Más allá de la in­se­gu­ri­dad: ries­go de im­pu­ni­dad

El com­ba­te al cri­men exi­ge es­tra­te­gias en el plano téc­ni­co más que en el po­lí­ti­co

El Observador Fin de Semana - - Portada - CLAU­DIO ROMANOFF

He­li­cóp­te­ros ne­gros ti­po Black Hawk so­bre­vue­lan con es­truen­do las ciu­da­des de Mi­nas y San Car­los. El mis­mo rui­do atro­na­dor ba­ja so­bre va­rios ba­rrios de la pe­ri­fe­ria de Mon­te­vi­deo. De las na­ves des­cien­den hom­bres for­ni­dos, en­ca­pu­cha­dos y ar­ma­dos con fu­si­les, pis­to­las y to­do ti­po de equi­pos de asal­to. In­me­dia­ta­men­te for­man y co­rren has­ta las vi­vien­das de los je­fes ma­fio­sos, de­rri­ban las puer­tas, los arres­tan y los suben a los he­li­cóp­te­ros con des­tino al juz­ga­do y a la cár­cel. Esas es­ce­nas, pro­pias de la vie­ja e inol­vi­da­ble Apo­caly­pse Now son las que mu­chos que­rrían ver. Lo pi­den las vís­ce­ras lue­go de que só­lo en mar­zo se co­me­tie­ran 28 ho­mi­ci­dios. La ma­yo­ría de las muer­tes son con­se­cuen­cia de la gue­rra en­tre ban­das que se ma­ni­fies­ta en las ciu­da­des men­cio- na­das, pre­sun­ta­men­te a raíz del nar­co­trá­fi­co. In­ci­den los fe­mi­ci­dios y aho­ra co­men­za­ron a sur­gir las eje­cu­cio­nes de po­li­cías, cu­yo uni­for­me pa­re­ces no ame­dren­tar ni di­sua­dir a los si­ca­rios que re­me­dan a los otro­ra in­ven­ci­bles ase­si­nos de Me­de­llín y Si­na­loa.

¿Pe­ro se­ría efec­ti­va la es­tra­te­gia de in­va­dir y ocu­par las zo­nas aso­la­das por los de­lin­cuen­tes en pro­cu­ra de evi­ta la feu­da­li­za­ción del de­li­to? ¿Se­ría ne­ce­sa­ria una ta­rea pre­via de re­co­lec­ción de in­for­ma­ción? ¿Exis­ten los me­dios y con­di­cio­nes pa­ra ello? ¿ Hay que pe­dir ayu­da o ase­so­ra­mien­to a un ser­vi­cio ex­tran­je­ro con ex­pe­rien­cia? Es­tas y otro ti­po de pre­gun­tas me­re­cen una res­pues­ta téc­ni­ca di­fí­cil de en­sa­yar pa­ra un le­go en ma­te­ria de se­gu­ri­dad e in­te­li­gen­cia, asun­tos en que do­mi­na el se­cre­to y son con­si­de­ra­dos por los ini­cia­dos co­mo ar­tes re­ser­va­das pa­ra unos po­cos. La in­se- gu­ri­dad ge­ne­ra una de­man­da de res­pues­ta in­me­dia­ta y se ex­pre­sa muy fuer­te en men­sa­jes po­lí­ti­cos. Es la que ex­pli­ca la exigencia opo­si­to­ra de que el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, re­nun­cie. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior dis­pu­so cámaras de vi­gi­lan­cia e in­cre­men­tó el pa­tru­lla­je a tra­vés de un cuer­po de de­di­ca­ción es­pe­cial –PADO– con lo cual lo­gró dis­mi­nuir el cre­ci­mien­to de las ra­pi­ñas pe­ro, al pa­re­cer, los de­lin­cuen­tes se or­ga­ni­za­ron me­jor y reac­cio­na­ron con más vio­len­cia. Explotan ca­je­ros y no te­men ac­tuar en cen­tros co­mer­cia­les de la cos­ta mon­te­vi­dea­na.

¿La in­tro­duc­ción de un nue­vo Có­di­go de Pro­ce­di­mien­to Pe­nal que otor­ga a los fis­ca­les la di­rec­ción de la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial ca­yó en el mo­men­to ade­cua­do? To­dos los ac­to­res ju­di­cia­les ad­vir­tie­ron que la adap­ta­ción ge­ne­ra­ría cru­ji­dos y, efec­ti­va­men- te se es­tán re­gis­tran­do aun­que con pers­pec­ti­vas de so­lu­ción. El fis­cal en­car­ga­do de acla­rar los ho­mi­ci­dios tie­ne 100 ca­sos, mu­chos po­li­cías de a pie creen que ne­ce­si­tan or­den fis­cal pa­ra ac­tuar con­tra sos­pe­cho­sos y ello de­ri­vó ini­cial­men­te en una caí­da en los pro­ce­sa­mien­tos, al­go que se va co­rri­gien­do. Acá sí que se pre­ci­san más re­cur­sos pa­ra con­tra­tar fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Sí, sí, pa­ra car­gos de fis­cal.

Si el Es­ta­do no cuen­ta con po­li­cías mo­ti­va­dos a com­ba­tir el cri­men, se­gu­ra­men­te se­rá di­fí­cil ga­nar la pul­sea­da a los cri­mi­na­les. ¿ Es ver­dad que los uni­for­ma­dos sien­ten au­sen­cia de res­pal­do a la ho­ra de em­plear la vio­len­cia? ¿Ese te­mor es jus­ti­fi­ca­do, cual­quie­ra sea el mo­ti­vo? ¿Tie­ne vuel­ta atrás?

Si una de las cau­sas de la vio­len­cia es el con­trol te­rri­to­rial del nar­co­trá­fi­co, ¿es efec­ti­va la vi­gi­lan­cia en los pun­tos de en­tra­da de la co­caí­na a Uru­guay? ¿O pa­sa al re­vés, que la au­sen­cia de la dro­ga es la que pro­vo­ca más vio­len­cia por un pas­tel más pe­que­ño?

¿ La Po­li­cía tie­ne los re­cur­sos ma­te­ria­les y hu­ma­nos pa­ra ob­te­ner más in­for­ma­ción so­bre las ban­das or­ga­ni­za­das o ne­ce­si­ta im­ple­men­tar otros, ca­so de los in­for­man­tes pa­gos que em­plean otras fuer­zas de se­gu­ri­dad?

¿ Los al­re­de­dor de 30 mil po­li­cías son su­fi­cien­tes, es ne­ce­sa­rio me­jo­rar su pre­pa­ra­ción y hay po­si­bi­li­da­des y ne­ce­si­dad de au­men­tar su do­ta­ción? ¿Es ho­ra de acu­dir a mi­li­ta­res o for­ta­le­cer los cuer­pos de po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da al es­ti­lo Tro­pa de eli­te?

Quien ten­ga un plan que lo pre­sen­te y lo ayu­de a im­ple­men­tar. Es ne­ce­sa­rio ac­tuar rá­pi­do por­que a la in­se­gu­ri­dad se pue­de agre­gar al­go peor y es la po­si­bi­li­dad de que se ins­ta­le una sen­sa­ción de im­pu­ni­dad. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.