LA OP­CIÓN MI­LI­TAR

Con el au­men­to de la vio­len­cia, en par­ti­cu­lar de ban­das nar­co, re­cu­rrir a los mi­li­ta­res pa­ra ta­reas de se­gu­ri­dad com­pi­te con otras op­cio­nes que plan­tea el sis­te­ma po­lí­ti­co; co­noz­ca cuá­les son las fuer­zas con que cuen­ta hoy la Po­li­cía na­cio­nal y las ca­ract

El Observador Fin de Semana - - Portada - GUILLERMO LO­SA twit­ter.com/Gui­lleLo­sa

Lo úni­co que pe­di­mos es que nos den mi­li­ta­res”, di­jo la in­ten­den­ta de La­va­lla­ja, Adria­na Pe­ña, en de­cla­ra­cio­nes al pro­gra­ma Arri­ba gen­te de ca­nal 10, lue­go de que se pro­du­je­ra el quin­to ho­mi­ci­dio re­la­cio­na­do con la gue­rra de ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes que tie­ne en vi­lo a la ciu­dad de Mi­nas. Pa­ra la je­fa co­mu­nal, na­die me­jor que los mi­li­ta­res “que ya es­tán pre­pa­ra­dos, por­que son cas­cos azu­les y han ido al ex­te­rior”, pa­ra “sa­lir a pa­tru­llar” y así pre­ve­nir que el fue­go cru­za­do en­tre cri­mi­na­les se co­bre una nue­va vi­da.

La idea de dis­po­ner efec­ti­vos de la Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra cus­to­diar el or­den in­terno del país re­sur­ge ca­da vez que se disparan las ci­fras de ho­mi­ci­dios, a lo que en es­ta opor­tu­ni­dad se su­ma un nue­vo fe­nó­meno: la ex­pan­sión de los en­fren­ta­mien­tos en­tre ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes –an­tes en­ca­jo­na­das en la pe­ri­fe­ria de Mon­te­vi­deo– a ciu­da­des del in­te­rior co­mo San Car­los, Mi­nas y el Chuy.

Por eso, el se­na­dor na­cio­na­lis­ta Jor­ge La­rra­ña­ga de­ci­dió re­im­pul­sar un pro­yec­to de ley que fue pre­sen­ta­do en 2009 –es­ta vez po­nién­do­lo a con­si­de­ra­ción de la po­bla­ción en un ple­bis­ci­to– pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y per­mi­tir así la crea­ción de una Guar­dia Na­cio­nal in­te­gra­da por mi­li­ta­res pa­ra que co­la­bo­ren con la Po­li­cía (ver pá­gi­na 4).

Si bien La­rra­ña­ga se­ña­ló co­mo ar­gu­men­to pa­ra es­ta ini­cia­ti­va que “los mi­li­ta­res es­tán

calificados, tie­nen pre­pa­ra­ción, co­no­cen la dis­ci­pli­na, tie­nen es­truc­tu­ra orgánica, co­no­ci­mien­to y uti­li­za­ción de las ar­mas”, pa­ra los ase­so­res de se­gu­ri­dad del Par­ti­do Co­lo­ra­do, Guillermo Ma­ciel, y del Par­ti­do de la Gen­te, Ro­bert Pa­rra­do, es­ta pro­pues­ta es­tá le­jos de ofre­cer una so­lu­ción al pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad.

Pa­rra­do di­jo a El Ob­ser­va­dor que “no sir­ve crear nue­vas es­truc­tu­ras, sino uti­li­zar las que ya se tie­ne” me­jo­rán­do­las a tra­vés de la ca­pa­ci­ta­ción y la es­pe­cia­li­za­ción, crean­do por ejem­plo cuer­pos po­li­cia­les es­pe­cí­fi­cos pa­ra tra­tar te­mas de en­fren­ta­mien­tos de ban­das cri­mi­na­les.

Crear una nue­va fuer­za “no arro­ja­ría re­sul­ta­dos in­me­dia­tos”, por­que ha­bría que ar­mar una es­truc­tu­ra nue­va y dar ca­pa­ci­ta­ción, sos­tu­vo el es­pe­cia­lis­ta. “Quien di­ga que los mi­li­ta­res ya tie­nen for­ma­ción pa­ra ac­tuar co­mo po­li­cías fal­ta a la ver­dad por­que las mi­sio­nes de paz tie­nen re­glas muy dis­tin­tas a la si­tua­ción de Uru­guay. No es com­pa­ra­ble la si­tua­ción de Hai­tí con la de nues­tro país”, ex­pli­có Pa­rra­do.

En el mis­mo sen­ti­do, Ma­ciel se­ña­ló que “de acuer­do a las di­men­sio­nes te­rri­to­ria­les de Uru­guay y a su re­la­ti­va­men­te po­ca po­bla­ción, con el per­so­nal y el equi­pa­mien­to con el que ya cuen­ta el Mi­nis­te­rio del In­te­rior bas­ta pa­ra dar res­pues­ta ade­cua­da en se­gu­ri­dad”. El ase­sor del Par­ti­do Co­lo­ra­do di­jo que “lo que fal­ta es es­tra­te­gia y tác­ti­ca po­li­cial y un tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia” pa­ra des­ar­ti­cu­lar las ban­das cri­mi­na­les que es­tán de­trás de los de­li­tos.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta es ne­ce­sa­rio re­gla­men­tar el uso de in­for­man­tes pa­ga­dos –per­so­nas que re­ci­ben un in­gre­so por apor­tar da-

tos so­bre ban­das–, po­li­cías en­cu­bier­tos y de­la­ción pre­mia­da pa­ra te­ner éxi­to a la ho­ra de en­fren­tar es­tas ban­das.

Sin em­bar­go, Ma­ciel di­jo que exis­ten cier­tas ac­ti­vi­da­des en las que los mi­li­ta­res po­drían sus­ti­tuir a po­li­cías y así per­mi­tir te­ner más efec­ti­vos de­di­ca­dos a ta­reas de pa­tru­lla­je, in­ves­ti­ga­ción y re­pre­sión de de­li­tos. Tal es el ca­so de los con­tro­les de fron­te­ra, don­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados aca­ba de vo­tar un pro­yec­to de ley que da un mar­co de ac­tua­ción a las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra po­der cum­plir es­ta ta­rea, así co­mo la cus­to­dia de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les o em­ba­ja­das.

El pa­pel de la Re­pu­bli­ca­na

Pa­rra­do y Ma­ciel coin­ci­die­ron en que si lo que se bus­ca es una fuer­za con po­ten­cia de fue­go, en­tre­na­mien­to es­pe­cial y que ten­ga al­can­ce na­cio­nal, en­ton­ces ya exis­te la Guar­dia Re­pu­bli­ca­na. Esa di­rec­ción fue crea­da en 2010 lue­go de que se fu­sio­na­ra la Guar­dia Me­tro­po­li­ta­na y la Guar­dia de Co­ra­ce­ros, has­ta en­ton­ces de­pen­dien­tes de la Je­fa­tu­ra de Po­li­cía de Mon­te­vi­deo.

Jun­to a su crea­ción se am­plió su área de ac­ción, des­de la ca­pi­tal a to­do el país, se ad­qui­rie­ron vehícu­los blin­da­dos y se me­jo­ró el ar­ma­men­to, que en la ac­tua­li­dad tie­ne una po­ten­cia de fue­go que va des­de pis­to­las de 9 mi­lí­me­tros – co­mo otras fuer­zas po­li­cia­les–, has­ta ri­fles con un ca­li­bre de .50 –co­mo el que usan mi­li­ta­res–.

La Guar­dia re­pu­bli­ca­na cuen­ta con 1.400 efec­ti­vos –500 más que cuan­do fue crea­da en 2010–, sie­te ca­mio­nes blin­da­dos con­tra ar­ma­men­to pe­sa­do – ca­pa­ces de tras­la­dar has­ta 12 po­li­cías–, 10 ca­mio­ne­tas SUV blin­da­das (en los pró­xi­mos días lle­ga­rán 20 más), ade­más de dro­nes, ca­ba­llos y pe­rros de ras­treo.

Mien­tras que ca­da je­fa­tu­ra tie­ne un per­so­nal fi­jo pa­ra ac­tuar ex­clu­si­va­men­te en el de­par­ta­men­to de su ju­ris­dic­ción, la Guar­dia Re­pu­bli­ca­na pue­de ac­tuar en to­do el te­rri­to­rio. Re­cien­te­men­te, lue­go de la es­ca­la­da de vio­len­cia por el en­fren­ta­mien­to en­tre ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes en el Chuy, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en­vió efec­ti­vos de la Re­pu­bli­ca­na a ha­cer ta­reas de pa­tru­lla­je en la ciu­dad fron­te­ri­za.

“La Guar­dia Re­pu­bli­ca­na tie­ne su­fi­cien­te po­ten­cia de fue­go”, di­jo Ma­ciel y agre­gó: “Las ban­das ar­ma­das en se­rio es­tán en Mé­xi­co y no es­ta­mos ni cer­ca de esa si­tua­ción”, por lo que una Po­li­cía mi­li­tar no res­pon­de­ría a las ne­ce­si­da­des lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.