DE­BE­RÍA HA­BER UN CIE­LO

Los in­mi­gran­tes ca­ri­be­ños en Uru­guay son po­cos to­da­vía pe­ro ya pro­vo­can xe­no­fo­bia y mie­do

El Observador Fin de Semana - - El hecho de la semana - MI­GUEL ARREGUI mi­gue­la­rre­gui@yahoo.com

Pri­me­ro, tí­mi­da­men­te, ha­ce unos 20 años, co­men­za­ron a lle­gar las em­plea­das do­més­ti­cas pe­rua­nas. Lue­go, una os­cu­ra co­rrien­te de tra­ta co­lo­có mu­je­res do­mi­ni­ca­nas en mu­chos pros­tí­bu­los del in­te­rior del país o de la pe­ri­fe­ria de Mon­te­vi­deo. Son las mis­mas tre­men­das mu­je­res que des­cri­be en los már­ge­nes de Nue­va York el es­cri­tor do­mi­ni­cano-es­ta­dou­ni­den­se Ju­not Díaz. De­trás de ellas vi­nie­ron sus hi­jos, sus pa­re­jas, sus pa­dres. “De­be­ría ha­ber un cie­lo pa­ra amo­res co­mo el nues­tro”, di­ce Díaz.

Los pri­me­ros ex­plo­ra­do­res ve­ne­zo­la­nos arri­ba­ron ha­ce más de una dé­ca­da, y se vol­vie­ron le­gión en es­tos úl­ti­mos años, cuan­do el cha­vis­mo co­lap­só. Se los ve, do­lien­tes, en Bo­go­tá, Mia­mi o Ma­naos, cum­plien­do cual­quier tra­ba­jo, y se los ve ca­da vez más aquí en el sur, en­tre la bru­ma, don­de un ca­ri­be­ño po­dría mo­rir de tris­te­za. Y tan per­di­dos co­mo ellos apa­re­cie­ron los cu­ba­nos, por­que ya son de­ma­sia­dos en Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña o Amé­ri­ca Cen­tral.

Los mo­dos y el co­lor de la piel co­men­za­ron a cam­biar en cier­tas ca­lles de Mon­te­vi­deo, así co­mo la mú­si­ca y el ves­tir. Mo­ran en vi­vien­das co­lec­ti­vas, pen­sio­nes y con­ven­ti­llos del Cen­tro y Ciu­dad Vie­ja, co­mo hi­cie­ron nues­tros an­ces­tros y, co­mo ellos, ocu­pan los pues­tos más ba­jos de la es­ca­la: mu­ca­mas, guar­dias de se­gu­ri­dad, lim­pia­do­res, con­duc­to­res de ta­xis. Lo ha­cen me­jor que los crio­llos, por­que tie­nen más ham­bre y son más ama­bles. Al­gu­nos ve­ne­zo­la­nos o cu­ba­nos, con ma­yor pre­pa­ra­ción, ya ocu­pan pues­tos pro­fe­sio­na­les en em­pre­sas.

De­ce­nas de mi­les de ca­ri­be­ños, co­rri­dos por la po­bre­za, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des y la ti­ra­nía, es­tán re­no­van­do el sem­blan­te y el ma­pa de­mo­grá­fi­co uru­gua­yo. No es­tá cla­ro cuán­tos son, por­que una bue­na par­te in­gre­sa de ma­ne­ra irre­gu­lar, y mu­chas ve­ces so­lo co­mo es­ca­la an­tes de di­ri­gir­se a Amé­ri­ca del Nor­te o Europa.

Pa­re­cen mu­chos; los uru­gua­yos aún los mi­ran con ex­tra­ñe­za. Y sin em­bar­go son muy po­cos. Uru­guay to­da­vía es­tá al mar­gen de las gran­des co­rrien­tes de in­mi­gra­ción, esa mez­co­lan­za in­des­crip­ti­ble que se per­ci­be en cual­quier ciu­dad de Europa o Amé­ri­ca, y des­de Aus­tra­lia al gol­fo pér­si­co. El cen­so de 2011 mos­tró que ape­nas el 2,34% de los ha­bi­tan­tes de Uru­guay, unas 77 mil per­so­nas, ha­bían na­ci­do en el ex­tran­je­ro y ca­si to­dos ellos pro­ve­nían de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Es­pa­ña o Ita­lia.

No que­dan ca­si ras­tros de aque­lla ciu­dad-Es­ta­do que a me­dia­dos del si­glo XIX el ar­tis­ta in­glés Ro­bert El­wes com­pa­ró con “una es­pe­cie de re­fu­gio pa­ra to­dos los va­ga­bun­dos des­con­ten­tos de to­dos los paí­ses de Europa”. El ar­gen­tino Do­min­go Faus­tino Sar­mien­to des­cri­bió a Mon­te­vi­deo en 1843 co­mo una torre de Ba­bel: “Hay po­cos lu­ga­res en el mun­do, di­ría nin­guno de su ta­ma­ño, don­de la co­mu­ni­dad se for­me de tan di­fe­ren­tes na­cio­nes”. En 1879 la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas cal­cu­ló que el 32% de la po­bla­ción de Uru­guay era ex­tran­je­ra. Y el cen­so de­par­ta­men­tal rea­li­za­do en Mon­te­vi­deo en 1884 mos­tró que el 44% de sus ha­bi­tan­tes ha­bía na­ci­do fue­ra de fron­te­ras.

Y sin em­bar­go es­ta nue­va, pe­que­ñí­si­ma y he­roi­ca van­guar­dia de in­mi­gran­tes, una mi­no­ría en los plie­gues de la so­cie­dad, ya ge­ne­ra reac­cio­nes ad­ver­sas. Una en­cues­ta de Equi­pos de ha­ce más de un año mos­tró que el 45% de los uru­gua­yos creía que la in­mi­gra­ción era ma­la pa­ra el país. Y un es­tu­dio del Mides se­ña­ló que los in­mi­gran­tes pa­de­cen dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral y so­cial, aun­que con di­si­mu­lo: a la uru­gua­ya.

Den­tro de la gran can­ti­dad de pro­duc­to­res ru­ra­les que par­ti­ci­pan de los gru­pos de What­sApp del mo­vi­mien­to Un So­lo Uru­guay, al­gu­nos te­men que los nue­vos in­mi­gran­tes sean una suer­te de tro­pa de asal­to re­vo­lu­cio­na­ria sos­te­ni­da por el Mides y otras de­pen­den­cias ofi­cia­les.

Una par­te de la cla­se me­dia ur­ba­na se mues­tra sen­ci­lla­men­te ra­cis­ta, en tan­to los más po­bres te­men que los in­mi­gran­tes les ro­ben sus tra­ba­jos. Es uno de los sen­ti­mien­tos más co­mu­nes y an­ti­guos del mun­do. El no­ve­lis­ta Al­bert Ca­mus, re­fi­rién­do­se a la Fran­cia de la dé­ca­da de 1930, es­cri­bió: “El des­em­pleo era el mal más te­mi­do. Ello ex­pli­ca­ba que esos obre­ros (…), que en la vi­da cotidiana eran siem­pre los más to­le­ran­tes de los hom­bres, fue­sen siem­pre xe­nó­fo­bos en cues­tio­nes de tra­ba­jo, acu­san­do su­ce­si­va­men­te a los ita­lia­nos, a los es­pa­ño­les, los ju­díos, los ára­bes y fi­nal­men­te la tie­rra en­te­ra, de ro­bar­les su em­pleo –ac­ti­tud sin du­da des­con­cer­tan­te pa­ra los in­te­lec­tua­les que es­cri­ben so­bre el pro­le­ta­ria­do, y sin em­bar­go muy hu­ma­na y muy ex­cu­sa­ble–. Lo que esos na­cio­na­lis­tas ines­pe­ra­dos dispu­taban a las otras na­cio­na­li­da­des no era el do­mi­nio del mun­do o los pri­vi­le­gios del di­ne­ro y del ocio, sino el pri­vi­le­gio de la ser­vi­dum­bre”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.