“Es­ta­mos agra­de­ci­dos de te­ner la opor­tu­ni­dad de ayu­dar”

Se­vel Uru­guay jun­to a su mar­ca Fiat de­ci­dió sem­brar su se­mi­lla de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial en el club de baby fút­bol Los Go­rrio­nes de Pie­dras Blan­cas

El Observador Fin de Semana - - Actualidad -

En la ca­lle Cle­men­te Rug­gia, es­qui­na Be­llo­ni de Pie­dras Blan­cas es­tá el Club de Baby Fút­bol Los Go­rrio­nes. Con 58 años re­cién cum­pli­dos y una can­cha ver­dí­si­ma, el club nu­clea a 135 ni­ños del ba­rrio. Es allí don­de Se­vel Uru­guay jun­to a su mar­ca Fiat de­ci­dió sem­brar su se­mi­lla de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Los Go­rrio­nes fue fun­da­do en 1960 por el Sr. Don Quin­tín Duar­te y la Sra. Gil­da, que eran aman­tes del fút­bol in­fan­til. Des­de esa fe­cha has­ta el pre­sen­te, el club ha cre­ci­do so­cial­men­te y al­can­zó lo­gros de­por­ti­vos, que ade­más de triun­fos die­ron na­ci­mien­to a im­por­tan­tes ju­ga­do­res uru­gua­yos que lue­go triun­fa­ron en pri­me­ra di­vi­sión en el país y en el ex­te­rior.

“Des­pués de mi pri­me­ra reunión con la co­mi­sión di­rec­ti­va no lo du­dé, me fui de la se­de del club muy con­mo­vi­da por el ca­ri­ño con el que me re­ci­bie­ron”, di­jo Ga­brie­la Co­let­to, en­car­ga­da de la Co­mu­ni­ca­ción Cor­po­ra­ti­va Res­pon­sa­ble de Se­vel Uru­guay.

Una pa­sión ma­rrón y blan­ca

Es­ta ini­cia­ti­va na­ció de la ne­ce­si­dad del club de con­tar con un spon­sor que le per­mi­ta rea­li­zar me­jo­ras y de par­te de Se­vel de apor­tar su ayu­da a la so­cie­dad.

“Es una ma­ne­ra de de­vol­ver un po­co de to­do lo que la so­cie­dad nos dio co­mo em­pre­sa, y ele­gi­mos a Los Go­rrio­nes por­que nos iden­ti­fi­ca­mos to­tal­men­te con sus va­lo­res: el tra­ba­jo en equi­po, el es­fuer­zo y la con­vic­ción pa­ra se­guir ade­lan­te a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des”, agre­gó.

En cuan­to al pro­yec­to Co­let­to di­jo: “sien­to que es­to es un pro­yec­to a lar­go pla­zo, to­do lo que pa­só des­de ma­yo has­ta hoy es po­si­ti­vo. No se tra­ta de ayu­dar por ayu­dar, acá hay un por qué, hay aná­li­sis de­trás del apor­te de Se­vel, por­que cree­mos en es­te pro­yec­to, es­ta­mos com­pro­me­ti­dos y apos­ta­mos a que si­gan cre­cien­do en be­ne­fi­cio de las fa­mi­lias y ni­ños de Pie­dras Blan­cas”.

Sinergia per­fec­ta

“Un da­to que me de­fi­nió com­ple­ta­men­te fue es­cu­char a la co­mi­sión di­rec­ti­va con­tar­me que ade­más de lo de­por­ti­vo les in­tere­sa el ren­di­mien­to es­co­lar de los ni­ños, por eso a los ni­ños les in­cul­can la im­por­tan­cia de que les va­ya bien en la es­cue­la por­que de eso tam­bién de­pen­de su fu­tu­ro ya sea en el fút­bol o en otra ac­ti­vi­dad”, sos­tu­vo.

Fue así que Co­let­to ya ha­bía que­da­do emo­cio­nal­men­te com­pro­me­ti­da con el club. “Si no lo sen­tís, el apor­te no es lo mis­mo”.

Más que una ca­mi­se­ta

Las ca­mi­se­tas eran la prio­ri­dad nú­me­ro uno, ne­ce­si­ta­ban sen­tir­se iden­ti­fi­ca­dos con sus co­lo­res y que sean su car­ta de pre­sen­ta­ción cuan­do sa­len del club a com­pe­tir en la li­ga de Pie­dras Blan­cas.

Por eso la em­pre­sa no du­dó al ver la lis­ta de ne­ce­si­da­des en que su pri­mer apor­te sea man­dar a ha­cer los equi­pos com­ple­tos de fút­bol pa­ra to­dos los ni­ños.

“Cree­mos que la ca­mi­se­ta de fút­bol re­pre­sen­ta mu­cho más que una sim­ple ca­mi­se­ta por­que es­tá he­cha de sa­cri­fi­cio, tra­ba­jo, per­se­ve­ran­cia, gri­tos de gol, an­gus­tia, llan­tos, unión fa­mi­liar, to­do eso es­tá re­pre­sen­ta­do en el equi­po de­por­ti­vo que les en­tre­ga­mos”, di­jo Co­let­to.

Ade­más, la em­pre­sa reali­zó me­jo­ras en las ins­ta­la­cio­nes del club co­lo­can­do más­ti­les pa­ra ban­de­ras en la tri­bu­na y car­te­le­ría al­re­de­dor de la can­cha pa­ra me­jo­rar la es­té­ti­ca de la mis­ma.

“Ellos que­rían que el ba­rrio no­ta­ra un cam­bio en el club, que vean las me­jo­ras, y nos co­men­ta­ron que es im­pre­sio­nan­te el im­pac­to que tu­vo en el ba­rrio, que se con­ta­gia­ron las ga­nas de ayu­dar, la vo­lun­tad de dar y eso es muy bueno”, ex­pli­có.

To­dos al ci­ne

Se acer­ca­ba el Día del Ni­ño y reuni­da la co­mi­sión di­rec­ti­va con Se­vel Uru­guay se les ocu­rrió que una lin­da sor­pre­sa se­ría lle­var­los a to­dos los ni­ños al ci­ne por­que mu­chos de ellos ja­más ha­bían ido.

“Al­go que pa­ra no­so­tros es tan co­mún, ellos ja­más lo ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do. Así que pa­ra ese do­min­go tan es­pe­cial, los in­vi­ta­mos a to­dos los ni­ños del club con sus fa­mi­lias a asis­tir a una fun­ción pri­va­da de ci­ne con pop y re­fres­cos de re­ga­lo”, re­la­tó.

“Fue im­pre­sio­nan­te ver con el res­pe­to que to­dos se com­por­ta­ron, lo fe­li­ces que es­ta­ban, al­gu­nos pa­dres nos co­men­ta­ron que sus hi­jos no dur­mie­ron de la ex­ci­ta­ción que te­nían. No pue­do trans­mi­tir con pa­la­bras la emo- ción que me cau­só”, di­jo.

Se­guir con más

“Por aho­ra es­ta­mos en­fo­ca­dos en lo de­por­ti­vo, pe­ro no que­re­mos des­car­tar otros as­pec­tos co­mo la edu­ca­ción y la im­por­tan­cia de la lec­tu­ra en la pri­me­ra in­fan­cia”, di­jo.

Por eso, la em­pre­sa or­ga­ni­zó una colecta de li­bros y se ar­mó una bi­blio­te­ca en el club, tan­to pa­ra los ni­ños co­mo pa­ra los fa­mi­lia­res, con el ob­je­ti­vo de in­cen­ti­var la lec­tu­ra y el apren­di­za­je, desean­do que la cul­tu­ra siem­pre acom­pa­ñe a es­tos ni­ños de for­ma pa­ra­le­la a su vi­da de­por­ti­va. Es­to es el ini­cio de un pro­yec­to adi­cio­nal que tie­ne Se­vel con el club, el cual con­tem­pla la or­ga­ni­za­ción de di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les en be­ne­fi­cio de sus so­cios.

“Sen­ti­mos que es­te es un pro­yec­to que es­tá lleno de pro­yec­tos, por eso Se­vel Uru­guay hoy so­lo tie­ne pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to, agra­de­cer que hoy nos es­tán dan­do la opor­tu­ni­dad de ayu­dar­los”, con­clu­yó.

“Es una ma­ne­ra de de­vol­ver un po­co de to­do lo que la so­cie­dad nos dio co­mo em­pre­sa” Ga­brie­la Co­let­to EN­CAR­GA­DA DE LA CO­MU­NI­CA­CIÓN COR­PO­RA­TI­VA RES­PON­SA­BLE DE SE­VEL URU­GUAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.