El por­qué de una li­ber­tad

Fa­mi­lia­res de de­lin­cuen­te nar­co cam­bia­ron su re­la­to y un año atrás evi­ta­ron que fue­ra pre­so

El Observador Fin de Semana - - Tema -

An­tes de ase­si­nar a un hom­bre el 21 en agos­to de es­te año y ame­na­zar de muer­te al so­ció­lo­go Gus­ta­vo Leal – di­rec­tor de Con­vi­ven­cia y Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na del Mi­nis­te­rio del In­te­rior–; an­tes in­clu­so de li­de­rar las ex­tor­sio­nes y des­alo­jos que su­frie­ron más de 100 fa­mi­lias de Ca­sa­va­lle du­ran­te 2017 pa­ra que sus ca­sas fue­ran uti­li­za­das por su ban­da, Jai­ro So­sa era se­ña­la­do por fa­mi­lia­res di­rec­tos co­mo el ase­sino de su abue­lo, Wal­de­mar Ross Te­che­ra.

Pe­ro la Jus­ti­cia no con­ta­ba con que la tes­ti­go prin­ci­pal del ca­so re­vir­tie­ra el tes­ti­mo­nio que ha­bía ofre­ci­do a la po­li­cía, y So­sa nun­ca fue en­via­do a pri­sión por ese de­li­to.

Mien­tras la in­ves­ti­ga­ción avan­za­ba, el de­lin­cuen­te que en­ton­ces te­nía 21 años fue en­via­do al hos­pi­tal Vi­lar­de­bó, pe­ro no co­mo un inimpu­table, tal co­mo en su mo­men­to ha­bía in­for­ma­do la car­te­ra de se­gu­ri­dad, sino por­que una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca de­ter­mi­na­ba que era un hom­bre pe­li­gro­so, que po­día da­ñar­se o agre­dir a ter­ce­ros. “No hu­bo una de­cla­ra­ción de inimpu­table: no­so­tros no le en­dil­ga­mos nin­gún de­li­to por­que no te­nía­mos prue­bas. Dis­pu­si­mos su in­ter­na­ción so­lo por ra­zo­nes mé­di­cas”, di­jo a El Ob­ser­va­dor el juez de la cau­sa, Nel­son dos San­tos.

El ase­si­na­to se pro­du­jo so­bre las 15.30 del vier­nes 7 de abril de 2017, y a las 17.15 un par­te po­li­cial al que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor, con­sig­nó que una tía de So­sa –hi­ja de Ross, lí­der de Los Chin­gas, una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes que hoy es­tá des­ar­ti­cu­la­da– de­cla­ró que el au­tor ha­bía si­do el jo­ven de­lin­cuen­te. Esa mu­jer tam­bién di­jo que po­co an­tes de la tra­ge­dia ha­bía es­cu­cha­do que su so­brino gri­ta­ba que “de­be­rían mo­rir to­dos”.

Lue­go, la abue­la de So­sa, cuan­do fue in­te­rro­ga­da por la po­li­cía, ase­gu­ró que es­ta­ba al­mor­zan­do con Ross cuan­do lle­gó su nie­to “muy ex­ci­ta­do”. El jo­ven, se­gún es­te pri­mer re­la­to, di­jo al en­trar que lle­ga­ba pa­ra ma­tar a su abue­lo con el co­me­ti­do de que “los Chin­gas si­guie­ran exis­tien­do”, y en­ton­ces re­ti­ró a su abue­la a la fuer­za. Ya en la ca­lle, la mu­jer fue a bus­car ayu­da y cuan­do retornó con una de sus hi­jas, el cri­men ya se ha­bía con­su­ma­do: su pa­re­ja, un hom­bre de 68 años, con sie­te an­te­ce­den­tes pe­na­les, ya­cía so­bre el sue­lo con una ba­la den­tro de su crá­neo. Ese mis­mo día la po­li­cía de­tu­vo a Jai­ro So­sa pe­ro el jo­ven no ofre­ció res­pues­tas que ayu­da­ran a di­lu­ci­dar lo ocu­rri­do, por­que se ex­pre­só “en for­ma to­tal­men­te in­cohe­ren­te”.

La pró­xi­ma in­te­rro­ga­da fue la ma­dre del in­da­ga­do, Mó­ni­ca So­sa, la lí­der ac­tual de Los Chin­gas –de acuer­do al Mi­nis­te­rio del In­te­rior–, hoy en pri­sión por usur­pa­ción y hur­to de agua y ener­gía eléc­tri­ca. Mó­ni­ca di­jo en­ton­ces que ha­cía una se­ma­na que Jai­ro ha­bía cam­bia­do de ac­ti­tud y que úl­ti­ma­men­te es­ta­ba “muy agre­si­vo y con di­chos in­cohe­ren­tes”. Lue­go con­tó que esa tar­de, mien­tras re­gre­sa­ba del jar­dín de otro de sus hi­jos, se cru­zó con su ma­dre –la abue­la de Jai­ro– jus­to cuan­do ha­bía si­do echa­da de su ca­sa, y que le con­tó lo que ha­bía pa­sa­do: que Jai­ro le ha­bía di­cho a su abue­lo que si es­te no dis­pa­ra­ba pri­me­ro, él le pe­ga­ría “un ti­ro”.

La abue­la no sos­tu­vo es­te re­la­to an­te el juez Dos San­tos cuan­do la ci­tó al juz­ga­do. En la au­dien­cia, ha­bló de una “som­bra” que en­tró a su ca­sa pe­ro que es­ta­ba de es­pal­das co­mo pa­ra apre­ciar de­ta­lles.

Psi­có­ti­co in­cohe­ren­te

El juez Dos San­tos in­ten­tó ob­te­ner la de­cla­ra­ción de So­sa en tres opor­tu­ni­da­des, pe­ro no tu­vo suer­te. El sá­ba­do 8 de abril, cuan­do co­men­zó a na­rrar qué ha­bía he­cho el día an­te­rior, se in­te­rrum­pió y se re­ti­ró “repentinamente” de la sa­la, se­gún cons­ta en un ac­ta a la que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor. “No quie­ro de­cla­rar, si escriben no quie­ro ha­blar más en­ton­ces”, di­jo So­sa. Vein­te mi­nu­tos des­pués se vol­vió a in­ten­tar su de­cla­ra­ción, pe­ro se re­pi­tió el mis­mo com­por­ta­mien­to.

Con un diag­nós­ti­co de “cua­dro psi­có­ti­co agu­do” y drogadicción, Dos San­tos dis­pu­so en­ton­ces que el prin­ci­pal sos­pe­cho­so del ase­si­na­to fue­ra in­ter­na­do en el Vi­lar­de­bó, y que su se­de fue­ra avi­sa­da cuan­do le die­ran de al­ta. Al­go más com­pen­sa­do, el 19 de ma­yo So­sa vol­vió al juz­ga­do, y el ma­gis­tra­do le pre­gun­tó si se­guía es­cu­chan­do “vo­ces” que le in­di­ca­ban que de­bía ma­tar, a lo que el in­da­ga­do le res­pon­dió que no, que eso le ha­bía pa­sa­do an­tes pe­ro ya no, y que que­ría co­la­bo­rar en el ca­so: “Quie­ro ayu­dar a que lo en­cuen­tren, (pe­ro) no sé quién es esa per­so­na”.

Raúl Es­tom­ba, el abo­ga­do que asu­mió su de­fen­sa–y la de otros in­te­gran­tes de los Chin­gas– cuan­do fue impu­tado del ho­mi­ci­dio a Jo­nat­han Fe­rrei­ra el 21 de agos­to, di­jo a El Ob­ser­va­dor que con­si­de­ra “lo­co” a su clien­te. “Es­tá mal de la ca­be­za o tie­ne al­gún pro­ble­ma men­tal. No pue­de te­ner esos cam­bios de con­duc­ta que te de­jan he­la­do. Se que­da quie­to co­mo ido y des­pués te sa­le con ca­da co­sa”, ase­gu­ró.

Se­gún in­for­ma­ron en su mo­men­to fuen­tes de ASSE, du­ran­te 2017 So­sa in­gre­só otras tres ve­ces al Vi­lar­de­bó, por or­den de la Jus­ti­cia de Fa­mi­lia, lue­go de que su ma­dre lo de­nun­cia­ra por vio­len­cia do­més­ti­ca. Y du­ran­te esos me­ses, San­tos in­ten­tó avan­zar en el ca­so, pe­ro tu­vo va­rias di­fi­cul­ta­des. Una de ellas fue la fal­ta de co­mu­ni- ca­ción que hu­bo con el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co, que no no­ti­fi­ca­ba a la se­de ju­di­cial so­bre la evo­lu­ción de So­sa con la ce­le­ri­dad re­que­ri­da. Prue­ba de ello es un ofi­cio que li­bró el juez el 25 de abril de 2018 –a un año de su in­ter­na­ción– al di­rec­tor de ese cen­tro de sa­lud, en el que le so­li­ci­ta­ba la his­to­ria clí­ni­ca de Jai­ro So­sa y co­no­cer si el in­da­ga­do se en­con­tra­ba “in­ter­na­do en ese no­so­co­mio”.

So­sa no vol­vió a ser ci­ta­do por es­ta cau­sa – que con­ti­núa abier­ta–, y en eso tam­bién in­ci­dió la bu­ro­cra­cia ju­di­cial. “En el me­dio se tras­la­da­ron los juz­ga­dos, y eso ge­ne­ró un re­tra­so con­si­de­ra­ble. No es un pe­di­do de dis­cul­pas, pe­ro tam­bién hu­bo una de­mo­ra de nues­tra par­te ”, di­jo el juez Dos San­tos. l

JOA­QUÍN SIL­VA twit­ter.com/joa­co­sil­va23

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.