré­cord en la era Macri, por­que ese era el ren­di­mien­to que es­ta­ban mar­can­do los tí­tu­los ofi­cia­les en el mer­ca­do se­cun­da­rio.

Y en el plano ma­cro­eco­nó­mi­co hu­bo dos se­ña­les. La pri­me­ra, an­te los ru­mo­res de cam­bios de fun­cio­na­rios, fue ex­po­ner en una con­fe­ren­cia de pren­sa al mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, y al de Fi­nan­zas, Luis Capu­to. To­do un men­sa­je de con­ti­nui­dad y res­pal­do pre­si­den­cial.

La se­gun­da se­ñal fue el anun­cio de una nue­va me­ta fis­cal más am­bi­cio­sa. Du­jov­ne di­jo que, co­mo con­se­cuen­cia de una me­jor re­cau­da­ción im­po­si­ti­va y con un ma­yor es­fuer­zo en el re­cor­te de gas­to, se lo­gra­rá que es­te año el dé­fi­cit fis­cal lle­gue a 2,7% del

PIB, un re­cor­te de me­dio pun­to por­cen­tual res­pec­to de la me­ta ori­gi­nal.

De esa ma­ne­ra, el go­bierno es­tá to­man­do no­ta so­bre las du­das que ex­pre­sa­ron va­rios ban­cos de in­ver­sión y has­ta el pro­pio Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) res­pec­to de un po­si­ble des­con­trol fis­cal en el país que de­ri­va­ra en ma­yor in­fla­ción. El efec­to in­me­dia­to fue equi­va­len­te a una bo­ca­na­da de oxí­geno: se fre­nó la

co­rri­da y el dó­lar re­tro­ce­dió des­de los 23,30 pe­sos argentinos con que ha­bía ce­rra­do el jue­ves a un ni­vel de 22,28 es­te vier­nes.

Un re­cla­mo de cla­ri­dad

No por ca­sua­li­dad es­tu­vie­ron a la or­den del día las ver­sio­nes so­bre me­di­das cam­bios de nom­bre en el ga­bi­ne­te. Y, an­te la in­cer­ti­dum­bre rei­nan­te, los pro­gra­mas po­lí­ti­cos de te­le­vi­sión vol­vie­ron a in­vi­tar a per­so­na­jes del pa­sa-

do, co­mo Do­min­go Ca­va­llo.

Lo que los eco­no­mis­tas y ope­ra­do­res del mer­ca­do con­si­de­ran más gra­ve no fue el he­cho de que el dó­lar se hu­bie­ra es­ca­pa­do, al­go pa­ra lo cual ha­bía mo­ti­vos. A fin de cuen­tas, ha­bía un diag­nós­ti­co en el sen­ti­do de que ha­bía re­tra­so cam­bia­rio, y ade­más el nue­vo con­tex­to in­ter­na­cio­nal pro­vo­có de­va­lua­cio­nes en to­da la re­gión.

En cam­bio, lo que cau­só más preo­cu­pa­ción fue­ron las se­ña­les de im­po­ten­cia por par­te del equi­po eco­nó­mi­co. En dos me­ses, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, vol­có al mer­ca­do la frio­le­ra de US$ 7.700 mi­llo­nes, lue­go de ha­ber de­fen­di­do du­ran­te dos años las vir­tu­des de la li­bre flo­ta­ción del dó­lar sin in­ter­ven­ción de la mano ofi­cial y de­jan­do que fue­ra el mer­ca­do quien en­con­tra­ra el ti­po de cam­bio de equi­li­brio.

Ape­nas dos me­ses atrás, el pro­pio Stur­ze­neg­ger afir­ma­ba que “es­tá so­bran­do ta­sa” cuan­do el mer­ca­do le re­cla­ma­ba mano du­ra en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Ese mis­mo fun­cio­na­rio, lue­go subió la ta­sa cua­tro pun­tos de una so­la vez an­te la cons­ta­ta­ción de que el mer­ca­do no creía en las me­tas ofi­cia­les, y dos días des­pués tu­vo que su­bir otros tres pun­tos y fi­nal­men­te, cuan­do se cons­ta­tó que na­da de eso al­can­za­ba, otros sie­te pun­tos adi­cio­na­les. Mien­tras tan­to, los fun­cio­na­rios del área de ha­cien­da si­guen pro­nos­ti­can­do una “des­in­fla­ción” que nun­ca se ma­te­ria­li­za.

En mar­zo, se ar­gu­men­tó que la al­ta in­fla­ción se de­bía a cau­sas es­ta­cio­na­les y que la si­tua­ción se nor­ma­li­za­ría rá­pi­da­men­te. Pe­ro en abril, se­gún las es­ti­ma­cio­nes pri­va­das, se re­gis­tra­rá un 2,5% co­mo con­se­cuen­cia de las su­bas en las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Y en ma­yo, un mes en el que es­ta­ban ci­fra­das las es­pe­ran­zas gu­ber­na­men­ta­les pa­ra un freno a la in­fla­ción, ya se es­tán cons­ta­tan­do re­mar­ca­cio­nes en los ru­bros de ali­men­tos, al­go que po­dría agra­var­se si, por la es­ca­pa­da del dó­lar, se pro­du­ce un nue­vo ajus­te en el pre­cio de los com­bus­ti­bles, que ge­ne­ra un “efec­to con­ta­gio” a los otros pro­duc­tos.

Con se­me­jan­te pa­no­ra­ma, bas­tó que ocu­rrie­ra un error de cálcu­lo del go­bierno pa­ra que el dó­lar se sa­lie­ra de con­trol: se ha­bía sub­es­ti­ma­do el efec­to de un nue­vo im­pues­to a la ren­ta fi­nan­cie­ra que em­pe­zó a re­gir a fi­nes de abril. La con­se­cuen­cia fue que una mul­ti­tud de fon­dos de in­ver­sión ex­ter­nos sa­lie­ron de sus po­si­cio­nes en pe­sos y com­pra­ron dó­la­res, pa­ra lle­vár­se­los fue­ra del país.

La pri­me­ra reac­ción fue afir­mar que se tra­ta­ba to­do de un fe­nó­meno pa­sa­je­ro, pe­ro hu­bo una sa­li­da abrup­ta de unos 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Eso ocu­rrió en el peor mo­men­to, por­que el agro –tra­di­cio­nal apor­tan­te de di­vi­sas por la ex­por­ta­ción- tu­vo es­te año una ma­la co­se­cha por la his­tó­ri­ca se­quía. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.