Ca­na­dá, el se­gun­do en de­rro­tar a la prohi­bi­ción del can­na­bis

Ca­da vez hay más com­pe­ten­cia en el mer­ca­do agrí­co­la de más cre­ci­mien­to en el mun­do y con ma­yor po­ten­cial de mer­ca­do, ne­go­cios e in­ver­sio­nes

El Observador Fin de Semana - - Análisis -

La agri­cul­tu­ra mun­dial cam­bió ra­di­cal­men­te es­ta se­ma­na. Ca­na­dá es el se­gun­do país en el mun­do en de­rro­tar al prohi­bi­cio­nis­mo en torno al cul­ti­vo, pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de la can­na­bis sa­ti­va y sus de­ri­va­dos. Cien­tos de mi­les de ca­na­dien­ses fes­te­ja­ron la li­ber­tad al­bo­ro­za­dos, mien­tras de­ce­nas de em­pre­sa­rios mi­ra­ron las grá­fi­cas pa­ra ver en cuán­tos cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res el va­lor de sus em­pre­sas se re­pro­du­ce en la bol­sa de To­ron­to o el Nas­daq. La se­ma­na pre­via, co­mo pa­ra ir tem­plan­do los áni­mos, Co­ca Co­la ha­bía anun­cia­do su in­te­rés en ex­plo­rar be­bi­das con CBD, la si­gla que to­dos más tar­de o más tem­prano irán co­no­cien­do. Si­guien­do los pa­sos sa­cri­fi­ca­dos de quie­nes lo­gra­ron en Uru­guay po­ner en el mer­ca­do yer­ba ma­te con el mis­mo com­po­nen­te can­ná­bi­co, el can­na­bi­diol.

El re­en­cuen­tro en­tre ho­mo sa­piens y can­na­bis sa­ti­va es ya irre­ver­si­ble. Lue­go de mi­les de años de con­vi­ven­cia y unas po­cas dé­ca­das de prohi­bi­ción, la si­tua­ción es aho­ra irre­ver­si­ble. El ca­mino si­nuo­so que abrie­ron los ca­li­for­nia­nos pri­me­ro, los co­lo­ra­den­ses des­pués y en el que Uru­guay mar­có un hi­to, se ha con­ver­ti­do aho­ra en una au­to­pis­ta cu­yo pro­ble­ma es que la ex­pec­ta­ti­va eco­nó­mi­ca que ge­ne­ra es tal, que pue­de ge­ne­rar una bur­bu­ja co­mo las pun­to­com en 1998. Se abre el mun­do de los ali­men­tos, las be­bi­das, los per­fu­mes, las cre­mas, pe­ro so­bre to­do el ca­mino a sus­ti­tuir los opiá­ceos, el ta­ba­co, y a dar una so­lu­ción a pro­ble­mas co­mo la epi­lep­sia y tan­tos otros. Las em­pre­sas ca­na­dien­ses que se de­di­can al can­na­bis en gran es­ca­la va­len mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res. Una vez que pa­se la bur­bu­ja que­da­rá un eco­sis­te­ma em­pre­sa­rial al­ta­men­te in­no­va­dor, que usa la cien­cia más so­fis­ti­ca­da y cons­tru­ye las ca­de­nas de más al­to va­lor del agro­ne­go­cio a ni­vel mun­dial: ha­cer me­di­ci­nas de al­to va­lor des­de plan­tas. La ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar aho­ra lo per­mi­te.

Al mis­mo tiem­po, en lo so­cial, lll lll se cae co­mo un cas­ti­llo de nai­pes la vi­sión de­mo­nía­ca res­pec­to a la plan­ta que há­bil­men­te se im­plan­tó en los años 40, pe­ro que nun­ca tu­vo sus­ten­to cien­tí­fi­co. El can­na­bis ya es le­gal en de­ma­sia­dos paí­ses y el re­sul­ta­do prác­ti­co de la le­ga­li­za­ción es de­ma­sia­do bueno co­mo pa­ra que ha­ya una mar­cha atrás, y su in­te­rés en re­la­ción a la sa­lud hu­ma­na no pa­ra de cre­cer. Cual­quier es­cép­ti­co pue­de ir a Co­lo­ra­do a ver có­mo ba­ja el cri­men, el con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol, y no se ge­ne­ra nin­guno de los te­mi­dos pro­ble­mas que el prohi­bi­cio­nis­mo au­gu­ró.

Tam­po­co aquí quie­nes pro­fe­ti­za­ron ro­bos a far­ma­cias u otros pro­ble­mas tie­nen na­da pa­ra de­cir so­bre el sis­te­ma que fun­cio­na des­de ha­ce cin­co años de­jan­do de per­se­guir a la gen­te por las plan­tas que ten­ga en la in­ti­mi­dad de su ho­gar y que des­de ha­ce un año y me­dio per­mi­te a quien se ins­cri­ba, de­jar de ir a com­prar flo­res a una bo­ca de pas­ta ba­se.

El prohi­bi­cio­nis­mo cae por­que no tie­ne ba­se cien­tí­fi­ca. Con mo­de­ra­ción una per­so­na adul­ta pue­de dis­fru­tar de dar unas pi­ta­das, co­mo otros lo ha­cen de be­ber una ja­rra de cer­ve­za o unas co­pas de vino: es al­go pa­ra ma­yo­res, es al­go pa­ra ha­cer­lo dis­fru­tan­do de la amis­tad, que pre­fe­ri­ble­men­te no de­be ha­cer­se to­dos los días y nun­ca me­no­res de 18 años. Pa­sa­do eso, na­die mo­ri­rá ni que­da­rá con me­nor uso de sus fa­cul­ta­des in­te­lec­tua­les. Y ade­más, ba­ja­rá el con­su­mo de al­cohol y ta­ba­co por lo que el re­sul­ta­do sa­ni­ta­rio pa­ra la so­cie­dad en el me­diano pla­zo es fa­vo­ra­ble.

El prohi­bi­cio­nis­mo ade­más es in­via­ble en tiem­pos de in­ter­net, sal­vo que la po­li­cía es­ta­tal se vuel­va inad­mi­si­ble­men­te en­tro­me­ti­da en la vi­da pri­va­da. Los cul­ti­va­do­res ya tie­nen una red vir­tual y real que ha­ce que la re­vo­lu­ción de las ma­ce­tas no ten­ga mar­cha atrás.

El he­cho tie­ne una im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal y gi­gan­tes­ca pa­ra Uru­guay, por­que va­le la pe­na ex­pli­car­lo una vez más, el ne­go­cio im­por­tan­te es el del can­na­bis no psi­coac­ti­vo. Y to­da­vía hoy di­vi­de aguas po­lí­ti­cas. No ge­ne­ra con­sen­so ni en el par­ti­do de go­bierno ni en la opo­si­ción. Electoralmente el dis­cur­so asus­ta­dor pue­de ser ren­di­dor. Pe­ro pa­ra el par­ti­do de go­bierno es un te­ma re­la­ti­va­men­te re­suel­to. El de­sa­fío es que es­ta gi­gan­tes­ca opor­tu­ni­dad que se ha abier­to pa­ra Uru­guay, y en tiem­pos de elec­cio­nes se­rá in­te­re­san­te ver qué pos­tu­ras asu­men los di­fe­ren­tes can­di­da­tos.

La ve­lo­ci­dad de la ex­plo­sión es tan al­ta, que se ha ven­di­do una em­pre­sa de ori­gen uru­gua­yo de­di­ca­da al can­na­bis en más de US$ 200 mi­llo­nes y ca­si no se ha co­men­ta­do. To­dos de­be­ría­mos sa­ber qué son Au­ro­ra, Ca­nopy, Aph­ria, em­pre­sas que es­tán re­di­se­ñan­do la agri­cul­tu­ra y la me­di­ci­na glo­bal­men­te y que pue­den dar un en­vión ge­nuino a la eco­no­mía uru­gua­ya.

La re­vo­lu­ción de la ge­nó­mi­ca lle­va a una nue­va me­di­ci­na, una nue­va ali­men­ta­ción, mi­llo­nes quie­ren CBD en sus die­tas.

La opo­si­ción tie­ne aquí un te­ma de enor­me im­por­tan­cia. Se­rá li­be­ral y mo­der­na ¿o se­rá con­ser­va­do­ra e insistirá con un dis­cur­so que in­ten­ta sos­te­ner un cas­ti­llo de nai­pes? Si eli­ge el ca­mino del con­ser­va­du­ris­mo res­pec­to a es­te te­ma, pue­de te­ner un cier­to ré­di­to de muy cor­to pla­zo, pe­ro a lar­go pla­zo ha­brá ele­gi­do la ten­den­cia equi­vo­ca­da de la his­to­ria. Ne­gar­se al desa­rro­llo de la in­dus­tria cannábica a es­ta al­tu­ra re­sul­ta­ría ca­rí­si- mo pa­ra la ima­gen pre­sen­te de Uru­guay y pa­ra el fu­tu­ro del país. Los po­lí­ti­cos que apues­ten al dis­cur­so an­ti­guo, de­ben sa­ber que la cien­cia que abre puer­tas to­dos los días, no se de­ten­drá.

Es tam­bién un lla­ma­do de aten­ción pa­ra el nue­vo rec­tor de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, pa­ra los de­ca­nos de Agro­no­mía, de Cien­cias, de Ve­te­ri­na­ria, de Di­se­ño In­dus­trial, de Quí­mi­ca, de In­ge­nie­ría y, por su­pues­to, de Me­di­ci­na. Ya, pa­ra ayer, se pre­ci­san cá­te­dras que es­tu­dien es­ta plan­ta en se­rio y no aca­dé­mi­cos con­ser­va­do­res que se nie­guen a ver la reali­dad por­que no se las en­se­ña­ron en sus años mo­zos de es­tu­dian­tes en el si­glo pa­sa­do.

Aho­ra te­ne­mos com­pe­ten­cia di­rec­ta y en el fu­tu­ro ten­dre­mos ca­da vez más. Los in­ver­so­res es­tán in­tere­sa­dos en Uru­guay, que de­be com­pe­tir con otros lu­ga­res in­tere­san­tes del mun­do, Ca­na­dá, Sui­za, el Si­li­con Va­lley, Is­rael. ¿Es­tá la opo­si­ción en con­di­cio­nes de dar cer­te­za a los in­ver­so­res?

¿Uru­guay que­da­rá en la his­to­ria co­mo el pio­ne­ro que vio co­mo to­dos lo pa­sa­ban de lar­go? Los po­lí­ti­cos uru­gua­yos con­tra­rios al can­na­bis tie­nen que pen­sar tres ve­ces qué pos­tu­ra to­mar.

La apues­ta de­ci­di­da trae­rá otras in­ver­sio­nes igual­men­te in­tere­san­tes. Es ur­gen­te pen­sar en agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca, con­trol bio­ló­gi­co, agri­cul­tu­ra ver­ti­cal, hi­dro­po­nía y ae­ro­po­nía. Es una enor­me opor­tu­ni­dad apren­der a ex­traer y des­ti­lar can­na­bi­noi­des, ter­pe­nos y fla­vo­noi­des. Co­no­cer más so­bre las plan­tas uru­gua­yas y su po­ten­cial co­mo me­di­ci­nas o su­ple­men­tos ali­men­ti­cios ¿Qué va­lor pue­de lle­gar a te­ner la mar­ce­la? ¿Y la car­que­ja? ¿Y la cor­te­za de co­ro­ni­lla? La ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar, la na­no­tec­no­lo­gía, la bio­in­for­má­ti­ca lo es­tán cam­bian­do to­do. Es­ta se­ma­na le­ga­li­zó Ca­na­dá, y así lo con­fir­ma­mos: la agri­cul­tu­ra ha cam­bia­do pa­ra siem­pre. Ni Trump, ni Bol­so­na­ro, ni Ma­du­ro: ¡cha­peau, monsieur Jus­tin Tru­deau! l

El prohi­bi­cio­nis­mo cae por­que no tie­ne ba­se cien­tí­fi­ca. Con mo­de­ra­ción una per­so­na adul­ta pue­de dis­fru­tar de dar unas pi­ta­das

Es­pe­cia­lE pa­ra

EDUAR­DO E BLASINA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.