A 50 del 68

La re­vo­lu­ción es­tu­vo da­da des­de la mú­si­ca y por una nue­va co­rrien­te fi­lo­só­fi­ca

El Observador Fin de Semana - - Entrevista -

Aun­que la pa­la­bra “se­sen­tis­ta” se sue­le usar des­pec­ti­va­men­te y pa­ra re­fe­rir­se a plan­teos que se con­si­de­ran ob­so­le­tos, a 50 años de 1968 va­le la pe­na re­vi­sar un año y una dé­ca­da que fue­ron cru­cia­les en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Pa­ra ver lo tras­cen­den­te de los años 60 no hay que mi­rar a la re­vuel­ta de Pa­rís o a las de Amé­ri­ca La­ti­na.

Lo de Pa­rís no fue real­men­te tras­cen­den­te, y lo de Amé­ri­ca La­ti­na, des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, fue más bien la­men­ta­ble, vio­len­to y me­re­ce ser re­cor­da­do pa­ra no ser re­pe­ti­do.

En los 60 se ins­tau­ra la glo­ba­li­za­ción. Cam­bia el mun­do des­de el ar­te a tra­vés de los Beatles y en par­ti­cu­lar en 1968 de la le­tra de Re­vo­lu­tion, que en­cuen­tra co­mo, al mis­mo tiem­po de pro­cla­mar el de­seo de cam­biar el mun­do, des­car­tar cla­ra­men­te la vio­len­cia al es­ti­lo Mao. De la mano de los dis­cos de vi­ni­lo y de los albores de la TV, el rock se con­vier­te en un len­gua­je global ge­ne­ra­cio­nal, y así si­gue sien­do des­de en­ton­ces.

No de­ja de ser in­tere­san­te el pa­pel fun­da­men­tal de Ber­trand Rus­sell, con más de 90 años pa­ra ge­ne­rar ese cam­bio. La re­vo­lu­ción no se tra­ta­ba de to­mar el po­der, sino de cam­biar­lo. Des­de el co­mien­zo de los años 60 la gue­rra fría ame­na­za­ba con es­ta­llar co­mo con­flic­to bé­li­co y con de­ve­nir en con­flic­to nu­clear, y un Lord de pe­lo blan­co y pi­pa, con su blan­ca ca­be­lle­ra al vien­to y más de 90 años ex­hor­ta­ba a los jó­ve­nes a re­be­lar­se con­tra “las es­tu­pi­de­ces de su épo­ca”.

La dé­ca­da ha­bía em­pe­za­do con Co­rea del Nor­te to­man­do un bar­co de gue­rra de EEUU en aguas asiá­ti­cas y ha­bía se­gui­do en 1962 con la cri­sis de los mi­si­les en Cu­ba, que ha­bía pues­to al mun­do al bor­de de la gue­rra nu­clear. La gue­rra de Viet­nam se pro­lon­ga­ba y ho­rro­ri­za­ba, era la pri­me­ra tran­mi­ti­da a los ho­ga­res por te­le­vi­sión. Los ado­les­cen­tes hi­jos de la se­gun­da gue­rra mun­dial sen­tían la ló­gi­ca re­pul­sión a la ló­gi­ca bé­li­ca. La mú­si­ca po­día ser la re­vo­lu­ción de la paz.

Al­go de eso ha­bía te­ni­do el en­cuen­tro en­tre Bob Dy­lan y los Beatles. Y lue­go Paul Mc Cart­ney de­ci­dió vi­si­tar al fi­ló­so­fo Ber­trand Rus­sell. Rus­sell sa­lía por ra­dio y te­le­vi­sión ex­hor­tan­do a fre­nar la gue­rra con Viet­nam, ha­bía re­dac­ta­do jun­to a Eins­tein el ma­ni­fies­to an­ti­nu­clear, en­car­ga­do el lo­go cir­cu­lar de la paz que hoy si­gue sien­do po­pu­lar. Mc Cart­ney to­có tim­bre en su ca­sa y que­dó con­ven­ci­do de la mal­dad evi­den­te de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en Viet­nam. A la no­che, an­tes del en­sa­yo, con­tó al res­to de los Beatles de su en­cuen­tro con Rus­sell y John Len­non em­pe­zó a con­ver­tir­se en el ac­ti­vis­ta que da­ría con­fe­ren­cias de pren­sa en su ca­ma jun­to a Yo­ko Ono.

La re­sis­ten­cia no vio­len­ta que Rus­sell pro­pon­dría se­ría la fuen­te de ins­pi­ra­ción del te­ma Re­vo­lu­tion, del Al­bum Blan­co de los Beatles, par­te de un año de ex­plo­sión de mú­si­ca. Beatles, Ro­lling Sto­nes y The Who, con­vo­ca­ban mul­ti­tu­des co­mo nun­ca na­die an­tes, y mien­tras se abrían el pa­so pa­ra la nue­va ca­ma­da de la mú­si­ca con­cep­tual, Pink Floyd que en el 68 in­cor­po­ró a Da­vid Gil­mour, Led Zep­pe­lin, Yes, Ge­ne­sis, mien­tras en la cos­ta oes­te de EEUU los Gra­te­ful Dead ha­cían el cam­bio cul­tu­ral por su la­do. Y por es­tos pa­gos el ar­te tam­bién flo­re­ce­ría, Re­tuc­cia y su tea­tro al­ter­na­ti­vo, Eduar­do Ma­teo y el Kin­to y tan­tos más. Co­mo en Ar­gen­ti­na Charly Gar­cía y Spi­net­ta o Cae­tano y Gil­ber­to Gil en Bra­sil. Su­bes­ti­ma­dos en su mo­men­to co­mo cul­tu­ral mar­gi­na­les, pe­ro tan vi­gen­tes hoy.

Fi­nal­men­te la pre­sión de la opi­nión pú­bli­ca lle­vó a que EEUU se re­ti­ra­ra de Viet­nam que se ha­bía vuel­to una gue­rra im­po­si­ble de ga­nar. Y aun­que sea a los tum­bos, la cul­tu­ra de la paz en al­gu­nos lu­ga­res del pla­ne­ta pa­re­ce abrir­se lu­gar. El por­cen­ta­je de la po­bla­ción mun­dial que par­ti­ci­pa de gue­rras es ca­da vez me­nor. Y con la di­so­lu­ción de ETA, pue­de de­cir­se que en Europa no hay nin­gún con­flic­to ar­ma­do. Pe­ro no pue­de de­cir­se que los pro­ble­mas de aquel en­ton­ces ha­yan des­apa­re­ci­do ni mu­cho me­nos.

Los años 60 fue­ron de ace­le­ra­ción tec­no­ló­gi­ca. En la cos­ta oes­te de EEUU na­cían los em­brio­nes de in­ter­net y el Si­li­con Va­lley. La cul­tu­ra co­mo red mun­dial se es­ta­ble­cía. La mú­si­ca fue por pri­me­ra vez ca­paz de unir cul­tu­ral­men­te a jó­ve­nes des­de San Fran­cis­co a Lon­dres, de To­kio a Ame­ri­ca del Sur. La hu­ma­ni­dad lo­gró en el 68 or­bi­tar la lu­na por pri­me­ra vez y fo­to­gra­fiar al pla­ne­ta Tie­rra com­ple­ta des­de el ex­te­rior por pri­me­ra vez. La vi­sión cla­ra de que com­par­ti­mos un so­lo pe­que­ño pla­ne­ta. El 68 fue el año del ase­si­na­to de Mar­tin Lut­her King, pe­ro tam­bién de avan­ces irre­ver­si­bles con­tra el ra­cis­mo que ter­mi­na­rían lue­go con el de­rrum­be del apart­heid.

Po­drá de­cir­se tam­bién que fue­ron la an­te­sa­la de las dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Pe­ro hoy 50 años des­pués, Europa se ha des­he­cho y oja­lá pa­ra siem­pre de to­do con­flic­to bé­li­co y Amé­ri­ca del Sur in­ten­ta des­ac­ti­var sus úl­ti­mas gue­rri­llas, aun­que si­gue per­dien­do con­tra las ban­das nar­co­tra­fi­can­tes. Ber­trand Rus­sell po­dría se­guir tan preo­cu­pa­do co­mo en­ton­ces por la pro­li­fe­ra­ción de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va y el ries­go que eso su­po­ne pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie hu­ma­na. Pe­ro es­ta­ría se­gu­ra­men­te con­for­me con es­ta vic­to­ria eu­ro­pea de la paz y la ra­zón por so­bre la vio­len­cia. La le­tra de Re­vo­lu­tion, de Blo­wing in the Wind de Dy­lan y tan­tas más, con­ser­van ple­na vi­gen­cia y de­be­rían ser in­cor­po­ra­das a aque­llos ám­bi­tos de la cul­tu­ra co­lec­ti­va don­de to­da­vía no han per­mea­do.

La re­vo­lu­ción no se tra­ta­ba de con­quis­tar el po­der del Es­ta­do sino de con­quis­tar las li­ber­ta­des per­so­na­les de ser quien uno desee ser y tra­tar de que el po­der po­lí­ti­co ha­ga el me­nor da­ño po­si­ble. Con los vai­ve­nes inevi­ta­bles de la his­to­ria, pue­de de­cir­se que dis­fru­ta­mos una so­cie­dad más abier­ta y to­le­ran­te des­de en­ton­ces. Un le­ga­do no me­nor del 68. Y en ese sen­ti­do, mien­tras la vio­len­cia por aquí no ce­sa, ca­be pe­dir un po­co del se­sen­tis­mo de Rus­sell, de Len­non, de Mc Cart­ney de Dy­lan, de Da­vid Bo­wie, de Mick Jag­ger, de Joan Baez y de tan­tos más.

Aun­que sea a los tum­bos, la cul­tu­ra de la paz en al­gu­nos lu­ga­res del pla­ne­ta pa­re­ce abrir­se pa­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.