In­fierno gran­de en una es­cue­la de Ca­bo Po­lo­nio

Pa­dres de­nun­cia­ron a una maes­tra por abu­so psi­co­ló­gi­co a los ni­ños; la acu­sa­da ne­gó los he­chos y los de­nun­ció a ellos

El Observador Fin de Semana - - Tema - SAN­TIA­GO PERRONI @san­tia­go­pe­rro­ni

“La maes­tra vi­ve ha­ce 20 años en la zo­na. Si el año que vie­ne el car­go es­tá pa­ra ele­gir, lo pue­de ele­gir y es ra­zo­na­ble que lo eli­ja” Pa­blo Cag­gia­ni CON­SE­JE­RO DE PRI­MA­RIA

Cua­tro fa­mi­lias de­nun­cia­ron a la maes­tra de la es­cue­la N° 95 del Ca­bo Po­lo­nio an­te Pri­ma­ria y la po­li­cía por pre­sun­to abu­so psi­co­ló­gi­co a sus alum­nos. Se­gún los pa­dres de los ni­ños, la si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble y sus hi­jos sue­len lle­gar a sus ca­sas llo­ran­do. La maes­tra nie­ga los he­chos y de­nun­ció a las fa­mi­lias que la acu­sa­ron. Pri­ma­ria, en tan­to, bus­ca re­cons­truir el víncu­lo en­tre la maes­tra y los pa­dres ya que no cons­ta­ta­ron las de­nun­cias. Los pa­dres exi­gen que la echen y dos ni­ños ya de­ja­ron de ir a cla­ses.

Es­ta es­cue­la ru­ral tie­ne ape­nas sie­te ni­ños, de en­tre cua­tro y 12 años, que per­te­ne­cen a cin­co fa­mi­lias dis­tin­tas. Son cua­tro las fa- mi­lias que hi­cie­ron las de­nun­cias.

Aun­que re­cla­man que los ma­los tra­tos vie­nen des­de el año pa­sa­do cuan­do la do­cen­te in­gre­só a la es­cue­la, no la de­nun­cia­ron an­tes por­que ella les ha­bía di­cho que se iba a ju­bi­lar una vez ter­mi­na­das las cla­ses del 2017.

Pe­se a que in­ten­ta­ron re­com­po­ner la re­la­ción con la do­cen­te y no veían con ma­los ojos que per- ma­ne­cie­ra en el car­go si se com­pro­me­tía a cam­biar su tra­to con los ni­ños, en los úl­ti­mos días “la re­la­ción se ter­mi­nó de de­te­rio­rar” y bus­can que Pri­ma­ria la ale­je del car­go. “Por más que que­da po­co pa­ra que ter­mi­nen las cla­ses que­re­mos que nues­tros hi­jos ter­mi­nen el año fe­li­ces”, di­jo a El Ob­ser­va­dor una de las ma­dres que en­ca­be­za el re­cla­mo.

La es­ca­sa can­ti­dad de gen­te que vi­ve en el pue­blo, y el he­cho de que to­dos se co­no­cen, mo­ti­vó a que las tres fa­mi­lias con las que ha­bló El Ob­ser­va­dor pi­die­ran no ser nom­bra­das. Se­gún el re­la­to de una ma­dre, la do­cen­te so­lía gri­tar e in­sul­tar a los alum­nos. Ade­más, con­tó que una vez en­ce­rró a una de las ni­ñas más pe­que­ñas en el ba­ño por me­dia ho­ra.

La úni­ca fa­mi­lia que no se su­mó al re­cla­mo es la que es­tá com­pues­ta por la au­xi­liar de ser­vi­cio de la es­cue­la y el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Fo­men­to de la ins­ti­tu­ción,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.