Cuan­do na­die se ani­ma a de­cir­le al DT que de­be ha­cer los cam­bios

El Fren­te Am­plio con­fun­de lo pro­ba­ble con lo desea­ble y nie­ga uno de los fu­tu­ros po­si­bles

El Observador Fin de Semana - - Portada - NEL­SON FER­NÁN­DEZ

La au­to­crí­ti­ca cir­cu­la por vía sub­te­rrá­nea, pe­ro ca­da vez se es­cu­cha más fuer­te y cla­ro. No coin­ci­den en cuál de­be ser la fór­mu­la de sa­li­da, pe­ro com­par­ten la vi­sión de que hay que ha­cer al­go, mo­ver pie­zas, re­pen­sar una es­tra­te­gia.

Di­ri­gen­tes fren­tis­tas de va­rios sec­to­res ya no se cui­dan en una reu­nión abier­ta pa­ra de­cir que se pre­ci­sa un re­po­si­cio­na­mien­to del go­bierno, que Bo­no­mi de­be de­jar el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, y que in­clu­so ese no de­be ser el úni­co cam­bio de pie­zas en el ta­ble­ro.

Emer­ge la im­plo­ra­ción a un plan 2018, pen­san­do en el 2019.

De la mis­ma for­ma que es fá­cil en­con­trar ra­zo­na­mien­tos de es­te ti­po en­tre di­ri­gen­tes del ofi­cia­lis­mo, no es sen­ci­llo que apa­rez­ca uno que se acer­que al Pra­do a de­cír­se­lo en la ca­ra al pre­si­den­te.

Hay ex­pre­sio­nes de dis­gus­to con la ges­tión y con la co­mu­ni­ca­ción del go­bierno, pe­ro tam­bién con el fun­cio­na­mien­to in­terno del pro­pio par­ti­do ofi­cia­lis­ta. Y aflo­ran las acu­sa­cio­nes cru­za­das, co­mo con­se­cuen­cia pre­vi­si­ble de un ten­so Ple­na­rio so­bre la po­lí­ti­ca co­mer­cial.

Y tam­bién, aun­que pa­rez­ca du­ro ex­pre­sar­lo así, los di­ri­gen­tes fren­tis­tas que ma­ni­fies­tan preo­cu­pa­ción por la ba­ja apro­ba­ción de la ges­tión gu­ber­na­men­tal y por el im­pac­to so­bre las pre­fe­ren­cias electorales, no en­cuen­tran un ca­pi­tán que trans­mi­ta con­vic­ción so­bre el rum­bo del bar­co, y cer­te­za so­bre una lle­ga­da triun­fal a puer­to.

La encuesta de Op­ción su­mó preo­cu­pa­ción en el Fren­te, por­que mues­tra que per­sis­te la eva­lua­ción ne­ga­ti­va y que in­clu­so mu­chos fren­tis­tas ven mal al go­bierno. En el ca­so del com­ba­te al de­li­to, só­lo 12% con­si­de­ra que la ges­tión es “bue­na” o “muy bue­na”.

Es­ta se­ma­na, dos vecinos de Ta­ba­ré Váz­quez del bal­nea­rio San Luis, re­cla­ma­ron con an­gus­tia an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión que se les de pro­tec­ción an­te la de­lin­cuen­cia. En mó­vil en vivo de Ca­nal 10, una mu­jer se di­ri­gió a Váz­quez tu­teán­do­lo y re­cla­man­do ayu­da. Y otro ve­cino, que se pre­sen­tó co­mo ami­go de Bo­no­mi, hi­zo lo mis­mo. La ima­gen fue du­ra.

La gen­te ya no se que­ja so­la­men­te de los asal­tan­tes sino tam­bién de la res­pues­ta de las au­to­ri­da­des.

Váz­quez afir­mó el lu­nes que no es­tá dis­pues­to a in­vo­lu­crar mi­li­ta­res en el com­ba­te al de­li­to y que ni pien­sa en cam­biar a Bo­no­mi. “Cons­ti­tuí un equi­po de go­bierno pa­ra cin­co años” di­jo el pre­si­den­te. La ra­ti­fi­ca­ción de la po­lí­ti­ca y del mi­nis­tro es vis­ta co­mo inac­ción.

Aun­que Bo­no­mi no sea res­pon­sa­ble del au­men­to del de­li­to, aun­que un cam­bio de mi­nis­tro no ge­ne­re ma­yor se­gu­ri­dad en sí mis­mo, los re­sul­ta­dos con­de­nan al cam­bio. Es la tri­bu­na re­cla­man­do al DT que no acep­te la de­rro­ta de su equi­po sin al me­nos in­ten­tar cam­bios, y que la en­tra­da de nue­vos pla­yers se ha­ga a tiem­po pa­ra que eso pue­da dar re­sul­ta­do.

En el Fren­te, mu­chos re­co­no­cen la sen­sa­ción de un “Ga­me Over Bo­no­mi”. Es que la cam­pa­ña elec­to­ral se acer­ca y no se pue­den dar ven­ta­jas.

Yto­do gi­ra so­bre la pró­xi­ma elección, con la in­quie­tud so­bre un fu­tu­ro in­cier­to. Pa­ra los po­lí­ti­cos, la po­si­bi­li­dad de ver lo que pue­de pa­sar más ade­lan­te es un com­ple­jo desafío.

El filósofo Ber­trand de Jou­ve­nel (1903-1987) pu­bli­có en 1966 su li­bro “El ar­te de pre­ver el fu­tu­ro po­lí­ti­co”, en el que ex­plo­ra so­bre lo que de­no­mi­na “fu­tu­ros po­si­bles, pro­ba­bles y desea­bles”.

Los fu­tu­ros po­si­bles son los que ex­plo­ran al­ter­na­ti­vas, que pue­den cam­biar y es­tán su­je­tas a he­chos im­pre­vis­tos.

Los fu­tu­ros pro­ba­bles son el re­sul­ta­do del análisis de ten­den­cias y de ex­tra­po­lar da­tos del pre­sen­te.

Los fu­tu­ros desea­bles res­pon­den a las ex­pec­ta­ti­vas, a la pro­yec­ción sub­je­ti­va de los an­he­los, de los te­mo­res, de­seos e in­tere­ses.

Gran par­te del ofi­cia­lis­mo es­tá con­fun­dien­do lo desea­ble con lo po­si­ble y lo pro­ba­ble.

En el fu­tu­ro desea­ble car­ga una sub­va­lo­ra­ción a los par­ti­dos de opo­si­ción, con­fian­za en sus fuer­zas y es­pe­ran­za de “gra­ti­tud” de gen­te que ha­ya me­jo­ra­do su ca­li­dad de vi­da.

El fu­tu­ro po­si­ble se abren dos “fu­tu­ri­bles”, uno de con­ti­nui­dad con el Fren­te, y otro de cam­bio, con la opo­si­ción, pe­ro so­lo lo ma- ••• ne­ja co­mo “una po­si­bi­li­dad”.

La iz­quier­da cree que el fu­tu­ro pro­ba­ble (“fu­tu­ra­ble”) es el úni­co “fu­tu­ri­ble” real, y que pa­ra per­der, de­be pa­sar al­go especial. No con­si­de­ra que pue­da ser al re­vés, que la pro­yec­ción de da­tos in­di­que que lo pro­ba­ble es su de­rro­ta, y que lo “especial” sea lo que pue­de sal­var­le; por eso no reac­cio­na con un plan.

Si el go­bierno es­tá mal (y eso ya lo re­co­no­cen di­ri­gen­tes del ofi­cia­lis­mo), y si­gue mal, sin cam­bios; y si el par­ti­do de go­bierno es­tá mal (y el Ple­na­rio del otro día lo mues­tra, co­mo así tam­bién otros ca­sos de éti­ca o ju­di­cia­les lo com­pli­can) y no so­lu­cio­na su in­ter­na, el “fu­tu­ro pro­ba­ble” no es una pro­yec­ción de vic­to­ria, sino de de­rro­ta.

Y si no asu­me esa pro­ba­bi­li­dad, no ha­rá lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­cu­pe­rar chan­ce, y en­ton­ces, el “fu­tu­ro desea­ble”, que­da­rá tan so­lo en un de­seo. •

N. GA­RRI­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.