“Nues­tra mi­sión es de­jar de ven­der ci­ga­rri­llos lo an­tes po­si­ble”

La ge­ren­ta ge­ne­ral de Phi­lip Mo­rris ase­gu­ra que la em­pre­sa es­tá abo­ca­da a la pro­duc­ción de al­ter­na­ti­vas que ge­ne­ren me­nos da­ño a los con­su­mi­do­res

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - GA­BRIEL PEREYRA A twit­ter.com/Ga­brielh­pe­rey­ra

Inés Vi­llar (40 años) es in­ge­nie­ra quí­mi­ca, tra­ba­ja ha­ce 15 años en Phi­lip Mo­rris y hoy es ge­ren­ta ge­ne­ral pa­ra Uru­guay, Pa­ra­guay y Bo­li­via. Ha­ce un año y me­dio re­gre­só de Nue­va York don­de tra­ba­ja­ba en el área de ope­ra­cio­nes –siem­pre re­la­cio­na­da a la ca­li­dad y pro­duc­ción– has­ta que pa­só a car­gos más es­tra­té­gi­cos en un país cu­yo go­bierno, con el pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez a la ca­be­za, ha de­fi­ni­do a la mul­ti­na­cio­nal co­mo una enemi­ga a la que, ar­ma­do con sus po­lí­ti­cas an­ti­ta­ba­co, de­rro­tó en un so­na­do jui­cio in­ter­na­cio­nal. Aho­ra PM tra­ba­ja pa­ra de­jar de pro­du­cir ci­ga­rri­llos tra­di­cio­na­les por otras op­cio­nes “me­nos da­ñi­nas”, al­go que por el mo­men­to no po­drá ins­tru­men­tar por­que no exis­te diá­lo­go con el go­bierno.

¿Se sien­te den­tro de la em­pre­sa la idea de que es­tar en Uru­guay es co­mo es­tar en te­rri­to­rio enemi­go?

No di­ría te­rri­to­rio enemi­go. Di­ría un te­rri­to­rio di­fí­cil, so­bre to­do cuan­do es­ta­mos cam­bian­do el fo­co de nues­tro ne­go­cio. Por­que son mu­chas las res­tric­cio­nes pe­ro no lo sen­ti­mos co­mo te­rri­to­rio tan hos­til ac­tual­men­te. Uru­guay pa­ra no­so­tros es un país de avan­za­da en cuan­to a re­gu­la­ción con­tra los pro­duc­tos del ta­ba­co. PM ope­ra en 180 paí­ses y en ese gran aba­ni­co hay dis­tin­tos con­tex­tos re­gu­la­to­rios más o me­nos res­tric­ti­vos.

Es­tá ha­cien­do una des­crip­ción, que es la que más im­por­ta se­gu­ra­men­te, que es la co­mer- cial. Pe­ro des­de la pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca es una em­pre­sa muy gran­de y ter­mi­nó in­vo­lu­cra­da en un asun­to po­lí­ti­co (un jui­cio in­ter­na­cio­nal con­tra un go­bierno) y des­de ese lu­gar es dis­tin­to el víncu­lo que tie­nen en otros paí­ses con en el que tie­nen con el go­bierno uru­gua­yo.

Es dis­tin­to. La ver­dad es que no te­ne­mos un víncu­lo con el go­bierno uru­gua­yo. No lo con­si­de­ra­mos un jui­cio con­tra un go­bierno sino que en los ne­go­cios las em­pre­sas sue­len re­cu­rrir a la vía ju­di­cial pa­ra di­ri­mir in­ter­pre­ta­cio­nes le­ga­les.

¿Es en­ton­ces una re­la­ción cor­ta­da?

No hay re­la­ción. No sé si es cor­ta­da o no. Es al­go que nos gus­ta­ría cam­biar de­fi­ni­ti­va­men­te. Nos gus­ta­ría es­tar en un es­ce­na­rio más pa­re­ci­do a lo que pa­sa en otros paí­ses en los que hay una con­ver­sa­ción con los re­gu­la­do­res pa­ra pre­sen­tar­les los nue­vos pro­duc­tos, que son al­ter­na­ti­vas me­nos da­ñi­nas y que en mu­chos otros mer­ca­dos se han to­ma­do co­mo al­ter­na­ti­va com­ple­men­ta­ria a to­das las po­lí­ti­cas an­ti­ta­ba­co. Sien­do que las po­lí­ti­cas an­ti­ta­ba­co es­ta­ble­ci­das en el con­ve­nio mar­co, en Uru­guay han ge­ne­ra­do la dis­mi­nu­ción en la pre­va­len­cia de fu­mar, 10% o 12% en los úl­ti­mos 14 años, si que­re­mos te­ner un im­pac­to real­men­te po­si­ti­vo en la sa­lud pú­bli­ca hay que acom­pa­ñar­la con al­gu­na otra me­di­da. Y hoy en día, que exis­ten me­jo­res pro­duc­tos que el ci­ga­rri­llo, nos pa­re­ce que lo co­rrec­to se­ría po­der ofre­cér­se­los a aque­llos fu­ma­do­res que, a pe­sar de co­no­cer to­dos los ries­gos que con­lle­va el ci­ga­rri­llo, de­ci­den se­guir fu­man­do.

“Exis­ten me­jo­res pro­duc­tos que el ci­ga­rri­llo pa­ra ofre­cer a los fu­ma­do­res que, a pe­sar de co­no­cer los ries­gos, de­ci­den se­guir fu­man­do”

Inés Vi­llar

GE­REN­TA GE­NE­RAL DE PHI­LIP MO­RRIS PA­RA URU­GUAY, PA­RA­GUAY Y BO­LI­VIA

En es­te mis­mo mo­men­to hay un li­ti­gio so­li­ci­ta­do por Bri­tish American To­bac­co y por Mon­te­paz.

Dos com­pa­ñías ta­ba­ca­le­ras que ope­ran en el país han de­ci­di­do re­cu­rrir la me­di­da del em­pa­que­ta­do neu­tro con una ac­ción de am­pa­ro y fren­te al TCA, y lo­gra­ron una sus­pen­sión tem­po­ral del de­cre­to. Jus­ta­men­te PM de­ci­dió no re­cu­rrir el de­cre­to. Es de­cir, al día de hoy so­lo PM es­ta­ría obli­ga­da a cum­plir con el em­pa­que­ta­do neu­tro (N. de R.: la en­tre­vis­ta fue rea­li­za­da an­tes de que es­ta se­ma­na un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes re­vo­ca­ra la sen­ten­cia ju­di­cial pri­ma­ria que sus­pen­día la im­ple­men­ta­ción del de­cre­to de en­vol­to­rio ge­né­ri­co).

¿Y va a aca­tar­lo?

Sí. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta el em­pa­que­ta­do neu­tro es una ba­ta­lla del pa­sa­do, no que­re­mos ir en con­tra de eso. Por­que lo más im­por­tan­te, más allá de cuál sea la po­si­ción de PM lo im­por­tan­te en la ac­tua­li­dad es ofre­cer­le al fu­ma­dor adul­to al­ter­na­ti­vas po­ten­cial­men­te me­nos da­ñi­nas pa­ra re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el nú­me­ro de fu­ma­do­res. Es par­te de nues­tro com­pro­mi­so de trans­for­ma­ción. Esos pro­duc­tos ya los es­ta­mos co­mer­cia­li­zan­do en 43 mer­ca­dos y nues­tros es­fuer­zos es­tán en­fo­ca­dos en que pue­dan es­tar dis­po­ni­bles pa­ra aque­llos fu­ma­do­res adul­tos que no quie­ren de­jar de ha­cer­lo pe­ro que

va­lo­ran

una op­ción con me­no­res ries­gos po­ten­cia­les. Per­so­nal­men­te creo que en un mer­ca­do co­mo el nues­tro en don­de ya las re­gu­la­cio­nes, des­de el pun­to de vis­ta del em­pa­que­ta­do y des­de el pun­to de vis­ta de la co­mer­cia­li­za­ción del pro­duc­to, son tan­tas y es­tá tan res­trin­gi­do lo que se pue­de ha­cer y lo que no, el em­pa­que­ta­do neu­tro es una co­sa más. La pro­pia OMS di­ce hoy que pa­ra el 2030 ha­brá la mis­ma can­ti­dad de fu­ma­do­res que hay ac­tual­men­te.

Men­cio­nó a la sa­lud pú­bli­ca. Pue­de pa­re­cer ex­tra­ño que una em­pre­sa que se de­di­ca a ven­der ta­ba­co ha­ble de la sa­lud pú­bli­ca.

El ci­ga­rri­llo no es bueno, es da­ñino y en nin­gún mo­men­to di­ría­mos lo con­tra­rio co­mo em­pre­sa ta­ba­ca­le­ra. Pe­ro so­mos una em­pre­sa de ta­ba­co que se es­tá tras­for­man­do y hoy en día con­ta­mos con al­ter­na­ti­vas que son me­nos da­ñi­nas que el ci­ga­rri­llo, que ya exis­ten en más de 40 paí­ses. Hay ca­si 6 mi­llo­nes de ex­fu­ma­do­res que ha­cen uso de es­tas nue­vas al­ter­na­ti­vas con los be­ne­fi­cios que ello con­lle­va y real­men­te nos sen­ti­mos con el de­ber de po­der ofre­cer­las a los 600 mil hom­bres y mu­je­res que to­da­vía fu­man en Uru­guay.

¿Cuá­les son esas al­ter­na­ti­vas?

Pa­ra re­du­cir el da­ño hay que eli­mi­nar la com­bus­tión. Si bien la ni­co­ti­na es adic­ti­va, el da­ño lo ge­ne­ra la com­bus­tión, es de­cir, la que­ma del ta­ba­co. Los pro­duc­tos de es­ta ca­te­go­ría, de ries­go re­du­ci­do, eli­mi­nan la com­bus­tión, no tie­nen hu­mo. En­ton­ces cuan­do uno lo­gra desa­rro­llar un pro­duc­to sen­so­rial­men­te atrac­ti­vo, que en­tre­gue el sa­bor, el aro­ma y la ni­co­ti­na que ne­ce­si­ta un fu­ma­dor pe­ro que no ten­ga hu­mo y que en su lu­gar con­ten­ga un ae­ro­sol con una muy pe­que­ña frac­ción de tó­xi­cos com­pa­ra­dos con el hu­mo del ci­ga­rri­llo, en­ton­ces pue­de ge­ne­rar un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo y po­si­ti­vo en la sa­lud de quie­nes eran fu­ma­do­res y se pa­san a es­tas nue­vas al­ter­na­ti­vas. En PM te­ne­mos cua­tro pla­ta­for­mas. Dos de esas con­tie­nen ta­ba­co y dos no con­tie­nen ta­ba­co. Las que con­tie­nen ta­ba­co la in­no­va­ción es po­der ca­len­tar­lo a una tem­pe­ra­tu­ra me­nor a los 350 gra­dos, en­ton­ces se ge­ne­ra va­por de agua en lu­gar de hu­mo. Cuan­do pren­dés un ci­ga­rri­llo lle­gás a tem­pe­ra­tu­ras en­tre 700 y 800 o más gra­dos Cel­sius; cuan­do con­tro­lás la tem­pe­ra­tu­ra de ca­len­ta­mien­to por de­ba­jo de los 350 gra­dos evi­tás que ha­ya com­bus­tión, evi­tás que ha­ya pi­ro­li­sis y evi­tás la for­ma­ción del 90% o 95% de los tó­xi­cos que es­tán en el hu­mo del ta­ba­co. En­ton­ces es­tás re­du­cien­do la emi­sión de tó­xi­cos muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Ven­dría a ser lo que uno co­no­ce co­mo ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co. La al­ter­na­ti­va más co­mer­cia­li­za­da, más ex­pan­di­da, es la ba­sa­da en el ca­len­ta­mien­to del ta­ba­co. Un mon­tón de ex­fu­ma­do­res ya lo adop­ta­ron co­mo su pro­duc­to al­ter­na­ti­vo; en­tre 70% y 80% –y en al­gu­nos paí­ses más– de los fu­ma­do­res que prue­ban es­ta al­ter­na­ti­va se que­dan. Lan­za­mos es­te pro­duc­to por pri­me­ra vez en Ja­pón y hoy es una ca­te­go­ría ya que no es­ta­mos so­los en el mer­ca­do. Es­te pro­duc­to tam­bién trae be­ne­fi­cios des­de el pun­to de vis­ta fun­cio­nal, y en re­la­ción con la hi­gie­ne, el no te­ner olor a hu­mo en la ro­pa o en el pe­lo es im­por­tan­te, en­ton­ces el pro­duc­to en­tró muy bien en esa cul­tu­ra.

¿En Amé­ri­ca en qué paí­ses es­tá?

En Co­lom­bia, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Gua­te­ma­la y Ca­na­dá. Pen­sa­mos que los go­bier­nos tie­nen un rol en tér­mi­nos de que sea po­si­ble brin­dar in­for­ma­ción cla­ra y los ex­per­tos tie­nen la res­pon­sa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.