Sen­de­ro de Uru­guay se bi­fur­ca

El Observador Fin de Semana - - Portada -

Los bra­si­le­ños lla­man “fi­sio­ló­gi­cos” a los par­ti­dos y a los po­lí­ti­cos que se mue­ven en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co siem­pre en pos de ocu­par po­si­cio­nes y car­gos po­lí­ti­cos. Lo con­tra­rio es un par­ti­do o más bien una mi­li­tan­cia idea­lis­ta, aque­lla que se mue­ve en fun­ción de prin­ci­pios y ob­je­ti­vos, o de de­fen­sa de in­tere­ses co­lec­ti­vos; mu­chas ve­ces de fuer­te con­ser­va­ción del or­den exis­ten­te, otras de re­torno al pa­sa­do y otras de cam­bio pro­fun­do de la so­cie­dad o in­clu­si­ve de cam­bio del hom­bre, la cons­truc­ción del “hom­bre nue­vo”. El má­xi­mo com­pro­mi­so con la idea­li­dad es cuan­do se es­tá dis­pues­to a dar la vi­da, o la li­ber­tad, o su­frir la per­se­cu­ción y el exilio en de­fen­sa de sus ideas, de su cos­mo­vi­sión.

Los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, cuan­do de­vie­nen en par­ti­dos de masas, ya fue­re co­mo pro­to­par­ti­dos en com­ba­te bé­li­co, ya co­mo par­ti­dos mo­der­nos en la cons­truc­ción de una de­mo­cra­cia y de un Es­ta­do mo­derno, tu­vie­ron una pre­va­len­cia de idea­lis­mo. Un ni­vel de per­te­nen­cia a lo blan­co o a lo co­lo­ra­do más allá de co­yun­tu­ras, de amo­res y desamo­res. Fue el lar­go pe­río­do en que se de­cía que en Uru­guay la fi­lia­ción po­lí­ti­ca se po­día es­tam­par en la cé­du­la de iden­ti­dad, es de­cir, cons­ti­tuía uno de los ele­men­tos in­va­ria­bles de la per­so­na­li­dad, co­mo la per­te­nen­cia re­li­gio­sa en el Lí­bano. Pe­ro lle­ga un mo­men­to que unos y otros van per­dien­do el idea­lis­mo en aras del fi­sio­lo­gis­mo. El go­bierno, la ocu­pa­ción de car­gos pú­bli­cos, la dispu­ta por esos car­gos, lle­va a de­jar pren­das del ape­ro por el ca­mino. Se lle­ga así a los años se­sen­ta, uno de los mo­men­tos más fi­sio­lo­gis­tas de am­bos par­ti­dos tra­di­cio­na­les, de más des­car­na­das lu­chas por las po­si­cio­nes y los car­gos, en que to­das las frac­cio­nes asu­men las mis­mas con­duc­tas. Es cuan­do se pro­ce­sa el fuer­te dis­tan­cia­mien­to pri­me­ro y quie­bre des­pués en­tre los elen­cos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y la so­cie­dad.

En las pos­tri­me­rías de ese país po­liár­qui­co, se abre una cla­ra cuo­ta de idea­lis­mo en el Par­ti­do Na­cio­nal con el sur­gi­mien­to de la fi­gu­ra con­vo­can­te de Wil­son Fe­rrei­ra Al­du­na­te. La dic­ta­du­ra fun­ge de lim­pia­dor de con­cien­cias, de re­ge­ne­ra­ción de la pra­xis po­lí­ti­ca, y el idea­lis­mo se ex­tien­de prác­ti­ca­men­te a la to­ta­li­dad del Par­ti­do Na­cio­nal y tam­bién a ca­si to­do el Par­ti­do Co­lo­ra­do, don­de apa­re­cen co­mo gran­des con­vo­can­tes las fi­gu­ras de Julio Ma. Sanguinetti, En­ri­que Ta­ri­go, el pro­pio Jor­ge Batlle en uno de sus tan­tos re­na­ci­mien­tos, y la es­tre­lla fu­gaz de la Co­rrien­te Batllis­ta In­de­pen­dien­te. Y po­co a po­co uno y otro par­ti­do vuel­ven al pre­do­mino del fi­sio­lo­gis­mo. El ejer­ci­cio com­par­ti­do del go­bierno en los cua­tro lus­tros sub­si­guien­tes a la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, ayu­da­do por cam­bios pro­fun­dos en la so­cie­dad, con­lle­van a ese pre­do­mi­nio del fi­sio­lo­gis­mo. Des­de la iz­quier­da se cre­yó que ello era una con­di­ción es­truc­tu­ral e in­trín­se­ca de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les; que ese fi­sio­lo­gis­mo era con­sus­tan­cial a sus ideas.

La iz­quier­da re­co­rre un si­glo de lu­cha ba­sa­do en el mi­li­tan­tis­mo idea­lis­ta, en el com­pro­mi­so con cos­mo­vi­sio­nes al­ter­na­ti­vas a las dominantes y con hom­bres y mu­je­res dis­pues­tos a dar to­do de sí por esas ideas. Des­de el Cen­tro “Car­los Marx”, la alian­za li­be­ral socialista, la fun­da­ción del Par­ti­do Socialista y del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, el anar­quis­mo. Más tar­de, las nue­vas iz­quier­das, la iz­quier­di­za­ción de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, la con­cep­ción de la vía ar­ma­da, los tu­pa­ma­ros. Ha­cia los fi­na­les de ese lar­go pe­rio­do de po­liar­quía ple­na, se al­can­za el ze­nit con el sur­gi­mien­to del Fren­te Am­plio. En to­dos los ca­sos se po­drá con­cor­dar o dis­cre­par con los mé­to­dos, las ideas y los fi­nes, pe­ro no se pue­de dis­cu­tir la cuo­ta de idea­lis­mo y el ha­ber es­ta­do dis­pues­tos a dar has­ta la vi­da por esos idea­les. Y ese es­pí­ri­tu se re­afir­ma en la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra y se man­tie­ne a su sa­li­da.

Has­ta que lle­ga la con­ta­mi­na­ción con el po­der y con la bús­que­da in­me­dia­ta del po­der. Pri­me­ro, en for­ma ti­bia, con la ad­mi­nis­tra­ción de­par­ta­men­tal de Mon­te­vi­deo, pe­ro con ello ade­más, el per­ci­bir co­mo ob­je­ti­vo rea­li­za­ble y no de­ma­sia­do me­dia­to el ob­te­ner la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Trans­cu­rren tan so­lo tres lus­tros des­de que un fren­team­plis­ta se po­se­sio­na co­mo in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo a que el mis­mo fren­team­plis­ta se po­se­sio­ne co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Esos tres lus­tros no lle­gan a ge­ne­rar nin­gu­na gran con­ta­mi­na­ción, pe­ro los cuer­pos son pe­ne­tra­dos por al­gu­nos vi­rus y bac­te­rias dispersas. Esos vi­rus y bac­te­rias co­mien­zan a desa­rro­llar­se, en­cuen­tran cam­po fér­til con el go­bierno na­cio­nal. Los pri­me­ros sín­to­mas im­por­tan­tes se ven en la se­gun­da par­te de la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción Váz­quez, la en­fer­me­dad es­ta­lla en la ad­mi­nis­tra­ción Mu­ji­ca y lle­ga a un ni­vel de tra­ta­mien­to in­ten­si­vo en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción.

Cuan­do se ob­ser­va al Fren­te Am­plio, se ve que sub­sis­ten cuo­tas im­por­tan­tes de idea­lis­mo en gru­pos de re­des so­cia­les, en ter­tu­lias que se rea­li­zan en me­dio de asa­dos o ra­vio­la­das, en al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes, en gru­pos po­lí­ti­cos de me­nor por­te. Tam­bién qui­zás en los men­gua­dos co­mi­tés de ba­se. Pe­ro en la es­truc­tu­ra mi­li­tan­te de los sec­to­res po­lí­ti­cos, al me­nos de los ma­yo­res sec­to­res po­lí­ti­cos, lo que pre­va­le­ce es el fi­sio­lo­gis­mo. Hoy por hoy pre­do­mi­nan los pro­yec­tos per­so­na­les y ellos se ar­man por fue­ra de los sec­to­res, de los mo­vi­mien­tos y agru­pa­cio­nes. Y son esen­cial­men­te pro­yec­tos per­so­na­les de po­si­cio­nes po­lí­ti­cas. Ade­más, si el Fren­te Am­plio per­die­se la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en el 2020, re­pe­ti­ría con au­men­to ex­po­nen­cial el fe­nó­meno que gol­peó al Par­ti­do Co­lo­ra­do en 2005: aho­ra se­ría al­gún que otro mi­llar que que­da­ría li­te­ral­men­te sin tra­ba­jo, y más de un par de mi­lla­res los que man­ten­drían su co­bi­jo en el Es­ta­do, pe­ro ya no en fun­cio­nes po­lí­ti­cas, sino en gri­ses es­cri­to­rios, sin po­der.

Lo que se de­mues­tra, la re­gla que apa­re­ce, es que el fi­sio­lo­gis­mo no es un fe­nó­meno aso­cia­do a las ideas o la cos­mo­vi­sión de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, sino una pa­to­lo­gía que sur­ge des­de el po­der y que afec­ta a quien ejer­ce el po­der por un tiem­po pro­lon­ga­do. Ur­bi et or­bi.

C. DOS SANTOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.